RW 364 – Imagen doble.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La nieve del exterior se volvía cada vez más pesada. Los copos de nieve del tamaño de una uña cayeron del cielo y cubrieron la Ciudad Fronteriza. Los copos grises bailaban en el viento y descendían juntos hacia la tierra, donde se mezclaban con los tejados blancos y las ramas de los árboles. Con toda probabilidad, presenciar tal escena hizo que uno no sintiera más que frío.

Sin embargo, cuanto más era asi, más cálida se sentía Tilly.

Se apoyó sobre su butaca, con la mitad del cuerpo cubierta con una manta de lana suave, y sus piernas extendidas hacia un barril de fuego. Ese práctico dispositivo para calentarse fue inventado por Roland. Un brasero de carbón se colocó dentro de un barril cuadrado, dispuesto en línea con una silla separada por una tabla horizontal de madera. Era diferente a una hoguera ardiente, que podía causar quemaduras si uno se acercaba demasiado, pero no proporcionaba mucho calor si uno estaba lejos. Colocando los pies sobre la tabla de madera, se podía disfrutar con seguridad del calor del fuego del carbón vegetal a corta distancia. Y además, al meterse en una manta, el cuerpo entero se calentaba.

La nieve que se arremolinaba fuera de la ventana acentuaba la comodidad del interior, y la sensación de dicha creada por ese contraste era profundamente memorable.

Tuvo que decir que el trato que recibían las brujas en Ciudad Fronteriza era completamente diferente al de hace un año. Era comprensible por que las brujas no querían irse, ya que ella misma disfrutaba inmensamente de la estancia.

Aparte de ella, Anna y Agatha se estaban quedando en esa habitación. Originalmente era la habitación de Anna, y siempre que había un tiempo de rara inactividad, Tilly llevaba sus libros a la habitación y buscaría consejos de Anna para las cosas que no entendía. Al principio sólo estaban ellas dos, pero ahora también estaba una antigua bruja que se había despertado de las ruinas. Anna simplemente movió el barril de fuego del lado de la mesa a un espacio vacío en la habitación y le pidió a Roland que instalara dos tumbonas más. Las tres se sentaron alrededor del barril de fuego con sus piernas apoyadas unas sobre otras, y juntas estudiaran el conocimiento.

Por supuesto, la mayor parte del tiempo, Tilly y Agatha hacia preguntas mientras Anna respondía.

“Es difícil de creer que un libro como este pueda ser escrito por un mortal.” Agatha cerró la portada de la Fundación Teórica de las Ciencias Naturales, e inhaló profundamente. “Cuanto más leo, más me doy cuenta de cómo el mundo es exactamente. En medio del caos de masas hay reglas ocultas, y todo funciona según las mismas reglas. Si él hubiese nacido en Taqila, la Federación ciertamente lo hubiese aceptado como miembro, y existe la posibilidad de que poseyera el mismo estatus que una Gran Bruja”.

Al principio, hizo muchas preguntas con respecto al contenido del libro, pero a través de las detalladas explicaciones de Anna, la actitud de Agatha hacia Roland cambió significativamente.

Sin embargo, Tilly creía que ese cambio sólo estaba dirigido hacia Roland, y continuaban viendo a otros mortales como extremadamente aburridos y estúpidos.

Mientras pensaba en eso, Tilly suspiró incontrolablemente. Sólo ella sabía que todo ese conocimiento no provenía de Roland Wimbledon, sino de otra persona que de repente apareció en su mente.

A través de esos pocos días de contacto, así como de las pruebas de Sylvie, Tilly pudo confirmar esa explicación. Sin embargo, sería imposible para ellos probar que él seguía siendo Roland Wimbledon. Lo que era aún más sospechoso era que no sabía de dónde venía esa porción de memoria o a quién pertenecía. Era difícil creer que la memoria pudiera estar completamente separada de su vida, o al menos, ella misma no podía hacerlo. Mientras recordaba en su mente el conocimiento de su mentor y profesores de la corte, los segmentos relevantes de la memoria destellarían frente a sus ojos.

“¿De dónde adquirió exactamente todo este conocimiento?” Agatha suspiró y dijo: “Había pensado que la investigación de los mortales había sido extensa, pero después de estos pocos días de observación, parece que no hay mucha diferencia con respecto a hace 400 años, y quizás incluso se retrajo un poco”.

“Yo tampoco lo sé.” Tilly se encogió de hombros. “En cualquier caso, el conocimiento no pudo haber sido adquirido en el palacio”.

“¿Cómo era en el pasado?”.

Esta pregunta hizo que Anna levantara la cabeza.

“En el pasado…” Tilly dudó un momento. “Era arrogante, cobarde, intolerante, ignorante, poco calificado y terrible… Su único mérito era que probablemente no utilizaba su condición de príncipe para cometer ningún acto atroz”.

“Oh… entonces, ¿era igual a otros mortales?”.

“No. Incluso entre los mortales, era considerado un tipo terrible”. Ella dijo, refunfuñando: “Aunque mejoró después de venir aquí, no se sabía que pensaba…. Siempre retenía sus palabras y quería que la gente confiara en él. ¿Cómo era eso posible?”.

La habitación de repente se calmó.

“¿Qué pasa?” Tilly sintió algo extraño en los ojos de las otras dos.

“No… Nada.” Anna sonrió con la boca cerrada. “Es la primera vez que te oigo hablar de esto”.

Maldición, por fin se había dado cuenta de que había hablado demasiado. Este tipo de queja no debería provenir de un aliado. Probablemente se debía a que en los últimos días estaba demasiado relajada. Trató de explicarlo. “Lo que quiero decir es…”

“Está bien, a Su Alteza no le importaría.” Anna agitó la cabeza y se rió. “Probablemente tiene sus propias razones”.

“Roland…” Tilly dudó un momento y preguntó:”¿No se lo ha mencionado antes?”.

“No”, dijo Anna casualmente, “Yo tampoco le he preguntado. Si quisiera hablar de ello, lo haría”.

“De hecho” , Tilly suspiró en la mente. La primera vez que Anna conoció al príncipe, él ya era una persona cambiada, y por lo tanto no tenía sentido considerar esa pregunta.

“Por lo que dijiste, ¿era una persona totalmente diferente en el pasado?” Preguntó Agatha con interés. “Solía haber un dicho en la Sociedad de Investigacion que decía que mientras más raro fuera una persona, más peculiaridades tendría. Tal vez ese tipo de cambio es algo normal. Mientras estaba en el palacio, ¿Roland aullaba a la luna?, ¿o pasaba mucho tiempo mirando fijamente y gesticulando contra la pared?”.

“¿Qué clase de rarezas son esas?” Tilly no pudo evitar agitar la cabeza. “Aparte de ser un poco excéntrico en su manera de hacer las cosas, no era diferente a la gente común. Sin embargo… Oí a la gente mencionar que una vez, durante una lección de la corte, exclamó públicamente que se casaría con una bruja, y probablemente debido a esas palabras, Gerald y Timothy constantemente se metían con él en nombre de purificar a los secuaces del diablo, mientras que su propio padre también estaba descontento con el comportamiento. Después de eso, su personalidad se volvió cada vez más testaruda e indisciplinada”.

“¿Fue discriminado porque quería casarse con una bruja?” Agatha enroscó sus labios. “Ese era un gran sueño en Taqila. Por supuesto, el número de personas que lo lograron fue muy pequeño, porque la mayoría de las brujas no estaban dispuestas a pasar sus vidas con un solo hombre”.

“Pero somos diferentes de hace 400 años. Si se casara con una Bruja, no tendría hijos para sucederle. ¿Cómo pudo su padre sentirse bien con esa idea?” Tilly suspiró, “Ya han pasado más de 10 años. Probablemente ha olvidado esas tontas palabras”.

“¿Lo es?” Anna dijo de repente: “Pero ahora está dispuesto a casarse con una bruja”.

“¿Aún se acuerda? Espera…” Los ojos de Tilly se abrieron incontrolablemente. “¿Dijiste ahora?”.

“Sí”, Anna se rió suavemente, “Su Alteza lo dijo él mismo”.

Tilly de repente se congeló.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente