RW 517 – La Verdadera Alquimia

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cuando Kyle Sichi regreso a casa, lo primero que vio fue un sobre oscuro sobre la mesa.

“Qué es esto?” le pregunto a su esposa Cerra, quien estaba ocupada en la cocina.

“Oh, vinieron los del ayuntamiento a buscarte” contestó Cerra mientras se limpiaba las manos y ponía un plato de caldo de carne caliente en la mesa “Dijeron que Su Majestad quiere que vayas a Ciudad del Rey, que un barco vendría por ti en dos días.”

“No se iba a enfrentar a su hermano? Para que me quiere ahí? Que perdida de tiempo.” dijo Kyle frunciendo “El viaje me tomara al menos una semana, está pidiendo demasiado.”

“Es tu príncipe, Lord de la Ciudad Neverwinter, querido” dijo Cerra, agitando su cabeza y sonriendo “Además, los oficiales del ayuntamiento dijeron que te escribio esa carta personalmente para mostrarte lo importante que es el viaje. Es todo un honor no? Deberías de guardar la carta cuando termines de leerla y tal vez pasarla como un tesoro familiar.”

“Tesoro familiar? Tal vez si fuera la edición completa de Química Intermedia” dijo Kyle con algo de desdén “Discutamoslo después de la cena…más le vale tener una buena razón.”

Después de cenar, Kyle se fue a su estudio y abrió el sobre.

Un pequeño pergamino estaba dentro del sobre. Era claro que era un mensaje llevado por una paloma mensaje al ayuntamiento y luego ellos lo pusieron en un sobre.

Kyle uso una de sus manos para extender el papel, mientras que con la otra buscaba su monóculo y lo ponía sobre su nariz. Debido a que siempre había leído bajo luz de vela, su vista estaba empeorando día a día. Para su buena suerte, la vida de la ciudad había mejorado considerablemente y ahora podía encender 5 o 6 velas alrededor de su oficina, todavía no sabía cuándo podrían instalar en su casa aquella brillosa luz que iluminaba la planta química.

Solo había una sola línea en el pergamino:

“Todavía recuerdas el Taller de Alquimistas de Ciudad del Rey? Ahora es tu oportunidad de mostrarles lo que es la verdadera alquimia.”

Kyle comenzo a jadear.

El Taller de Alquimistas de Ciudad del Rey era el sueño de todos los alquimistas que buscaban la verdad de las cosas, y él no era una excepción desde que era joven.

Solo su esposa sabía que una vez había aplicado al taller. Había planeado ganar admisión mostrando su “líquido dissolve oro” que había inventado cuando tenía 20 años. Sin embargo, la fórmula de Kyle fallo durante la revisión, no pudo duplicar aquel líquido café humeante, incluso después de 2 intentos. El alquimista de la revisión Retnin estaba indignado y molesto con Kyle por hacerle perder el tiempo y recursos del taller. Le negó a Kyle un tercer intento y le ordenó a los guardias que le quitaran su dinero y lo echaran de ahí.

Una vez afuera del Taller, Retnin le arrojó 5 royales de plata de la misma cartera de Kyle, diciendo que con eso deberia de comprar su pasaje de vuelta a Ciudad Agua Roja, mientras que el resto de su dinero sería compensación para el taller. Retnin se fue tan pronto terminó de hablar, dejando a Kyle lleno de vergüenza y deshonra. Todo el suceso había dejado una herida profunda en Kyle y nunca se lo había mencionado a nadie más que a su esposa.

Kyle regresó a Ciudad Agua Roja lleno de ira, pero continuó su estudio de la alquimia y pasaba todo su tiempo en su laboratorio, tratando de encontrar una fórmula que probara que el Taller de Ciudad del Rey estaba equivocado. Finalmente, después de 10 años, cuando tenía 30, desarrolló una segunda fórmula con la cual logró ser promovido como un alquimista de Ciudad Agua Roja, luego le tomó otros 6 años en convertirse en presidente de la misma.

Kyle siempre había visto al Taller de Ciudad del Rey como su más grande enemigo, incluso interactúo con ellos un par de veces por su trabajo. Pero los alquimistas del Taller siempre eran extremadamente arrogantes y nunca reconocían a otros alquimistas fuera de su organización. Ellos creían que los alquimistas de Ciudad Agua Roja no eran buenos para nada más que para ser sus aprendices y estudiantes, que ni siquiera merecen el título de alquimistas. Sus supuestas fórmulas nuevas ya habían sido descubiertas hace años por el Taller.

El presidente del Taller incluso dijo que otras ciudades ni siquiera deberían de construir sus propias organizaciones, ya que ser alquimista era algo que requería mucho dinero y recursos humanos, que ningún Lord normal podría costear. Si la gente necesitaba de un alquimista, podrían ir a buscarlo a Ciudad del Rey, en lugar de que desperdicien dinero en sus propias inútiles alquimistas.

Lamentablemente, solo el Taller de alquimia de Ciudad Agua Roja veía al Taller de Ciudad del Rey como su competencia, pero a ellos les vale un sorbete. Kyle estaba orgulloso de su éxito en su método doble-piedra para generar ácido y del vidrio cristal, ya que podría generar grandes cantidades de ácido y el otro era uno de los productos más demandados en el mercado de alquimistas. Incluso el Taller de Alquimistas de Ciudad del Rey no podía ignorar estas dos hazañas.

Inesperadamente, Roland Wimbledon de Ciudad Frontera fue el que lo encontró y le abrió los ojos a un nuevo mundo de posibilidades con la “Química Elemental”.

Desde entonces, Kyle se dio cuenta que lo que sabía era inútil. La alquimia misma era una práctica retrasada y destinada a desaparecer, mientras que un nuevo camino se había abierto frente a él, esta vez, la relación de todas las cosas no estaba llena de dudas, sino que era clara y organizada. Sus problemas del pasado no tenían sentido y se olvidó de su rivalidad con el Taller de Ciudad del Rey, asi como tambien se olvido de sus fórmulas que tanto trabajo le habían costado.

Era algo razonable por hacer.

Pero ahora, Su Majestad había mencionado nuevamente a aquel Taller, y el corazón de Kyle comenzó a latir rápidamente, y una emoción indescriptible le lleno su ser.

Los recuerdos de Kyle de Retnin, el rechazo, los royales de plata llenos de lodo, la puerta cerrada del Taller y el hecho de que pensaran que ningún otro taller de alquimia valía la pena.

“Ahora es tu oportunidad de mostrarles lo que es la verdadera alquimia.”

Kyle miró la línea en el pergamino una vez más, se levantó y salió de su oficina “Cerra…”

Se paró en medio de la sala a media frase y noto que su mujer estaba empacando su ropa en una maleta.

“Que estas haciendo?”

“Es para tu viaje a Ciudad del Rey. Aunque Su Majestad no te hubiera escrito una carta, irías de todas maneras.” Dijo Cerra con una sonrisa “Recuerdas la historia que me contaste? Hay cosas que esa ciudad te debe.”

Kyle se quedó en blanco mirando a su esposa un rato hasta que soltó una carcajada.

“Cuida de nuestro hogar, tengo que visitar Ciudad del Rey.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente