RW 477 – Amor y Afecto

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Al igual que el año pasado, las brujas celebraron la fiesta en el castillo.

Leaf convirtió el patio trasero que había sido expandido varias veces, en un campamento al aire libre rodeado de olivos. Alrededor de la hoguera, las brujas apreciaban el cielo nocturno estrellado.

En comparación con la última fiesta de barbacoa a la que solo asistieron cinco brujas, la de esta noche fue mucho más concurrida, y el número total de brujas alcanzó los 25. Además de todas las brujas de la Asociación de Cooperación de Brujas, estaban las siete brujas de la isla durmiente, así como Maggie, Lucia, Agatha, Spear, Paper y Summer.

Platos de comida finamente cortada y salsas fueron colocados en una pequeña mesa junto a la hoguera para que las brujas comieran libremente. Después de que los territorios de los nobles rebeldes fueron tomados, el suministro de carne y tela en Ciudad Frontera había aumentado considerablemente. También sobre la mesa había vino de fruta de bajo contenido alcohólico elaborado por Evelyn, así como también el helado proporcionado por Agatha.

Mientras Lightning demostraba con entusiasmo a la multitud cómo asaba en la parrilla una pata de pollo, Maggie ya había comenzado a disfrutar de un bistec asado. Después de pasar un año en las montañas y bosques con Lightning, Maggie ya se había familiarizado con todo tipo de comida a la parrilla, por lo que sus bolsillo estaban llenos de varias especias, al igual que Lightning.

“Creo que esto es una pérdida de tiempo.” Agatha untó miel en las albóndigas asadas en su mano. “Los demonios están destinados a atacarnos, pero no estamos aprovechando este precioso tiempo para prepararnos…en cambio, estamos celebrando el día de la victoria. Cuando el enemigo irrumpa en nuestra ciudad…todo estará acabado.” ella dijo mientras masticaba la comida.

“Tómalo con calma, todo estará bien.” Roland le dio un montón albóndigas; obviamente le gustaban mucho las jugosas albóndigas. “Un equilibrio adecuado entre el trabajo y descanso aumenta significativamente la eficiencia del trabajo. Además, descansar un día no es un impedimento para derrotar a los demonios, e incluso si perdemos, al menos hemos disfrutado de la dulzura de la vida.”

“Disparates!” Agatha dijo mientras giraba sus ojos. Posteriormente tomó las bolas de carne y las puso sobre la hoguera después de sumergirla en un tazón de aceite, con la ayuda de su magia de congelación, podía mantener la temperatura de las albóndigas adecuadamente, sin importar el calor del fuego. Claramente, su trabajo reciente con el proceso de enfriamiento del nitrógeno la había ayudado a controlar perfectamente sus poderes mágicos.

Por otro lado, la recién llegada Summer aparentemente no había visto tanta carne en mucho tiempo. Aunque no podía dejar de tragar saliva, sus manos se mantuvieron quietas. Afortunadamente, después de notar la timidez de Summer, Wendy jalo a su hermana recién despierta a su lado y le compartió de la comida que estaba asando a Summer y Paper.

Las tres brujas de la Isla Durmiente, Ashes, Andrea y Shavi, comenzaron a jugar juegos de póquer mientras esperaban su comida. En los últimos meses, habían aprendido todas las variaciones de póquer con las que Roland estaba familiarizado. Mientras no hubiera un ataque de las bestias demoníacas, se reunirían y jugarían al póquer en la sala del castillo.

Las otras Brujas de la Isla Durmiente, Candle, Evelyn y Sylvie, que se habían familiarizado con las brujas de la pequeña ciudad, estaban pasando un buen rato hablando con Leaf, Echo, Soraya y las demás, al igual que una familia.

Al observar la escena armoniosa, Roland se sintió muy satisfecho. Después de un año de esfuerzo, los cambios en la Región Oeste estaban floreciendo. Los entusiastas aplausos de la gente en la plaza durante el día y la sincera sonrisa en los rostros de las brujas eran una gran recompensa por sus esfuerzos.

Tal tipo de recompensa, era tan dulce que Roland no pudo evitar quedar intoxicado por ella.

Conforme la hoguera fue extinguiéndose gradualmente, ya era casi medianoche. Roland le pidió a Nightingale y Ashes que acompañarán a Nana y Summer a su casa, respectivamente, mientras él subía al segundo piso del castillo, esperando a que Anna apareciera.

Decidió tomar la iniciativa en lugar de esperar pasivamente, o más bien, posponerlo.

La luz plateada de la luna iluminaba el corredor a través de la ventana. A la luz de la luna, Roland miró los ojos azules de Anna. La escena era bastante familiar para él, pero sus posiciones estaban invertidas desde la última vez. Entre oculta por la oscuridad, las pupilas de Anna reflejaron un leve brillo, eran como estrellas en el cielo nocturno donde no se podían ver todas las otras estrellas. El cielo solo le pertenecía a ella esa noche.

Roland no habló, sino que caminó hacia adelante. Tomó la mano de Anna, y camino al tercer piso.

Esa no era la primera vez que Roland se mantenía tan cerca de Anna, pero aun así, su corazón latía ferozmente. A través de la mano que sostenía, podía sentir que Anna también estaba nerviosa. Sin embargo, ella lo siguió sin ninguna vacilación.

Entraron a la habitación de Roland. Cuando Roland cerró la puerta, se dio la vuelta, respiró hondo y se preguntó qué tenía que hacer, pero Anna lo besó.

La punta de su lengua suavemente abrió la boca de Roland. Roland se sintió perdido en su exquisito aliento.

En ese momento, el título de una canción apareció en su mente, Sellado con un beso.

Cuando no sabes qué decir, besa; cuando no tienes idea de cómo expresar tus sentimientos, besa. Besar es un discurso para la falta de sonido, un beso es un afecto abrasador.

Cuando finalmente se separaron, las mejillas de Anna se tornan rojas.

“Tengo un regalo para ti.”

De su bolsillo, Roland sacó dos piedras mágicas rojas, que habían sido pulidas, y recubiertas con oro, unidas por un delgado hilo rojo.

“Es esto…un Emblema?”

“Sí. Después de estar conectados por poder mágico, una Piedra Guía y una Piedra de Posición forman un Emblema de Rastreo.” Roland ayudó a Anna a colocar el Emblema alrededor de su cuello. “Ahora no importa a donde vaya, puedes encontrarme con la ayuda de estas piedras.”

Anna sintió que había algo inusual porque miró a Roland, inmóvil.

En ese momento, Roland pronunció cuidadosamente cada palabra mientras sostenía suavemente sus mejillas con sus manos, “Te casarías conmigo, Anna?”

La paz de ese lago azul de sus ojos claros fue interrumpida por una lluvia torrencial.

Después de una larga pausa, Anna asintió y dijo “Sí.”

Lo que siguió a continuación fue tan natural, las emociones prolongadas rompieron la última barrera en ese mismo momento y se enredaron entre sí.

Roland la levantó por la cintura y la puso sobre la cama. La besó desde la frente hasta el cuello con ternura y desabrochó torpemente sus botones. Con los ojos abiertos, Anna miró a Roland como si quisiera imprimir cada movimiento de él en su cerebro.

Cuando el cuerpo bello y suave de la joven quedó expuesto, Roland la abrazó suavemente en sus brazos y la cubrió con una colcha.

Sin la barrera de la ropa, sintió claramente los latidos rítmicos de Anna, como si su corazón estuviera a punto de saltar de su pecho.

“Esta vez…” Anna susurró al oído de Roland.

“Qué pasa?”

“No me voy a dormir esta vez…”

Roland no pudo evitar estallar en carcajadas, lo que alivió la tensión entre ellos. Él rozó ligeramente su nariz y dijo “Incluso si te duermes, no te dejaré en paz.”

Sus bocas se buscaron una vez más, sus cuerpos se volvieron uno y sus corazones se fusionaron para estar juntos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente