RW 385 – Causa y efecto

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“No estés tan molesto, Señor Mayne”. Zero sostuvo sus manos detrás de su espalda y lentamente rodeó el cuadrado. “La iglesia fue fundada originalmente por la Federación de todos modos, por lo que Su Santidad solo hizo esto para que las brujas pudieran recuperar lo que era suyo. Si ganas, también puedes obtener mis recuerdos, experiencias, y riqueza que he acumulado en los últimos 200 años”.

Ya veo. Permitir que Zero usara la Iglesia de la Reflexión era extraño porque incluso si ella fuera la favorita del Papa, ella todavía era una Bruja Purificada y no debería haber tenido acceso a los secretos más profundos de la iglesia. Desafortunadamente, no me di cuenta de esto. pronto. Mayne guardó silencio un momento antes de decir: “Si ganas, ¿a dónde planeas dirigir a la iglesia?”.

“A la victoria”, dijo, levantando la cabeza, “o destrucción… simplemente no hacia las Islas de los Fiordos”.

“¿Q… qué?”.

“¿Crees que nadie sabe sobre tus órdenes secretas?” El tono de Zero contenía un rastro de burla. “Justo antes de la gran batalla, enviaste recursos al puerto del Reino Invierno Eterno para reparar barcos y comprar marineros de apoyo. Además, enviaste una gran cantidad de chivos expiatorios a la horca. Estos son gastos costosos, prácticamente imposibles de esconder de la iglesia”.

Diablos, O’Brien incluso me encomendó la agencia de inteligencia del Templo Secreto Pivotal. Pensó en silencio. “¡Eso no prueba nada! Como el Papa, necesito pensar a largo plazo para asegurar que la iglesia sobreviva bajo ninguna circunstancia”.

“¿Acaso crees en tus propias palabras?” Zero se rió. “Inmediatamente después de que aceptaste el cetro delante de todos esos creyentes, empezaste a pensar en tu propio futuro, y perdiste tu voluntad de ganar la Batalla de la Voluntad De Dios antes de que comenzara, ¿piensas que un mortal como tú puede ganar la aprobación de Dios?”.

“¿Qué aprobación de Dios?” Mayne no pudo evitar gritar. “Si su aprobación nos estaba protegiendo, ¿por qué los humanos sufrieron una derrota tras otra?” Se agitó fuertemente y rasgó las cadenas. “Mientras tanto, necesitamos confiar en el Ejército de Castigo de Dios para combatir a los demonios, así que el tiempo es esencial, y no hay nada que puedas hacer para cambiar eso”.

“No, no sólo el Ejército de Castigo de Dios”, susurró Zero. “El destino de la humanidad no debería estar en manos de unos pocos”.

“¿Debemos contar con ustedes, brujas?” Mayne se rió entre dientes. “¡No olvides que fue tu tipo quien nos falló hace 400 años!”.

“Las brujas también son sólo un pequeño grupo.” Dejó de caminar y miró fijamente al Papa, sus ojos que le llenaban de escalofríos. “Esta batalla decidirá la supervivencia de toda la humanidad, así que todos deben involucrarse: hombres, mujeres, ancianos y niños serán guerreros honrados y se unirán a la lucha contra los demonios, o todos morirán”.

“Eso es absurdo. ¿Piensas enviar a esos civiles que están asustados por bestias demoníacas contra demonios reales?” Mayne se detuvo repentinamente, al darse cuenta de que no estaba bromeando y compartiendo seriamente sus planes con él. “La única forma de dar a los civiles la capacidad de luchar es…”

“¿Quieres alimentarlos a todos con las píldoras Bersker?” Preguntó incrédulo.

“Una persona encantada no es rival para un Guerrero del Castigo de Dios, ¿pero qué tal diez?” Zero giró la cabeza y preguntó. “No sólo existe actualmente un suministro constante de bestias demoníacas que corren desenfrenadas, sino que el Templo Secreto Pivotal también podría ser capaz de inventar algunas nuevas fórmulas. Cinco años más tarde, la iglesia tendrá un suministro de entre tres y cuatro millones de píldoras. ¿Qué significa esto?” Se detuvo. “Significa que además del Ejército de Castigo de Dios, la Ciudad Santa también puede enviar un ejército de millones de hombres enloquecidos para participar en la batalla contra los diablos”.

“¡Estas…Loca!”.

“¡Loca¡ Eres el loco por no tomarte en serio la Batalla del Juicio Final!” La Bruja Purificada de repente grito. “Tanto la Federación como la iglesia usaron grupos pequeños para luchar contra toda la fuerza del enemigo, por eso fracasaron. Nadie está exento de esa batalla, y los mortales no pueden esconderse tras el Ejército de Castigo de Dios o las brujas para siempre; como dije, esta es una batalla fatídica que requiere todos los esfuerzos de todos, de lo contrario no podremos enfrentarnos a los diablos en las Tierras Bárbaras”.

Una Bruja Purificada criada por la iglesia nunca diría algo así porque esa era la mentalidad de un conquistador. La cara de Mayne se puso pálida. “¡Eres… una loca absoluta!”.

Su Santidad O’ Brien, ¿realmente predijo todo esto?.

Tan pronto como terminó de hablar, una Niebla Roja apareció sobre sus pies y comenzó a extenderse. Zero parecía un poco desconcertado. De repente, agarró su garganta y dio un grito torturador, su cara se arrugo como cáscaras de naranja, cayéndose en trozos y escupiendo sangre por todas partes, perdiendo rápidamente su forma humana.

“Esta es la niebla demoníaca escondida en las trampas del Templo Pivotal y sólo afecta a las brujas con poder mágico”, dijo Mayne amargamente a través de la Niebla Roja. “¡Si lleno todo el lugar con él, sufrirás infinitamente y morirás mil veces!”.

“¿Es así?” Una ráfaga de viento repentinamente despejó toda la Niebla Roja alrededor de la Bruja Purificada, y la renacida Zero dijo dolorosamente: “Por supuesto, el nuevo Papa tiene algunos trucos en la manga. Si te dirigieras directamente a la biblioteca del Templo Secreto Pivotal al principio, esta batalla sería aún más difícil; pero esta es también la parte divertida de la Batalla de las Almas”.

“¿Es eso… una piedra de poder eólico?” Mayne notó un anillo con un cristal verde en su dedo. “El área de influencia de la piedra es limitada, así que mientras mantenga la distancia, puedo romper este escudo. Pero para estar seguros, debo hacer algunos preparativos.” Creó dos píldoras berseker y se las tragó.

“Oh, una idea inteligente”, dijo Zero con una sonrisa.” Tu mayor debilidad está en tu habilidad para luchar, así que la píldora bicolor puede aumentar tu fuerza, agilidad y tolerancia al dolor, así que es mucho más difícil para mí atacarte desde lejos con armas como las flechas de ballesta”.

Mayne la ignoró, se mudó a un área no afectada por las Piedra Mágicas, y se enfocó en crear una Piedra Represalias de Dios. Las Píldoras Berserker lo golpearon, y sintió que su fuerza aumentaba rápidamente y su vista se hacía muy clara. Cuando él creó la Piedra Represión de Dios, pensó en el arma más eficaz contra la bruja, y ella moriría de erosión por la Niebla Roja si intentaba atacarle.

También está fabricando su propia arma, ¿qué es? ¿Un par de espadas largas?.

Tiene sentido tener cerrojos, ¿pero para qué necesita espadas?” También, la estructura de las espadas es muy extraña, con una espada tan ancha como su torso e incrustada con muchos cristales, parece extrañamente familiar.

Zero levantó las armas en sus manos. “¿Lo sabes? En la Sala de Ilusión de la Iglesia de Reflexión, hay más de una imagen grabada”.

¿Qué quiere decir con eso?.

“¿Olvidaste lo que dijo Su Santidad O’ Brien? La batalla de Alice con Natalia fue completamente registrada por la Federación”, dijo con cuidado. “Además de absorber recuerdos, mirar y aprender son mis talentos”.

Mientras ella decía esto, los cristales de las espadas se encendieron uno por uno, como si estuvieran señalando algo. Y entonces una brillante luz dorada surgió de las espadas y atravesó la Niebla Roja, disparando directamente al cielo. El cielo también parecía responder a esa potencia derribando miles de rayos de luz.

“¿Qué… tipo de habilidad es esta?” Mayne miró con asombro.

Antes de recibir la respuesta, estaba rodeado por una luz dorada y envolvente, que parecía destrozar al mundo entero.

La jaula cayó lentamente al fondo de la cueva de las Piedra de Dios.

Zero tiró la ropa sobre su hombro al suelo y salió de la jaula. Las cicatrices de los latigazos habían desaparecido de su espalda, como si nunca hubieran estado allí.

El Guerrero, de pie, bajó respetuosamente su cabeza y le entregó una túnica dorada preparada, la ropa que señalaba la más alta autoridad de la Iglesia.

Con la ayuda de muchos asistentes, Zero se puso la amplia túnica y caminó directamente al Templo Secreto Pivotal, sin escatimar ni una sola mirada.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente