RW 518 – El Nuevo Viaje de Manos Mágicas

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Era una día soleado en Ciudad del Rey, perfecto para pasar sentencia.

El sonido de cañón retumbaba en la plaza cada hora, señalando una y otra vez que una anterior figura “prominente e importante” había recibido su veredicto final.

Las condenas ya se habían decidido con anterioridad, así que el proceso no era más que circo para el pueblo. En especial era para condenar a Timothy y a la iglesia de conspirar contra el rey y robar el trono. Después de una semana de preparación, la evidencia recolectada en su contra los mostraba como culpables sin duda alguna, por supuesto que Roland no les dio la oportunidad de defenderse.

Solo pocos de los nobles fueron sentenciados a ser colgados. Además de Timothy y sus secuaces, el Primer Ministro y el Juez, los demás hombres sentenciados eran seguidores de la iglesia. Incluso la iglesia había sido completamente desaparecida de Ciudad del Rey y Roland se aseguro que todos los que estaban involucrados con ella recibieron su merecido.

Estaba seguro que estas basuras serán recibidos con aplausos cuando estuvieran en la horca.

“No vas a ir en persona?” pregunto Nightingale, mientras observaba desde la ventana

“Iron Axe y Theo se harán cargo de todo.” contestó Roland sin siquiera levantar la cabeza. Juicios públicos ayudaban a excitar y a unir a los súbditos de Ciudad Frontera, pero aquí no tendría el mismo efecto. La gente no se pondría automáticamente del lado de Roland tan pronto matará a Timothy, justo como no se pusieron del lado de Timothy cuando derrocó al Rey Wimbledon III o cuando murió Gerald.

Aqui no tenia el mismo apoyo de los ciudadanos.

Tenía que cuidar su seguridad. Sylvie eventualmente encontró la lista de gemas que Roland recordaba, que Timothy había escondido en un compartimiento secreto en su closet. Sin embargo había más de 12 nombres de gemas, 4 que estaban escondidos en Ciudad del Rey. Esto significaba que todos habían recibido órdenes de Timothy. Aunque no necesariamente eran órdenes de asesinato, Roland tendría que mantener su guardia. El campo de ejecuciones era una zona algo caótica y desordenada, no valía la pena que se mostrará ni tampoco tenía interés en presenciarlas.

Tenia cosas mas importantes con las que lidiar.

Por ejemplo, el ejército.

Las bajas que sufrieron al conquistar Ciudad del Rey por fin fueron calculadas, mostrando que el Primer Ejército perdió a 33 hombres, su pérdida más grande al momento. Aunque mataron a una cantidad mucha más grande de enemigos, Roland aun noto muchas fallas en las tácticas de batalla, especialmente a la hora de demoler casas. La mayor parte de las bajas se dieron porque un soldado frenesí les atacó desde una casa de un civil. Si los soldados hubieran usado granadas o lluvias de balas contra las casas que parecían sospechosas, hubieran tenido menos bajas.

Su otra preocupación era el tamaño del ejército. El Primer Ejército era capaz de tomar el Reino de Graycastle con sus 3,000 hombres, pero no era suficiente para conquistar todo lo que quería. Tendría que dejar al menos 500 soldados para mantener el orden en Ciudad del Rey, y después conquistar la Cañada del Dragón Caído y la Región Sur, el ejército no sería lo suficientemente grande para mantener la paz. Necesitaba expandir su ejército.

Roland escribió su plan de beneficios por muerte en accion asi como su plan para expandir el ejército y se lo dio a sus guardias. Les ordenó que llevaran los planes de regreso a Ciudad Neverwinter, donde el ayuntamiento comenzará a llevarlos a cabo.

Después de eso, Roland se enfocó en los nobles menores.

No tiene ningún poder político sustancia, pero estaban educados y desesperadamente buscaban ser promovidos. Todos los grandes nobles de Ciudad del Rey habían sido removidos, ya fuera exiliados del territorio o mandados a las minas, dejando muchos espacios libres en el poder. Para poder regresar a Ciudad del Rey a la normalidad, la técnica más efectiva era usar a estos nobles menores y que trabajaran para el.

Barov tenía años de experiencia en Ciudad del Rey y seguramente conocía a algunos de estos hombres, así que estaría a cargo de organizar un sistema temporal.

Estos nobles estaban dispuestos a servirle, así que darles responsabilidades considerables los alentaría todavía más. Yorko fue el primer experimento de Roland.

Después de unos días, finalmente se había decidido en qué tarea asignarle a su “viejo amigo”

Yorko grito tan pronto entró a la oficina de Roland “Dios mio, mataste a toda esa escoria de la iglesia! Nunca me hubiera imaginado que ellos habían difundido la plaga, no podía creer lo que escuchaba cuando el sumo sacerdote Ferry confesó. Que verguenza para las deidades! Ahora mismo la gente alaba tu nombre diciendo que tú los salvaste hace 6 meses.”

Roland sonrio. Theo había ordenado a las ratas a esparcir las noticias y corroborar lo de los campos de refugiados hace 6 meses. Parecia que habia sido bastante efectivo. Sin embargo Yorko probablemente estaba exagerando lo de alabar su nombre.

No lo cuestiono y le dio una carta en piel de cordero a Yorko

“Mira esto.”

Yorko abrió la carta y al mirar lo que estaba escrito sus ojos se abrieron completamente “Me estas haciendo el embajador del Reino Graycastle?”

“Si, un puesto permanente” dijo Roland asintiendo con la cabeza “Tendrás una carta de puesto oficial, cetro, sello y vivirás en la Ciudad Glow del Reino del Alba. Como vez?”

La posición la había decidido después de mucha consideración, como el famoso “manos mágicas” en Ciudad del Rey, Yorko tenía una muy mala reputación, al igual que el Príncipe Roland tenía en el pasado.

Nadie quería que le pusieran el cuerno, incluidos los nobles. Mientras que sus esposas les ponían el cuerno con otros hombres, en lugar de simplemente atraparlas en el acto, los hombres también se involucran con burdeles y bares, pero todo en secreto.

Si a Yorko se le daba una posición importante abiertamente en el ayuntamiento por parte de Roland, tendría una influencia inimaginable…todos los nombres y mercaderes estarian preocupados de que sus mujeres persiguieran abiertamente a Yorko, y al mismo tiempo si alguna mujer que se acostara con Yorko quisiera tomar ventaja de eso, la posición de Yorko podría traer problemas. Roland queria evitar que esto pasara.

Su mejor opción era ponerlo en otro país. Embajadores de otros reinos eran diferentes que emisarios y tenían autoridad similar a un conde, así que incluso los reyes extranjeros lo tratan con cierto respeto. Este era un título que sonaba importante y era una perfecta promoción. De la misma manera no tendría que darle territorio y así los nobles del reino no se preocuparan por el.

‘Que vaya y moleste a los del Reino del Alba. He escuchado que sus mujeres son excelentes y exóticas, así que tal vez se cree una fama por sí mismo allí’ pensó Roland.

Yorko obviamente se dio cuenta de lo que pretendía. Se arrodillo y sin dudarlo contestó “Acepto, Su Majestad!” estaba tan emocionado como preocupado de que Roland se arrepintiera.

“Está decidido entonces” dijo Roland con una sonrisa “Antes de que te vayas, traeré a un oficial de ceremonias para que te entrene.”

Además de Yorko, también necesitaba mandar a otros de sus hombres al Reino del Alba, para tenerlos vigilados y a la vez formar una alianza en contra de la iglesia.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente