RW 383 – La mordedura.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Dentro de la Torre de Babel en la Catedral de Hermes.

El recién Coronado Sumo Pontífice Supremo, Mayne, estaba escuchando en silencio los informes de los tres Arzobispos en la habitación secreta.

Aparte del obispo anciano Tayfun, los otros dos eran arzobispos recién ascendidos, Soli Darl y Ell, que procedían del Ejército Veredicto y Tribunal respectivamente. El primero había sido un galante y heroico Inquisidor que se había ganado una reputación estelar en el transcurso de más de 25 años de servicio en el ejército, y el último había sido ayudante de Heather y también era muy respetado.

“El ingreso de huérfanos del Reino Invierno Eterno ha sido muy exitoso durante los meses de los demonios de este año. Los nobles de todas las grandes ciudades han cedido completamente a la iglesia. En la actualidad, el número de huérfanos enviados a la Ciudad Santa es tres veces mayor de lo previsto”, dijo Tayfun con un suspiro. “Esta es la única buena noticia últimamente”.

Los nobles siempre habían sido así: en cuanto veían que la situación no era ventajosa para ellos, cambiaban de bando más rápido de lo que bebían agua. Mayne asintió con la cabeza y respondió: “Este es sólo el primer año, y habrá cada vez más en el futuro. Si somos capaces de dominar todo el continente, nuestra entrada anual podría llenar una ciudad completamente nueva”.

“Eso espero”. Tayfun suspiró profundamente. “¿Cuántas veces ha sido atacado este lugar por bestias demoníacas desde que la nieve comenzó a caer?”.

“Seis veces”, contestó Soli.

“Seis veces… y cientos de guerreros ya han muerto en primera línea”, dijo Tayfun en un tono pesado. “El Ejército de Castigo de Dios también ha perdido a diez de sus hombres, y la ofensiva demoníaca de las bestias sólo será más feroz el año que viene”.

“Esto es más fácil que luchar contra los diablos”, dijo Ell y señaló con sus manos. “Aunque no he sido testigo personal del poderío de los diablos, el Santo Libro los describe como invencibles. ¿Es realmente necesario defender este lugar hasta la muerte?”.

“¡¿Qué demonios quieres decir?!” Soli frunció el ceño al oír las palabras de Ell. “Dios nos da nuestra dirección y fuerza. Como discípulos suyos, ¿cómo no nos podemos apegar a nuestra fe y huir en su lugar?”.

“Dejen de discutir”, dijo Mayne, golpeando su cetro en el suelo. “Después de trabajar con Heather durante más de diez años, Ell se ha visto afectado por su temperamento.” Mientras miraba a Soli y Ell, no pudo evitar pensar en la asociación entre Tayfun y Heather en los viejos tiempos. Miró al viejo Obispo, sólo para descubrir que éste le miraba a él, como si estuvieran pensando en lo mismo. “Nuestro objetivo final es mantener a la raza humana, y la única forma de hacerlo es derrotar a nuestros enemigos”.

“Entendido, Su Santidad.” Los dos obispos inclinaron la cabeza con respeto.

Sin embargo, incluso él mismo no estaba seguro de que pudieran derrotar a los diablos manteniendo su posición y defendiendo a Hermes.

De repente, Mayne pensó en el encargo de O’ Brien y sintió como sus hombros se volvían pesados.

Las temibles bestias del infierno ya habían aparecido, y los demonios llegarían en cinco años. Mayne llegaría a ser testigo de la próxima Batalla de la Voluntad de Dios mientras vivía, pero a diferencia de O’ Brien, no podría confiar sus deberes a un sucesor. No podía dormir ni comer bien cada vez que pensaba en eso.

En realidad, él también había pensado en dejar una salida para sí mismo. Cuando la Flota Vela Negra de García fue capturada, Mayne no ordenó que los barcos fueran quemados ni ejecutó a todos los rebeldes, sino que los encerró tras las rejas. Aparte de ejecutar a algunos de los líderes de la flota junto con un gran número de chivos expiatorios que en realidad eran plebeyos que vivían en los barrios bajos, la mayoría de la tripulación de la flota se mantuvo viva y en la actualidad se encontraban encerrados en el puerto del Reino Invierno Eterno por los subordinados más confiables de Mayne.

Si la línea defensiva se rompiera por completo, Los Fiordos se convertirán en el último refugio, aunque retirarse a esas islas significará que la humanidad estaría a punto de extinguirse y no tendrían ninguna posibilidad de redención, al menos el podría vivir el resto de su vida.

Después de todo, ¿no ha hecho ya la Humanidad todo lo que podía y no ha sido capaz de derrotar a sus enemigos en dos intentos?”.

En las discusiones subsiguientes sobre cómo la iglesia debería expandirse y cómo estabilizar el gobierno en Reino de Wolfsheart, Mayne no prestó mucha atención. Espero hasta que los tres obispos terminaron de discutir antes de decir distraídamente: “Haremos lo que ustedes tres han dicho. Eso será todo para la reunión de hoy”.

“Sí, Su Santidad.” Los tres obispos se levantaron apresuradamente y se inclinaron.

Mayne salió de la habitación secreta y se dirigió hacia la Templo Secreto Pivotal junto con sus guardias.

De acuerdo con el plan, un nuevo grupo de soldados del Ejército de Jueces tenían que ser convertidos hoy en miembros del Ejército de Castigo de Dios. Eso era lo que realmente le preocupaba. Ya sea que se mantuviera firme o retrocediera, esos poderosos guerreros tenían la garantía de seguir sus órdenes.

Sin embargo, antes de eso, tenía que manejar otro problema.

Pasó por los escalones de piedra y entró en el Templo Secreto Pivotal. Luego, giró hacia el largo pasillo de la prisión que estaba situado en el medio del área. La última vez que estuvo allí, fue cuando ejecuto secretamente al Rey de Graycastle, Wimbledon III.

El largo corredor estaba extremadamente desierto. Las antorchas que se colocaron a ambos lados del pasillo se encontraban emitiendo una tenue luz amarilla. El otro extremo del corredor estaba cubierto en la oscuridad como si fuera la entrada a un abismo sin fondo. Muchas personas que eran encarceladas allí nunca volverían a ver la luz del sol.

Mayne caminó hacia la celda número 85 e hizo una señal a sus guardias para que abrieran la puerta.

La gruesa puerta de madera emitía un sonido áspero. Luego, repentinamente se escucharon ruidos de llanto y dolor. Cuando la puerta de la celda se cerró nuevamente, y esos ruidos cesaron por fuera.

A través de la barandilla de hierro, Mayne vio la figura de Zero.

La espalda de la Bruja Purificada estaba mirando hacia la entrada. Su parte superior del cuerpo estaba desnuda, mientras que ella estaba esposada a una barra de hierro que la obligaba a caminar de puntillas en todo momento. Una docena de marcas frescas de latigazos eran visibles en su espalda de piel blanca, pero las corrientes de sangre que fluían hacia abajo ya se habían solidificado.

“¿Cómo se siente el Toque de Latigo del Semon?” Preguntó Mayne. “Espero que esto te enseñe el significado de la obediencia”.

“Uh…” Zero gimió suavemente como si se hubiera despertado de un sueño y girado su cabeza mansamente. “Así que ha venido el Sumo Pontífice. ¿Quieres decir obediencia hacia ti, o hacia otros arzobispos?”.

Su tono frívolo hizo fruncir el ceño a Mayne. Sin embargo, su descontento disminuyó cuando se recordó a sí mismo que él era actualmente el Sumo Pontífice, y era muy diferente de su anterior posición como arzobispo. “Después de esta lección, tienes que entender que puedo decidir si vives o mueres. Y cuando te pido que ayudes a otro arzobispo a completar una misión, tienes que obedecer sus órdenes”.

“¿Eso es todo?” Preguntó sin compromiso. “Si eso es lo que me pides, lo aceptaré”.

“Suelta las esposas”, Mayne le ordenó un guardia.

Habiendo estado esposada en alto durante mucho tiempo, las manos de Zero parecían estar dislocadas, y cayeron como si no les quedara ni un gramo de energía. El Papa recogió la ropa de Zero usando su cetro y la arrojó al hombro. “Tengo una tarea para ti. Sígueme”.

Zero dejó que su ropa colgara del hombro y siguió a Mayne sin escrúpulos por el largo pasillo de la prisión.

“Los meses de los demonios de este año podrían durar hasta cinco meses. Este es un desafío abrumador para la Ciudad Santa, y más aún para otros lugares que son afectados por los Meses de los Demonios.” Mayne caminó hasta la frontera del Área del templo, y luego pasó a través de un estrecho pasadizo de hierro y llegó una vez más frente a la jaula del ascensor. Desde que fue coronado como Papa, había estado ocupado con los diversos asuntos de la iglesia. Esa era la primera vez que pisaba ese lugar. “Te ordeno que sigas a las otras Brujas Purificadas hasta el Reino de Graycastle y mates a los rebeldes Timothy y Roland Wimbledon aprovechando el desorden causado por la pesada nieve. ¿Está entendido?”.

Cuando la puerta de la jaula del ascensor se cerró, el sonido de chasquido de la rotación del cabestrante se escuchó desde arriba y el ascensor comenzó a descender lentamente. Pero Mayne no oyó la respuesta de Zero.

“Maldición, los azotes no le enseñaron a obedecer.” Con una cara hosca, Mayne se giró para mirar a Zero, sólo para verla sonreír con un peligroso brillo en sus ojos.

Entonces, vio un rayo de luz brillante que se dirigía hacia él.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »