RW 458 – Canción de Resonancia

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Roland no podía creer lo que estaba escuchando.

“Dijiste que viste un vasto desierto en la canción de Echo y que lograste traer un grano de arena de regreso?” Roland preguntó. Su mente estaba corriendo desenfrenadamente.

Eso fue simplemente un engaño auditivo? Pero cómo, podría explicar ese grano de arena?

“No lo traje de regreso, Su Majestad”, Iron Axe puso el grano de arena en el escritorio solemnemente, “En ese momento, estaba arraigado en mi lugar y no pensé en verificar si era real. Ese grano de arena simplemente apareció de repente en mi mano. Tal vez fue arrastrado por el viento?”

Esto se estaba volviendo cada vez más improbable. Roland pensó por un momento antes de preguntar “Cantó ella solo esa canción?”

“Algunas otras canciones, también. Pero no pude entenderlas.” Absorto en su memoria, Iron Axe continuó “Fue como un milagro…era como si estuviera de vuelta en la Región Sur, si la Señorita Luna Plateada afirmaba en ese momento ser La Emisaria de los Tres Dioses, le hubiese creído firmemente. Su Majestad, es porque ella ha evolucionado?”

Ese hombre del Clan Mojin había seguido a Roland más de un año y ahora tenía una comprensión mucho mejor de las brujas.

“Creo que sí, pero es la primera vez que escucho de una situación así.” Roland respondió. Después de pensarlo un poco, decidió llamar a Echo y preguntarle en persona.

Cuando Iron Axe se fue, Roland recogió el grano de arena y lo miró con cuidado, “Esto fue creado por poder mágico?”

“No estoy segura”, la voz de Nightingale se escuchó de atrás, “No hay rastros de poder mágico en eso.”

Eso no necesariamente significaba que no fuera hecho por poder mágico. Era algo real, como las fotos de Soraya. Una vez creada, se mantendría sin poder mágico y no podría verse afectada por la Piedra Represalia de Dios.

En poco tiempo, Echo entró al estudio y Nightingale de inmediato salió de su niebla para colocarse junto a Roland. Con una sonrisa en su rostro, dijo “Felicidades.”

Echo se sorprendió, “a mi?”

Nightingale asintió, “El poder mágico en ti ha sido consolidado. No lo sientes?”

“En-en serio?” Echo sacudió su cabeza con asombro, “Quieres decir que mi habilidad ha evolucionado?”

Al darse cuenta de que las cosas habían salido como él esperaba, Roland le preguntó a Nightingale “Qué aspecto tiene?”

“Es como una gema azul transparente, clara como el agua”, respondió Nightingale, “Tiene casi tanto poder mágico como Maggie.”

La evolución de Echo parecía no estar relacionada con la iluminación. Ella había consolidado su poder mágico incluso antes de darse cuenta. Cuando Roland le contó lo que Iron Axe había experimentado, quedó asombrada.

“Realmente sintió que había regresado a la Región Sur y estaba en un mar de arena?”

“La frase ‘sintió como’ puede ser inexacta. Regreso con un grano de arena”, dijo Roland con una sonrisa. “La arena puede ser encontrada en todas partes, pero no creo que haya llegado tan lejos como para excavar en la nieve o el barro solo para engañarme.” Se detuvo un poco y preguntó “Qué viste en ese momento?”

“Nada en absoluto.” Echo respondió con algo de pena “Tenía los ojos cerrados, así que no preste atención a mi entorno.”

“Entonces, puedes mostrarnos?” Roland le sugirió. Apoyó sus manos en su barbilla, y con interés dijo. “Canta la canción que creaste acerca de tu ciudad natal.”

“Aquí?”

“Sí”, le contestó “la cena no estará lista hasta dentro de media hora . Así que no molestaras a nadie.”

“También quiero escuchar tu canción”, la alentó Nightingale.

“Ah…bien.”

Echo respiró hondo y pronto una sonata mixta resonó en la oficina. Era una dulce voz femenina, aunque ligeramente contenida al principio. Tal vez fue porque nunca había cantado bajo techo. A medida que la melodía sonaba lentamente, quedó completamente absorta por su música.

Mientras cantaba, Roland pudo escuchar el ruido de vientos cálidos soplando a través de bosques verdes; incluso sintió la temperatura aumentando. Identificó también el olor de la arena ardiendo bajo un sol abrasador. Cuando la canción se desvaneció, se quedó perdido en el sentimiento. Sin lugar a dudas, era una maravillosa y exótica canción, en la que una persona sin capacidad musical como él podría encontrar defectos. Sin embargo, no había visto desierto ni oasis con corrientes de agua. Él se quedó quieto en la oficina todo el tiempo.

Miro a Nightingale, pero negó con la cabeza. Era evidente que ella tampoco había visto ninguna escena milagrosa.

Porque su habilidad no fue efectiva esta vez?

Roland contempló, y luego le preguntó a Echo “Escribiste esta canción?”

“Sí”, asintió ella.

“Ahora, canta varias canciones que te enseñé”, pensó por un momento y decidió “Que todos vengan y escuchen.”

Pronto, el estudio se llenó de brujas. Las tres brujas de la Isla Durmiente incluso se presentaron, mientras todavía estaban sosteniendo sus cartas en la mano. Echo estaba claramente un poco nerviosa, pero con el ánimo de Nightingale, ella se calmó. Cantó todas las canciones, incluida la canción de Guerrilla.

Ella recibió cálidos aplausos de las brujas sin excepción.

Después de escuchar a las brujas describir sus sentimientos, Roland tuvo una comprensión aproximada de la nueva habilidad de Echo.

La cantidad que la audiencia podría verse afectada por su canto dependía de sus respectivas experiencias. Si tuvieran la misma experiencia que se muestra en la canción, se verían más influenciados. Llegó a esa conclusión basándose en las canciones que le había enseñado a Echo. La canción de Guerrillas era la más popular, porque las brujas habían visto al Primer Ejército marchando al compás de la música. Por lo tanto, podrían entender mejor esta canción. Eso también podría explicar por qué su canción de la Región Sur había resonado tan fuertemente en Iron Axe.

Desafortunadamente, Roland no podía saber que tanto su canción había resonado en las personas con solo una prueba. Se preguntó si las escenas de su canción podían convertirse en cosas reales cuando un oyente estuviera completamente absorto en ella.

La nueva habilidad de Echo lo llenó de expectativas. La capacidad para levantar los ánimos nunca debe subestimarse. Ella podría alentar a los soldados, pacificar a las masas y cantar fondos musicales para obras de teatro…

La tarde siguiente, Roland recibió a Vader de Ciudad Frontera en su estudio.

“S…Su Majestad…Yo…estoy aquí…” dijo apretando los dientes. Obviamente, no se había recuperado del vuelo a alta velocidad.

La forma más rápida de viajar entre la ciudad y la Fortaleza en esos momentos era por el servicio express de Maggie. Sin embargo, incluso envuelto en una gruesa manta, volar a una velocidad de 60 kilómetros por hora bajo las garras de una gran bestia no era un vuelo cómodo.

“Buen trabajo”, Roland le dio unas palmaditas a la paloma obesa postrada en su hombro.

“Coo!”, Ella orgullosamente levantó su cabeza.

“Quiero que te quedes aquí para ayudar a la Familia Elk y los entrenes”, miró a Vader y dijo. “La situación aquí es diferente a la de Ciudad Frontera, pero es similar a la de Valencia. Aquí hay ratas, refugiados y delincuentes violentos.”

“Quieres decir que quiere que entrene a patrulleros?” Vader preguntó. Finalmente había dejado de temblar después de calentarse junto a la chimenea.

“No, me refiero a policías.” Roland le explicó su plan para tomar medidas severas contra las actividades ilegales y criminales. “El Primer Ejército se encargará de eso al principio, pero el trabajo de seguridad pública debe ser manejado por la policía local. Lo más importante para entrenar a la policía es difundir el concepto de ‘protección al pueblo’.”

“Trata a la gente cálidamente, como una brisa primaveral. Y castiga a los criminales sin piedad, como un trueno”, Vader repitió lo que Roland había dicho.

“Sí”, dijo el príncipe con una sonrisa, “espero que puedas entrenarlos bien.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente