RW 394 – Semillas de una Armada Marina

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Roland observaba con satisfacción al segundo barco llegar al agua mientras el público seguía festejando.

Los botes de cemento parecían tener una estructura simple, pero en realidad eran mucho mejores que modelos anteriores, específicamente mejores que LittleTown. Un esqueleto metálico había sido añadido para reforzar la estructura interna y la calidad del cemento había sido mejorada también. En general la calidad era mucho mejor que versiones anteriores.

Para acelerar el proceso de producción, Roland había planeado lugares para las maquinas de vapor, los mecanismos de transmisión y los remos. De esta manera los trabajadores solo tendrían que soldar los componentes metálicos. El bote podría ser construido rápidamente armando las piezas como si fuera un rompecabezas.

Además, el molde del bote había sido hecho de metal en lugar de un material temporal.

Este cambio no solo garantiza una alta densidad cuando se llenará de concreto, sino que también mejoraba las capacidades de flotación, fugas contra el agua y también hacia que todos los botes fueran básicamente iguales. La producción de botes prácticamente iguales ayudaba también a evitar errores a la hora de instalar las máquinas de vapor.

Para poder crear los moldes, Roland había pasado por al menos 7 u 8 versiones, afortunadamente el cemento no era escaso en estos días. Las maquinas de vapor había suplantado la labor humana, desde el tratado de la piedra hasta el trabajo en los hornos.

Este era el único proyecto industrial a gran escala que no dependía de las habilidades de las brujas en Ciudad Fronteriza.

Con gran cantidad de materiales, moldes confiables y trabajadores hábiles, el único factor que limitaba la producción era el tiempo de secado del cemento. Sin embargo, con la ayuda de la habilidad de aceleración de Paper, solo tomaba un día en lugar de uno o dos meses para terminar un bote. En otras palabras, el muelle podría lanzar botes sin maquinas cada dos o tres días si Roland lo deseara.

Si la producción de maquinas de vapor pudiera igualar a la velocidad del entrenamiento de la tribulación, Roland podría desarrollar una gran armada marina y llenar el Rio Redwater con sus botes. Parecerían ‘dumplings en agua hirviendo’ (NT: Panes al vapor).

Este era lo atractivo de la industrialización.

Ahora que el cascaron había sido completado, solo faltaba instalar las maquinas de vapor. El equipamiento mecánico era básicamente el mismo que los botes modificados de la Cámara de Comercio de la Bahía de la Luna Creciente. Los trabajadores ya tenían experiencia, así que no necesitaba preocuparse de ello.

“No entiendo, ¿por qué le dijiste todo esto a la gente?” Pregunto Nightingale.

“Para mostrar el poder nacional” contestó Roland sonriendo ligeramente.

“¿Perdon?”.

“Quería que vieran los grandes cambios que la ciudad estaba llevando a cabo” dijo Roland mientras se rascaba su barbilla. “Probablemente nunca habías visto un barco hecho de piedra que pudiera flotar hasta que apareció LittleTown, la gente de la ciudad tampoco. Cuando se den cuenta de lo que es posible, tendrán un mayor sentimiento de patriotismo. Es una forma de mejorar la mentalidad para que sientan que no existe nada que no puedan lograr”.

“No entiendo del todo.” Contesto Nightingale algo confundida.

“Solo velo como una forma de propaganda, con eso es suficiente.” dijo Roland sonriendo. En esta era, los nobles solo festejaban con el resto de la población grandes eventos o ceremonias, de los cuales ambos eran casi por completo asuntos de los nobles. Si no fuera por la comida gratis, gran parte de la población no asistiría. Sin embargo, los botes de cemento era la combinación del esfuerzo de cientos de trabajadores en la que ellos eran parte de las festividades.

Después de presenciar un ‘milagro’ tras otro, los ciudadanos gradualmente desarrollarán un sentido de identidad y confianza al que se le podría llamar “Mentalidad de Super Potencia” en generaciones por venir. Una vez que el territorio se volviera próspero y poderoso, la mentalidad de los ciudadanos tendría a su vez cambios positivos.

Una semana después, Roland se reunió con mas de 20 candidatos a la posición de Capitán en un salón del castillo.

Cual fue su sorpresa al ver que el primero en reportarse había sido Barov, ya que no esperaba talentos de primera categoría entre los refugiados que había acogido su ciudad. Cuando leyó el reporte no podía dejar de reír. Había varios pescadores quienes habían operado pequeños botes pesqueros, así como varios que habían trabajado como balseros transportistas. Se les podía considerar como ‘capitanes’ en el amplio sentido de la palabra.

Entre los candidatos había 3 con experiencia en botes de río y uno que afirmaba haber sido comandante de una flota de barcos comerciantes en el mar por un largo tiempo.

Roland lo pensó un momento antes de decidir reclutar a los 20 candidatos.

Los botes de vapor pertenecían a una clase distinta a los botes de vela, se operaban de manera distinta. Incluso un capitán con experiencia no se convertiría en un experto en esta nueva clase de botes, ni siquiera él estaba seguro de como operar el bote, lo mejor seria ir aprendiendo juntos.

Ya que estaban empezando desde cero, lo mejor era tener la decisión y la valentía para explorar.

“Revise sus aplicaciones” dijo Roland mientras miraba al grupo de gente arrodillándose a su alrededor. “Los he llamado aquí para darles el resultado preliminar, todos ustedes serán el primer grupo de Capitanes Interinos, por favor levántense”.

“Si, Su Majestad” Contestaron todos mientras se levantaron, mirándose unos a los otros algo confundidos por el término de ‘Capitanes Interinos’.

El Príncipe tomo la iniciativa para explicar “Ser un Capitán Interino significa que no están oficialmente contratados, únicamente recibirán un salario cuando ya que estén oficialmente contratados, 10 royales al mes. Los primeros dos meses serán un periodo de aprendizaje durante el cual se evaluarán sus capacidades de aprendizaje. Solo los mas calificados serán promovidos a Capitán y se les pagara el salario acordado. Los que no estén de acuerdo con estos términos se pueden marchar ahora”.

Nadie del grupo se movió. Después de unos momentos un hombre preguntó “Su Majestad, ¿quien nos enseñara y evaluara para decidir si estamos calificados?”.

Roland miro a este hombre con interés, era el que decía haber sido comandante de una flota. Su nombre era Cacusim. Si Roland recordaba correctamente, era un familiar de uno de los policías que había trabajado en el caso de intento asesinato un par de meses atrás. Juzgando por el tono del hombre, Roland pudo notar que el Cacusim pensaba que no había nadie que le pudiera enseñar a usar un bote. Y en cierta forma tenia razón, no había nadie.

“Los ‘maestros’ serán ustedes mismos.” dijo el principe.

Estas palabras causaron conmoción en el grupo.

“Su Majestad, ¿a que se refiere con eso?” Pregunto Cacusim confundido.

“¿Que tanto saben de las maquinas de vapor?” Contestó Roland con una pregunta, como esperaba ni una sola persona sabia que decir. “Un barco de vapor es nuevo en todos sus aspectos. Sus experiencias anteriores no les ayudaran mucho, es por eso que ustedes mismos deben de aprender y explorar. Por su puesto que mandare trabajadores de las máquinas de vapor para que los apoyen a familiarizarse con las maquinas.” Pauso Roland un momento y luego continuo. “El modo de evaluación es muy simple, aquellos que logren operar un barco con un grupo de marineros y terminen una tarea de transporte serán considerados como calificados”.

Aunque el un dicho ‘Toma 10 años construir un ejército y 100 una armada marina’ era algo exagerado, realmente reflejaba la dificultad de una construir una armada. Si este grupo de personas fuera capaz de dominar al barco de vapor, entonces podría fomentar una tripulación con grandes habilidades para la Región Occidental. Estos grupos podrían entonces ser usados para construir y manejar botes de vapor pequeños y con armas.

Roland se imaginaba que tipo de armada marina terminaría siendo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente