RW 445 – Listo para el Ataque

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cacusim llegó al muelle cuando los primeros rayos de sol comenzaron a atravesar las nubes..

A diferencia de lo habitual, el muelle estaba lleno de soldados silenciosos. Estaban rectos, con sus sacos y sus largas pistolas sobre sus espaldas, parecían un espeso bosque en medio de una tormenta. Aunque el muelle estaba lleno, todos se movían de una manera organizada. Viendo a los soldados abordar el barco uno por uno, Cacusim se llenó de un indescriptible sentimiento de poder y fuerza.

Tragó saliva mientras pensaba.

Estos son los soldados entrenados por Su Majestad.

“Que increible!” El anciano había viajado desde la Región del Viento Marino hasta el Puerto Aguaclara cuando era joven. La distancia era más de la mitad del Reino de Graycastle, y también había manejado una flota comercial en los Fiordos y las islas cercanas. Así que, él personalmente había sido testigo de la conducta arrogante de los caballeros en sus armaduras, así como del comportamiento feroz de los bárbaros que mataban bestias a mano limpia. Para él, esos soldados eran combatientes innegables que podían ejercer un poder extremo. Sin embargo, no había esperado sentir ese poder una vez más, pero mientras estuviera junto al grupo de gente común y corriente podía sentirlo y era más fuerte que nunca.

‘En verdad, estas son gente común y corriente’…pensó. Habían pasado aproximadamente cuatro meses desde que Cacusim había llegado a la ciudad y cada día la entendía un poco mejor. Sabía que el Primer Ejército consistía en su mayoría de locales y la mayoría de ellos solían ser mineros, cazadores, trabajadores de los horno y albañiles antes de unirse al ejército. Debido a eso, nunca antes habían recibido ningún entrenamiento de combate profesional.

Sin embargo, en solo unos pocos meses, esas personas se habían vuelto tan valientes y disciplinadas como cualquier caballero. “Qué magia usó su Majestad en ellos?”

“Realmente…iras?” Cacusim escuchó a Vader susurrar detrás de él. Podía decir por su voz baja, que él también había sido silenciado por la presencia del ejército.

“Por qué solicite ser capitán si no pienso ir?” Cacusim respondió mientras respiraba profundamente.

“Pero van a pelear” continuó Vader.

“Todos ofrecen sus servicios a Su Majestad voluntariamente” El anciano lo corrigió. Sin girar su cabeza añadió “Y yo también.”

Luego del silencio momentáneo, Vader le imploró “Mantente vivo”

Cacusim movió su mano en respuesta.

Cacusim abordó el sexto barco de vapor. Según la tradición, un capitán podía nombrar su propio barco, y aunque ese barco le pertenecía a Su Majestad, se le permitía decidir su nombre.

Sin embargo, todavía no había tomado una decisión.

Era la segunda vez que asumió el cargo de capitán desde su retiro hace diez años. Por lo que, quería encontrar un nombre dedicado a su memoria.

“Capitán, con que ahí está!” Tan pronto como Cacusim entró en la cabina, el primer oficial se acercó a saludarlo. “Ahora estamos precalentando la caldera, y prometo que pronto el barco estará listo para funcionar.”

El joven se llamaba Pike y era del Territorio Sur. Tenía algunos años de experiencia pescando en el mar. Si fuera parte de otra flota, ni siquiera pasaría como marinero, pero en este barco, todos eran novatos.

“Todos están aquí?”

“Todos están a bordo. Usted fue el último”, respondió Pike con un guiño.

“Si no sabes cómo respetar a tu capitán, estaré encantado de enseñarte mediante la limpieza de la cubierta durante todo un dia.”

“Sí, capitán.” El joven gritó, erigiéndose inmediatamente, “Por supuesto que sí!”

“Eso es mejor”, comentó Cacusim. Mientras acariciaba su barba, le dio órdenes a Pike. “Dile a la sala de calderas que avive el fuego, pero que no cierren la maldita válvula de vapor. No quiero golpear al barco frente a nosotros!”

“Simon” Sin ni siquiera terminar la oración, Pike había vuelto a su actitud juguetona anterior. Rápidamente le guiñó un ojo al anciano y salió corriendo de la cabina.

“Este sinvergüenza”, murmuró Cacusim mientras sacudía la cabeza sonriendo. Se sentía más a gusto después de la interacción, como si hubiera retrocedido a sus bueno días cuando vagaba por el mar. El anciano camino al timón de madera y lo acarició suavemente. Poco a poco comenzó a recordar los procedimientos operativos de los barcos de vapor.

El bote de piedra inventado por Su Majestad era muy diferente de un velero. No tenía un mástil o una cabina debajo de la cubierta, en cambio, tenía dos cámaras. La primera cámara estaba al frente y se llamaba cabina del timón. Esa habitación tenía dos ventanas grandes desde donde el capitán era capaz de ver la ruta y navegar con claridad. La segunda cámara estaba en medio y allí la caldera fue instalada para impulsar el barco.

Detrás de la cabina del mando, había una cubierta despejada y ese espacio a menudo era ocupado por los mineros durante el entrenamiento. Durante ese tiempo de entrenamiento, a menudo viajaban hacia el oeste a lo largo del Río Agua Roja para dejar a los mineros en el borde del Bosque Nebuloso, donde podían encontrar carbón. El carbón duraba más que la madera y era el combustible preferido en la Región del Viento Marino. Ahora en esa cubierta había un techo improvisado para los soldados.

Aunque Cacusim no estaba familiarizado con el bote de piedra, pronto se dio cuenta de que no era difícil de manejar e incluso era más simple que un velero en muchos sentidos. En primer lugar, este barco no requería del viento ni de velas para su dirección y potencia. En general, se necesita menos mano de obra. Además, no era difícil enseñarle a un aldeano a manejar el caldero, en comparación dominar la navegación de un velero requería un mínimo de seis meses. El barco de piedra podía funcionar solo durante mucho tiempo, siempre que el motor estuviera encendido y la válvula de vapor cerrada.

En ese momento, la tranquilidad de la madrugada de Ciudad Frontera fue interrumpida por el silbato de vapor desde el frente.

El primer barco zarpó.

“Capitán, el agua en la caldera está lista!” informó Pike mientras regresaba a la caseta de mando.

“Toca la campana para decirle a Bigpad y a Grizzly que es hora de cerrar la válvula y acelerar. Es hora de ponerse en marcha.” Cacusim solemnemente dio instrucciones.

“Sí, señor. Avance!” Pike tiró de la larga cuerda de hierro atada a la pared, que hacía sonar la campana en la sala de calderas y entregaba la orden del capitán.

En respuesta, el barco se sacudió violentamente, y las “llantas” de madera en ambos lados comenzaron a moverse lentamente.

Cacusim agarró con fuerza al timón y miró hacia adelante. Cuando Vader le preguntó por qué quería pelear, en realidad no le dijo la verdad. Decir que era para servir a Su Majestad era solo una pequeña parte de la razón.

La verdad era que simplemente disfrutaba ser un “capitán”.

No importaba si fuera un velero o un barco de vapor, Cacusim realmente le encantaba la sensación del timón en sus manos mientras navegaba la proa a través de las olas.

Esa era la vida que realmente quería.

“Suelten la vela…No, digo continúen paleando carbón!” El anciano se giró hacia estribor mientras gritaba. “Agárrense Muchachos! Nos vamos!”

“Si me llevas a Ciudad Frontera, los Eltkes te pagarán bien. Qué tal cinco…no, diez royales de oro?” El mayordomo preguntó mientras bloqueaba la puerta de la cabina del preocupado barquero. El mayordomo había colocado su pie izquierdo en la apertura de la puerta para evitar que el barquero la cerrará en su cara y lo cerrase el paso.

“S… Su Excelencia, estoy feliz de estar a su servicio, pero simplemente no puedo.” El barquero tartamudeó, “M… Mira, ni siquiera hay un cobertizo encima de mi bote para protegerse de la nieve. No sería un problema llevarte al otro lado del río, pero a Ciudad Frontera…eso llevaría varios días! Sólo considerando este clima helado, dónde dormiremos?”, le Imploró el barquero. “Nos congelariamos como paletas en una sola noche dentro del barco, no? “

“Hay algún otro barquero cerca que pueda llevarme a Ciudad Frontera?” el mayordomo persistió.

“No, ninguno.” el barquero negó mientras agitaba su mano. “Solo tenemos botes pequeños. De… Debería ir a la Fortaleza para encontrar un bote en el que pueda pasar la noche.”

‘Si hubiera podido ingresar a la Fortaleza Longsong , por qué habría venido aquí en busca de un barquero que solo sabe pescar?’ el mayordomo pensó para sí mismo mientras el barquero cerraba la puerta.

El mayordomo pateó la nieve. Desde que las cuatro familias comenzaron su asalto a la fortaleza, todas las puertas de la ciudad fueron cerradas. Así que paso mucho tiempo tomando un desvió, pero ahora descubrió que todos sus esfuerzos fueron en vano.

Pronto oscurecerá. Cómo voy a completar la tarea de mi Señor?

El mayordomo miró de mal humor al Río Agua Roja, pero pronto quedó atónito.

‘Dios mío, qué es eso?’

Se frotó los ojos con incredulidad, para asegurarse de que lo que estaba viendo no era una ilusión. Una enorme flota estaba subiendo por el río y los barcos eran diferentes a todos los que había visto antes. A través de la densa neblina, los barcos rugieron y silbaron hacia él a toda velocidad. No había ninguna vela en los barcos grises y, sin embargo, seguían avanzando en contra del viento, sus proas cortando el agua, abriéndose paso a través de las olas.

En el primer barco, pudo ver una bandera ondeando en el viento con el emblema bordado de una torre y un rifle. El mayordomo sostuvo su aliento cuando por fin se dio cuenta ‘Es la flota del príncipe Roland Wimbledon!’

Pagina Anterior
Pagina Siguiente