RW 5 – Razones

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Segunda ley de la termodinámica: Es imposible que un objeto se caliente pase a baja temperatura sin que requiera de un efecto que actué sobre él, o es imposible tomar calor de una fuente de trabajo útil completamente sin que ocurra un efecto sobre este mismo, o el proceso termodinámico irreversible con micro-incrementos de entropía es siempre mayor a cero”.
(traducción directa de la definición del autor CHINO, sin investigar de Wikipedia-sensei, obvio que la conozco xD)

Roland copió cuidadosamente esta ley en papel, escribiendo con la letra de este mundo. A primera vista, el texto parecía como una lombriz en movimiento. Realmente no entendía cómo la gente podía aprender tantos textos complicados.

​Si le preguntaran cuál de todas las leyes físicas era por mucho la más aburrida y tediosa para la mayoría de gente, Roland elegiría la segunda ley de la termodinámica. Les dice a todos que el calor de este mundo siempre pasará de alto a bajo, reemplazando el entorno de desorden a orden, aumentando la entropía. Eventualmente, todo terminará en la nada y el universo se convertirá en un silencio mortal.

Y este mundo se deshizo de la entropía cada vez más. Porque había magia de la nada, ¡era mucho más impresionante que la invención teórica de una máquina de movimiento perpetuo! ¿Las fuerzas del mal? Roland se burló, y pensó que la gente de este mundo no entendía la naturaleza de este poder, era tan enorme que podía cambiar al universo entero.

Por supuesto, para empezar, podía empezar a cambiar esta pequeña Ciudad Fronteriza.
Roland tarareó una melodía, arrancó el papel que había escrito y lo arrojó a la chimenea, donde quedó reducido a cenizas, sintiendo el placer de escapar de una jaula.

El Viceministro miró confundido las acciones inexplicables del Cuarto Príncipe, pero afortunadamente para Roland el viejo él siempre se ha comportado de esta manera. Al final, Barov decidió que el extraño capricho del Príncipe pasaría sin necesidad de que se molestara en ello, y pudo ver que El Príncipe se estaba divirtiendo.

“El asesinato se ha completado, la Bruja fue colgada al mediodía.” Informó Barov a Roland.

“Bueno, ¿alguien lo vio?” Roland habló mientras escribía “no importa, todos los condenados usan capuchas” respondió Barov.

Para impedir que la Santa Iglesia y la Asociación de Cooperación de las Brujas llamaran a su puerta, Roland había ordenado al Carcelero de la mazmorra que encontrara a una persona con una estructura similar a Anna, condenándole a muerte en la horca. Además del Comandante de Caballeros y el Viceministro, todos los que estaban con él en la mazmorra fueron sobornados con 20 Royals de oro. Esto fue un gran ingreso para ellos.

Barov incluso propuso matar a todos los testigos, o nunca mantendrían su silencio para siempre, pero Roland lo rechazó. Sabía que no podía evitar que este secreto sea mantenido por mucho tiempo, pero esto no en realidad no le importaba, quería que alguien difundiera la voz, pero no ahora. De todos modos, tarde o temprano tendría fricción con la Iglesia, ¡Esos idiotas que promovían la intolerancia que causaba tal desperdicio de recursos!. Por otro lado, otras brujas oirían que había una Ciudad Fronteriza en el reino donde podían vivir en libertad, e incluso podrían recibir un trato preferencial, ¿qué pensarían estas brujas?.

No importara la edad, el talento que uno poseía era lo más importante.

“Entonces todo está bien” dijo Roland. “A continuación en el siguiente punto, para el comercio, los impuestos y los gastos necesarios de un año para la ciudad,dame un breve resumen, déjeme tener un vistazo de ellos. Además, esos talleres en la ciudad, los lugares que hacen herrería, textiles y cerámica, también tiene que incluir el número y los tamaños”.

“Necesitaré tres días para preparar estos registros, pero…” Barov dijo mientras asentía, luego hizo una pausa y parecía que no estaba seguro de cómo continuar.

“¿Qué ocurre?” Preguntó Roland. Se dio cuenta de que finalmente había llegado el momento en que su habilidad estaba a punto de ser probada. Ayer después de todo lo que había hecho fue interrogado por el Viceministro debido a su duda en Roland, un canalla siempre sería un canalla, pero tener un mal carácter no significaba que también estuvieran sin cerebro. Ayudar y albergar a una Bruja, a los ojos del Viceministro, era similar a ir en contra del mundo.

“Su Alteza, no entiendo…”  Barov hizo una pausa mientras pensaba en sus palabras, “en el pasado, aunque usted hizo cosas sin sentido,sin embargo siempre fue inofensivo, pero ahora… ¿Por qué correr un riesgo tan grande sólo para salvar a una Bruja?. La ley para cazarlos fue establecida por la Iglesia, e incluso su padre, Su Majestad Wimbledon III estuvo de acuerdo”.

Roland pensó por un momento y luego preguntó: “¿Crees que la Ciudad Fronteriza es un buen lugar para vivir?”.

“Uh, esto…” Barov no entendió lo que esta pregunta tenía que ver con el problema, después de algún tiempo dio su verdadera opinión, “No es buena”.

“Es horrible, en comparación con Valencia, la Ciudad Golden Harvest o el Puerto Clearwater, ¿sientes que tengo una oportunidad de ganar los derechos de sucesión al trono contra mis hermanos?”.

“…” El Viceministro abrió la boca pero no respondió.

“Casi cero. Así que sólo puedo elegir pasar por otro camino”, continuó Roland mientras miraba sin expresión a Barov que daba un paso tras otro en la trampa que él depositaba “El tipo de camino que incluso impresionaría a su padre”.

Él no indicó el que las brujas eran malvadas, porque hacerlo tendría poco éxito. Barov había sido el Viceministro de Finanzas durante dos décadas, era considerado un político competente. Para la mayoría de los políticos, sus ganancias personales eran más importantes que la ley moral del bien y del mal. Tomando también la ruta emocional no era adecuado para él, Roland recordó las acciones del Príncipe anterior, se enteró de que realmente no podía ser considerado como una persona recta y justa.

Así que eligió jugar en el conflicto eterno entre la autoridad religiosa y secular, como el poder de expansión de la Santa Iglesia ya era una espina constante en el lado de Wimbledon III. La Iglesia afirmó que el mundo funciono de acuerdo a la voluntad de Dios, y que el Papa era el portavoz de Dios. Si la gente encontró que lo que se dijo no era verdad, y estaba llena de mentiras, el dominio de la Santa Iglesia sería sacudido violentamente.

Con la frase “la bruja no es mala, así que quiero salvarla”, sería difícil convencer al Viceministro, pero reemplazado la oración con “ella no es una bruja malvada, y puedo usar esto para atacar a la Iglesia”, Barov fácilmente podría ser persuadido a aceptar esta conclusión.

“Independientemente de cómo estuvieran los territorios de mis hermanos y hermanas, era una conclusión inevitable que todo terminaría en posesión de la Iglesia. Ya habían pisado el derecho divino de los Reyes, si sólo el Papa puede ser considerado como el gobernante legítimo, entonces ¿son los actuales gobernantes de esta tierra o somos nosotros?” Roland hizo una pausa justa de tiempo antes de continuar “Incluso mi padre tendrá que poner su esperanza en mí: Un líder que no es suprimido por la Santa Iglesia, que tiene todos los derechos exclusivos de un Rey real, su elección sería muy clara”.

Cambiar el “enemigo del mundo entero” en “sólo el enemigo de la Iglesia” era más fácil de aceptar para muchas personas, sin mencionar a Barov, que estaba de pie al lado de la familia real.

“De la misma manera, si él es consciente de las habilidades extraordinarias que tienen, y pueden aprovechar la ayuda que les dio la Santa Iglesia, las órdenes de ejecución no serán más que una broma en papel. Aunque no hay posibilidad de garantizar el éxito, tampoco es imposible. ¿Crees que vale la pena el riesgo?” Roland miró fijamente al Viceministro mientras decía estas frases seguidas: “No dude ahora, Barov. Has sido un Viceministro durante dos décadas, ¿verdad?. Si puedo convertirme en Wimbledon IV, la palabra Vice acabara, o incluso más, algo así como… ser la Mano del Rey es posible, ¿eh?”.

Mirando a la espalda de Barov que se marchaba, Roland se sintió aliviado. Era fácil ver que él no pensaba mucho en su promesa, esto era normal, incluso Roland mismo no creía que este plan recién creado, que estaba hecho de arrogancia podía ser realizado. Pero eso no era importante, la clave era dejar que Barov creyera que realmente pensaba de esa manera. El hijo de un Noble protegido sólo podía pensar en un plan simple, sin mencionar que El Cuarto Príncipe realmente odiaba la mentalidad de la Iglesia. En este momento, la manera de atraer a más brujas también estaba puesta.

En cuanto a sus verdaderos pensamientos… Aunque Barov los conociera, no sería capaz de comprenderlos.

Roland llamó a la criada: “Llama a la señorita Anna, dile que venga a verme”.

​Roland felizmente pensó que el siguiente plan sería el mejor.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente