RW 416 – Retirada

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Nightingale siguió el camino que ya había trazado anteriormente y llegó al calabozo donde estaba prisionera la Marquesa.

Spear Passi escucho ruido, levantó la vista y se quedo paralizada al ver a Nightingale “¿Como…como entraste?”

Nightingale levantó un dedo a sus labios señalando para que guardara silencio, luego cojeo por la herida de su pierna hacia la puerta metálica. Afuera de la celda había 2 guardias, por su vestimenta se podía inferir que eran seguidores de la iglesia. Nightingale se oculto en su neblina y rápidamente se movió detrás de los guardias y les cortó la garganta con su cuchillo, nunca vieron venir el ataque y ni siquiera voltearon a ver de donde había venido antes de que cayeran al suelo mientras morían.

Los pantalones especiales que le había hecho Soraya habían sido cortados por los látigos de luz, sangre caía de la herida sobre su espinilla. Los látigos habían cortado los pantalones y la habían herido, pero no había sido lo suficientemente profunda como para dañar el hueso, todo gracias al material de los pantalones, sino hubiera sido mucho más grave.

“Estas herida” dijo Spear frunciendo

“No es nada grave, nos tenemos que ir antes de que te conviertas en un cadáver.” Nightingale no le dijo nada de los planes de la Santa de llevarla a Hermes, ya que parecía ser tan malo como morir o peor. “No tenían idea de que fueras bruja hasta que te atraparon, así que debe de ser una conspiración de la iglesia para tomar el control de La Cañada.”

“¿Y mi hermano?”

“Probablemente ya es un titere de la iglesia. No hay tiempo que perder, te explicare mas a detalle en el camino.” Nightingale ato un pedazo de ropa sobre su herida “¿Donde esta el Candado de Retribución de Dios?”

La Marquesa apunto a su cuello. “Originalmente solo me habían atado las piernas con una cadena, pero luego lo cambiaron por esto”

Nightingale inmediatamente se preocupo al ver el collar metálico del tamaño de su pulgar. Este tipo de Candado de Retribución estaba hecho de varias piedras mágicas selladas dentro del tubo metálico por una técnica especial, haciéndolo casi imposible de deshacer.

“¿Recuerdas donde esta la forma de abrirlo?”

“Esta en el primer calabozo cerca de la entrada, me llevaron ahí primero para ponérmelo.”

Era obvio que después de descubrir que la Marquesa era una bruja, la Santa decidió usar sus restricciones más poderosas, que detendrían a casi cualquier bruja, excepto a una Extraordinaria.

Mientras tuviera el Candado, no podía llevar a Spear a su Neblina y escapar.

“Vayamos al primer calabozo, ven conmigo.”

Nightingale seguía cojeando del dolor de su herida, se acercó a los guardias que había matado y les quito las llaves para abrir la puerta de la celda.

De repente las campanas rompieron el silencio y comenzaron a sonar por todo el calabozo.

“Esa es la alarma de la iglesia” dijo Spear con una expresión de pánico.

“Sabia que vendrían eventualmente, nuestra única oportunidad de sobrevivir es si nos movemos más rápido que nuestro enemigo.”

La alarma de hecho le ayudó a Nightingale, ya que todos los soldados del calabozo irían a la entrada a cubrirla, lo cual le haría mas fácil a ella eliminarlos todos juntos.

Nightingale se ocultó en su Neblina y apuntó su pistola a los soldados, las balas atravesaron sus blancos uno tras otro, sangre volando por todos lados. Las Piedras Represalia de Dios les hacían blancos fáciles dentro de su mundo blanco y negro, mientras que su invisibilidad confundía a sus enemigos y no eran capaces de atacar de vuelta. Después de un par de disparos, no quedaba un solo guardia vivo en el calabozo.

Ella sabia que estos eran los soldados de nivel mas bajo y que pronto el resto del ejército de la iglesia vendría tras ellas. Si no le quitaba el candado rápido a la Marquesa les costaría mucho trabajo escapar.

“¡Ven aquí!” grito a la Marquesa al encontrar la herramienta para quitar el collar, era un instrumento de metal colgado sobre la pared con 2 tenazas como unas pinzas, mas que una herramienta para quitar candados parecía un instrumento de tortura.

Spear acerco su cuello a las tenazas y Nightingale giro la manija para quitarle el collar.

Al mismo tiempo, los sonidos de las armaduras del ejército de la iglesia se escuchaban cerca de la puerta de la celda.

“¡Ahí, son ellas!” alguien gritó

“¡Apunten y dispararen!”

Nightingale jalo a Spear dentro de su Neblina, pero rápidamente un par de pequeños hoyos negros aparecieron y rompieron su Neblina.

Las flechas que disparaban los soldados tenían Piedras Represalia de Dios. Nightingale se comenzó a poner nerviosa porque la Marquesa y ella se volvieron visibles a los soldados, era claro que estos guerreros habían sido entrenados de manera diferente que los seguidores regulares. Los primeros disparos que hicieron fueron todo alrededor del pasillo para bloquear su salida y solo la mitad de los hombres habían disparado, la otra mitad esperaba a que las brujas quedarán expuestas.

Una vez que las vieron una segunda ola de flechas las ataco.

Nightingale escucho el sonido de las flechas volar y jalo a la Marquesa hacia el suelo gritando “¡Agáchate!”

Nightingale sintió un dolor agonizante en su espalda al ser golpeada por innumerables flechas, pero no dejaba de correr.

Al dar vuelta en una esquina, Nightingale sintió sangre en su boca, probablemente después de haberse mordido el labio de dolor. “¿Estas bien?” pregunto a la Marquesa.

“Estoy…estoy bien, ¿bloqueaste las flechas por mi?”

“Si te daban a ti no las pudiste haber resistido, pero yo tal vez si.” Nightingale checo su espalda y noto que ninguna de las flechas había podido atravesar la ropa que le había dado Soraya, solo tenía algunos moretones de las flechas.

Los guerreros de la iglesia corrieron rápido tras ellas, no habían esperado que ambas sobrevivieran a dos olas de flechas sin un escudo, así que se había quedado considerablemente atrás.

Con el espacio que tenían, Nightingale jalo a Spear a su Neblina y rápidamente subió entre el suelo hasta llegar afuera de la torre. De su bolsa sacó un tubo de bambú, lo apunto al cielo y jalo el cordón en la parte de abajo.

Una luz roja salió del tubo hacia el cielo y explotó, haciendo una lluvia de chispas que iluminaban el cielo.

Cuando el príncipe le dijo esto, le dijo que una sola bengala sería suficiente para llamar miles de tropas a su ayuda. En ese momento, no necesitaba miles de tropas, solo rogaba que Maggie hubiera visto la señal.

Al poco tiempo una sombra gigante descendía del cielo, Maggie aterrizó junto a la torre y con sus enormes alas destruyó partes de la muralla y alejo la Neblina que las cubría.

“¿Que es eso?” dijo Spear mientras se le quedaba viendo impresionada

“Es mi amiga” Nightingale hizo que Lightning amarrara a la Marquesa a Maggie y usando lo último de su fuerza se subió a Maggie tambien. “¡Volemos!”

“Aooooo…Aoooo…” Maggie rugió a los soldados que se acercaban, luego agito sus alas y despego, desapareciendo en el cielo nocturno con tres brujas en su espalda.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente