RW 540 – Diferentes Preocupaciones

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“Eso es todo?”

Al escuchar el plan, Agatha se sintio aliviada.

La fuerza de los demonios estaba en sus números. Enfrentarse a unos cuantos demonios, una o dos brujas superiores serían capaces de derrotarlos.

“Has encontrado una manera de capturarlos?” pregunto Agatha.

“Las brujas que acaban de llegar son perfectas para eso.” Roland le comenzó a contar de sus habilidades. “Una vez que Iffy atrape a los demonios, las jaulas pueden ser cargadas fácilmente, como globos. Preparare algunas cadenas, así que no sera mucho problema dominarlos. Lo que quiero saber es cuanto tiempo dura la Neblina Roja de los demonios y si la sangre de los demonios se puede usar para hacer emblemas una vez que mueran.”

“Con razón…” hasta ese momento fue que Agatha entendió completamente lo que planeaba Roland. “En general, la Neblina Roja dura alrededor de un dia. Los demonios deciden el número de latas de neblina dependiendo de sus tareas. Por ejemplo, misiones de reconocimiento y patrulla, un demonio normalmente llevaría 4 latas, que es el límite de sus habilidades.”

“Por que?” pregunto curioso Roland.

“Después de dejar la Pagoda Piedranegra, la efectividad de la neblina se reduce gradualmente.” explicó Agatha “De otra manera, la Sociedad de Investigación hubiera mantenido demonios atrapados y creando emblemas en masa. Los Tres Jefes de la Unión también lo intentaron antes. Por ejemplo, tomaron la iniciativa de atacar una base avanzada de los demonios para tratar de tomar una pequeña Pagoda Piedranegra, pero los enemigos siempre la destruyen antes de ser derrotados, dejando a los guerreros una pagoda marchita.”

“Marchita?” dijo Roland sorprendido “La piedra también se puede marchitar?”

“Nadie sabe exactamente de que esta hecho, pero juzgando la piedra siempre que la traigamos de regreso, la mejor manera de describirla sería “marchita”, la superficie que normalmente era lisa, se vuelve tersa y oscura, varios pedazos se caen si uno la frotaba. Era totalmente diferente a su apariencia original.”

“Ya veo…” Roland pensó un momento y luego dijo “Si logramos capturar un demonio, puedes producir más Emblemas de Piedras Magicas?”

“Si puedes darme suficientes materiales para experimentar, un laboratorio independiente, y 20 personas como asistentes” Agatha comenzó a contar con sus dedos “Tendría un 80% de oportunidad e producir Emblemas simples, mientras que para Emblemas avanzados…no tienes las Piedras Mágicas que se necesitan para producirlos.”

“Todo esto no son el mayor problema.” Roland dudo un poco y luego dijo en voz baja “El mayor problema es, que tal si la misión llama la atención de demasiados demonios?”

Agatha no pudo evitar reír “Parecías tan seguro de todo, nunca pensé que te fuera a preocupar eso.”

“Ahem, solo quiero tener absoluta certeza de todo.”

Agatha luego dijo con un todo relajante “Solo lleva a la señorita Anna y a mí a la misión.”

“Tu y…Anna?”

“Todavía te falta un entendimiento completo de las brujas en tu territorio. Su Majestad.”

Agatha suspiro “Tu sabes que la Unión, cuyo poder alguna vez cubrió por completo las Planicies Fértiles solo tenia 100 brujas superiores. Máximo 40 eran brujas de combate que tenían una alta posición en la Unión y eran la base del Ejército. Por otro lado, en tu Unión de Brujas, hay varias brujas superiores y aunado a esto están sus armas, combinadas su fuerza se compara con un ala del Ejército Divino. Derrotar a un grupo de demonios no será difícil para nosotros. Incluso si nos encontráramos al Amo del Infierno, la señorita Anna puede activar el Emblema de la Voluntad de Dios dos veces.”

“Ah…casi olvido eso.” Roland finalmente entendió y dijo “Gracias por tus sugerencias.”

Agatha estaba a punto de retirarse cuando Roland la detuvo.

“Hay una cosa más que no entiendo.”

“Que es?”

“Por que te opusiste tan resueltamente a atacar Ciudad Demonio?” preguntó Roland levantando una ceja “En el pasado tu actitud era completamente diferente…si mal no recuerdo, en aquel entonces no solo demandaste que atacaremos a los demonios, sino que también querías que capturaremos a cualquier Bestia del Caos que encontraramos en sus campamentos, cierto?”

Agatha sintió como sus mejillas comenzaban a sonrojarse. Sabía que estaban rojas sin necesidad de checar.

‘En aquel entonces, no creí que tuviera la habilidad para derrotar demonios, sin embargo no dejabas de presumir tu poder militar y solo lo dije en un momento de resentimiento. Pero no puedo decir eso ahora, sería muy embarazoso decirle a Roland la verdad. La situación en el territorio es estable y con suficiente tiempo, creo que el poder de los humanos seguirá aumentando, por supuesto que mi actitud iba a cambiar’ pensó Agatha pero solo dijo “En serio? No recuerdo haber dicho nada como eso.”

“Pero tu estabas…”

“Ahem, Su Majestad, tengo mucho sueño” dijo Agatha forzando un enorme bostezo “Por favor disculpeme.”  y salió huyendo de la oficina.

Mientras caminaba por el corredor que iba a la Casa de las Brujas, Agatha sintió como la brisa ayudaba a disminuir el rubor de su cara y relajaba su humor.

Al ver las numerosas estrellas en el cielo, de repente recordó lo que había mencionado Wendy.

“Un dia se convertirá en el Rey de Graycastle y nos guiará a derrotar a nuestros enemigos. Es lo que yo creo.”

Al ver aquella expresión convencida de Wendy, Agatha sintió envidia y tristeza a la vez. Envidiaba que Wendy no se sintiera abrumada por la tan brutal realidad y triste por el hecho de que las convicciones de Wendy no pudieran disminuir el espacio que existía entre demonios y humanos.

Pero ahora ella comenzaba a creer también.

Iffy no recordaba cómo regreso a su habitación.

Su mente estaba llena de memorias de pistolas y cañones disparando. Cientos de soldados formados en hileras, apuntando a su blanco frente a ellos y jalando el gatillo. No podía ver nada más que humo blanco, y aunque pudiera sentir las balas con su poder mágico, no tendría el tiempo suficiente para atraparlas con sus jaulas.

‘Su Majestad no mintió. Las balas de metal son mucho más poderosas que las balas que uso Maggie cuando peleo contra mi. Las balas de metal destruyen los blanco de madera a más de 100 pasos de distancia, a esa distancia las brujas no pueden hacer nada más que esperar a ser derrotadas.’

La otra arma era todavía más terrible, el cañón. El rango de ataque era mayor que el de las pistolas, uno incluso requería de un telescopio para observar los resultados de los disparos. Además, el líder de los guardias dijo que estas eran armas viejas, que una nueva arma llamada Cañón Longsong de 152 mm era el verdadero as bajo la manga de la tropa de artillería.

Varias explosiones sonaban en su cabeza, que la llevaron a un solo pensamiento.

“Heidi Morgan nos mintio.” murmuro Iffy.

“Tal vez Heidi Morgan ni siquiera sabe que existe tal poder.” Softfeathers tenía una mirada complicada. Aparentemente, ella también estaba en shock por el entrenamiento del ejército. “Qué hacemos ahora?”

Iffy no contestó inmediatamente “No importa el proposito que tenia Heidi, en este momento son inútiles, Colmillo Sangriento simplemente no puede hacer nada por Su Majestad…Las brujas asistentes de Tilly Wimbledon son mucho más útiles para Su Majestad que las brujas de combate.”

Comenzó a recordar su pasado, y se dio cuenta que sus habilidades y experiencias de las que se había sentido orgullosa, no eran más que una broma. Excepto por Annie, no había nada más que valiera la pena en su pasado.

Después de un rato, levantó la cabeza y dijo “No quiero volver a Colmillo Sangriento.”

“…” Softfeathers asintió con un ligero movimiento de cabez,a casi imperceptible “Yo tampoco.” luego volteo a ver a Iffy y se quedó en shock “Estás llorando?”

Iffy sintió como las lágrimas corrían por su mejillas y llegaron a sus labios hasta que probó algo salado. Se limpió la cara y sintió algo mojado en sus dedos.

“No se”

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que había llorado.

Las bestias nunca lloran.

Incluso si lloran, no lloran por ellas mismas.

‘Si solo Annie y yo nos hubiéramos encontrado a la Unión de Brujas desde el principio.’

Iffy cerró sus ojos y sintió como una lluvia salada salía de su corazón.

‘Annie, perdoname.’

Pagina Anterior
Pagina Siguiente