RW 457 – Música de Fantasía

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“No necesitas venir conmigo.” Echo estaba caminando a lo largo del río Agua Roja, y la nieve bajo sus zapatos crujía.

“Aquí la ciudad no es segura. No es como Ciudad Frontera.” Iron Axe caminaba detrás de ella, con dos pasos de distancia entre ellos. “Su Majestad me dijo que te protegiera si dejabas el castillo sin otras brujas que te acompañen.”

“No debería haberle dicho.” Murmuró, y exhalo aire frío. “Además, ya no necesitas llamarme señora.”

“Siempre serás La Líder del clan Osha en mi corazón, mi Señora Luna Plateada.”

Cuando menciono Osha, Echo guardó silencio. Aunque Iron Axe no podía ver su expresión, sabía que Echo se entristeció por la mención de su clan. Quería consolarla, pero no sabía cómo ni qué decir. Mantuvo la boca cerrada y la siguió en silencio.

El canal del Río Agua Roja que serpenteaba a través del campo fuera de la ciudad era diferente del que fluía en el interior de la ciudad, era casi una línea recta. Aproximadamente cada diez pasos, había una abertura con escaleras en el río, lo que permitía a las personas obtener agua del río.

La nevada del día no había sido demasiado pesada y había varios peatones en la calle. Hombres y mujeres miraban a Echo con expresiones de sorpresa en sus caras. la Señora Luna Plateada era alta y bien proporcionada, con una figura encantadora. Su piel beige y su largo cabello azul grisáceo eran bastante especiales y llamativos. En el interior del Reino de Graycastle, rara vez se veía a una persona de sangre pura de la Nación Arena.

“Pasemos al otro lado del río.” Echo obviamente no estaba disfrutando la atención.

“Sí.”

Cautelosamente caminaron sobre un puente congelado al otro lado del río y llegaron a la zona este de la Fortaleza. Casi no había casas y las vastas áreas de tierras de cultivo estaban cubiertas de nieve. Hasta donde sus ojos podían observar solo había llanuras ilimitadas y la figura oscura de la muralla de la ciudad. Esta área contrastaba agudamente con la zona oeste de la ciudad.

“Este lugar no se parece en nada a la Ciudad Arena de Hierro.”dijo Echo. “Cuando estaba en la Región Sur, pensaba que todo era lo mismo en todas partes. La arena cubriendo casi todo el terreno. Las fuentes de agua y Oasis siendo los recursos más valiosos y la gente luchando hasta la muerte por ellos. Sin embargo, aquí, no se derrama sangre por el Río Agua Roja. Si ellos quieren beber agua, solo necesitan agacharse y beberla.”

“Sin embargo, aquí luchan por otras cosas”, dijo Iron Axe seriamente, “como los royales de oro, joyas, honor, estatus…Nadie puede huir de las peleas.”

“En serio? Pero Nightingale me dijo que nuestro príncipe terminará con todas las disputas.” Ella miró hacia el cielo nublado. “No importa quién seas, una persona de la Nación Arena o gente de los Cuatro Reinos, gente común o una bruja, todos podrán disfrutar de los mismos derechos y vivir una vida libre.”

“Yo…no sé”. Iron Axe vaciló. No podía imaginar a todos arrojando los problemas y viviendo en paz. Pensó que aunque Su Majestad tenía el poder de los dioses y sin duda conquistará a todos sus enemigos, sería imposible para él hacer que todos sus enemigos aceptaran su voluntad, voluntariamente. Hacer enemigos durante el proceso de conquista era inevitable.

“Quieres volver a la Ciudad Arena de Hierro?” Echo de repente preguntó.

“No, Señora Luna Plateada,” Iron Axe recuperó sus sentidos rápidamente y respondió sin vacilación. “He jurado a los Tres Dioses que serviría a Su Majestad, Roland Wimbledon para siempre y lo ayudaría a expandir su territorio. No se preocupe, mi señora. Su Majestad ha prometido vengarse por usted. Por favor, crea en él. Cuando regrese al Ciudad Arena de Hierro nadie le faltará el respeto.”

“Pero no quiero ser la Líder del clan Osha”, susurró. “Me gustaría quedarme en algún lugar donde los árboles siempre son verdes. Me gustaría quedarme con Wendy y Nightingale. Me gustaría que Su Majestad me enseñe canciones. Espero que algún día pueda volver y ver de nuevo como esta la ciudad, pero no quiero vivir en el desierto y luchar continuamente por el agua.

‘De cualquier forma, eres la única sucesora del Clan Osha en mi corazón’. Iron Axe no dijo lo que pensaba. En lugar de eso, simplemente miró hacia abajo y dijo “Nadie puede obligarla.”

Caminaron por el campo blanco hacia un área abierta donde Echo se detuvo. “Practicaré aquí. No creo que moleste a nadie.”

Iron Axe sabía que su poder era hacer varios sonidos y que por lo general practicaba en el patio trasero del castillo. Pero esta vez, para no perturbar el encuentro importante entre Su Majestad y los nobles, eligió intencionalmente ese lugar para practicar su habilidad.

Asintió y dio dos pasos hacia atrás. “Te protegeré.”

“Oh, hice una canción para nuestra ciudad natal.” Echo se dio la vuelta, “Te gustaría escucharla?”

“Una canción?” Iron Axe quedó un poco sorprendido.

“Sí, aprendí a usar el método que Su Majestad me enseñó. Ahora puedo mezclar varios sonidos de instrumentos para agregar un efecto de sonido más complejo”, Echo habló sobre eso con una expresión relajada en su rostro. “Lo probé y para mi sorpresa, funcionó. No sabía que una canción podía ser tan agradable. Cada tono añadido agregado es una sensación distinta. Sin embargo, no sé dónde aprendió Su Majestad este método. Cuando me vendieron en la Ciudad del Rey, nunca escuché nada así de ningún noble.”

“El príncipe Roland es especial”, dijo Iron Axe, creía que los dioses favorecen a Roland.

“Si…Nadie trata a las brujas tan sinceramente como él.” Echo estuvo totalmente de acuerdo con Iron Axe. “Sin embargo, Su Majestad me dio nombres realmente extraños e irrelevantes para los métodos de interpretación de la mezcla, como ‘electrónica’ y ‘metal’”. Ella sacudió la cabeza con una sonrisa. “Creo que solo él podía pensar en nombres así.”

Antes de que Iron Axe pudiera responder, ella comenzó a cantar.

Cuando la melodía llegó a sus oídos, se sorprendió e inmediatamente se detuvo. Qué canción tan increíble! Parecía que un oasis había aparecido en la arena. Era como una ciruela de fuego brillante estallando desde las profundidades de la tierra.

En ese momento Iron Axe sentía que había sido transportado al desierto y estaba parado bajo el sol abrasador. “Es esto…una ilusión?” Miró hacia abajo y descubrió que la nieve había desaparecido, ahora estaba parado en un Oasis. Cuando miró a lo lejos, lo único que pudo ver era arena. La chica delante de él tenía los ojos cerrados. Su canción resonaba en el aire mientras permanecía en el agua poco profunda, perturbando la calma de la superficie. Qué belleza tan impresionante!

“Atravesando la arena y el polvo en busca de rastros de un Oasis.
Tus huellas quedaron en el mar de arena.
Tu sombra se reflejada en la primavera.
Algún día, los oasis se convertirán en nuevos desiertos
y los desiertos también crearán nuevos oasis.
Lo único eterno es tu leyenda
Algún día, seguiré tus huellas para encontrar tu sombra

En el instante del insomnio y del silencio antes del amanecer.”

Cuando la canción se detuvo, Iron Axe se dio cuenta que estaba de regreso en la Fortaleza Longsong. Parecía que nada había sucedido y que todo lo que había experimentado en ese momento era una ilusión. Tragó saliva por un momento y luego abrió su mano, un pequeño grano de arena transparente estaba brillando en su palma.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente