RW 418 – Terminar con la Batalla

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Había estado en La Cañada por una semana cuando Lightning detectó al pelotón en la puerta norte de la ciudad.

Como Nightingale esperaba, el pelotón estaba compuesto por 25 guerreros completamente armados y montados sobre caballos de guerra. Había un grupo de transporte con alrededor de 100 mercenarios y devotos caminando detrás de los guerreros. Entre ellos iban dos carrozas, se podía asumir que la Santa iba en uno de ellos.

Las cinco brujas siguieron al pelotón en secreto mientras se dirigían a Ciudad Agua Roja.

De acuerdo al plan, iniciarían el ataque cuando el pelotón estuviera lejos de la ciudad para que no pudieran llamar por apoyo rápidamente.

Nightingale miraba una de las carrozas desde su Neblina en silencio, una vaga luz plateada de poder mágico emanaba de una silueta dentro del carruaje.

Si Nightingale actuaba sola, era muy posible que pudiera matar a la Santa, pero no estaba segura de poder matar al resto de los enemigos. Pero ahora con la ayuda de las brujas de Isla Durmiente, era muy probable que fueran capaces de evitar que la noticia de la destrucción de este pelotón llegará al Territorio Sur.

Una vez que el pelotón fuera eliminado, Hermes no sabria nada hasta la siguiente primavera y para ese entonces seria muy difícil para ellos investigar qué había pasado.

Nightingale no disfrutaba matar, pero esta vez fue una decisión consciente.

Aliviaría la carga sobre el Príncipe y ayudara a defender a la Meca de las brujas. (NT: el territorio de Roland lo describen como la ‘Montaña Sagrada’ de las brujas, pero lo usan como un término de un lugar donde se pueden reunir y es muy importante para ellas, no necesariamente una montaña, es por eso que decidi usar Meca, ya que suena mejor y la intención/significado es el mismo, pero lo mejor de todo, es mas corto de escribir XD)

Cuando el pelotón entró al bosque, Nightingale vio a una sombra acercarse. Era Maggie, con sus alas dobladas se abalanzó sobre los caballos. Los caballos relinchaban de miedo y se descontrolaron. Toda la gente estaba en shock mientras miraban atontados la escena frente a ellos.

La bestia gigante no ataco a la multitud como ellos esperaban, sino que de pronto abrió sus alas sobre de ellos un momento, luego agito sus alas fuertemente y se alejo, dejando solo una tormenta de polvo que dificulta la visibilidad del pelotón. En ese momento una figura salto de la espalda del ave y aterrizó en el suelo.

“¡Ataque enemigo!” gritó uno de los guerreros

Al escuchar esto, los devotos comenzaron a recuperarse de la sorpresa y sacaron sus armas para atacar a la figura que estaba en el centro del pelotón.

La visión de Nightingale estaba llena de lineas blancas y negras. Los soldados del pelotón estaban cubiertos de hoyos negros para protegerse de brujas normales, pero no de Ashes la Extraordinaria. (NT: los hoyos negros que Nightingale ve mientras en su neblina se refiere a las Piedras Represalia de Dios, por si no recuerdan, así es como los ve ella.)

Corto a todos los devotos dentro de su rango en dos por la cintura como si estuviera cortando trigo. Todas las personas a su alrededor murieron rápidamente. Ashes había usado una espada de acero ordinaria en lugar de su simbólica enorme espada, todo para que Maggie pudiera cargar a otra bruja además de ella. La espada rápidamente se cuarteo y rompió durante la batalla, pero eso no la detuvo y tomo una de las armas tiradas por el enemigo, baras de madera, alabardas a veces martillos, cualquier cosa que estuviera en sus manos era un arma letal.

Sangre brotaba de los cuerpos cortados en pedazos, Ashes en medio del pelotón los había cortado en dos por si sola.

La parte trasera del pelotón, conformada por los mercenarios, no podía ayudar a los de en medio, ya que tenían sus propias dificultades. Andrea brincaba de un lugar a otro entre el bosque como una hada. Usaba los troncos y ramas de los árboles como cubierta y disparaba flechas de todos los ángulos y cambiaba constantemente. Cada una de sus flechas daba entre ceja y ceja de sus blancos, cada uno de sus tiros era una muerte.

En menos de 10 minutos, el pelotón era un completo desastre. Gritos, llantos y sonidos de peleas llenaron el bosque.

Nightingale se unió a la batalla inmediatamente, usó su Neblina para dirigirse a su único blanco en la pelea, la Santa de la iglesia y cazadora de brujas. Los carruajes habían sido arrastrados por los caballos asustados un largo tramo antes de que se detuvieran, alejándose del pelotón. En lugar de regresar, ambos carruajes tomaron rutas distintas adentrándose en el bosque en lugar de seguir por el camino establecido.

Al parecer la Santa se había dado cuenta de que su enemigo esta vez era muy fuerte, una Extraordinaria. Para la mayoría de las brujas, una Extraordinaria con una Piedra Represalia de Dios era imparable.

Desafortunadamente la Santa no fue capaz de escapar del control de Nightingale.

Nightingale ya había determinado la posición de los carruajes y quien estaba en cual. Ella fue tras el de la santa, mientras que el otro se lo dejo a Lightning, en el cual seguramente iba algún sacerdote o sacerdotisa de alto nivel.

A pesar de que el carruaje de la Santa iba a toda velocidad por el bosque, brincando de lado a lado por lo inestable del terreno, el conductor seguía dando latigazos a los caballos para que acelerarán.

Nightingale se acerco, para que los disparos fueran fatales, ella nada mas disparaba cuando se encontraba a menos de 10 metros de su objetivo. Apunto a los 4 guerreros que seguían al carruaje para matarlos uno por uno. Después del primer disparo y muerte del primer guerrero, los otros 3 se separaron, pero el peso de sus armaduras y la distancia de Nightingale no fue suficiente para que se alejaran, además las armaduras trabajaban en su contra, las balas de alto calibre hacían mas daño después de pasar por el metal doblado y corroído.

Después de deshacerse de los guerreros, apunto a los caballos, cuando estos cayeron, el carruaje salió volando por la fuerza y se estrelló contra un árbol, deshaciéndose por completo.

De entre las piezas del carruaje, una figura cubierta de una luz plateada salió rodando. Nightingale apunto y disparo sin dudar, pero la luz formada por poder mágico parecía tener conciencia propia y bloqueo las balas una por una.

Rápidamente Nightingale se movió para recargar su pistola.

“¡Traidora!” gritó la Santa enojada y abalanzándose sobre Nightingale (NT: la Santa salió en Star Wars al parecer TR-8R XD)

Esta vez la situación era diferente, ya no estaban en un lugar cerrado, cada paso que Nightingale daba eran mas de 10 para la Santa, el rango efectivo de su revólver era más o menos de 50 metros, por lo que el látigo plateado de la Santa apenas podía alcanzar a Nightingale, mientras que sus balas la podían matar en cualquier momento.

A esta distancia apenas uno o dos de cada 5 tiros daban en el blanco, pero Nightingale tenía tiempo suficiente de cargar, apuntar y disparar.

Despues de 5 recargas, la luz plateada comenzó a difuminarse. Uno de los disparos dio en el hombro de la Santa y luego otro le dio en el estomago. La Santa ya no podía mantenerse en pie y trastabillo unos pasos antes de caer al suelo.

Nightingale no tenía prisa en acercarse. Camino hacia donde el carruaje se había destruido y agarro una Piedra Represalia de Dios antes de dirigirse a la Santa. Durante la batalla se mantuvo cerca del carruaje para poder buscar en sus alrededores al finalizar con la pelea.

Cuando Nightingale se apareció frente a la Santa que yacía en una alberca de su propia sangre, esta levanto su mano derecha, la única parte de su cuerpo que podía mover, e intento atacar, pero su luz plateada no atravesaba a su enemiga como quería.

“¡Maldito demonio, los dioses te juzgaran!” dijo apretando los dientes mientras tosía sangre.

Nightingale apuntó su pistola al pecho de la Santa y sin expresión alguna contesto

“¿En serio? Esperare ese día.” luego jalo el gatillo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »