RW 379 – Ataque.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡Muévase más rápido!”.

“Mantenga las manos firmes. Inserte las balas en el cartucho una a la vez”.

“Tus compañeros de equipo en el frente necesitan que actúes rápido. Si no, le darás al enemigo la oportunidad de acercarse y matarte”.

“No mire a otros lugares. Concéntrate en el trabajo que tienes en tus manos”.

“Mientras tus compañeros sigan disparando, tú sigue cargando”.

En el campamento militar del Primer Ejército, el Señor Brian entrenaba a los nuevos reclutas, y Nail era uno de ellos.

No era un nuevo recluta, sino un veterano del Primer Ejército. Después de que la Milicia derrotara a las bestias demoníacas bajo el liderazgo de Su Alteza, se unió al ejército bajo la fuerte recomendación de Iron Head. En palabras de Iron Head, era mucho más prometedor llevar un rifle para luchar y proteger a Su Alteza y a la Señorita Nana que pasar el resto de su vida minando en una mina.

No mucho después de que Nail se uniera a la Milicia, fueron reorganizados en el Primer Ejército. Guiado por el príncipe Roland y el señor Iron Axe, el ejército en el que sirvió derrotó no sólo a las bestias demoníacas sino también a los grandes nobles, a los que solía considerar invencibles. Derrocaron al Duque Ryan e incluso impidieron que las tropas de Timothy, el nuevo Rey, pusiera un pie en Ciudad Fronteriza. Después de esas batallas, Nail fue ascendido a líder de equipo en el escuadrón de fusiles.

Sin embargo, de acuerdo con la tradición del Primer Ejército, siempre que llegaba un gran número de nuevos reclutas, algunos veteranos eran elegidos para unirse al pelotón recién formado. Vivían y comían junto con los nuevos reclutas y los acompañaban en sus prácticas como instructores. Cuando se enteró por primera vez de que había sido elegido para ser instructor, Nail inicialmente no estaba dispuesto a aceptar el puesto. Era reacio a abandonar la línea de fuego y sus conocidos compañeros de batalla, pero pensando en los veteranos que le habían ayudado cuando era un nuevo recluta en la Milicia, no tuvo otra opción que aceptar esta tarea.

En ese momento, el instructor de su escuadrón había sido el Señor Brian, quien ahora era el comandante del Primer Batallón de la Brigada de Fusiles.

Nail esperaba que un día fuera igual como es Señor Brian, y recibiera una medalla otorgada por Su Alteza y diera órdenes a casi mil soldados. Iron Head tenía razón. “Ese trabajo era mucho más prometedor que operar una máquina de vapor frente a un pozo minero”.

“Mi señor, ¿cuánto tiempo tenemos que continuar con esta práctica?” Un joven de su pelotón refunfuñó. “Todavía está nevando”.

“Sigue practicando hasta que puedas terminar la recarga en medio minuto con los ojos cerrados”, dijo Nail. “Eres Haimon, ¿verdad? Recuerda decir “Permiso” antes de hablar. ¡Esa es una regla en el Primer Ejército”.

“Permiso”, gritó un hombrecito al lado de Haimon, con las manos llenas al cargador todo el tiempo, “¿tendremos huevos para cenar esta noche?”.

Al oír esa pregunta, muchos soldados del pelotón comenzaron a lamerse los labios.

Nail no pudo evitar sonreír. Además de las dos semanas de entrenamiento militar estricto, entendió que el suministro suficiente de alimentos era también un factor importante para mantener bien disciplinados a estos nuevos soldados del Norte y del Territorio del Sur, incluso en un día tan nevado. Tenían harina de avena y carne seca salada para cada comida, y a veces un trozo de pescado encurtido o incluso un huevo. Sin embargo, los huevos sólo se proporcionarían después de una batalla contra las bestias demoníacas o de un entrenamiento en el campo.

“Bueno, mejor pregúntales a las bestias demoníacas si vendrán o no a Ciudad Fronteriza.” Nail se encogió de hombros. “¿Cómo te llamas?”.

“Al Bitter, mi señor”, respondió el hombrecito.

“Te lleva casi medio día insertar una bala. Mi vecina de al lado, una anciana, es mucho más ágil que tú,” de repente, Nail dejó de sonreír y dijo en serio. “Si no puedes mejorar cuando acabe el entrenamiento de hoy, cancelaré tu parte de avena y carne, y mucho menos los huevos”.

Los nuevos soldados inmediatamente bajaron la cabeza y se concentraron. Nadie quería ser castigado así.

Pero en ese momento, la campana de la muralla de la ciudad sonó rápidamente.

Venían bestias demoníacas.

“¡Dejen de practicar!” Brian gritó: “Los instructores dirijan a sus hombres al área de la muralla de la ciudad. ¡Prepárense para luchar!”.

“¿Lo has oído?” dijo Nails. “Lleven sus municiones, todos. Alinéense y suban a la parte superior de la muralla, como hicieron en el entrenamiento. Nuestra posición es la cuarta sección de la muralla. ¡Muévanse rápido!”.

“Los nuevos soldados tienen la oportunidad de comer huevos esta noche”. Pensó Nail en secreto.

Después de llegar a su posición, Nail vio que el escuadrón de Fusiles estaba listo. Viendo que las sombras oscuras se acercaban gradualmente, tranquilamente comprobó las municiones de fuego e instruyó a sus hombres que montaran las armas en los muelles de la pared.

Nail se sintió un poco decepcionado. Él mismo podría haber dado a esas bestias un duro golpe con su rifle giratorio.

Las balas se metieron en los cargadores uno por uno y luego se colocaron en lugares prácticos a los que los soldados de enfrente podían llegar fácilmente. Había una o dos personas responsables de cargar detrás de cada veterano. Si era necesario, los veteranos podrían disparar cinco balas en una descarga. Las nuevas armas eran mucho más poderosas que las que se usaban anteriormente.

“¡Mira! ¡Aquí vienen las brujas!” Susurró Haimon.

“Son tan… bonitas.” murmuró Al Bitter. “Antes de venir aquí, sólo oí hablar de ellas a través de la iglesia y pensé que eran feas y horribles”.

“¿Eso es lo único que has notado?” Haimon gruñó. “¿No recuerdas a la bruja cargando una gran espada?” La chica podría cortar y matar bestias mixtas demoníacas. ¡Oh! Ojalá tuviera poderes así”.

“Si es realmente el poder del diablo…”

“¡Cállate!” Nail gritó en voz alta. “La Srta. Nana también es una bruja. ¿Crees que es un demonio?” Entonces bajó la voz y dijo: “La señorita Nana es el ángel de nuestro pueblo. El poder que tiene es el poder de los dioses, ¿entendido? Si te atreves a decir algo como eso delante de cualquier veterano del Primer Ejército, te prometo que serás muy maltratado. Ahora concéntrate en la recarga. ¡y no en platicar!”.

Después de gritarle a los dos charlatanes, echó un vistazo a las bestias demoníacas que se acercaban, “Parecen casi iguales a las que venían antes. Parece ser una batalla corta… Espera, ¿qué es eso?”.

Parecía haber una figura gigante entre las sombras oscuras, algo así como una bestia en forma tortuga, pero parecía mucho más grande y rápida.

Cuando se acercó, Nail no pudo evitar mirarla fijamente. ¡Era una bestia demoníaca super gigante que nunca había visto! Sus enormes colmillos eran casi más gruesos que el cuerpo de un ser humano, como las hozes que se pegaban directamente hacia arriba. Sus cuatro patas parecían pilares de roca, levantando capas de nieblas de nieve. A cada paso de su marcha, la tierra que estaba bajo sus pies temblaba. Las murallas de la ciudad de más de cuatro metros de altura eran incluso más bajas que su mandíbula. Si la bestia colisionara contra la muralla, esa muralla de barro probablemente se rompería en pedazos.

¡Los artilleros!.

No había duda de que los fusiles tenían una influencia muy limitada en un monstruo tan gigante, ¡pero sólo el gran equipo de los artilleros podía detenerlo! Los artilleros montados en la sexta sección de las murallas de la ciudad eran el equipo de artillería más poderoso que tenían.

En ese momento, los nuevos reclutas comenzaron a gritar asustados :”Dios mío. ¡Mira! ¿Qué es eso?”.

“Los dioses tengan misericordia de nosotros. ¿Es un demonio del infierno?”.

“¡Cierra la boca y concéntrate en tu trabajo!” Nail se tragó el nudo de la garganta y miró a los cañones nuevos en la sexta sección de la muralla de la ciudad. El cañón, que reflejaba la luz plateada, lentamente giró y se proyectó en la dirección del monstruo gigante.

Entonces las llamas brillantes fueron lanzadas al aire, ¡y los cañones retumbaron y estallaron!.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente