RW 484 – La Distancia a Dios (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La primera pintura tenía las escenas más exquisitas.

Tenía la imagen de un trono construido con espadas y huesos, junto a ventanas largas de color rojo sangre y columnas negras estaban detrás de él. Parecía ser parte de un palacio. Si ella  sumergía su conciencia completamente en ella, incluso podría ver la ciudad afuera de la ventana con torres infinitas. Lo que más llamó su atención fue la Puerta de Piedra que se asomaba por la ciudad: si las torres alrededor eran los edificios de los residentes de Hermes, entonces las Puertas de Piedra al menos cinco veces más altas que la Torre de Babel de la iglesia, simplemente era algo que iba en contra de todo sentido.

Lo que era más increíble era que el color de la puerta era negro, parecía como si una tela grande y lisa estuviera cubriendola por el centro. Sin embargo, mientras miraba de cerca, parecía haber una profundidad inmensurable en la oscuridad…cuanto más la miraba, más incómoda se sentía.

Zero solo enfocó su atención en la ventana por un momento y pronto giró hacia el trono.

Ella no vio al señor del trono hoy.

Las cosas que veía en su mente a veces cambiaban. Por ejemplo, a veces podía ver un guerrero con armadura sentado en el trono, con la cabeza cubierta con un aterrador casco negro, que solo revelaba una tenue luz roja a través de sus cuencas oculares. Sin embargo, eso no era muy común, y el trono generalmente estaba vacío.

De acuerdo con los registros de la historia secreta, esa pintura representaba la ciudad de donde se originaron los demonios y aparecieron por primera vez, el noroeste de la Tierra del Alba.

Zero estaba de acuerdo con esta teoría. Los colores rojo sangre y las torres negras de la pintura eran muy similares a las descripciones de los demonios, y el casco del dueño del trono tenía un estilo demoníaco. La única parte extraña era que su cuerpo era exactamente igual al de un humano normal, y no como los cuerpos fuertes y horribles de los Temibles Demonios o Señores del Infierno registrados en el Libro Sagrado. Por lo tanto, había muchas especulaciones sobre su identidad. Algunos papás creían que era la fuente del mal, mientras que otras brujas pensaban que era miembros de los demonios que guardaba los secretos de Dios.

La segunda pintura era mucho más misteriosa.

Tenía pocos contenidos, que parecían seguir moviéndose. Al menos en el número limitado de observaciones de Zero, ella nunca había visto la misma escena dos veces.

Esta vez, ella vio agua.

El agua azul celeste ondulaba hacia atrás contra tres grandes esqueletos, que estaban completamente huecos por dentro, pero el agua de alguna manera no entraba en sus huesos, era como si hubiera una barrera invisible. Era como si los esqueletos gigantes fueran quillas apoyando los puertos laterales, se sentía como si estuviera en un bote y fuera viendo a través de una ventana, excepto que la ventana era del tamaño de toda una pared.

Zero quedó rápidamente cautivada por el extraño paisaje que tenía enfrente…Estaba parada en la frontera entre el agua y el cielo, con la mitad de ella bajo el agua y la otra mitad flotando por encima. Podía ver la brillante luz del sol y las nubes dispersas sobre ella, pero sus piernas estaban mantenidas en el agua. Bajo el sol, ella podía ver claramente el color del agua cambiando de azul claro en la superficie a verde brillante, y luego a verde oscuro, a medida que se hacía cada vez más profundo.

De repente, la escena comenzó a temblar, Zero sintió que el mundo temblaba debajo de ella y casi la hace caer. Inconscientemente trató de abrir los ojos, pero se detuvo en el último segundo. “Esto no es la realidad”, se dijo a sí misma. “Es Dios quien está dándome una señal.”

El agua subía rápidamente, hasta casi llegar al cielo.

O tal vez el agua no estaba subiendo, sino que se estaba hundiendo.

Pronto, todo lo que estaba fuera de la ventana quedó cubierto de agua e incluso vio peces rojos nadando junto a los esqueletos. Primero, había unos pocos, pero luego más y más se mostraron. Pronto los cardúmenes de peces rodearon la barrera invisible como una cinta roja. El agua cambió gradualmente de verde oscuro a un negro opaco, hasta que la escena quedó envuelta en una completa oscuridad y desapareció por completo.

Zero salió de la pintura jadeando. Era la primera vez que experimentaba algo tan real, cuando la oscuridad cubrió su vista, sintió que estaba a punto de ahogarse. Sin embargo, no encontró ninguna pista útil: de acuerdo con la historia secreta, el contenido de la segunda pintura siempre cambiaba. Algunos registraron haber visto un globo ocular gigante, otros vieron un volcán arrojando burbujas y humo amarillo, y otros vieron un abismo sin fondo que emitía una luz tenue. Nadie había visto la misma cosa.

Ella descansó por un tiempo y volvió su atención a la tercera pintura.

Sin embargo, todavía no había nada en él… era como el mundo fuera del marco, oscuro y silencioso.

La historia secreta mencionaba que en el comienzo de la primera Batalla de la Voluntad Divina, había algo en la pintura…pero esa narración era tan antigua que sus páginas estaban hechas jirones y básicamente ilegibles. Sin embargo, estaba segura de que cien años después de la Batalla de la Voluntad Divina, esa pintura se volvió negra y nunca volvió a mostrar nada.

La cuarta pintura no fue mencionada en absoluto en la historia secreta.

A Zero le resultaba difícil entender que todos estuvieran de acuerdo en ocultar algo; si el único mensajero de secretos, el Papa, no tenía derecho a saber, el secreto sería desconocido para todos para siempre.

La pintura representaba una pared.

Era una pared de piedra gris áspera sin nada en particular.

Las partes de la pintura gris estaba astilladas, y revelaban bloques de piedra agrietados debajo de ella. Obviamente, había estado allí por mucho tiempo. Además de ese muro, no había nada más.

Después de permanecer en la pintura por un tiempo, Zero comenzó a sentirse exhausta.

Leer las señales de Dios requería mucha energía, e incluso ella no era capaz de hacerlo por un largo tiempo.

Zero abrió los ojos para desconectarse de la esfera de poder mágico, causando que el mundo oscuro y las pinturas gigantes desaparecieran, regresando a la habitación pequeña y oscura.

Suspiró profundamente y bajó las escaleras tambaleándose, solo se recuperó después de terminar su té negro frío en la biblioteca.

Aunque Dios no le dio ninguna respuesta, su enojo de antes fue completamente calmado. “Isabella no sabe nada de Dios, pero yo sí.”

Zero miró por la ventana a las ocupadas figuras debajo de la torre, y su sensación de control regresó. Sus experiencias durante los últimos 200 años la hicieron ignorar todo en ese mundo, pero después de convertirse en Papa, se dio cuenta de que solo había arañado la superficie para comprender el mundo; ahora, enfrentaba un misterio completamente nuevo, y su inmortalidad era perfecta para resolverlo.

Zero sintió en su corazón que ella era la persona correcta elegida por Dios.

Si ella pudiera acercarse a Dios, valdría la pena esperar 400 años, o incluso miles de años.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »