RW 446 – Aquí viene la Bestia Gigante

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La Fortaleza Longsong estaba dividida en dos por un canal del Río Agua Roja; al oeste estaba el área residencial y al este se extendían varias tierras de cultivo.

A diferencia de las otras grandes ciudades que estaban situadas en los suburbios de las tierras de cultivo, la imponente muralla de la Fortaleza rodeaba tanto la zona residencial como una parte de las tierras de cultivo. La muralla fue construida para defenderse de los seres humanos y no de las bestias demoníacas. Sin embargo, incluso si la ciudad fuera sitiada, La fortaleza seguirá prosperando y podría abastecer a su gente.

Como tal, la muralla exterior de la Fortaleza Longsong se dividía donde el río separaba las dos secciones de la ciudad. Entre la división en las paredes de la muralla colgaban varias cadenas masivas que tenían el ancho del brazo de un hombre. Si un enemigo decidiera atacar desde el río, las cuerdas que sostenían las pesadas cadenas serían cortadas y las enviarán al agua para detener al enemigo.

Afortunadamente, el interior de la Región Oeste raramente había sido atacada por via maritima. Por lo tanto, esos cables casi nunca habían entrado en uso, y tampoco serían usados esta vez. En el agua, la flota de Roland atravesó la tormenta. Al atardecer, pudieron ver a lo lejos la silueta de la fortaleza. El fuego de los faros se veían brillando sobre la ciudad, cortando a través de la tinta del cada vez más oscuro cielo.

“Los enemigos ya han llegado al castillo y hay algunas milicias que luchan con los guardias en la puerta norte de la muralla de la ciudad. Parece que no pueden aguantar por más tiempo.” Lightning, que había investigado cuidadosamente la situación en la ciudad continuó dando su informe detallado al príncipe “Hay alrededor de 200 personas atacando el castillo. La primera ronda de ataques falló. Los enemigos tienen armas similares a las nuestras, pero se ven completamente diferente.”

“Petrov está bien?” Roland preguntó, mostrando preocupación. Lo que más le preocupaba a Roland era la seguridad de su gente.

“Está bien, aparte de estar un poco asustado. Pero…”

“Pero que?”

“Su familia fue asesinada”, respondió Lightning, con su boca temblando. “Su excelencia Petrov advirtió a su padre y le pidió que fuera al castillo. Sin embargo, los otros miembros de su familia fueron tomados como rehenes, incluyendo la condesa. Fueron retenidos por las cuatro familias a cambio de la rendición y posteriormente fueron ejecutados uno por uno.” La niña pauso un momento antes de continuar, “Aproveché la oportunidad para volar al castillo y decirle que llegarías pronto y me dijo que solo tenía una solicitud.”

Roland asintió y preguntó “Qué es?”

“Sangre por sangre.”

Había una regla no escrita entre los nobles donde las personas con títulos otorgados estaban exentas de ser asesinadas en tiempos de batalla. En el caso de la familia del Conde Honeysuckle, la mayoría de sus seres queridos habían sido honrados con un título de caballero. Sin embargo, las cuatro familias habían traicionado esa regla. No solo odiaban a la familia Honeysuckle debido a los beneficios del apoyo de Roland, sino que también estaban siendo impulsados ​​por un nuevo poder político.

A la luz de esto, Roland estaba casi seguro de que el poder detrás de ellos era el nuevo rey, Timothy Wimbledon. Ahora se daba cuenta de que no había lugar para la misericordia y que necesitaba aplastarlos. Apoyar al rey y ejecutar a los rebeldes era muy diferente de ayudar a la iglesia a masacrar a los nobles. El príncipe miró hacia la fortaleza y fríamente dio la orden “Entren en la ciudad y tomen el muelle!”

Ayt escuchó el sonido de pisadas debajo de la muralla de la ciudad.

Levantó la pistola de pedernal, y apuntó al agujero oscuro de abajo. Ese era el único camino para subir por la muralla de la ciudad desde adentro. Hubo varias rondas de ataques desde que los enemigos capturaron la puerta de la ciudad, pero no fueron capaces de tomar la muralla norte.

La batalla comenzó ayer al mediodía y aún no había cesado. No esperaba estar tanto tiempo en el fuerte y frío viento. Después de ver a sus compañeros caer uno por uno en charcos de sangre, todo en lo que podía concentrarse era en luchar.

“Vienen de nuevo?” Viendo un arma de cañón largo aparecer junto a él, Ayt inclinó su cabeza hacia un lado y encontró que era su líder de unidad, Bronzehill.

“Pude oírlos”, respondió Ayt débilmente, “pero no tengo idea de cuántos hay en la oscuridad.”

“Ellos tampoco saben cuántos de nosotros quedamos”, Bronzehill lo consoló.

“Así que…cuántos quedan?”

Bronzehill respondió después de un momento de vacilación, “Sólo cinco. Raven acaba de dar su último aliento.”

“Y probablemente no veremos el sol mañana”, dijo Ayt amargamente. Después de los sentimientos iniciales de temor y pánico, todo había sido adormecido. Fue esa experiencia la que le ayudó a comprender finalmente lo que su instructor había querido decir cuando dijo ‘Sólo una verdadera batalla te convertirá rápidamente en un hombre’ Sin embargo, eso no mejoraba la situación actual. De las tres unidades, solo quedaban cinco personas. Incluso si los enemigos no lograron atravesar por la muralla, probablemente morirían de hambre o frío. “Todavía podemos rendirnos?”

“Rendirse?” Bronzehill resopló. “No oíste lo que estaban gritando? Maten a los rebeldes! No hay nada más que muerte por delante. Será mejor que derribemos tantos como podamos mientras podamos.”

Ayt sabía que el líder de la unidad tenía razón. Muchos soldados capturados del Segundo Ejército fueron decapitados. No eran nobles, y nadie pagaría un rescate. Pero… él solo odiaba la idea de morir en ese lugar.

El instructor les había contado lo feliz que era la vida en Ciudad Frontera y les había prometido que una vez que hubieran pasado los Meses de los Demonios, los soldados que se desempeñaron bien del Segundo Ejército serían transferidos al Primer Ejército y recibirán alojamiento gratuito allí. Había mucha comida en Ciudad Frontera, así como agua corriente y un sistema de calefacción que podía calentar una habitación entera sin quemarla…

Quería sobrevivir y ver las cosas increíbles que su instructor había descrito.

“Aquí vienen!” Bronzehill de repente gritó mientras apretaba el gatillo. En el destello del disparo, Ayt pudo ver la figura del enemigo revelada en la oscuridad. Seis o siete estaban subiendo lentamente a lo largo de la pared, levantando sus escudos. Incluso pudo ver el terror en sus ojos.

El líder de la unidad falló su objetivo, pero afortunadamente, ya estaba apuntando el arma en la dirección correcta.

Apuntó a la efímera figura y disparó de nuevo.

Hubo un silencioso sonido de una bala golpeando un escudo de madera, y luego un chillido, seguido por el sonido de un objeto pesado rodando por las escaleras. Dándose cuenta de que habían sido expuestos, el resto de los enemigos se apresuraron temerariamente en la apertura creada.

Bronzehill lucho por volver a cargar su arma, pero sus manos congeladas obstaculizaron el proceso, haciéndolo enormemente lento. Ayt saltó desde el abierto y buscó frenéticamente su saco de pólvora. Su corazón se hundió cuando lo encontró vacío y se dio cuenta de que ya lo había usado todo.

Según su entrenamiento, ahora era el momento de usar las bayonetas.

Sacó la bayoneta y luchó por colocar el cuchillo en la parte delantera de su arma. Apretando los dientes por la frustración, finalmente consiguió unirlo y lo levantó justo a tiempo cuando el enemigo rompió el agujero y corrió hacia él.

Inmediatamente después de disparar, Bronzehill derribó al primer hombre, pero había un segundo justo detrás del primero, el cual logró clavar una espada en el pecho de Bronzehill.

Ayt quedó atónito y su entrenamiento tomó el control. Mecánicamente empujó su bayoneta, pero golpeó en el escudo del enemigo. El enemigo fácilmente lo pateó al suelo, desarmandolo por completo.

‘Realmente voy a morir aquí?’

Mirando al cielo nocturno con desesperación, notó una figura oscura sobre él.

Normalmente no notaría algo tan oscuro en un cielo negro, pero la sombra estaba cerca y se movía rápidamente hacia él, como si estuviera cayendo una cortina hecha de noche.

Los ojos de Ayt se abultaron cuando la sombra se hizo más definida y se dio cuenta de que era una bestia gigante!

Esa era una bestia que solo podía encontrarse en sus pesadillas. Su enorme boca carmesí completamente abierta, su cabeza era más grande que la de un toro y  sus alas gigantes casi cubrían toda la longitud de la muralla de la ciudad.

La bestia gigante descendió justo delante de Ayt, aplastando a los enemigos que acababan de salir de la abertura.

“Ow…Ow…!”

Lanzó un gruñido estruendoso lo suficientemente fuerte como para despertar a los muertos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente