RW 371 – El corazón del bosque.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Roland caminó hacia el centro del jardín y quedo en shock.

Al final del camino apareció repentinamente una pequeña casa de plantas, con troncos de árboles y cultivos entrelazados que formaban sus paredes y junto con capas de vides colgando desde el techo, con algunas incluso cargando racimos de uvas relucientes. Una hoguera ardía en medio de la habitación, y había muebles verdes alrededor. Una mirada más de cerca revelo que en realidad estaban formados por extrañas plantas que crecían del suelo. Por un momento, Roland sintió como si estuviera en un país de hadas. Si no fuera por las caras familiares junto a la hoguera, realmente hubiera pensado que estaba soñando.

“¿Qué es esto?”.

Tilly se dio la vuelta y exclamó: “La habilidad de Leaves ha evolucionado y se ha transformado en este jardín”.

“¿Dónde está ella?” Preguntó sorprendido Roland.

“Se ha vuelto una con las plantas”, dijo Tilly, mirando a su alrededor. “Todo lo que ves ahora mismo es parte de Leaves”.

Su sensación de caminar dentro de una criatura no estaba mal. Era sólo que la “criatura” era en realidad Leaves. Roland sintió de repente un tirón en su corazón: “¿Todavía puede regresar a su forma original, verdad?”.

“Tan pronto como cancele mis poderes, puedo volver a mi forma original.” La voz de Leaves resonó repentinamente.

Sin embargo, cuando escuchó atentamente, se dio cuenta de que no era la propia Leaves quien hablaba. La voz provenía del crujido de las hojas que se balanceaban y del roce de las ramas.

Su respuesta calma un poco a Roland. “¿Nos oyes hablar?”.

“No sólo puedo oírte, sino que también puedo verte, olerte y sentirte”, respondió alegremente Leaves. “Puedo sentir los cambios más leves en el jardín, incluyendo los pájaros construyendo su nido en una de las ramas y así como un bicho arrastrándose en un tronco… Es difícil de explicar, pero lo que dijo Lady Tilly tiene razón. Yo soy el jardín en sí, y te vi tan pronto como entraste”.

Repentinamente, una hoja gigante colgada del techo fue bajada junto a Roland y desenrollada lentamente para revelar una taza que contenía un líquido púrpura. La intrincada copa estaba hecha de cuatro hojas de olivo solapadas con sus tallos curvados en un mango. Roland levantó la copa hasta los labios y se dio cuenta de que el líquido era vino recién hecho, una perfecta combinación de acidez y refrescante dulzura. Claramente, tanto el vino como su contenedor vinieron de este jardín.

Roland tomo la “copa” de Leaves, se acercó a la hoguera, y se sentó emocionado en una silla de planta,su armazón estaba hecho de ramas ásperas, y su asiento y respaldo estaban cubiertos con una pesada capa de hojas de trigo. Sentarse en él era como hundirse en un sofá suave. Al lado de la hoguera había una parrilla, donde Andrea estaba asando manzanas y maíz para todas. Sin duda, esos alimentos también habían sido tomados directamente del jardín.

“¿Cómo te las arreglaste para hacer todo esto?” el príncipe levantó la vista y preguntó.

“Yo tampoco lo sé”, contestó la voz inmediatamente. “Yo sólo estaba cuidando los cultivos recién plantados y los pájaros mensajeros como de costumbre, mientras también practicaba mis habilidades, y ellos respondieron a mi llamado. Tal vez ésta sea la reconciliación que he estado buscando: unir el bosque y las vidas que hay dentro de él”.

“¿Puedes usar tus habilidades en el Bosque Oculto? ¿Podrías también convertirlo en una parte de ti?”.

“No lo creo…” Ella dudó. “Aunque pudiera, llevaría mucho tiempo. Mantener este estado no requiere mucho poder mágico, e incluso puedo sacar energía del bosque, pero cada vez que amplío mi área de influencia, mi mente se vuelve más lenta”.

“¿Lenta?” Preguntó Roland confundido.

“No sé cómo describir ese sentimiento”, dijo Leaves. “Si continúo expandiéndome lentamente, podría convertirme en uno con todo el Bosque Oculto en un par de años, pero tengo miedo de perder el conocimiento. Cuando empecé a fusionarme con el jardín, mi mente se sentía tan abrumada, como si de repente estuviera expandiéndome. Me llevó mucho tiempo acostumbrarme”. Se detuvo y agregó: “Sin embargo, volver a entrar en las plantas que ya he controlado no me da esa sensación poco familiar, y sólo se necesita un mínimo pensamiento para lograrlo”.

“Qué increíble”, pensó Roland. En comparación con la micro-evolución de Anna y Lily, las nuevas habilidades de Leaves era un gran avance en macro-evolución. Si un día pudiera controlar todo el bosque Oculto, ni un solo movimiento de sus enemigos se le escaparía.

“Felicitaciones”, dijo Wendy sonriendo. “Ahora hay otra bruja evolucionada en la Unión de Brujas. Según Agatha, tenemos la mitad de brujas evolucionadas que la Federación”.

“Si ella estuvo aquí, debe haber seguido con esto durante siglos.” Roland se rió entre dientes y miró a la niña que le miraba con curiosidad. “¿Qué hay de Paper?”.

“Su habilidad… desafortunadamente requiere más pruebas”, respondió Wendy, “pero encontramos un fenómeno extraño”.

Se chasqueó los dedos, y dos montones de nieve cayeron inmediatamente del techo.

Wendy colocó un poco de nieve junto a la hoguera y otro poco en un rincón de la habitación, y luego le pidió a Paper que usara sus poderes. “Actualmente le estoy enseñando cómo usar su poder mágico de manera uniforme para que sus efectos sean consistentes, tal como me enseño. Aunque no puede controlar su poder con mucha precisión, no difiere mucho en general”.

Roland notó que la nieve junto a la hoguera se había derretido rápidamente en un charco helado, mientras que la pila más lejana se había derretido a mitad de camino.

Wendy recogió el agua derretida, la llevó a un lado de la habitación, y golpeó la pared. Las vides tejidas apretadamente se encogieron hacia atrás para revelar un agujero del tamaño de un puño, dejando entrar el viento frío.

“Toma, ahora usa tu poder en esto”, le dijo a Paper.

La niña asintió con la cabeza y levantó las manos, y Roland se sorprendió al ver que el agua había formado una fina capa de cristales de hielo.

“¿Así que su poder es… acelerar el tiempo y acelerar los resultados?” Dudó de su teoría tan pronto como dijo. “Eso no puede ser cierto. El tiempo no es más que un concepto creado por los humanos por conveniencia, así que no existe por sí solo. ¿Cómo puede afectar a algo que no existe?”.

“Eso es lo que yo también pensaba, pero Lady Tilly dijo que no era el caso.” Wendy ató una piedra al extremo de una vide y la balanceó hacia adelante y hacia atrás delante de Paper. A pesar de que Paper intentó usar sus poderes, el péndulo continuó balanceándose a la misma velocidad y finalmente se detuvo. “Si ella pudiera acelerar el tiempo, la piedra se habría balanceado más rápido”.

De hecho. Roland rápidamente se dio cuenta de cuál era su poder: no estaba afectando el tiempo, sino el movimiento molecular. Su poder mágico podría reducir o aumentar los niveles de energía de las moléculas, lo que provocaría la congelación y la fusión. Por supuesto, es probable que Paper no lo entendiera, así que simplemente usaba su intuición para controlar su poder, razón por la cual tenía poco impacto en otros objetos. La oxidación era un proceso largo y necesitaba tiempo para mostrar resultados visibles.

Si no se había equivocada, su poder la convertía en un catalizador natural.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente