RW 482 – La Voluntad de Zero

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La parte más profunda del Templo Secreto Pivotal estaba iluminada con docenas de Piedras Mágicas que hacían que la biblioteca circular fuera tan brillante como el día. Cuando uno miraba esa habitación, le era difícil creer que estaba bajo tierra.

Esta área era equivalente a la Torre de Babel de la Catedral de Hermes sobre la tierra. Ese lugar era el favorito de Zero, podía ver fácilmente toda el Área Secreta Pivotal a través de la ventana. Mientras observaba a las figuras que se arremolinaban alrededor del pilar hecho de Piedra de castigo de Dios como hormigas, sintió una gran alegría al controlar todas esas vidas. Era como si ella fuera el Señor del Reino de Dios, y la gente que caminaba lentamente en la oscuridad eran los creyentes que construyeron el reino.

Cuando tenía tiempo libre, tomaba un libro que contenía la historia y los secretos de la Unión de un estante y los leía junto a la ventana. Por supuesto, también tenía que tomar una taza de té negro.

Después de convertirse en Papa, Zero estaba realmente más relajada. Ella no estaba preocupada por la inminente Batalla de la Voluntad Divina, al contrario esperaba ansiosamente. Después de más de 200 años, su vida se había vuelto bastante aburrida, y los Demonios Mayores que estaban registrados en los libros parecían ser oponentes emocionantes. “Si los llevo al Campo de la Batalla del Alma, seguirán siendo tan imponentes y aterradores como parecen?”

Sin embargo, esa batalla todavía estaba a años de distancia, por lo que necesitaba establecer un nuevo objetivo para sí misma para pasar el tiempo.

Había pocas personas de las que Zero estuviera preocupada, y Roland Wimbledon era uno de ellos…él era el único mortal que le interesaba hasta ahora.

Fue menospreciado por todos, pero se alzó después del Decreto Real sobre la Selección del Príncipe Heredero, y lucho extremadamente bien con su pequeño territorio contra dos fuertes contendientes por el trono. Eso sin duda era raro. Además, descubrió algunas pistas interesantes en los recuerdos de García.

La Reina de Aguaclara, había colocado una doncella junto al Príncipe Roland para que le diera un veneno mortal, pero fracasó por completo, y la furiosa reina ejecutó al desafortunado alquimista que hizo el veneno. Sin embargo, Zero hizo que un miembro del área Secreta Pivotal replicara el veneno de acuerdo con la receta que tenía en sus recuerdos, y el producto resultó ser exactamente como el alquimista había prometido. Era inodoro, incoloro, soluble en agua, y mortal al ingerirse.

“Entonces, la doncella engañó a García, o el actual Roland Wimbledon no es el mismo Príncipe Roland de antes?” De acuerdo con la información que había reunido Zero estaba más inclinada a la segunda suposición. “La pregunta es…si él no es el Príncipe Roland, quién es? Por qué nadie dudaba de su identidad antes?” Cuanto más reflexionaba sobre ese tema, más intrigada se sentía. Fue capaz de ganarse el apoyo incondicional de todos sus súbditos, redistribuir el poder por sí solo en la Región Oeste y hacer desaparecer tanto la delegación emisaria ​​de la iglesia como el ejército enloquecido… Si ese hombre era simplemente el señor de un pequeño territorio, realmente sería una pena.

Por lo tanto, Roland Wimbledon tenía que formar parte de la iglesia, o en otras palabras, convertirse en parte de ella. Zero no pudo evitar lamer sus labios. También fue por eso que ella cambió la secuencia de sus ataques. Si sus suposiciones eran correctas, entonces conquistar el Reino de Graycastle traería más beneficios de los que ella podía imaginar.

Por supuesto, como un señor con gran autoridad, se mantendría detrás de las líneas durante las batallas, por lo que era importante descubrir cómo hacerlo salir.

Justo cuando Zero estaba contemplando cómo evitar la batalla total e ir directamente a Roland, Isabella abrió la puerta de la biblioteca y entró.

“Ha terminado la reunión?”

“Sí.” Ella se frotó el cuello. “Que suerte la tuya, estar sentada aquí leyendo y bebiendo té todo el día, mientras que yo tengo que mentirle a esos viejos…no, en realidad es un anciano y dos locos.”

“No se trata simplemente de mentir. Se trata de la operación de los niveles bajos de la iglesia”, dijo Zero encogiéndose de hombros. “Aunque las brujas son el núcleo real de la iglesia, sin estos hombres, no podríamos reunir tantos recursos para lograr nuestro objetivo final.”

“Lo que sea.” Isabella bostezo. “De todos modos, dijeron que tenemos que esperar hasta el segundo mes de este verano para que los recursos del ataque del Reino Amanecer sean reubicados en la batalla contra el Reino de Graycastle, e incluso esto es una estimación optimista.”

“Esta cantidad de tiempo no es demasiado larga, pero tampoco es corta”, pensó Zero, “por lo que la espera será tortuosa, pero hará que la recompensa sea aún más agradable. Cómo va la producción de píldoras?”

“Creo que hay aproximadamente de 300,000 a 400,000 píldoras almacenadas en este momento”, respondió Isabella. “Pero realmente planeas enviar a todos los civiles a luchar contra los demonios? Millones de personas agotaron por completo todos los recursos de Hermes. Además…”

“Además que?”

“Podríamos no ganar.” Ella sacudió su cabeza. “Hay tantas personas que causarán problemas sin importar donde las coloquemos. Sin mencionar, que sus días están contados después de que consumir la píldora, entonces qué pasa si los demonios no nos atacan a tiempo? Si alimentamos a muy pocos, entonces son inútiles, si alimentamos a demasiados, podríamos desperdiciarlos. Incluso si todos los demonios atacan a la vez y son derrotados por el ejército enloquecido, esa gente ya no será capaz de luchar.”

“No comprendes” Zero se puso de pie, se acercó a una gran mesa y levantó la tapa, revelando un mapa de los Zona Salvaje. “Nunca planeé usar el ejército enloquecido para proteger a Hermes, y el lugar para la batalla final debería estar en algún lugar de las Llanuras Fértiles…creo que probablemente la batalla final tendrá lugar en las ruinas de la Ciudad Sagrada de Taquila, ya que es la ubicación más cercana a nosotros.” Ella señaló un punto en el mapa.

“Quieres…iniciar un ataque?” Isabella quedó impactada.

“No tenemos mucho tiempo”, dijo Zero con calma. “Nunca soñé con eliminar por completo a los demonios. El Libro Sagrado dice que solo cuando llegue la Luna Sangrienta aparezca, se abrirán las Puertas del Infierno y los demonios podrán construir una torre negra. En realidad, la torre no es construida…crecerá.”

“Estás diciendo que esas piedras están realmente vivas?” Isabella preguntó con incredulidad.

“Esta información sólo se puede encontrar en las notas personales de los Tres Jefes de la Unión…la expansión de los demonios depende de la habilidad de la torre negra de producir Niebla Roja, y actualmente las torres se fundan en áreas con muchas vetas minerales de Piedra Represalias de Dios, por lo que El rango de influencia seguirá creciendo. Al comienzo de la Segunda Batalla de la Voluntad Divina, una Extraordinaria fue líder de un grupo de soldados que tuvo la encomienda de acercarse al área de la Niebla Roja bajo tierra, y encontraron una vista sorprendente, un enorme monstruo se retorcía bajo latorre, y su cuerpo era incluso más grande que la torre de Taquila”, dijo Zero lentamente. “Ese enorme monstruo estaba descomponiendo las Piedra de Dios y convirtiéndolas en cristales negros.”

“…” Isabella abrió la boca y finalmente escupió. “Eso es asqueroso.”

“Desafortunadamente, una vez que se forme la torre, los pequeños ataques sorpresa serán ineficaces, así que nuestra mejor opción es atacarlos directamente. No sé cuánto tiempo tarda en descomponerse las Piedra de Dios, pero probablemente no se hace de la noche a la mañana. Durante este tiempo, los demonios sólo pueden transportar la Niebla Roja desde sus recursos de respaldo, así que tendrán una fuerza limitada. Necesitamos usar un ejército enloquecido que sea lo suficientemente grande como para derrotar a los demonios y crear un camino para que el Ejército de Castigo de Dios pueda matar al monstruo subterráneo”, dijo Zero con gran convicción. “Si tenemos suerte, nos compraremos otros 400 años.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente