RW 36 – Negociación

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Roland fue arrastrado de su cama por Nightingale.

Después de haber escuchado que el padre de Nana llegó para una audiencia, él estaba sorprendido al principio. Pronto se dio cuenta que ésta era una rara oportunidad, si quería que la niña se quedara durante los meses de los demonios y ayudara a luchar contra las bestias demoniacas, tendría que encontrar una razón para que la familia Pine se quedara en la Ciudad Fronteriza durante el invierno.

Originalmente, ésta era una situación difícil. Después de todo, la popularidad del cuarto príncipe entre la nobleza había caído en picada, y tenía una relación tensa con la Fortaleza Longsong. Éstas fueron las razones por la cual la mayoría de los nobles abandonaron la Ciudad Fronteriza. Sin embargo, desde el inicio, Roland no había considerado trabajar junto con los nobles. Ellos tal vez tenían mucho poder, pero no eran adecuados para un trabajo conjunto.

Rápidamente se lavó la cara y se vistió, a continuación, se dirigió inmediatamente a la sala de recepción.

El Sr. Pine ya había sido llevado a la sala de recepción bajo la guía de los guardias. Cuando el Sr. Pine vio al príncipe, inmediatamente se paró, enfurecido y preguntó, “Su alteza, ¿Dónde está mi hija?”

Ésta era la primera vez que Roland veía al padre de Nana. Tenía musculatura, pero no era demasiado alto, y con su barba tenía una imagen áspera. Con su abrigo de algodón el cual alcanzaba su cintura y sus pantalones de cuero que tenían grandes bolsillos, su estilo de vestir parecía más del de una persona de oriente que a la de alguien de rango noble.

“Ella está bien, Sr. Pine.“

“¿Por qué se le permitió pasar por los guardias, mientras yo fui detenido en la entrada?” El padre de Nana lo interrumpió por la ira. “¡Necesito una explicación, Su alteza! ¡Por favor traiga a mi hija y permítame verla!”

¿Qué estaba pasando? Roland estaba lleno de sorpresa. Estaba convencido de que el Sr. Pine estaba al tanto de la situación acerca de que su hija desafortunadamente se había convertido en una bruja. Así que sería normal si el Sr. Pine humildemente le pedía que escondiera el mensaje, o sólo le permitiría a Roland resolver el problema. Pero Roland no había esperado que el Sr. Pine sería tan agresivo y no actuaría acorde a la etiqueta de la aristocracia.

Respecto al por qué los guardias dejaron entrar a Nana sin hacer preguntas era debido a las órdenes permanentes de Roland. Nana vendría unos cuantos días a jugar con Anna, así que los guardias ya se habían acostumbrado a ella viniendo.

Después de considerarlo por un momento, Roland dio la orden de que una sirvienta trajera a Nana con ellos.

No importa cuán grosero se comportó la otra parte, seguía siendo el padre de Nana así que era lo correcto permitir que los dos se encontraran para hablar. Si él mostraba alguna intensión de enviar a su hija con la Iglesia o generalmente abandonarla, no sería tarde para tomar medidas en contra de él.

Anna y Nana, ambas vinieron juntas a la sala.

En el momento en que el Sr. Pine pudo ver a su hija la impertinencia vista en sus ojos inmediatamente se desvaneció. Abrió sus brazos en la dirección de Nana y gritó: “¡Papá está aquí, así que ven a mí!”

Pero la pequeña niña sólo se escondida detrás de Anna, y asomando la mitad de su cabeza, “Seré vendida a la Iglesia por ti, ¿Cierto?”

“Oh… Tú niña tonta, ¿De qué estás hablando? Naturalmente, yo nunca te llevaría con la Iglesia, así que vamos a casa juntos.”

Esta reacción confundió a Roland. De acuerdo con la historia de Nightingale, Nana fue vista por su padre cuando estaba usando magia. Entrando en pánico, ella inmediatamente huyó hacia el castillo en busca de Anna. Durante todo el camino, fue seguida por su padre con una mirada asesina.

Pero ahora parecía que sólo estaba mirando con ojos llenos de amor y preocupación hacia su hija, completamente diferente a la usual sensación de odio que las brujas típicamente eran enfrentadas.

Así que ¿Había sido sólo un malentendido?

Por un momento Roland vaciló, pero entonces decidió tomar al toro por los cuernos y dijo, “Sr. Pine, su hija se convirtió en una bruja, usted seguramente sabe eso.”

“Su alteza, ¿De qué está hablando? No le entiendo.” El Sr. Pine furiosamente estampó su pie y se dirigió hacia Nana, tratando de agarrar su mano. Sin embargo, Anna se paró justo enfrente de él, bloqueando su visión de Nana.

“Padre, me he convertido en una bruja… Lo siento mucho…” Susurró Nana.

Escuchando a Nana mencionarlo una vez más, el Sr. Pine se volvió un poco ansioso, “¡No digas tonterías! ¿Cómo te podrías convertir en una bruja? ¿Qué te ha enseñado ese tipo Karl? Nunca debería haberte dejado ir a la escuela. ¡Ahí solamente enseñan esa mierda retórica de la Iglesia!”

Oyéndolo hablar así, Roland repentinamente empezó a entender la situación. Parecía que el padre de Nana trataría de encubrir todo por su hija. ¿Entendió mal las intenciones de Roland?

Así que, por esto, estaba tan inquieto hasta que pudiera ver a Nana.

“Anna.” Le dio una señal con sus ojos. Anna entendió y asintió. Entonces estiró su mano derecha, en la dirección del padre de Nana quien aún trataba de alcanzar a su hija. Llamas comenzaron a surgir de la palma de su mano. Dirigido cerca de la cabeza del Sr. Pine, casi lo quemaba.

El Sr. Pine estaba sorprendido ya que inmediatamente se alejó de Anna. Nana también empezó a entrar en pánico y abrazó el brazo de Anna tratando de detenerla, “¡Hermana Anna, no ataques a mi padre!”

“¡Su alteza, esto es u…!”

“Como puede ver, ella también es una bruja, al igual que su hija,” Roland extendió su mano y dijo “La razón por la que Nana tiene libre acceso al castillo no es lo que usted cree. ¿Podemos calmarnos y hablar del futuro?”

En este momento el Sr. Pine sintió que había despertado de un estado de sueño, “Ah” necesitó comenzar dos veces, “Su alteza, yo…”

“Siéntese primero luego podemos hablar,” Roland apuntó a la mesa cercana, “También tome una taza de té.”

Bueno, suspiró, mi reputación era tan mala, incluso tienen miedo de dejar a sus hijos cerca de mí. Roland ahora entendió completamente el comportamiento grosero del Sr. Pine, sólo había mostrado su preocupación por su propia hija. Cuando había visto a su hija correr hacia el castillo del príncipe, y los guardias ya se habían acostumbrado a su presencia, no pudo pensar en ninguna buena razón para ello.

En caso de que Roland estuviera en la posición del Sr. Pine, temía que hubiera intentado derribar al castillo con las manos desnudas.

Respecto al porqué había negado anteriormente que su hija era una bruja, su intención era muy clara temía que el príncipe dijera ‘Nana ha caído, por lo que necesita ser purificada.’ Así que trató de convencerse y convencer a los demás de que su hija no era una bruja de esta manera nadie se preocuparía por ella.

El Sr. Pine dudo por un largo rato, pero al final, todavía se sentó y tomó una taza de té de un trago. Después de eso, se limpió su boca y miró un poco avergonzado, “Perdón, mi comportamiento fue grosero. Disculpe, ¿Desde cuándo sabe que mi hija se había convertido en una *hic*… bruja?”

“Desde antes del invierno. Yo no fui el primero quien descubrió que ella había despertado, fue su profesor Karl Van Bart. Debido a que ella y Anna eran amigas, él la envió conmigo, para que pudiera cuidar de ella y pudiera protegerla.” Explicó Roland cuidadosamente, “El último mes y medio, ella vino al castillo a aprender acerca de su habilidad sin temor a ser descubierta. Por cierto, la habilidad de su hija es la de curar.”

“¿Eso es así? …” El Sr. Pine rascó su cabeza, “Así que esa fue la razón por la cual el gato pudo correr y brincar nuevamente de forma repentina.”

“¿Gato?”

“*coff*coff*, de hecho, no importa. Cuando llegué a casa, vi a un niño quien estaba sentado en la entrada con un gato entre sus brazos que había sido atropellado por un carruaje. Planeaba esconder el gato de la vista de Nana para que no se asustara. No creí que me hubiera visto y que correría hacia mí en busca del gato. Era muy obvio de que el gato había sido atropellado y que su pata estaba rota,” miró a Nana y a Anna, “¿Así que eran amigas?”

Anna no dijo lo que pensaba, pero Nana rápidamente asintió su cabeza.

El Sr. Pine viendo la reacción de su hija su expresión se suavizó un poco.

Viendo esto Roland preguntó: “No parece pensar que las brujas son personas tentadas por el diablo y se convirtieron en su portavoz.”

“¡Mi hija sin ninguna duda no es una persona malvada!” Él categóricamente negó esta posibilidad, “No importa en lo que se haya convertido, ¡No tengo ninguna duda de esto!”

El padre de Anna y el padre de Nana eran completamente diferentes tipos de personas. Roland no pudo evitar sentir que ahora de alguna manera entendía por qué Nana siempre era muy despreocupada, siempre teniendo una sonrisa en su rostro. Con tal familia, para un niño era como una cálida cuna.

“Tampoco creo eso, Sr. Pine,” dijo Roland francamente. “La habilidad de su hija de curar a otras personas es de gran importancia para mí. Quiero que ella se quede a mi lado en la Ciudad Fronteriza, para ayudarme a pelear contra las bestias demoniacas durante los meses de los demonios.”

Oyendo esto, el Sr. Pine vaciló, “Su alteza, me temo que tendré que rechazar su solicitud. Cuando Los Meses de los Demonios lleguen a esta ciudad. No puedo dejarla en esta pequeña ciudad.”

Desde que la familia Pine no pertenecía al territorio bajo la jurisdicción de la Ciudad Fronteriza, incluso él como un príncipe, no podía ordenarles directamente que se quedaran. Pero siempre y cuando el Sr. Pine estuviera dispuesto a sentarse y hablar, Roland estaba seguro de que podía convencerlo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente