RW 509 – Convertirse en Rey

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El calabozo del palacio era una pesadilla que tenía de niño el príncipe Roland, y el mismo sentimiento regresaba ahora el que bajaba los peldaños de piedra.

Busco en sus memorias y pronto dio con la razón de su miedo.

Un dia, Timothy invito a Gerald, Garcia y al pequeño Roland a explorar el sótano del sótano debajo del palacio todos juntos. Para Roland de 12 años, la emoción de por fin unirse al cerrado círculo de sus hermanos era enorme, pero nunca espero lo que paso despues. Timothy había robado las llaves de los guardias, encerró a Roland en una celda y se fue riendo con los otros 2 mientras reían.

El pequeño Roland se quedó solo en aquella oscura mazmorra. Recordó los gritos de miedo y terror que sonaban ocasionalmente, recordando que un guardia alguna vez le dijo que aquellos gritos eran de fantasmas en el inframundo debajo del palacio. Temblaba de miedo, pero nunca se atrevió a llorar muy fuerte por miedo a que los fantasmas fueran atraídos por su ruido. A final de cuentas, estaba hecho bola en una esquina, abrazando sus rodillas, llorando desconsoladamente. Cuando Timothy, Gerald y Garcia regresaron a verlo para ver en que tan mal estado estaba, su cara estaba completamente cubierta de moco y lágrimas.

Después de eso, el príncipe Roland había tenido pavor de ir a sótano del palacio.

Roland ahora entendía que aquellos gritos de los fantasmas eran en realidad los gritos de los prisioneros mientras eran torturados. La cárcel no tenía mucho espacio, por lo que no había muchos prisioneros y por eso los gritos solo se escuchaban de vez en cuando.

Roland se encontró a Timothy Wimbledon en una pequeña celda en el piso más bajo del sótano. Comparado con otras celdas en las afueras de la ciudad o en la ciudadela, este lugar era bastante decente. Al menos estaba limpio, seco y libre de ratas, insectos y olores desagradables. Esta era exactamente la misma celda donde Timothy había encerrado a Roland de pequeños durante una noche entera.

Al escuchar ruido, Timothy, que estaba sentado en silencio recargado en una pared, levantó la mirada y vio a Roland.

Su pequeño hermano, el príncipe Roland, el que más miedo le había tenido en el pasado, se veía igual a como lo recordaba. Como todos los descendientes de la familia Wimbledon, tenía los ojos y el cabello gris. Se asimilaba a su padre por la forma en que llevaba el cabello corto con rulos, su nariz y en general una atractiva cara. Sin embargo, sus ojos pequeños y alargados le hacían una cara de miedo, especialmente a la luz de antorcha.

El príncipe Roland nunca se atrevía a mirarlo a los ojos en el pasado, pero ahora, Timothy no era más que un indefenso extraño.

Se miraron mutuamente por un tiempo sin decir absolutamente nada, lo único que se escuchaba era el sonido de las antorchas. Finalmente, Timothy no pudo continuar tratando de intimidar a Roland con una actitud agresiva y se rindió, se dio cuenta que era inútil intentarlo. La mirada en los ojos de Timothy había cambiado, ahora era él quien estaba aterrorizado.

“Quien demonios eres?” dijo Timothy rompiendo el silencio.

Su voz seca resonó en todo el sótano, era fácil para Roland saber que su hermano tenía miedo. Comparado con Tilly, Timothy había tenido muchas más interacciones con Roland, lo cual había contribuido a sus acciones volubles y enfadosas. Era obvio que Timothy pudiera notar fácilmente las diferencias de Roland del pasado con el presente y que preguntara al respecto.

“Soy Roland Wimbledon” dijo Roland mientras se ponía de cuclillas para estar al mismo nivel que Timothy, para mirarlo a los ojos. “No me recuerdas?”

“No, tu no eres el” dijo Timothy con una voz temblorosa “Él nunca me hubiera visto como me estas viendo ahora, no se atrevía a verme a los ojos” dijo con dificultad y continuo “Ya se…eres el verdadero Demonio! No es que te hayan seducido los demonios. Eres la encarnación del mal, quieres robarte mi reino!”

Roland ni siquiera se preocupo por explicarle nada a un hombre que estaba destinado a morir como Timothy y le contesto “Y que? Crees que tu eres mejor que un demonio? Mataste a nuestro padre, culpaste a nuestro inocente hermano mayor y luego lo ejecutaste para robar el trono. Colaboraste con la iglesia a la que nuestro padre tanto odiaba. Obligaste a gente inocente la tierra de la princesa Garcia. En un solo año conquistaste y destruiste muchas ciudades, arrastrando al reino a un caos y a dejando a la gente sin hogar. Incluso un demonio no haria algo asi!”

Timothy pronto nego lo que decia Roland “No! Yo no maté a nuestro padre. El se suicido. Justo como tu, tambien era controlado por demonios!”

“Suicidio?” Pregunto Roland frunciendo.

“Si!, estaba acostado en su cama como sin nada y de repente se encajó una daga en su corazón una una sonrisa en la cara!” contestó Timothy.

“No fueron brujas?”

“No, él usaba una Piedra Represalia de Dios! Maldita sea…” Gritó Timothy con su voz ronca y luego añade “Sucedió inesperadamente y sin advertencia, no había nada que pudiera hacer!”

Roland miró a Nightingale y esta le dio una pequeña señal con la cabeza.

‘Tal vez fue una bruja con un poder de vinculación, una vez que haya vinculado su magia, una Piedra Represalia no le afectaría’ pensó Roland. ‘A diferencia de brujas de otras organizaciones, las brujas puras de la iglesia tal vez fueron capaces de acercarse al rey’ fue entonces cuando Roland recordó un incidente que sucedió hace medio año cuando estaban ayudando a los refugiados a evacuar. Una bruja se había disfrazado e infiltrado para asesinar a Wendy con ayuda de su habilidad de cambiar su apariencia. Al conectar los puntos de aquel acontecimiento con la muerte del Rey Wimbledon III, pensó que la respuesta era clara.

Si la iglesia era la causante de ambos incidentes, también eso explicaría aquel decreto real de la selección de la sucesión de la corona, la cual estaba destinada específicamente a causar guerra y caos. Le faltaban pruebas para confirmar su teoría, pero estaba seguro que el Sumo Sacerdote de Ciudad del Rey podría dar algo de información.

“Esta no puede ser tu justificación para haber culpado a Gerald y expandir la guerra” dijo Roland en tono grave “Conspiraste con la iglesia y usaste Pastillas Frenesí para tus soldados. Alguna vez te detuviste a pensar cuanta gente murio por eso?”

“Aunque haya usado las pastillas, quien garantiza que Garcia no las hubiera usado también? Si me reconocían a mi primero como rey legítimo, porque los hubiera destruido sin sentido?” dijo Timothy tratando de explicarse mientras se arrastraba hacia los barrotes “Y todo esto que tiene que ver con un demonio como tu? Cómo planeas lidiar conmigo?”

“Quiero exponer tus crímenes, juzgarte y luego mandarte a la guillotina. Terminaras como Gerald, excepto que tu si seras encontrado culpable por crímenes imperdonables, los cuales ni con tu muerte será suficiente justicia.”

“No! No puedes matarme. Demonios como tu nunca podran pararse en público, las poderosas deidades te destruirán. Si quieres al Reino de Graycastle, tienes que usarme a mí” dijo Timothy gritando.

“Deidades?” dijo Roland sonriendo “Te refieres a la iglesia?”

“No las conoces! El verdadero poder escondido de la iglesia es inimaginable. Nuestro padre tenía cosas increíbles en sus notas y esas eran la razón por la que nunca se decidió a erradicar a la iglesia en toda su vida. Las pastillas son solo uno de sus tantos métodos, si logran descubrir tu identidad, no tendrás escapatoria!”

“No, Timothy Wimbledon. Se mucho mas de lo que tu crees y tengo una clara idea de lo que se avecina. Será un camino difícil y tu no tienes la habilidad de guiar a la gente hacia un mejor futuro.” le contestó Roland lentamente. “Tu vida terminara aquí por los crímenes que cometiste, pero relajate, no serás el único que vaya al infierno”

Con esas palabras, Roland se levanto y salio de la cárcel, dejando a Timothy gritando y llorando solo, sin siquiera voltearlo a ver una última vez

Pagina Anterior
Pagina Siguiente