RW 357 – Trabajo sin terminar

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La segunda vez que disparo, Agatha se cubrió las orejas por adelantado.

Entonces miro una escena increíble.

No había un trabajo de carga interminable que ella esperaba. A pesar de que parecía gigante el largo tubo de metal, en realidad no era tan pesado como parecía. Cada disparo parecía sacudir la tierra. Sin embargo, su base permanecía absolutamente inmóvil, como si la tubería y la base no estuvieran relacionadas en absoluto. El tubo largo era rápido y preciso cada vez en términos de respaldo y reajuste, y ese proceso ni siquiera requería control humano -sólo tres de los cuatro operadores estaban ocupados trabajando, mientras que el comandante Iron Axe estaba de lado emitiendo de órdenes.

Retiraban el tapón metálico, deslizaban la bola de cobre, rellenaban el nuevo perno, y disparaban… repetían el proceso una y otra vez. Agatha podía sentir el temblor que sacudía el suelo de la tierra casi cada diez respiraciones. Al mismo tiempo, ella también presenció cómo el suelo y las columnas de nieve se levantaban una tras otra por el fuego a corta distancia -el príncipe no miente esa arma realmente dispara una bala a una velocidad casi imposible de capturar por el ojo humano. A juzgar por el intervalo entre el tiempo de impacto y el momento en que se levantaban las columnas de nieve, se podría concluir que ni siquiera una Trascendente tendría absolutamente ninguna manera de evitar el ataque!

Agatha miró a esa arma de tubo largo blanco plateado y no pudo evitar asombrarse.

Si… si Taqila hubiese estado custodiada por un arma tan poderosa en ese momento, podriamos haber sido capaces de mantener a todos los espantosos diablos bajo las murallas de la ciudad, y así evitar caer en el dilema del desgaste después de que las murallas fueran destruidas. La guerra tal vez tampoco habría ido tan mal.

“¿Fue esta arma creada por las brujas?” Después de un rato, se tragó un bocado de saliva y preguntó en voz baja. Por su aspecto brillante y resplandeciente, ese no podía ser un trabajo hecho por las manos de los mortales con martillos de hierro.

Sin embargo, la respuesta del príncipe la sorprendió mucho.

“Esta es una obra maestra creada conjuntamente por brujas y mortales”, sonrió y dijo: “Las brujas se encargaron de todo, desde la fundición hasta el Cañón, mientras que los alquimistas fueron responsables de las balas que se usan para disparar. Por cierto, las brujas que se dedican a la manufactura son todas brujas de apoyo, excepto Anna.”

Agatha sintió como sus ideas de tiempo atrás repentinamente fueron sacudidas. Pensó que había sido lo suficientemente amable y generosa con los mortales, y por ello había sido incluso marginada por la Sociedad. Sin embargo, ahora parecía que lo que había hecho estaba lejos de ser suficiente?

¿Es cierto que la Federación estaba equivocado desde el principio? ¿Significa esto que lo que el príncipe dijo, de que, “los mortales pueden derrotar a los diablos” es en realidad cierto? …

Sin embargo, si la cooperación entre brujas y mortales puede generar una fuerza tan poderosa, entonces ¿por qué la primera Batalla de la Voluntad Divina terminó con una derrota desastrosa?

Con preguntas que continuamente le venían a la mente, Agatha comenzó a sentirse muy confundida.

***

Mirando a los cañones stronghold lanzar proyectiles en sucesión, Tilly también se sorprendió mucho.

Aunque una vez estuvo en lo alto de la muralla de la ciudad y vio cómo se disparaban proyectiles contra bestias demoníacas, los inconvenientes de esas armas de fuego también eran bastante evidentes: era difícil apuntar a larga distancia, y no podía disparar hacia abajo si los enemigos se acercaban. Sólo en algún lugar plano podían ejercer su poder óptimo. Sin embargo, como la carga era un poco lenta, era muy probable que las bestias demoníacas híbridas rápidas llegaran al pie de las murallas de la ciudad antes de que tuvieran tiempo de encenderlas.

Además, para poder cargar y disparar rápidamente, requerían de entre cinco a diez personas para dirigir un equipo de morteros. La operación del arma se vería afectada, incluso sí un solo paso salía mal. Además, requería que alguien vigilara especialmente la fuente de combustión al encenderse. Cuando hubiera fuertes lluvias, las artillerías de campo probablemente no serían inútiles.

Sin embargo, el cañón stonghold desarrollado recientemente por Roland no tenía las mencionadas deficiencias.

La carga desde la parte trasera del cañón permitía que la boca se mantuviera más bajo que la retaguardia y, por lo tanto, aumentaba en gran medida la eficacia del tiro a corta distancia. La tasa de disparo también se había multiplicado varias veces, pero el personal se había reducido a solo tres personas. Mientras tanto, el cañón no necesitaba ser encendido por fuego abierto, lo que significaba que podía funcionar incluso en condiciones climáticas adversas. Como su alcance de ataque era mucho mayor que el de los mangana, se merecía totalmente el título que Roland denominó “un arma de época”.

Aunque actualmente dependían de la habilidad de las brujas para fabricar tales armas, Tilly creía que esto sería sólo temporal: la observación de Sylvie podía verificar eso: en el pasado, sólo el Comandante de los Caballeros estaba equipado con armas automáticas, pero ahora cada soldado tenía una en su mano. Anna sólo necesitaba crear las instalaciones y el equipo para la fabricación de tales armas. Los trabajos específicos de fundición y montaje podrían ser empleados independientemente por los trabajadores.

Por las miradas de Ashes y Andrea, pudo ver que el cañón stronghold era algo que no esperaban.

Era agradable tener un aliado así, pero como hermana, ella sentía que era aún más distante.

Incluso tenía la sensación de que Roland se le había adelantado.

Eso hizo que Tilly se sintiera un poco frustrada.

Ojalá pudiera ser más franca.

*****

Viendo como las balas se disparaban con gran dificultad en un abrir y cerrar de ojos, Roland sintió que su corazón le dolía. A pesar de esto, todavía tenía que poner una mirada inescrutable para encubrir su falta de voluntad.

Esa no era una nueva prueba de cañón en un sentido real.

Para lograr un efecto de demostración brillante, pidió a Iron Axe que ocupara a un grupo de artillería de élite del batallón de artillería y les pidió que empezaran a practicar tiro simulado unos días antes, durante los cuales también realizaron dos rondas de tiro diarias. Esa no era más que una demostración de fuerza especialmente preparada para las brujas.

La jugada salió bien, y el resultado también fue excelente: al menos por la mirada impactada de Agatha, se notaba que la actuación de los cañones se había clavado su mente.

Sin embargo, para Roland, la ejecución de fuego de ese Largo cañón dejaba mucho de ser ideal.

Excepto por el calibre sagrado de 152 mm, el resto ni siquiera se acercaba al de los auténticos 152 mm. Con la habilidad de Anna en el mecanizado de precisión, Lucia en la purificación de elementos y Sylvie en la detección de grietas, teóricamente, podía fabricar cañones modernos en un sentido real, en lugar de una réplica que sólo tenía un rango de tiro de siete a ocho kilómetros.

La clave estaba en los detalles.

Por ahora, parecía que el escenario de su cámara era demasiado pequeño.

Teniendo en cuenta el peso de la munición fija, Roland redujo el volumen de la cámara a propósito, lo que resultó en una insuficiencia de carga de pólvora. Aunque tenía un largo cañón de 40 calibres, su campo de tiro era todavía insatisfactorio.

Otra cosa era él propulsor.

Como la nitroglicerina estaba todavía en proceso de prueba, la única cosa que podía ocupar para la munición de los cañones era el nitro almidón. Esa fue también una razón por la que Roland sintió que era una lástima que el nitro almidón consumido por unos pocos proyectiles fuera suficiente para cargar miles de balas. Además, esos propulsores sin humo no habían sido gelatinizados, lo que disminuyó aún más la carga de polvo.

Finalmente, la munición era después de todo una versión más grande de la bala. Si la bala no fuera cargada, todo dependía de la energía cinética para crear letalidad. Perder el objetivo significaba cero daños. En esta etapa sólo se podía utilizar para atacar a algunos enemigos lentos.

En general, aún quedaba un largo camino por recorrer antes de que fueran capaces de bombardear y cubrir cada centímetro de la tierra con proyectiles de cañón.

Sin embargo, Roland sintió que probablemente no tenía tanto tiempo como esperaba inicialmente.

Desde que era consciente de que la transformación de la Piedra Mágica fue originada por los diablos, se sintió cada vez más alerta en su interior.

Si los diablos también tuvieran sus propias tecnologías científicas, ¿disfrutarían en algún momento de un avance a pasos agigantados de esas tecnologías?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente