RW 531 – El Romance

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“Segura que fue buena idea?”

“Que?”

“Mandar a Iffy, Softfeathers y a Lotus a Ciudad Frontera” Ashes pregunto mientras abrazaba a Tilly que estaba sentada en su escritorio. “De seguro fue idea de Heidi Morgan, cierto?”

Desde que había escuchado de la existencia de la Linea Marina, la princesa Tilly pasaba la mayor parte de su tiempo en su estudio. Apilados sobre el escritorio había una enorme cantidad de libros, algunos eran de Roland, pero otros habían sido obtenidos de las ruinas. Al ver a Tilly detrás de todos estos libros, Ashes se sentia mal por ella.

“Um.” dijo Tilly mientras se recargaba y bajaba su pluma. “Morgan no quería que tuviera contacto con los plebeyos por mi mismo, y no tenía razón para negarle la idea.”

“Pero ese plebeyo resulta ser tu hermano mayor, que la hace creer que puede escoger por ti?”

“Tal vez porque ella también es miembro de la realeza.” contestó mientras sonreía. “Mientras más alto el estatus, menos importantes son los lazos de sangre. Esto es verdad en cualquier reino.” Heidi lo sabía claramente, y era una de las razones que motivan todas sus decisiones.

“Planea pelear contra tu por el apoyo de Su Majestad?” pregunto Ashes frunciendo.

“Todavia no, me parece que solo esta tentando terreno.”

“Entonces porque accediste a su idea?” Ashes dejo de abrazar a Tilly y se enderezo diciendo en voz baja “Parece que tendré que hablar con ella.”

Era la afinidad y lenidad de Tilly lo que le ganó la confianza de las brujas que antes eran abusadas por la iglesia, y por ello ahora podían trabajar juntas. Pero eso no significaba que permitiría que alguien tomara ventaja de esas cualidades viéndolas como debilidades para poner a prueba esa confianza…

Ashes estaba a punto de salir de la habitación cuando Tilly tomo su brazo. “Por que no? Como dije, no tenia razon para negarme. Isla Durmiente es nuestro hogar. Todas las brujas aquí son libres. No las detendrá de que hagan algo mientras no le hagan daño a nadie y…” dio un suspiro “Mandarlas a la Región Oeste no era una mala idea.”

“No es una mala idea?” pregunto Ashes confundida.

“Alguna vez te has preguntado porque las brujas de Colmillo Sangriento eran iguales a otras brujas al principio, pero fueron cambiando gradualmente?”

Ashes se quedó pensando un momento. “Porque sus vidas se volvieron estables?”

“Exacto. En el pasado, la iglesia era un peso en sus corazone. Todas se unieron para poder sobrevivir. Pero ahora que la iglesia ha sido erradicada de los Fiordos y la Isla Durmiente da un ambiente relajado, la gente comienza a pensar diferente. Somos un conjunto de varias asociaciones de brujas diferentes, suprimirlas todas sin razón no es factible. Para poder todos cooperar como en los viejos tiempos, necesitamos un enemigo poderoso.”

Ashes frunció el ceño y preguntó “Te refieres a…demonios?”

“Los enemigos en lo profundo de las Planicies Fértiles, el fiasco de la Unión, la tercera Batalla de la Voluntad Divina…todas pueden aprender por sí mismas, lo cual será mucho más efectivo que si se les dicen directamente.” Tilly sonrió y dijo “Además, en Ciudad Frontera hay muchas otras cosas que ver.”

La princesa Tilly se levanto, camino a la puerta que daba al jardín y la abrió “Se darán cuenta que las brujas sin habilidad de combate pueden jugar roles irremplazables, que los plebeyos pueden ser tan hábiles como las brujas y podrán ser testigos de los increíbles efectos que surgen cuando la gente trabaja junta, justo como esta puerta. Una vez que es abierta, un mundo más grande se puede ver.”

Ashes se le quedó mirando en silencio mientras el sol iluminaba a Tilly, no se le ocurría ni una sola palabra que decir. El cabello gris de Tilly se mecía con la briza del mar, reflejando el sol. Era increíblemente hermosa incluso viéndola de espalda. El tiempo se detuvo. Lo único que quedaba en ese estudio eran ella y Ashes.

Después de un momento, Tilly se dio la vuelta y dio una sonrisa astuta “Tengo mis razones para haber escogido a Iffy y a Softfeather. Creo que Roland las entiende.”

Anna dio un leve codazo a Roland que estaba dormido junto a ella.

“Es hora de levantarse.”

“En un momento” contestó Roland mientras se daba la vuelta, la abrazaba y olía su cabello.

Después de regresar a la Ciudad Neverwinter de Ciudad del Rey, había pasado la noche entera con Anna. La separación temporal había hecho que su reunión fuera particularmente pasional. Como resultado, ninguno de los dos se levantó temprano a la mañana siguiente. Por primera vez, Anna no hizo su habitual práctica de poder mágico, no porque no quisiera, sino porque Roland no la dejaba irse.

Por supuesto que ella no rechazaría las atenciones de Roland tampoco.

Desde el mediodía hasta el anochecer, su habitación estaba repleta de una atmosfera romantica. Cuando tomaban descansos, se quedaban acostados en la cama y platicaban de lo que había pasado en ambas ciudades recientemente, su alimento era traído a la habitación por una sirvienta. Cuando venían a entregar la comida Anna se escondía entre las cobijas y Roland solo podía ver un par de ojos color zafiro brillante observando.

Cuando acariciaba la espalda de Anna, ella gemía sutilmente, como un gato ronroneando. Después de un año, Anna no era aquella chica débil que había conocido en prisión. Ahora su cuerpo era más fuerte y cabía perfectamente entre los brazos de Roland. Cuando le besaba las orejas cuando la abrazaba por la espalda, podía ver como sus mejillas se iban sonrojando y cómo sus pestañas temblaban. Todo la hacia ver muy linda.

Después de un momento, empujo a Roland para alejarlo nuevamente.

“Wendy y las otras chicas van a venir pronto. Esta vez habrá nuevas brujas, te tienes que ir a bañar.” dijo Anna mientras se daba la vuelta y lo observaba con una mirada seria.

“Mmm.” Fue lo único que contestó Roland. Sabía que no podía posponer la reunión por más tiempo, así que la beso suavemente en los labios y se levantó. Primero ayudó a Anna a vestirse y luego el se vistió.

La vasija con agua sobre la mesa se había enfriado, pero esto no era un problema para Anna. Una pequeña llama de Fuego Negro salió disparada hacia el agua, y esta comenzó a hervir en un parpadeo. Después de lavarse, Roland mando a Anna de vuelta a la habitación mientras él se dirigía a su oficina en el tercer piso. Lo menos que podía hacer era trabajar duro antes de que llegaran las otras brujas.

15 minutos después, Lightning y Maggie volaron a su oficina entrando por la ventana.

“Su Majestad, estan aqui”

“Quien se hubiera imaginado que te convertirías en el rey de Graycastle en solo un mes.” Breeze entro al castillo primero, seguida por 4 brujas, entre ellas Lotus y Honey. Roland estaba familiarizado con ellas, pero no conocía a las otras 2. “Si Wendy no me lo hubiera dicho, no lo creeria. Si Tilly se entera de eso apuesta a que se sorprenderia.”

Roland camino hasta toparse con ellas y darles la bienvenida “No ha habido una coronación todavia, asi que no hay problema si me llamas por mi antiguo título.”

“Pero te mereces ser rey.” contestó Breeze mientras hacía una reverencia.

Lotus y Honey imitaron los movimientos de Breeze e hicieron una reverencia exagerada, pero las otras dos brujas lo saludaron colocando un puño sobre su pecho. Dos mostraban emoción y alegría por la reunión, las otras dos mostraron escepticismo.

Roland se sintio sorprendio.

Sin embargo, bajo las circunstancias actuales, no mostró sus emociones. Haciendo un gesto con las manos y una sonrisa las invito a entrar “De cualquier manera tuvieron un largo viaje. Esta noche tendremos un festín, pónganse cómodos, esta es su casa también.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente