RW 576 – En El Interior Del Palacio

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Otto Luoxi y Oro Tokat acechaban detrás de una rocalla, en el jardín del palacio, en la Ciudad de Glow, Reino del Alba.

<< Nota: Rocalla – Decoración disimétrica inspirada en el arte chino, que imita contornos de piedras y de conchas. >>

Por supuesto, no se escabulleron del todo. Al menos al entrar en el palacio, habían pasado por la puerta, justo delante de las narices de los guardias. Ningún guardia les impediría visitar ningún lugar del palacio, excepto las áreas prohibidas, porque todos los guardias sabían que los Luoxis y los Tokats siempre habían sido fieles partidarios de la familia real, y que estos dos jóvenes se convertirían en ministros del príncipe primogénito cuando se hicieran cargo de sus respectivas familias.

“Oye, ¿estás seguro de esto?” Otto no pudo evitar sentirse nervioso.

Si el Castillo del Alba, donde el Rey del Alba pasaba el tiempo, ya era una zona prohibida, su dormitorio estaba aún más prohibido. Sin embargo, resulta que conocían un camino secreto desde el jardín hasta su dormitorio. Este estrecho canal subterráneo que habían explorado con Andrea y el Príncipe Appen en su infancia estaba destinado a ser una de las rutas de escape del palacio. Lo habían considerado su propia base secreta y ocasionalmente organizaban pequeñas fiestas allí.

Dado que tenían solo 10 años en ese entonces, el peor castigo, incluso si fueron encontrados por Su Majestad Moya, habría sido ser culpados. Ahora, como adultos, si entraran al palacio sin permiso, ¿qué pensaría Su Majestad?

“¡Vamos! Reuniremos a las tres familias para descubrir la razón por la cual Appen ha estado actuando extraño, ¿no es ese el plan?” Oro movió los labios. “Y ahora, en este momento crucial, ¿te acobardas?”

“Yo…” Otto abrió la boca, pero estaba sin palabras.

“¡Pero qué estúpido eres! Para recibir mensajes de Quinn, le dijiste la situación actual de Andrea. Si no fueras el amor de la infancia de Andrea, el viejo te habría matado,” dijo Oro mientras miraba a su alrededor, “y ahora es el mejor momento para decir la verdad, ¿lo harás o no?”

Después de un momento de vacilación, Otto apretó los dientes y asintió.

Lo que el Conde Quinn le había dicho era asombroso.

Desde que Su Majestad había caído enfermo, el príncipe a menudo se reunía con un alquimista en el palacio, expulsando a sus visitantes. Se decía que una droga especial de la alquimia permitía a Su Majestad resistir la enfermedad y permanecer despierto durante una o dos horas al día. Como primer ministro, el padre de Andrea naturalmente tuvo acceso al palacio para obtener sugerencias políticas de Su Majestad. El viejo había visto al alquimista y, para su gran sorpresa, vio que en realidad era una mujer joven, cubierta con un velo negro, que solo mostraban sus sombríos ojos gris plateados.

Ante esta descripción, Otto inmediatamente pensó en la iglesia.

Si no fuera por su reciente viaje al Reino de Graycastle, no pensaría de esta manera. Después de reunirse con Roland Wimbledon, los mensajes sobre la iglesia secretamente entrenando brujas puras, intentando subvertir los cuatro reinos y acumulando su poder para resistir la Batalla del Juicio Final, se habían arraigado en su mente.

No le contó lo que sabía de Roland al Conde Quinn. Después de todo, el impacto de las noticias fue tan grande que debía confirmar su conjetura antes de decidir el siguiente paso.

Al escuchar del Conde que el alquimista aparecería hoy, Otto inmediatamente pensó en el canal secreto de su infancia.

Ahora que era imposible obtener el apoyo del príncipe primogénito, esta era su única forma de descubrir la verdad.

Con este pensamiento, asintió con la cabeza a Oro, quien inmediatamente se metió en la maleza hasta la rodilla, usando una daga para levantar una cubierta disfrazada de piedra detrás de la rocalla. Barras de acero oxidadas aparecieron frente a ellos. La cerca, que solo se podía abrir desde el interior, tenía aproximadamente un brazo de ancho, pero esto no fue un problema para los dos que estaban completamente preparados.

Oro sacó una botella de vidrio de su bolsillo, abrió la tapa y vertió el líquido leonado sobre la cerradura.

Una nube de humo blanco y picante se levantó, las barras de acero emitieron un sonido chisporroteante, como la mantequilla arrojada a una olla caliente.

El líquido era el agua de fusión de hierro creada por un maestro alquimista de la Ciudad de Glow, y una botella del tamaño de un puño costaba más de 10 royales de oro. A Oro se le dijo que el hierro se fundiría en un abrir y cerrar de ojos cuando lo usara. Pero este no fue el caso. La cerradura se encogió primero por la mitad y no se cayó de la cerca hasta que se agotó la segunda botella.

Los dos hombres se inclinaron para entrar en el agujero, y Oro no se olvidó de darse la vuelta y tapar la abertura.

Después de arrastrarse por más de 10 pasos, el canal se volvió un poco espacioso y pudieron caminar. Otto buscó hábilmente la lámpara de aceite que colgaba de la pared, encendiéndola con un pedernal. La tenue luz iluminaba los acantilados y el techo arqueado. Este lugar seguía siendo el mismo, incluso después de más de 10 años, como si el tiempo se hubiera detenido aquí. Al pasar por el salón a mitad de camino, aún podían ver los suaves asientos y las copas de vino que habían traído aquí para las fiestas.

Comenzaron a subir y Otto Luoxi supo que habían entrado en el Castillo del Alba.

Los muros del castillo estaban divididos en dos capas, como un sándwich. La parte media entre las dos capas estaba reservada para cámaras secretas y túneles. Finalmente, los dos llegaron al final del canal secreto que era la parte trasera de la chimenea en el dormitorio del rey.

Como el mecanismo debía abrirse desde el interior, no podían entrar directamente a la habitación. Pero podían ver la escena en el dormitorio a través del pequeño hueco en la trampilla. Las voces de la conversación en la habitación podían ser escuchadas si había suficiente silencio.

Otto apagó la lámpara de aceite y se asomó por el hueco.

El Rey del Alba, Su Majestad Deegan Moya, estaba acostado en la cama frente a la chimenea. Y Appen, el príncipe primogénito, caminaba junto a la cama, preocupado.

Se miraron, luego asintieron tácitamente y se apoyaron cuidadosamente contra la puerta. Era obvio que Su Alteza estaba esperando al alquimista.

Aproximadamente una hora después, hubo un sonido en la habitación.

Inmediatamente giraron sus cabezas, entrecerrando los ojos.

Dos mujeres entraron al dormitorio. Una era la alquimista de velo negro que el Conde Quinn había mencionado, y la otra era probablemente su ayudante. Llevaba una mochila, con un abrigo y una capa rojo y blanco, y tenía un hermoso cabello rizado dorado.

“¡Llegas tarde!” Appen dijo, disgustado.

“Lo siento,” se inclinó la rubia y respondió, “nos retrasamos por una situación inesperada en el camino.”

“No hay necesidad de explicarlo. Todo lo que tenemos que hacer es despertar a su padre. No importa si llegamos temprano o tarde.” La mujer de velo negro dijo esto con una voz helada.

“¡No deberías decir eso! Todavía necesitamos la ayuda de Su Alteza.” La rubia sacó una botella de porcelana verde de su mochila. “Es bueno para los dos mantener una relación armoniosa, ¿no?”

“Dame la medicina.” Appen dio dos pasos hacia ellas, pero fue detenido por la mujer vestida con velo negro.

“¿Olvidó nuestro acuerdo? Este medicamento solo es efectivo si se lo doy yo, a cambio, debe cumplir con los requisitos de Su Santidad.”

¿¡Su Santidad!?

Otto estaba sorprendido. Este honorífico solo podía usarse para nombrar al Papa. Se preguntó si realmente fueron enviadas por la iglesia.

No pudo evitar morderse el labio. Aparentemente, no eran alquimistas, sino Brujas Puras.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente