RW 462 – Determinación

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Joe se enfermo.

Era la segunda persona más débil del grupo antes de que Paper fuera secuestrada, después de eso fue se convirtió en el más débil. Joe estuvo bien la noche en que regresó de la plaza. Pero al siguiente día, Snaketooth lo encontró tendido inmóvil sobre un un montón de paja, gimiendo vagamente y con sus mejillas rojas.

“Fue infectado por la peste fría”, dijo Sunflower mientras tocaba la cabeza de Joe, “y su cabeza está ardiendo.”

“Voy a…morir?”

Joe, entrecerrando los ojos, preguntó en voz baja.

Nadie respondió.

La plaga fría era una enfermedad extremadamente obstinada, y una vez contraída, solo se podía confiar en el cuerpo para resistir la infección. Sin embargo, las personas que estaban físicamente en forma rara vez sufrían de tal enfermedad; los que estaban infectados eran generalmente débiles, por lo que muy pocos pacientes eran capaces de sobrevivir. Era esencialmente una sentencia de muerte para las Ratas.

“Iré a buscar a Kanas”, dijo Snaketooth.

“Para qué lo quieres?”

“Para rogarle que le dé a Joe más comida.” Él se paró. “He oído que la posibilidad de sobrevivir son mayores si el paciente se mantiene bien abrigado y come bien.”

“No te dará comida”, Tigerclaw negó con la cabeza y dijo. “Todos sabemos qué tipo de persona es.”

“Exacto, incluso puedes terminar siendo golpeado”, dijo Sunflower mientras recolectaba paja. “Las ratas nunca alimentan a ninguna persona inútil.”

“Joe no es inútil”. Snaketooth replicó. “Él puede leer!”

“Solo unas pocas palabras, y de qué le sirve eso a Kanas? Él quiere personas que puedan robar a otros.”

“…” Snaketooth apretó los dientes, se dio la vuelta y caminó hacia la habitación del gerente. Tenía que intentarlo incluso si Kanas termina golpeándolo.

Sorprendentemente, Kanas no había regresado todavía.

“Tienes suerte.” Cuando les paso el mensaje a sus compañeros, Tigerclaw sonrió. “O tal vez tengamos que ocuparnos del asunto nosotros.”

“Cada uno de nosotros le dará una porción de nuestro pan a Joe más tarde, cuando sea el momento de la distribución del pan para que pueda comer más.”

Sin embargo, Snaketooth no se sintió nada afortunado. Podía sentir que algo no estaba bien.

“Toma solo media hora informarle a Mano Sangrienta. Es comprensible que Mano Sangrienta no regresará anoche debido a la discusión de las contramedidas, pero ya es mediodía, la discusión ya debería haber terminado”. Además, cuando sus hombres abrieron la puerta, y echó un vistazo se dio cuenta de que Kanas y su amante no estaban.

El grupo comenzó a distribuir comida poco después, y Snaketooth se dio cuenta de que fue distribuida por el confidente de Kanas.

Lo que recibió no fue más que media rebanada de pan.

Después de cuatro días, el estado de Joe seguía deteriorándose.

Ayer había estado gritando que tenía frío, pero hoy no era capaz de pronunciar palabra alguna. Sus alguna vez rosadas mejillas comenzaron a ponerse pálidas y su respiración se estaba debilitando.

“Hemos hecho todo lo posible”, dijo Sunflower lánguidamente con la mano sobre su estómago.

Le habían dado la mitad de su comida a Joe en los últimos días. Si no fuera por ellos, podría no haber vivido tanto. Tigerclaw, que solía ser muy enérgico, también empezaba a parecer débil.

Kanas no había aparecido en los últimos días.

Más de un centenar de ratas se reunieron en la sala y comenzaron a discutir ese asunto. Pero fue solo una discusión, después de todo, todavía estaban recibiendo comida como de costumbre. Sin embargo, ese día estaba realmente ruido.

Era el día de la distribución gratuita de alimentos, como se anunció.

“Iré a la plaza”, después de una larga contemplación, Snaketooth apretó los dientes y dijo. “Necesitamos comer algo más que pan. Joe podría ser capaz de durar si pudiera conseguirle un plato de avena caliente.”

“Estas loco?” Sunflower lo miró y dijo “No olvides cómo nos advirtió Kanas. De verdad quieres que te cosan los labios?”

“Eso si sabe que me escapé. Ni siquiera sabemos dónde está Kanas ahora. Y si el señor de la ciudad realmente va a atacarlos?”

“Pero sus hombres todavía están aquí. Crees que no te delaten si se enteran?” Sunflower miró a Tigerclaw. “No te quedes ahí parado. Ayúdame a convencerlo.”

“Iré contigo”, dijo este último de repente.

“Esta distribución de comida puede que ya esté arruinada. O quizás no haya comida, y es simplemente un acto de la nobleza para disfrazarlo. Supongo que no deberían considerar desobedecer las advertencias de Kanas en este caso.” Tigerclaw movió los labios y dijo “Soy fuerte; puedo correr allí y volver mientras llevo a Joe en mi espalda, y no nos llevará mucho tiempo. Kanas no está por aquí ahora y sus confidentes solo estan en su habitación calentándose frente al fuego. Nadie nos notará.”

“Um…” Sunflower dudó.

“Simplemente quédate aquí”, dijo Snaketooth, “para que puedas cubrirnos en caso de que alguien te pregunte. Solo di que tenemos diarrea y tuvimos que ir a buscar un lugar para evacuar seguramente. No te preocupes. No tomaremos mucho tiempo para volver de allí.”

“Bueno, entonces”, miró a su alrededor y dijo “apúrense!”

Snaketooth y Tigerclaw salieron a escondidas de la cabaña, corriendo por el callejón. La nieve elevada bajo sus pies llegaba a sus pantalones. Aunque el frío viento que soplaba en su cara parecía tan fuerte como un cuchillo, no podía detenerlos. Al llegar a la plaza jadeando, descubrieron que había casi mil personas rodeando el escenario.

La avena realmente estaba siendo distribuida!

Ambos corrieron rápidamente, pero fueron detenidos por dos guardias vestidos con uniformes marrones. “Caminen despacio, sin empujar, y sin meterse en la línea; de lo contrario, se les prohibirá recibir alimentos gratis.”

Snaketooth notó que había una valla de madera colocada alrededor del centro del escenario. La multitud se movía a lo largo de la valla en una línea como un dragón. Guardias armados con extrañas barras de hierro entraron es su vista cada cierto intervalo. Parecían los defensores del orden, porque la gente era expulsada de la línea de vez en cuando.

“Mi amigo está enfermo…Puede ayudarnos, por favor? Se lo ruego!” Snaketooth se arrodilló en el suelo cubierto de nieve.

“Ha estado hambriento durante días. Necesita comida urgentemente”. Tigerclaw se arrodilló junto a él.

“Qué tipo de enfermedad?”

“Es…la peste fría.”

Uno de ellos se acercó a Joe quien estaba inconsciente y le dijo “Déjenlo a mí. Los dos regresen a la fila.”

“Erm…”

“Él conoce el camino de regreso, no?” el otro guardia dijo, “Incluso si él no sabe, pueden regresar aquí para buscarlo.”

Mientras decía eso, el guardia se fue con Joe sobre sus hombros.

“Qué hacemos?” Ambos se miraron el uno al otro. Ninguno esperaba que eso ocurriera así, según sus planes, la otra parte se mostraría totalmente indiferente o dejaría que pasara por alto la valla para obtener avena por adelantado.

“Regresemos primero.” Snaketooth dijo después de una breve contemplación.

“Qué… volver?” Preguntó Tigerclaw sorprendido “Sin avena?”

“Nos llevará al menos media hora llegar con esta línea. Puede haber problemas si nos demoramos demasiado”, asintió y dijo “Podemos escabullirnos otra vez por la noche para regresar por Joe.”

Tigerclaw miró la avena en la mesa de madera y dijo a regañadientes, “Está bien…”

Había algo que Snaketooth se guardó para sí mismo: ya que el anuncio de la distribución gratuita de alimentos se había hecho realidad, significaba que los otros dos rumores también sucederían?

Sintió vagamente que una agitación podía estar ocurriendo.

De vuelta en el Callejón Infinito, ambos entraron de puntillas a la cabaña, pero fueron sorprendidos.

Sunflower estaba colgada frente a la entrada con ambas manos atadas a la espalda,  de pie sobre un tambaleante banco de madera. Se podían ver moretones en su cara. Mientras tanto, los hombres de Kanas estaban a su lado, burlándose de ambos.

“Por fin han regresado, después de alimentarse bien, eh?”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente