RW 539 – Hielo Derretido

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Agatha tuvo un dia ocupado. Para cuando regrese al castillo, el cielo ya estaba completamente oscuro.

Al abrir la puerta, se sorprendió de ver a Wendy esperándola en la sala.

“Por que trabajaste tan tarde otra vez?” pregunto Wendy frunciendo el ceño, pero en su tono no había nada de reproche, solo preocupacion “Espero que puedas regresar más temprano para poder cenar juntas.”

“Perdon, se me fue el tiempo.” contesto Agatha mientras se quitaba el abrigo y lo colgaba a lado de la puerta. “Mi mente está concentrada en producir un último lote de nitrógeno, así que no note que ya era de noche cuando salí del trabajo. Deberias de culpar al príncipe por hacer las luces de la planta química tan brillosas como si fuera de dia.”

“Te traje la cena” contestó con un suspiro de derrota “Está sobre la mesa, sigue caliente, asi que apurate.”

“Gracias” contestó Agatha conmovida y pensó ‘Wendy es la bruja más respetada en la Asociación de Cooperación de Brujas y el Señor Roland confía en ella plenamente. Si estuviera en Taquila, sería al menos una de los oficiales ejecutivos justo debajo de los Tres Jefes. Sería algo imposible que una persona asi me trajera la cena en la Unión.”

“De nada” dijo Wendy posando su mano sobre el hombro de Agatha “Si te sientes cansada, no dudes en pedirle a Echo que cante una canción de aguas termales para ti…no olvides que tu tambien eres una bruja de la Unión.”

La Unión de Brujas…

Cuando cerró la puerta, Agatha se quedó inmóvil un momento, luego fue a la mesa y abrió el contenedor insulado de metal.

El contenedor tenía 3 platillos y una sopa: un bistec asado, hongos gritos, rebanadas de pan y sopa de huevo. Para su sorpresa, en una esquina del contenedor había un pequeño frasco de miel.

No pudo evitar saborear la comida.

Incluso Wendy noto eso…

Durante las décadas que estuvieron peleando en contra de los demonios en Taquila, todo tipo de materiales eran escasos. Naturalmente la comida era parte de esa escasez. Aunque Agatha tenía un rango relativamente alto, la mayoría de sus alimentos eran a base de granos y fritas plantadas por las brujas. Por supuesto que podía comer carne, pero no era algo muy común. Cosas como especias, azúcar y miel era imposible conseguirlas, eran beneficios exclusivos de los oficiales de la Federación más altos, solo la miel era más fácil de conseguir, pero las brujas capaces de criar abejas también eran mandadas al campo de batalla, con el pretexto de no “desperdiciar” su potencial produciendo algo tan dulce y poco esencial.

De hecho, a ella le encantaba comer cosas dulces, especialmente miel.

Durante los festines, cuando la mayoría de la gente escogía pimienta o sal para sazonar, ella sigilosamente tomaba un jarro completo de miel. Nunca se espero que Wendy notara eso.

De repente sintió algo extraño en su corazón…ya que no podía sentir frío, tampoco era muy sensitiva al calor. Rara vez se bañaba con agua caliente por no querer molestar a Anna. considerando su identidad y origen, Agatha le pidió a Roland una habitación separada solo para ella, justo como había sido su residencia en el último piso de la Torre de Pruebas.

Pero ahora, sintió algo de frío en la habitación.

Tal vez vivir con otros no era una mala idea…

Agatha tomó la miel, la unto en una rebanada de pan y lentamente lo metió a su boca. En ese momento, sintió el calor que le traía la fragancia y la dulzura de la comida.

Después de la cena, planeaba leer Quimica Elemental por un rato antes de dormir. El conocimiento del libro tal vez no le servirá para promover su poder, pero al menos no tendría que sentirse avergonzada frente a la gente común.

Últimamente, un grupo de extraños había llegado a la planta química. Paper le dijo que todos eran del Taller Alquímico de Ciudad del Rey. todos los días, Agatha los podía ver caminando entre el laboratorio y la planta química…a veces siguen a Kyle Sichi, y otras por el estudiante de Kyle, Chavez. Pero siempre que Agatha los veía, su expresión era una de sorpresa, siempre con la boca abierta tan grande que se les podía meter un huevo en ella, era como si fuera la única expresión que podían mostrar. La mayoría de ellos eran excesivamente curiosos y la tomaban como si fuera una famosa alquimista. Al principio las preguntas que le hacían eran extremadamente sencillas, pero gradualmente comenzaron a volverse cada vez más complicadas.

Para mantener la dignidad de una de las Brujas superiores y el honor de la Sociedad de Investigación, Agatha decidió que tenía que mantener esa imagen ante ellos.

Después de pasar unos días con ellos, confirmó que lo que hizo la Unión estuvo mal.

Roland había probado su sabiduría de noble y la sabiduría de la gente común, no eran inferiores a la de las brujas. Solo le tomó unos cuantos días a estas personas dominar la operación del equipamiento para el nitrógeno, al mismo tiempo que entendían el proceso de cómo extraerlo. Al principio discutían por el número de elementos en el aire, pero ahora discutían acerca de la composición sintética de amonia. Incluso algunos de los más viejos, mientras sonreían tímidamente, le hacían preguntas a Paper.

Obviamente, estaban aprendiendo rápidamente todo a su alrededor.

Al pensar eso, Agatha se sintió conmovida ‘Las brujas no son las escogidas por las deidades ni tampoco fuimos abandonadas. Esencialmente no somos diferentes de la gente común, lo cual es una certeza del destino. En esta Batalla de la Voluntad Divina, todos nos enfrentaremos a nuestro destino, y las brujas solo somos una pequeña parte de ello.’

Tal vez esta era la intención original de las deidades. Si algo faltaba, los humanos no serían capaces de ganar la batalla ante el destino.

De repente escucho que alguien tocaba su puerta.

“Adelante, no tiene seguro” dijo Agatha mientras se daba la vuelta.

Una mujer alta, con la cabeza destapada y rubia entró a la habitación, pero Agatha siempre sentía como si esta mujer siempre estuviera cubierta de sombras.

Era Nightingale.

“Algo que necesites?” le pregunto Agatha.

“Su Majestad Roland quiere verte.”

“Si quiere enfatizar la teoría de balancear el trabajo y descanso, y convencerme de regresar más temprano, dile que ya lo se y que pondre mas atencion en el futuro” contestó Agatha evitando tratar de sonreír “No hay necesidad de que desperdicie su tiempo conmigo.”

“En serio…” Nightingale parpadeo varias veces, sintió que Agatha no tenía una mala actitud si no la hacias tu enemiga “Esa es solo una de las razones. Su Majestad también dijo que quiere pelear contra los demonios.”

Agatha se sorprendió un momento “Que?” arrojó el libro sobre la mesa y dijo “Rápido, llevame con el!”

Agatha se apresuro a la oficina de Roland. Antes de que Roland pudiera decir cualquier cosa, Agatha preguntó ansiosa “Por el momento no podemos ni si quiera construir 10 cañones Longsong y quieres atacar Ciudad Demonio? Crees que son tan frágiles como los humanos que se rinden después de que mueren algunos miles? Llevarás a la ciudad a la ruina y todo lo que has hecho aquí!”

“Huh?” Roland estaba anonadado “De que estas hablando?”

“No planeas pelear contra los demonios?”

Miro a Nightingale y rió un poco “No, ese no es mi plan, No quiero destruir su base. Solo quiero atrapar algunos demonios vivos.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente