RW 362 – Predicamento.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

En el muelle, más de 10 veleros se encontraban alineados, con la parte superior de sus mástiles y sus cuerdas de cáñamo entrelazadas cubiertas de nieve, de tal manera que parecían claros hilos plateados. Los refugiados salieron de sus cabañas y corrieron hacia el gran espacio abierto frente al muelle.

Esa no era la primera vez que Ciudad Fronteriza daba la bienvenida a los refugiados del Reino de Graycastle y, por lo tanto, todo el procedimiento parecía ser muy ordenado. Cuatro líneas de vallas de hierro separaron a la multitud en dos columnas, lo que ayudó a controlar el flujo de la multitud, evitando así una estampida. En ambos lados de las vallas, se encontraban dos policías llevando porras mientras patrullaban. Cualquiera que se abriera paso o intentara escalar la cerca sería golpeado. Aunque no había castigo, había recompensa: para consolarlos después de un arduo viaje, los refugiados recibirían cada uno un cuenco caliente de gachas cuando pasaran por el camino de las vallas. En cualquier caso, llenar sus estómagos antes que cualquier otra cosa podría mitigar efectivamente el temor y la incomodidad de los refugiados de estar en un país extranjero.

Esta vez, aparte de los policías, los soldados del Primer Ejército y los funcionarios del ayuntamiento, Nightingale y Sylvie también se encontraban participando en la inspección para localizar a los drogadictos que Timothy plantó entre la multitud. Bajo la vigilancia de su Ojo Mágico, las píldoras y el polvo de nieve no tenían dónde esconderse.

“Gracias por todo lo que has hecho por la Región Occidental.” Roland miró al otro lado de la multitud y le dijo a Margaret quien estaba a su lado. “Si no fuera por sus veleros, esta gente tendría que pasar el invierno en los barrios bajos de otras ciudades”.

“Es raro que Su Alteza me pida ayuda en un tono de voz tan urgente, y naturalmente tuve que hacer lo mejor que pude.” Se rió. “Sin embargo, muchos marineros no estuvieron dispuestos a navegar en la nieve pesada, y por lo tanto sólo pude juntar estos 13 veleros”.

“Es mejor que no tener nada.” Roland exhaló un humito. Después de enterarse de que todavía había un gran número de refugiados retenidos en Silver City, Ciudad Redwater y Willow Town, envió una carta de ayuda a la Cámara de Comercio de Margeret, esperando que pudiera desplegar una flota de veleros para ayudarle a transportar a los refugiados.

Aunque 13 era un número mas pequeño de lo que él esperaba, todos los refugiados podían ser transportados haciendo que los veleros tomaran dos viajes adicionales. Suponiendo que cada barco pudiera alojar a 100 personas, y que cada viaje de ida y vuelta requería de unas dos semanas, los 3.000 refugiados varados tardarían aproximadamente un mes y medio en ser transportados. Debido a que los Royals de oro dados al pelotón del Primer Ejército eran insuficientes para poder enfrentar todos los gastos durante esa duración de tiempo, en ese último viaje de regreso, los veleros también tendrían que transportar comida y ropa invernal. Roland no deseaba que los refugiados llevaran sus esperanzas de una vida mejor a bordo de los barcos, pero finalmente no llegarían al destino.

Gracias a Lightning, Margaret calculó que los costos de transporte eran el doble de la tarifa diaria normal. Cualquier otro comerciante habría considerado que se trataba de una transacción estúpida, ya que los costes de transporte superaban por sí solos el valor de las mercancías. En promedio, Un Royal de oro equivalía a dos personas, por lo que, según el precio actual del mercado, era suficiente para comprar varios esclavos fuertes y de alta calidad. Margaret inicialmente tenía sus dudas sobre Roland, pero insistió en llevar a esas personas a la región

Desde el momento en que los refugiados subieron a bordo de los barcos junto con la delegación emisaria, oficialmente fueron considerados sujetos de la Región Occidental, y era su deber proporcionarles asilo. Además, a los ojos de Roland, el valor de esos refugiados era mucho mayor que el de los esclavos. Después de recibir educación y formación, y eventualmente darles un empleo, la riqueza que crearían a través de sus empleos sería inconmensurable.

******

Volviendo a la sala de recepción del castillo, Roland ordenó a la cocinera preparar una olla de sopa caliente para Margaret. “Bebe esto, hará que sus extremidades se sientan mucho más calientes”.

“Gracias por su amabilidad.” La empresaria recogió una cucharada de la sopa y olfateó. “Parece que tiene licor blanco”.

“Efectivamente”. Se rió: “Además, también hay pimienta y miel, y la base es sopa de pollo. El alcohol es siempre una bebida excelente para disipar el frío, y cuando se calienta con la sopa de pollo, se vuelve aún más deliciosa. Los otros condimentos se añaden para cubrir el sabor picante, así como añadir sabor y un poco de especias a la sopa, de tal manera que incluso una persona que raras veces bebe alcohol lo encontraría apetitoso”.

Margaret lentamente bebió la sopa y terminó con un fuerte sorbo. “Eso es genial. Cada vez que vengo de camino a tu casa, me lleno de anticipación, sin saber qué novedades me esperan. Es una pena que el próximo año probablemente no pueda visitarte”.

“¿Te refieres a una oportunidad comercial?” Roland captó sutilmente el significado en sus palabras.

La empresaria asintió con la cabeza: “Timothy ha decretado la prohibición del comercio de salitre, y por lo tanto, las ventas están prohibidas no sólo a Ciudad del Rey, sino también a Silver City y Redwater City. Aparte de abastecer a bajo precio al Taller Alquímico, los únicos otros clientes son la nobleza de la ciudad”.

Roland frunció el ceño.

“Además, según una noticia que oí de una fuente del ayuntamiento, Timothy está planeando bloquear la Región Occidental. No será sólo el salitre, sino también los comerciantes, que se detendrán en la frontera de Redwater City. Cuando llegue el momento, no sólo se verán afectados Ciudad Fronteriza, sino también la Fortaleza Longsong y Willow Town. Aunque muchos nobles han expresado su oposición, es poco probable que Timothy revoque su orden.” Sacudió la cabeza en dimisión: “A partir del próximo año, no sólo no podré enviar aquí salitre y lingotes, sino que hasta el comercio de máquinas de vapor se suspenderá”.

Debí haberlo presionado demasiado, o no habría emitido un decreto tan perjudicial para la realeza. Pensó en silencio Roland. Antes de completar la centralización de la autoridad, es probable que la interferencia precipitada en las actividades comerciales de otros territorios provoque siempre la resistencia y el desafío de los señores y nobles. Incluso si Timothy envía sus propias tropas para bloquear las rutas terrestres y fluviales, las tropas pueden ser fácilmente eliminadas por los asesinos enviados encubiertamente por los señores locales; sólo dejándolo hacer lo que quiera con esa política durante un año y medio.

Sin embargo, el comercio era la fuente vital de la Ciudad Fronteriza. El salitre era un material utilizado en la producción de ácidos a gran escala, y antes de que se resolviera el problema del amoníaco sintético, seguía siendo un componente insustituible. Si se cortara el suministro, la artillería de 152 mm se volvería inútil, y la recarga de los nuevos fusiles de repetición también se retrasaría enormemente.

Sin embargo, en comparación con las armas, la prohibición del comercio de máquinas de vapor era aún más destructiva. En la actualidad, la cantidad de Royals de oro almacenados en las bóvedas del ayuntamiento no era mucho. Una parte de los ingresos se había destinado a proyectos de infraestructura y al aumento del número de puestos de trabajo, mientras que otra parte se distribuyó como pago a la población y se recaudó mediante la venta de alimentos, artículos de conveniencia y vivienda. Ese modelo económico requería una inyección continua de Royals de oro en el mercado, que debía ser al menos igual a la riqueza creada por los sujetos.

En la actualidad, Ciudad Fronteriza se mantenía en un estado de acumulación primitiva y tampoco emitía créditos. Si se perdieran los ingresos procedentes del comercio de las máquinas de vapor, las finanzas podrían secarse hasta el punto de que no se podría pagar a la población, y se produciría un colapso económico total.

En cualquier caso, la interrupción de los fondos era absolutamente inaceptable.

“Esta situación no durará mucho tiempo.” Roland extendió sus brazos: “Creo que pronto podrás visitar nuestra ciudad de nuevo… no, cuando llegue ese momento, verás una ciudad nueva”.

Margaret se sorprendió un poco, “¿Planeas construir una ciudad aquí?”.

“De hecho, después de los meses de los demonios.” Sonrió. “También, planeo establecer una ruta de navegación comercial que se conecte directamente con Los Fiordos. En lugar de pasar por el puerto de la gente del mar o el puerto de Clearwater, partirá directamente desde la Región Occidental hacia las islas de Los Fiordos. ¿Le interesaría participar en esto?”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente