RW 579 – Dos Cartas Entrantes

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Roland recibió una carta de Calvin Kant, Duque de la Región Norte.

Fue acompañada por un memorando con huellas dactilares que expresaba la intención de lealtad de la Región Norte a Su Majestad.

La carta en sí misma hablaba de asuntos más triviales.

Primero, preguntó cuándo Roland organizaría su ceremonia de adhesión, para que el duque pudiera preparar su viaje para asistir. Esta era la convención cada vez que un nuevo rey pronto sería coronado.

La siguiente pregunta se refería a las nuevas políticas, por ejemplo, cómo debían aplicarse, cuáles eran los poderes restantes de los nobles, cómo deberían hacerse los arreglos de sucesión y cuál debería ser el alcance de gestión del ayuntamiento.

Estas preguntas eran predecibles. Pero fue la última pregunta lo que sorprendió a Roland.

Al final de la carta, el duque propuso una conexión a través del matrimonio. Una página entera se dedicó a ensalzar la belleza y el talento de su hija, Edith. También afirmó que sería capaz de manejar todo tipo de asuntos y negocios, ya fueran nacionales o extranjeros y, por lo tanto, era la candidata más adecuada para ser reina. Roland se rió de corazón mientras leía esta sección de la carta.

“¿De qué te ríes?” La voz de Nightingale provenía de la dirección de la tumbona.

<< Nota: ‘Tumbona’ es una silla con largo respaldo, reclinable o no, sobre la que se puede estar tumbado. >>

“Un muy interesante… padre.” Levantó la carta. “Echa un vistazo a esto.”

Nightingale salió de su Niebla, tomó la carta de Roland y la leyó. Luego frunció el ceño y preguntó, “No aceptarás, ¿verdad?”

“Por supuesto que no,” respondió Roland con ligereza. “No necesito conexiones matrimoniales para preservar la estabilidad de mi trono. Además, la carta la hace sonar tan capaz que ni siquiera me atrevería a dejarla entrar en el castillo. De lo contrario, puede que no esté claro quién es el rey.”

“Suenas sincero.” Nightingale comentó y suspiró visiblemente aliviada.

“Oye, ¿no me crees?”

“No es que no te crea, pero sabes que las brujas no pueden…” Hizo una pausa por un momento antes de continuar. “Después de nuestro despertar, ya no podemos ser consideradas mujeres completas.”

“No pienso de esa manera.” Roland sacudió la cabeza en desacuerdo. Para él, la percepción social de que la infertilidad era un defecto se eliminaría a medida que la civilización progresara gradualmente. Por el contrario, las bellas apariencias, los físicos atractivos y las increíbles habilidades que el poder mágico podría generar serían cada vez más importantes y deseables con el tiempo. Mientras viviera la humanidad, las brujas se levantarían inevitablemente como grupo. Afortunadamente, podrían nacer en humanos normales y, además, no había un método específico para provocar un despertar. De este modo, las brujas y los humanos normales podían vivir y trabajar juntos o incluso casarse.

Justo cuando Roland estaba a punto de exponer en detalle su visión personal de las brujas, un halcón gris voló a la habitación a través de una ventana abierta y se posó en el escritorio de Roland con un fuerte golpe.

Un lazo de tela amarilla estaba atado alrededor de sus garras— lo que significaba que era una carta secreta que llegó de la antigua Ciudad del Rey.

Roland se tragó sus palabras, sacó un pedazo de pescado seco de un cajón y lo arrojó al halcón gris que ya estaba esperando su recompensa. Luego desenrolló la tela y sacó el papel de aceite cuidadosamente doblado del interior.

Como el tamaño de la carta secreta era limitado, el contenido escrito en ella tenía que ser extremadamente conciso.

La primera oración de la carta fue suficiente para sorprender a Roland.

“En el Palacio del Reino del Alba se han infiltrado Brujas Puras que pueden desafiar la Piedra Represalia de Dios para usar sus habilidades.”

“¿Brujas inmunes a la influencia de la Piedra de Dios?” Hasta donde Roland sabía, solo dos tipos de seres podían hacer esto. El primero eran las Brujas Extraordinarias con sus cuerpos mejorados, mientras que el segundo eran los demonios mayores que se llamaban Supermágicos.

A medida que Roland continuaba leyendo, se dio cuenta de que cada línea sucesiva de noticias se hacía cada vez más impactante.

“Cuando el Príncipe Appen intentó resistirse a la Bruja Pura, manipularon a sus guardias para que se cortaran la garganta.”

“El objetivo de la iglesia es establecer un control firme sobre el Reino del Alba antes de concentrarse por completo en atacar el Reino de Graycastle.”

“Otto Luoxi y Oro Tokat fueron testigos de todo lo que sucedió. Las tres familias esperan recibir su amable ayuda.”

Roland de repente se dio cuenta de que sus planes para recuperar la Región del Extremo Sur tendrían que ajustarse sustancialmente.

Pasaron tres días.

Roland convocó a una reunión de discusión de estrategia en la sala de recepción del castillo.

Los asistentes incluyeron al Director del Ayuntamiento, Barov; el Comandante del Primer Ejército, Iron Axe; el Jefe de los Caballeros, Carter; el cónsul de la Fortaleza Longsong, Petrov; las representantes de la Unión de Brujas, Wendy y Agatha; una representante de las brujas de la Isla Durmiente, Sylvie; y por último, la Perla de la Región Norte, Edith.

“Esa es la situación actual, básicamente hablando.” Roland concluyó después de contar el contenido de la carta secreta a los asistentes. “Aunque no podemos verificar la información, si todo lo escrito en la carta es cierto, el Reino de Graycastle enfrentará sin duda su mayor desafío antes de la próxima Batalla de la Divina Voluntad. Después de algunas consideraciones, he decidido que los preparativos de la batalla de la Región del Extremo Sur tienen que suspenderse temporalmente.” Miró hacia Iron Axe. “¿Eso estará bien?”

Como comandante en jefe de la ofensiva de primavera, Iron Axe se había apoderado rápidamente de Ciudad Sauce y de Cañada del Dragón Caído de acuerdo con el plan, y así le dio a Roland el control sobre las ciudades de entrada que conectaban la Ciudad de Neverwinter y el Territorio del Sur. Iron Axe tenía la intención de aprovechar este éxito completando la expansión territorial antes de que llegara el otoño. Esto incluiría poner a la Nación de Arena bajo el dominio del Reino de Roland. Las dos personas que serían responsables de establecer buenas relaciones entre las dos razas eran Echo y Iron Axe. Como ambos pertenecían al Clan Mojin, podrían servir como mediadores en un conflicto racial. Iron Axe había anhelado especialmente regresar a Ciudad Arena de Hierro para vengarse por haber sido incriminado. Por lo tanto, permitirle dirigir a las tropas para apoderarse de la Región del Extremo Sur fue la mejor recompensa que Roland podría haberle dado. Ahora que se suspendieron los planes de batalla, era comprensible si estaba decepcionado.

“Sí, Su Majestad.” Iron Axe no reveló ninguna expresión, y su respuesta fue tan segura como siempre. “Sugiero que dejemos que los soldados recién entrenados tomen el lugar de los soldados del Primer Ejército estacionados en Cañada del Dragón Caído. No tendrán problemas para tratar con los nobles allí, mientras que esto permitiría al Primer Ejército reunir su mayor fuerza para luchar contra la iglesia.”

“Haremos exactamente eso.” Roland asintió con aprobación antes de levantarse y caminar frente al gran mapa. “Actualmente, enfrentamos dos problemas principales. El primero es que no sabemos cuándo atacará el enemigo. El segundo es que no sabemos de dónde atacará. La iglesia solía tener una sola ruta para invadir el Reino de Graycastle. Esta sería viajar directamente al sur a través de la Cordillera del Viento Frío para llegar a Ciudad del Rey. Sin embargo, ahora que la iglesia controla el Reino del Alba, es posible que el Ejército Del Juicio nos ataque a través de su frontera. ¿Alguien tiene una buena idea de cómo podemos hacer frente a esto?”

“No importa de dónde aparezcan, primero tendrán que pasar por la Región Norte.” Barov fue el primero en hablar. “la Cordillera del Viento Frío, la Ciudad Valle Profundo, la Ciudad Nocturna y la Ciudad Palisade, todos estos son lugares administrados por el Duque Calvin. Sugiero que permitamos que la Señorita Edith regrese e informe a su padre sobre esto. Luego mantendremos vigilados a los enemigos en la Región Norte. Esta es la forma más segura. Pero, Su Majestad…” El Director del Ayuntamiento se frotó las manos. “¿Realmente tenemos una oportunidad contra la iglesia?”

Esta tonta pregunta fue mal recibida por todos los presentes. Edith respondió bruscamente, “Si Su Majestad dice que no tenemos ninguna oportunidad, ¿vas a mover la cola en la iglesia y rogar por misericordia?”

“¿Qué tonterías estás diciendo? Como Director del Ayuntamiento, tengo que hacer planes de contingencia para lo peor que pueda pasar…”

Edith lo ignoró y se volteó hacia Roland. “Su Majestad, si bien es necesario enviar personas para monitorear cada camino en el norte, no será un método efectivo por sí solo. La respuesta será lenta y para cuando se descubran los enemigos, significará que ya han comenzado a actuar. Esto le dará muy poco tiempo para responder.”

“¿Tienes un plan mejor?”

“Por supuesto.” Edith respondió con confianza. “Deberíamos enviar gente a Hermes.”

“¿La ciudad sagrada de la iglesia?” Carter frunció el ceño con desdén. “¿De qué sirve eso? ¿Crees que el Papa te informará cuando envíe a su ejército?”

“Además, las personas que viven allí son creyentes y fanáticos. Será difícil que los espías se mezclen.” Petrov añadió.

“No hay necesidad de entrar en la ciudad sagrada.” Edith se rio. “Todo lo que necesitamos hacer es tener una buena conversación con un comerciante cercano.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »