RW 473 – Tercera Fase de la Construcción de la Ciudad

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Después de dos semanas de enseñanzas y exploración, Barov, el Jefe del Ayuntamiento, celebró la primera sesión plenaria municipal en el salón del castillo al final del primer mes de primavera del nuevo año a petición de Su Majestad. Además de los Ministros de todos los departamentos, algunos nobles de la Fortaleza también fueron invitados a la sesión, por lo que el número total de participantes ascendió a 65.

Barov sabía que el proceso de enseñanza en sí era parte de la evaluación. Después de trabajar como Jefe del Ayuntamiento durante un año ya podía distinguir fácilmente a nobles capaces de inútiles y ociosos. Por eso que la mitad de los nobles ya habían fallado su evaluación.

Tal como lo describió Su Majestad, les había ofrecido a estos nobles menores la oportunidad de “tomar un tren express”, pero la realidad era despiadada. Las personas que no pudieran seguir el ritmo de los cambios quedarían naturalmente obsoletas con el paso del tiempo. Barov compartía los mismos pensamientos. Si Su Majestad era un demonio o un dios, no cambiaba el hecho de que su territorio había manifestado una atmósfera completamente diferente de aquellos en otros reinos. Si esa era una nueva era, él estaría feliz de sumergirse en ella con el príncipe.

El tema principal de la discusión de la reunión de ese día era para votar por última vez sobre la ley de unificación que se promulgaria después de la construcción de la ciudad. También necesitaba informar a los nobles de la Fortaleza sobre el contenido de ello. Barov se había preparado para ese momento durante mucho tiempo, y ahora finalmente era el momento de revelar los detalles.

Le entregó a todos un delgado libro de pasta dura con letras doradas en su portada, que decía Leyes Básicas del Reino. Contenía algunos temas básicos de las leyes redactadas y editadas de Su Majestad. Se podría decir por el nombre del libro que Su Majestad tenía una gran ambición, y también creía que el príncipe tenía la capacidad de hacer florecer las ciudades más allá de la Región Oeste.

“Empecemos.” Roland, quien se sentó al final de la larga mesa, dio la instrucción con un movimiento de cabeza.

“Si su Majestad.” Barov se aclaró la garganta y comenzó. “Quizás todos aquí presentes han escuchado que vamos a construir una ciudad en la Región Oeste. El libro que tienen delante es la manera en como se manejara el territorio una vez que lo unifiquemos y se promulgará en el territorio de Su Majestad una vez que se complete la construcción de la ciudad. Siéntase libres de leerlo, o pueden escuchar mi presentación nada más. Si tienen alguna pregunta o inquietud, interrumpa en cualquier momento, Su Majestad les responderá.”

Un leve crujido de páginas lleno el salon. Barov volteó la portada, revelando la primera página del libro hecha de un fino pergamino.

“Lo primero que ven ahora es el índice de los contenidos, que contiene la estructura y la institución del nuevo territorio…”

“Artículo uno: Roland Wimbledon se reservará todos los derechos con respecto a los territorios bajo su jurisdicción.”

“Artículo dos: el Ayuntamiento es la máxima autoridad del territorio, y administra todos los asuntos relacionados con el territorio bajo la supervisión de Roland Wimbledon.”

“Artículo tres: toda persona, al ingresar al territorio, tendrá derecho a obtener el estatus de ciudadanía a través de múltiples pruebas. El Ayuntamiento tiene la obligación de garantizar el suministro de al menos tres de estas pruebas al público.”

“Artículo cuatro: cada individuo, al obtener el estatus de ciudadanía, no debe ser discriminado por género o por su condición anterior, es decir, hombre libre, campesino, sirviente y esclavo. Todo ciudadano dentro del territorio tiene el derecho a la misma protección e igualdad y beneficio de la ley, de la misma manera tiene la obligación legal de pagar impuestos, defender el territorio y servir en el ejército.”

“Artículo Cinco: Todo noble será tratado igualmente como ciudadano regular y no tendrá más privilegios en función de su título. Los títulos serán honorarios sin otorgar al sujeto un poder ejecutivo noble, y se otorgarán por herencia de conformidad con la ley.”

“Artículo seis: todos los ciudadanos tienen derecho a buscar una protección de la vida, seguridad y propiedad personal de Roland Wimbledon.”

“Artículo siete: todos los ciudadanos tienen derecho a la educación, la libertad de trabajo y el matrimonio.”

“Artículo Ocho: se fomentarán las interacciones comerciales y el libre comercio en el territorio, siempre que tales actividades se lleven a cabo de conformidad con la ley.”

“Artículo Nueve…”

Barov pasó sus dedos pagina por pagina mientras explicaba los artículos uno por uno. Pocos códigos redactados por los nobles conciernen a civiles. Incluso los hombres libres en la ciudad eran vistos como sujetos de explotación por grandes nobles. De hecho, era raro que las leyes de Su Majestad implicarán tantos derechos y protecciones para los civiles. El príncipe probablemente creía que solo podían ganar la Batalla del Día del juicio final con la ayuda del poder de la gente.

A Barov no le importaba en quién confiaba Su Majestad. Para él, los nobles y los civiles eran lo mismo. Solo le importaba hacer todo lo posible para completar las tareas encomendadas por Su Majestad y mantener un control firme sobre el poder. En Ciudad del Rey, había sido transferido de la Asociación de Astrología al Ministerio de Finanzas, sirviendo como Viceministro del Tesorero. Había pensado que pronto se mantendría en el más alto nivel de autoridad en el Reino de Graycastle, pero se dio cuenta después de una década de espera que su ambición se había convertido en un sueño desolado y sin esperanza. Había obedecido la orden del Rey Wimbledon III de acompañar al Príncipe Roland a Ciudad Frontera debido a una promesa hecha al anterior rey, y también debido a su morbosa decepción durante años. Sin embargo, nunca esperó que su anhelado sueño se hiciera realidad de otra manera.

Barov no había visto un verdadero demonio, pero conocía bien la fuerza y ​​el poder de los caballeros armados. Si Su Majestad podía derrotar a los caballeros de un solo golpe, ciertamente podría barrer todos sus obstáculos en el Reino. Eventualmente, el príncipe ascendería al trono y se convertiría en el soberano reinante del estado, y él sería la Mano derecha del Rey. Si el Tesorero todavía estuviera vivo para entonces, qué semblante amargo le mostraría a Barov?

Como la mayoría de los contenidos dentro del libro fueron leídos a los sujetos con un lenguaje sencillo, ninguno de los ministros se sorprendió. Sin embargo, cuando leyó la parte que estipulaba la prohibición de la trata de personas y la abolición de la esclavitud, los nobles comenzaron a murmurar. Todos los demás artículos se aprobaron unilateralmente.

Nadie cuestionó el artículo sobre la reforma de los nobles. Estos nobles menores no se habían beneficiado demasiado de sus territorios ya que la mayoría de sus tierras se encontraban en áreas desiertas, por lo que no les importaba demasiado el llamado poder feudal y el poder legislativo. Además, después de dos semanas de estudio, muchos de ellos habían planeado vender los territorios al Ayuntamiento y utilizar los ingresos para comenzar un nuevo negocio, como una fábrica de máquinas o una planta química.

La conferencia comenzó en la mañana y no se detuvo hasta medio dia. Todos se centraron en la presentación. Cuando llegó la hora del almuerzo, los sirvientes colocaron la comida sobre la mesa y dejaron que las personas comieran mientras leían. Barov bebió mucho agua, a pesar del dolor que tenía en su garganta, estuvo feliz de explicar cada detalle de los artículos a las personas presentes.

Finalmente, ingresaron al último tema de discusión, que era el único artículo en las Leyes Básicas del Reino que requería la opinión de todos. Era la bandera y el nombre de la nueva ciudad.

La sala de conferencias pronto se llenó con ruidos de debate.

Barov les pidió a todos que crearan un nombre para la ciudad y un diseño ideal para la bandera. Los asistentes colocaron su trabajo sobre la mesa y eligieron el mejor.

Después de varias rondas de votación, escogieron el diseño de la bandera y el nombre de la nueva ciudad.

El diseño de la bandera se basó en el emblema de la familia real del Reino de Graycastle. Su patrón básico era un arma y una torre, encima de la cual había un gran pentagrama con tres más pequeños debajo. El gran pentagrama representa al Señor Roland Wimbledon, mientras que los más pequeños representaban el Ayuntamiento, el Ejército y la Unión de Brujas.

En cuanto al nombre de la ciudad, eligieron “Ciudad NuncaInvierno (o Neverwinter)”. (NT: Nombres de ciudades, lugares y personas; traduces todos o no traduces ninguno, lamentablemente hay combinación en toda esta novela, pero bueno algun dia editare todo XD)

Pagina Anterior
Pagina Siguiente