RW 408 – El Dilema

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Roland no podía creer que ella estuviera buscando agujeros en el usando los libros que él mismo había escrito.

Cuando la gente se enfrenta a información tan complicada, la mayoría les costaría trabajo apenas entender de qué hablan, no se diga notar los inconsistencias en la misma; era algo increíble que los libros de ciencia y naturaleza no mencionan al poder mágico para nada.

Roland había borrado por completo los recuerdos del Cuarto Príncipe de su cabeza, solo por el hecho de haberlo imitado durante su primer mes después de haber reencarnado, no volvió a considerarlos desde entonces. Sus ministros tenían miedo de cuestionarlo, y no tenía porqué ocultar su forma de pensar frente a las brujas, descuidándose mas y mas.

Tilly no era tampoco una bruja ordinaria, además de ser la hermana del Príncipe Roland, tambien era una Extraordinaria. No solo fue capaz de acabar rápidamente sus libros, sino que también identifico las inconsistencias en los mismos. La lógica de Tilly era tan clara como la de cualquier persona moderna que haya recibido un alto nivel de educación. Esto podía ser evidenciado por la forma en la que argumento sus preguntas, no le dejaban forma de negar nada.

Esto era un desastre.

Roland pensaba frenéticamente que hacer, pero no sabia como responderle. Cualquier explicación a medias a alguien que podía identificar esas inconsistencias en sus libros solo aumentarían las sospechas, mentir para cubrir mas mentiras, solo le crearía mas problemas.

Tilly rompió el silencio incomodo que genero sus preguntas “No me tienes que responder ahora, es tarde, regresare a la Casa de Brujas. Debe descansar un poco tambien, Su Alteza”

“Ammm, esta bien.” dijo Roland mientras miraba a los ojos a aquella mujer de cabello gris, tratando de entender sus pensamientos, olvidando despedirla apropiadamente.

Tilly se detuvo en la puerta mientras iba de salida, se dio la vuelta y dijo “¿Puedo confiar en ti, verdad?”

Cualquier otro día, Roland hubiera contestado con confianza, pero en ese momento, solo pudo asentir lentamente.

Tilly salió y cerró la puerta detrás de ella.

“¿Como puede irse así?” pregunto Nightingale confundida, apareciendo frente a Roland.

“¿Por que te ves tan enojada?” dijo Roland burlándose de ella

“¡Estaba tan cerca de escuchar la verdadera historia de tu vida!” le contestó Nightingale sacandole la lengua. “¿Por que no te presiono mas?”

“Creo que fue porque no quería arriesgar nuestra amistad” contestó el Príncipe suspirando.

“¿Que?”

“No…Nada” Contesto Roland reclinándose en su silla y sintió un escalofrío en su espalda. El comportamiento de Tilly fue absolutamente perfecto al no ponerle demasiada presión para que respondiera. Ciudad Fronteriza era definitivamente el aliado más grande de la Isla Durmiente, aliados eran más importantes que su identidad cuando tienes al enemigo en frente. Si presionaba demasiado y dañaba la relación, podría generar problemas para las brujas de Isla Durmiente, fue por eso que le dio tiempo para responder a sus preguntas. Esto no significaba que ella no necesitara una respuesta, y si se tardaba mucho en darla también afectaría la confianza que ella le tendría después de derrotar a sus enemigos. Ella había hecho su jugada, le tocaba a él responder.

Roland no le podía decir la verdad a Tilly, al menos no en este momento…Anna y Nightingale eran diferentes, porque ellas supieron de él desde un inicio, pero Tilly era la hermana pequeña del Príncipe Roland. Hasta no saber cuales eran los sentimientos de ella hacia su hermano, tendría que mantener su secreto.

Roland agito su cabeza tratando de limpiarla de ideas molestas. Volteo a ver a Nightingale y le dijo “Escuchaste nuestra conversación, ¿qué te parece ir a ver como están las cosas con Maggie y Lightning?”

“No hay problema, Su Alteza”

“No va a ser una charla tranquila…Para ser honesto, estoy algo preocupado por ti” dijo Roland lentamente

“¿De que…de que hay que preocuparse?” tartamudeo Nightingale “estoy…estaré bien, ¿incluso si la tengo que arrastrar de regreso conmigo…?”

“¡Eso es exactamente lo que me preocupa!” dijo Roland golpeando la mesa. “¿A que te refieres con arrastrarla de regreso? ¿Quieres que nos haga pedazos? Escucha, tienes que ser muy cuidadosa esta vez y analizar la situación antes de confrontar a Spear Passi. No hay problema si se niega, solo no la amenaces. Ambas son brujas, así que no son completas extrañas.”

“Uh…¿eso es todo?” pregunto decepcionada.

“Eso es todo relacionado a brujas; también ayuda a Lightning a documentar los alrededores de la Cañada, edificaciones, centinelas, ejércitos, etc y regresen tan pronto sea posible. Pero lo más importante, tengan cuidado.”

Nightingale murmuro su aceptación.

“¿Me pueden dar otra pinta de cerveza por acá?”

“Hey, ¿ya esta lista mi avena?”

“En un momento, ¡enseguida! ¡Una disculpa por la demora!”

Otto Luoxi entro al bar, Trompetista Encubierto, y fue instantáneamente rodeado de la charla caótica del bar. Un fuego calentaba el lugar y el olor a cuerpos sudados le hizo hacer muecas. Al ser de la nobleza, Otto rara vez iba a los mismos lugares que plebeyos y no estaba acostumbrado a estar en lugares cerrados con ellos; si no fuera por su junta con Las Ratas, ni muerto se pararía en un bar de mala muerte a las afueras de la ciudad.

Rápidamente identifico a su objetivo, un hombre delgado usando una capucha, sentado en las sombras de una esquina del bar con una pequeña pieza de hueso sobre la mesa a su lado.

Otto se sentó frente al hombre y dijo “Salud a los Dedos Esqueléticos”

“No tienes licor para brindar”

“Pero tengo lo que mide a todas las cosas en la tierra” contestó Otto en código.

El hombre encogió los hombros “Llámame Hood, ¿escuche que estas aquí para obtener información?”

Otto asintió. Mientras que Timothy le daba evasivas en la respuesta, el no había sido capaz de descansar en paz y se ocupaba investigando acerca del Príncipe Rebelde. Alguien capaz de controlar la Región Oeste después de la coronación de Timothy y a su vez desconcertado, era una fuerza a reconocer.

La forma mas rápida de obtener información era a través de Las Ratas.

Esta era la sexta rata con la que Otto hablaba y la información que había obtenido lo había sorprendido. El legendario Príncipe Rebelde, Roland Wimbledon, cuarto hijo del Rey Wimbledon III, no mostraba debilidades y se encontraba desafiando al nuevo rey, con la posibilidad de destronarlo.

Era un hombre fiel a su palabra; aunque Timothy se había esforzado por esconder las noticias, Otto había sido capaz de enterarse del colapso de Ciudad del Rey. Si las noticias eran ciertas, aliarse con Timothy tal vez no era la mejor opción. Tendría que investigar más para proteger su Reino del Alba.

“Así es, quiero saber que paso en Ciudad del Rey hace 3 meses.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente