RW 526 – El Taller Alquimista

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La Sala de Refinamiento que estaba en la zona este de la ciudad era el lugar favorito de Retnin.

Era un lugar siempre lleno de vitalidad, normalmente con docenas de estudiantes y aprendices constantemente moviendo materiales de un lugar a otro. Se podía observar el vapor saliendo de los diferentes recipientes, así como sus aromas de sulfuro y ácido. De vez en cuando, se podía escuchar vidrio rompiéndose, usualmente acompañado por los regaños de algún alquimista.

Aunque había sido promovido a uno de los 3 Jefes Alquimistas hace 2 años y tenía su propia habitación para refinar, prefería estar en la Sala de Refinamiento llena de gente ocupada, la usaba como inspiración. Igual que la alquimia que era un proceso de combinar diferentes sustancias, la gente que se juntaba en la sala de refinamiento era diferente y convivia.

Lo atractivo de la alquimia reside en el proceso de refinamiento, en cuáles de los experimentos podrían convertirse en algo esplendoroso que nadie había previsto. Lo mismo se podía decir de la gente. El Taller Alquimista aceptaba un gran número de aprendices cada año, pero solo un pequeño número resaltaba de los demás y se convierte en un alquimista de primer nivel. Retnin era uno de ese pequeño número. Le había tomado 34 años desde aprendiz a convertirse en Jefe. Aunque se acercaba a cumplir 50 años, con un pie en la tumba, se sentía feliz con su vida, por aprender lo que los sabios habían transferido a través de los años.

Lo único que lo inquietaba eran los últimos acontecimientos en Ciudad del Rey.

La más grande inquietud era el cambio del rey. Después de que el Príncipe Roland colgara a Timothy, se había convertido indudablemente en sucesor a ser rey. Las noticias no deberían de tener nada que ver con el Taller Alquimista, eran responsables de producir productos sin importar quien fuera el rey. Sin embargo, no estaba seguro si se podían quedar al margen de la situación una vez que Roland descubriera que habían sido ellos los que le habían proporcionado polvo nieve a Timothy como material de guerra.

Ciudad del Rey regresó gradualmente a la paz, pero el hecho de que el príncipe visitará primero la Estación Astrológica le daba un mal presentimiento a Retnin.

“Sigues preocupado por la situación de la Asociación de Astrología?” pregunto una voz a su lado “No es normal verte perdido en tus pensamientos con el ceño fruncido.”

Juzgando por el tono incautó, Retnin sabía que era alguno de los otros jefes alquimistas. Se dio la vuelta y encontró a Rayleigh, con su cabello tan blanco como el de él sentado a su lado. “Que carajos crees que es lo que esté planeando Su Majestad?”

“Está pensando que esos tipos que solo saben mirar estrellas están desperdiciando dinero. Qué otra cosa podría pensar?” dijo sin importarle mucho el tema Rayleigh “Es una pena que no los haya disuelto a la primera. Esos tipos no se les debería llamar sabios de cualquier manera. Debieron de haber desaparecido hace mucho tiempo.”

Siendo una de las más grandes academias en el reino, El Taller Alquimista había contratado espías para conseguir información de la Asociación de Astrología. Los alquimistas sabían más o menos porque Roland fue a visitar a los astrólogos, pero no tenían detalles de la conversación entre el jefe astrólogo y Roland, ni porque Roland cambio de parecer después de la conversación y no cerró la estación.

“Te preocupa que quiera cerrar el Taller también?” Rayleigh puso una mano sobre el hombro de Retnin y continuó “No te olvides de las grandes ganancias que le traemos a la ciudad! Una vez que el límite de producción de cristal y perfume desaparezca, ganaremos tantos royales de oro que llenaremos la habitación del príncipe. Cómo será capaz de resistirse a un negocio tan lucrativo y cerrar el Taller?”

“Pero producimos el polvo nieve para Timothy”

“Y que? Podemos desobedecer una orden del rey? Cualquier persona razonable sabe que no es nuestra culpa. Ademas, el tambien fabrico varias armas que usan polvo nieve. Apuesto a que recibió la fórmula de Boer, ese traidor. Si lo vemos desde este punto, de hecho contribuimos a su victoria. Tal vez nos dé una recompensa si le entregamos la fórmula avanzada.”

“Eso espero.” dijo Retnin asintiendo, un poco más relajado. Como Rayleigh había dicho, el Taller Alquimista era la organización que más ganancias genera. El príncipe tal vez estaba ocupado con otras cosas de importancia y por eso no los había visitado después de la guerra.

Justo cuando Retnin planeaba dar unas instrucciones a un grupo de alquimistas, entró corriendo un estudiante y sin aliento grito “Jefe Alquimista, Su Majestad está aquí!”

“Que? Donde?”

Al escuchar las palabras, todos en el salón se quedaron en silencio mirando al estudiante.

“Volando sobre el jardín, Su Majestad viene descendiendo desde el cielo!”

Retnin y Rayleigh intercambiaron miradas sorprendidas “Trae al Jefe Alquimista Archer inmediatamente, todos los demás, síganme a recibir a Su Majestad.”

“Si señor!”

Un globo gigante que cubría casi la mitad del cielo estaba flotando afuera del Taller Alquimista. Soldados equipados con armas de polvo nieve habían rodeado todo el jardín. Después de revisar el edificio a conciencia y asegurarse de que era seguro, hicieron una señal y el globo comenzó a aterrizar.

“Ese debe de ser el modo de transporte que el príncipe uso para visitar la Estación Astrológica con las brujas” susurro Rayleigh en el oído de Retnin “Realmente no esperaba que pudiera hacer volar a la gente.”

“Como sea, ya está aquí” Retnin se sentía aliviado, puso una mano sobre el hombre de Rayleigh y dijo “No importa como nos refiramos a él en privado, pero tenemos que mostrar respeto en persona. Es el rey del Reino Graycastle, aunque no haya ceremonia todavía, se serio.”

“No te preocupes, se como comportarme.” contesto Rayleigh sonriendo.

Una vez que la canasta aterrizó, un hombre sonriente con cabello gris se acercó bajo la protección de los guardias. No llevaba nada sobre la cabeza y la ropa que usaba no era particularmente espléndida, no llevaba un cetro tampoco. No era tan maravilloso como decían los rumores, y sin embargo hasta el más mínimo gesto del príncipe era majestuoso y lleno de dignidad. Junto a él se encontraba un hombre mayor con una capa, que le era muy familiar a Retnin.

“Su Majestad, bienvenido al Taller Alquimista” los tres jefes hicieron una reverencia, seguidos por los demás alquimistas.

Roland sonrió “Mi padre solía hablar de ustedes muy seguido cuando estaba estaba en CIudad del Rey. Recuerdo que mencionó que el cristal y el perfume eran productos alquímicos muy populares, que incluso se llegaron a vender hasta los Fiordos. Estos productos son de mucho beneficio para el palacio. Así que construí mi propio taller de alquimia en Ciudad Frontera cuando me padre me mandó para allá.”

“Pft…” Rayleigh casi suelta una carcajada cuando escucho esas palabras, mientras que Retnin pudo controlar su reacción y no mostrar su actitud burlona. “Eso no debio de haber sido fácil, Su Majestad. Todos los talleres de alquimia requieren de una gran cantidad de royales de oro para funcionar.”

“En serio? Pero no inverti gran cantidad. Ustedes saben que hay pocos recursos en Ciudad Frontera. Al principio sólo podíamos hacer experimentos en chozas de madera. Pero ahora somos capaces de producir varios productos como cristal y perfume.” Roland continuo casualmente “Así que me preguntaba a dónde se van todos esos royales de oro.”

“Su Majestad, que…que es lo que quiere decir?” Retnin sintió ese mal presentimiento nuevamente.

“Este es mi jefe alquimista, el Sr. Kyle Sichi.” dijo Roland apuntando al hombre mayor a su lado. “El examinará y evaluará sus productos. Si no ha habido innovación en años recientes, lo mejor sería cerrar el taller. Después de todo Ciudad del Rey acaba de sufrir en la guerra y creo que se necesitará de una gran cantidad de royales de oro para su reconstrucción.”

Los alquimistas estaban violentamente indignados con los comentarios del príncipe.

“Su Majestad, no puedo aceptar esto!” Rayleigh estaba tan enojado que no pudo resistirse y rápidamente se levantó para encarar a Roland.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente