RW 452 – La Unificación

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Los nobles rebeldes no podían contra el Primer Ejército, y con solo una ronda de disparos en cada enfrentamiento se decidía un vencedor. El Primer Ejército ni siquiera necesitó cambiar los cartuchos antes de que sus enemigos se dispersaran y huyeran con el rabo entre sus piernas. Además, los enemigos generalmente ni siquiera daban pelea. El Primer Ejército sólo tenía que perseguirlos y capturarlos.

Iron Axe limpiaba un territorio por dia y rápidamente conquistó las regiones gobernadas por las familias Elk, Wolf y Wild Rose. Sin embargo, cuando las tropas llegaron al territorio de Maple Leaf, disminuyeron su velocidad.

Se encontraron con algunos problemas inesperados.

“Maldita sea. Esto no es diferente de la Fortaleza.” Brian miró el castillo en frente y escupió enojado. “Está protegido por una fosa!”

“Alguien salió herido en la última ronda de ataques?” preguntó Iron Axe con frialdad.

“Dos hombres desafortunados fueron heridos, uno en el brazo y el otro en la espalda mientras se retiraba, pero no parece nada serio”, dijo Brian, frunciendo el ceño. “Los soldados están en una gran desventaja, están disparando hacia arriba desde el suelo, por lo que incluso si los enemigos solo tuvieran arcos, podrían enfrentarse a nosotros.”

Iron Axe sabía que Brian tenía razón. Nadie había esperado que el Conde de la Familia Maple Leaf tuviera un castillo construido como una torre oculta en las montañas y acantilados. Los arroyos de la Montaña Norte conducían a una zanja de cinco metros de ancho que formaba un pequeño foso que rodeaba el castillo. Como el agua fluía constantemente, a pesar de haber bloques de hielo, el foso no estaba completamente congelado. La puerta era la única entrada a la torre, así que para alcanzarla, tenían que cruzar el puente, donde la fuerza enemiga estaba concentrada.

No había donde cubrirse alrededor del castillo, solo llanuras de nieve, por lo que estar de pie en el terreno elevado compensaba las desventaja de los enemigos al usar ballestas. Después de dos rondas de ataques de sondeo, el Primer Ejército solo derribó a tres o cuatro personas y sufrió muchas bajas.

“Desearía haber traído cañones con nosotros”, dijo amargamente Brian. “Si disparamos algunas balas de cañón en su puerta, se rendirán en poco tiempo.”

“Es una lástima que las tropas no puedan traerlos aquí porque está demasiado lejos de la Fortaleza, y la nieve es demasiado profunda.” Iron Axe miró hacia el cielo. “Retiremonos y hagamos arreglos para que las tropas establezcan el campamento.”

El territorio de la familia Maple Leaf estaba al noroeste de la Fortaleza Longsong, a lado de la Montaña Norte, y en los límites de la Región Oeste. Simplemente caminar allí les tomó casi un día, y la nieve no despejada en los caminos les hizo imposible transportar una artillería de campo de 12 libras.

Según los informes, la familia Maple Leaf apenas contribuyó a la rebelión, e incluso el propio Conde no participó. Eso significaba que sus recursos y poder estaban intactos y almacenados en esta torre, por lo que no sería fácil lidiar con ellos sin armas adecuadas.

Por la noche, se encendieron hogueras en las tiendas del campamento.

“Qué deberíamos hacer mañana?” Preguntó Brian, mientras lanzaba una leña al fuego. “Ordenar a los soldados que caminen contra la lluvia de flechas rapido? Mientras podamos atravesar esa maldita puerta de acero, estarán acabados.”

“Pero el Primer Ejército también perdería docenas de soldados.” Iron Axe negó con la cabeza y no respondió. Si estuviera en la ciudad de Arena de Hierro, con mucho gusto sacrificaría cientos de soldados para completar su misión sin lamentarse. Sin embargo, después de llegar a la Región Oeste, se sintió algo protector con respecto a los soldados que veía mejorar día con día y a los que su Majestad Roland había dedicado tanto esfuerzo.

Después de una larga pausa, suspiró. “Usemos a las brujas.”

Brian se sorprendió. “Las brujas?”

Iron Axe tampoco quería hacer eso. Recordó que el príncipe le había dicho una vez que un ejército decente debería poder completar su misión de forma independiente en todo momento. Sin embargo, eso no era importante en este momento. Para alcanzar su objetivo de unir a la Región Oeste en una semana y minimizar las bajas, estaba dispuesto a renunciar a su orgullo.

Además, Su Majestad también dijo que un buen general era responsable de la vida de sus soldados.

“Envía un mensajero y dile al príncipe que estamos en problemas y necesitamos la ayuda de la señorita Maggie.” El ordenó.

A la mañana siguiente, Maggie y Lightning llegaron al campamento. “Qué pasó?”

“Coo Coo?”

Iron Axe limpio su garganta y explicó su dilema. “Los enemigos están concentrados principalmente en la parte superior de la torre, por lo que los rifles no pueden dañarlos. También hay una puerta de acero bloqueando la entrada, por lo que el Primer Ejército no puede acercarse lo suficiente como para colocar explosivos. Lo que quiero es que nos ayuden a abrir las puertas.”

“Nosotras lo lograremos”, dijo la niña, dándose palmaditas en el pecho.

Tirar explosivos era una tarea familiar para ellas, e incluso fueron entrenadas con el Primer Ejército en la pequeña ciudad. Iron Axe asintió e inmediatamente hizo que los soldados comenzaran el último ataque; incluso si los explosivos no tuvieran el efecto deseado, al menos asustarán a los enemigos y les daría el tiempo suficiente para atravesar la puerta de acero.

“Lucharas también?” Brian observó sorprendido cómo Iron Axe amarraba un rifle a su espalda y metía algunos cartuchos de balas en su cinturón.

“En lugar de decir ‘ataquen por mí’, diré ‘ataquen conmigo’”. Iron Axe sonrió. “Su Majestad siempre dijo eso.”

Cuando los dos hombres condujeron a sus soldados a la posición de ataque, la figura de Maggie apareció en el cielo.

Se transformó en una bestia gigante y cargó hacia la torre con sus garras agarrando una bolsa con explosivos. Todos presenciaron esa impresionante escena y el Primer Ejército estalló en vítores, mientras que por parte del lado de la torre estalló el caos. Los mercenarios y guardias de la familia Maple giraron sus ballesta y comenzaron a dispararle a la bestia sin ningún resultado.

Mientras tanto, Maggie terminó de reunir su fuerza, y batió sus alas mientras volaba rápidamente en el aire. La bolsa de explosivos cayó en la parte superior de la torre como una bala de cañón…

Iron Axe sintió como su entorno se congelaba, y luego vio una bola de fuego deslumbrante desde lo alto de la torre. De repente, la tierra comenzó a temblar! El mundo entero parecía temblar, y enormes columnas de humo se elevaron a través de la nieve. Una ola de calor lo golpeó en la cara, obligándolo a retroceder unos pasos con los oídos resonando.

Este es… el poder de Dios!

Iron Axe no pudo evitar recordar la primera vez que presenció la prueba de pólvora de Su Majestad, pero esta vez la explosión fue mucho más poderosa. Incluso parado a casi cien metros de distancia, pudo sentir el calor abrasador de la bola de fuego. En cuanto a los enemigos cercanos al Castigo de Dios en la parte superior de la torre, sus destinos fueron fácilmente imaginables.

Rezó en silencio a los Tres Dioses, levantó su rifle y gritó “Por Su Majestad el príncipe, Primer Ejército, Ataquen!”

“Por Su Majestad!” Los soldados hicieron eco de sus palabras y se precipitaron hacia el castillo del conde.

Esta vez…nadie se atrevió a detenerlos.

Cuando Iron Axe regresó a la Fortaleza Longsong, ya era la sexta noche.

Toda la Región Oeste estaba finalmente bajo el control de Roland.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente