RW 337 – Rescate

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Anna asintió con la cabeza. Extendió sus llamas negras hacia fuera en forma de hilo delgado y lo presionó ligeramente contra la columna de cristal.

La multitud de brujas involuntariamente detuvieron su respiración; solo vieron una corriente continua de humo verde elevándose desde los puntos de contacto. En realidad, ese no era el verdadero color del humo, sino de un tono de color diferente que emergía bajo el resplandor de la llama verde.

Las llamas negras penetraron más profundamente en el cristal.

“¿Cómo ves?” Preguntó Tilly.

“Es un poco duro, pero podré cortarlo”, respondió Anna.

De repente, el “ataúd de hielo” comenzó a cambiar. Junto con un crujiente sonido, algunas grietas aparecieron en el lugar donde las llamas negras habían cavado y comenzaron a extenderse por todo el ataúd. En un instante, había cubierto todo el ataúd como una telaraña. Casi al mismo tiempo, Shiva levanto su barrera y envolvió a las brujas dentro de ella.

Sin embargo, la explosión esperada no sucedió. Los fragmentos de cristal destrozados comenzaron a desmoronarse pieza por pieza, dejando al descubierto un núcleo que emitía aire frío. El interior era un cristal de hielo genuino. En ese instante, todas sintieron una oleada de frío golpeándolas en la cara, y la temperatura del entorno disminuyó rápidamente.

Afortunadamente, Anna evitó rápidamente que la temperatura descendiera aún más y la elevó a su estado original.

Bajo el calor abrasador de sus llamas negras, el cristal comenzó a derretirse incluso más rápido mientras perdía rápidamente su transparencia. Los bordes y esquinas perdieron su forma. Como un cubo de hielo ordinario, fue haciéndose pequeño a medida que se derretía. Sin embargo, Tilly notó que el piso no estaba cubierto por una gran piscina de agua. En vez de eso, todas las partes que se habían derretido se volvieron humo y se alejaron a la deriva, haciendo parecer que el “ataúd de hielo” nunca había existido en primer lugar.

Cuando casi una minúscula cantidad de cristales de hielo se habían derretido, el cuerpo de la chica que estaba encerrada en su interior fue descubierto.

Aparentemente había quedado en medio de un sueño profundo. Su pelo largo, así como sus prendas, no tenían ningún rastro de estar empapados y no eran diferentes del tiempo en el que estaba antes de ser sellada en el hielo. Su cuerpo impotente comenzó a caer hacia atrás después de perder el apoyo del cilindro y fue atrapada por los brazos de Ashes.

“¿Sigue viva?”

“A pesar de que es muy débil, su corazón no ha dejado de latir.” Ashes presionó una de sus manos en el pecho de la joven. “Esto… es simplemente inverosímil.”

De hecho, era inverosímil. Tilly pensó. Durante toda esa corta semana de estancia, se dio cuenta de que las cosas increíbles que presenció en Ciudad Fronteriza eran mucho más grandes que lo que había visto en el último año. Tilly dejó escapar un pequeño suspiro de alivio. Su identidad estaba casi confirmada. Desde que era alguien capaz de sobrevivir dentro del extremadamente frió ataúd de hielo. Era una bruja.

La incursión esta vez, al final no había sido en vano.

En cuanto a su nombre, origen y la razón por la que estaba atrapada dentro de esas ruinas, podían responderlas lentamente una vez que regresaran.

********

Andrea estaba protegiendo el lado de la cueva de una manera aparentemente aburrida. Ocasionalmente, echaba una mirada hacia el fondo, con la esperanza de que lo primero que viera fuera a Tilly en medio de su regreso.

No había presencia de Diablos cerca de la cueva e incluso raras ves veían bestias demoníacas. Ocasionalmente, algunos lobos y jabalíes comunes saldrían del bosque. Pero antes de que pudiera siquiera sacar su arco, Nightingale ya los había apuñalado con su daga sobre su cabeza.

El paso del tiempo se había hecho aparentemente más lento. Aparte de ella, las brujas que habían permanecido cerca de la cueva eran todas de la Unión de brujas. Aunque quisiera, era incapaz de hablar con alguien para pasar el tiempo. Aunque la chica llamada Wendy parecía ser extremadamente amable, Andrea no pudo encontrar la resolución de entablar una conversación con ella.

Como una noble de clase alta en el Reino Amanecer, la gracia y el autocontrol eran cualidades esenciales que una mujer no casada debía poseer.

Olvídalo. Hablaré con Nightingale en su lugar. Escuché que ella recientemente luchó con Ashes. Sorprendentemente, lucharon hasta un punto muerto. Siendo ese el caso, si lo considero como recopilación de información acerca de mi rival, no debe considerarse como un ataque la conversación.

Mhm, este es solo un trabajo necesario que tengo que cumplir.

Estiró la mano para acariciar la nieve que se había acumulado en su cabeza y levantó la vista. Su corazón, sin embargo, saltó bruscamente. Nightingale había desaparecido.

La mujer que poseía rizos dorados y un aire de elegancia similar a la de un noble, que originalmente estaba apoyada contra el costado de la canasta, ahora había desaparecido sin dejar rastro.

Ah, sí, su habilidad es la invisibilidad.

Pensando hasta este punto, Andrea calmó su corazón y comenzó a percibir cualquier movimiento a su alrededor. Cuando la vista de uno no podía ser utilizada, sus oídos y nariz se convertían en su mejor ayudante para determinar el paradero de un enemigo.

Poco después, escuchó los suaves ruidos de pasos rozando algo.

¿Es Nightingale?

No, eso no está bien. Andrea sintió sus vellos erizarse. Era obvio que esas huellas no eran algo que una sola persona era capaz de producir. Había un grupo de personas que se acercaban a ese lugar. ¡Estaban en la jungla delante de ellos, y estaban a solo cien pasos de ella! Sin embargo, cuando ella miró hacia adelante, el lugar en el que aterrizaban sus ojos aún no estaba perturbado. Ni siquiera había rastro de sombras…

El sonido de los pasos sonó muy cerca de ella. Dios mío, ¡el enemigo es invisible!

Justo cuando estaba a punto de alarmar a los demás, un sonido de explosión de repente sonó en sus oídos.

Una llama apareció repentinamente y desapareció en el aire. Después hubo una ola de destellos en el aire y apareció un monstruo que poseía un físico peculiar. Tenía una cabeza larga y estrecha y poseía un par de hozes afiladas. Por su apariencia, era como una mantis mutante. Sin embargo, lo único que la hacía diferente de otros insectos era que caminaba erguida.

La bala disparada por el arma de fuego hizo pedazos el lado de su cara. La sangre negra comenzó a brotar de su cráneo y casi cayo sobre el cuerpo de Andrea.

Con un ruido sordo, la criatura cayó al suelo. Después de lo cual, vio la túnica y capucha blanca de Nightingale ondeando al viento.

Después de eso, ¡sonó el segundo disparo!

Maldita sea, ¡fui descuidada! Andrea se mordió los labios con fuerza. Ella deseó haberlo notado antes.

Aunque había convocado su arco, no sabía en qué dirección debería haber disparado sus flechas. Ella solo pudo retroceder hasta el costado de la canasta y permanecer junto a las otras brujas.

Cuatro disparos resonaron y cuatro monstruos cayeron, todos muertos con un disparo cada uno.

Cuando Nightingale una vez más se materializó junto a un monstruo, Andrea dejó su arma y rápidamente caminó hacia Nightingale.

“¿Que es eso?”

“Si no es una bestia demoníaca, entonces debería ser un Diablo.” Se agachó y jugueteó con sus garras y hoces. “Pero a juzgar por su color de sangre, es probablemente una bestia demoníaca.”

“¿Cuándo los descubriste?”

“Desde que aparecieron”. Nightingale sonrió. “En la densa niebla, el resplandor procedente de la magia en sus cuerpos era tan vistoso como el mar de estrellas en un cielo nocturno.”

“¿Puede una bestia demoníaca poseer tal habilidad?” Andrea frunció el ceño y preguntó.

La sonrisa que estaba en la otra parte desapareció. “Hmm… supongo que es porque las especies mixtas son algo especiales.”

En ese momento, las brujas que entraron a las profundidades de la cueva antes también regresaron a la superficie. Además de los 7 miembros originales, también había una chica con el pelo azul en el hombro de Ashes.

“¿Es ella la persona que estaba llamando por ayuda en las ruinas?”, Dijo Andrea mientras se acercaba para darles la bienvenida.

“Así es.” Tilly asintió con la cabeza. “Explicaré la situación en detalle una vez que regresemos a el Ojo de Halcón. Cuanto más tiempo nos quedemos en este bosque, más incómodo me siento. Eso me recuerda, ¿alguna de ustedes se encontró con alguna situación peligrosa en la superficie?”

“Solo llegaron algunas bestias demoníacas raras y especies mixtas. Sin embargo, están todos muertos.” Nightingale se encogió levemente de hombros.

El globo de aire caliente se infló rápidamente y se elevó en el aire. La canasta se elevó hasta la cima de un árbol y comenzó a abrirse paso hacia la pequeña ciudad. En ese momento, Sylvie gritó alarmada, “Dios mío, ¿qué son esas cosas de abajo? ¿Son bestias demoníacas?”

“¿Bestias demoníacas?” Andrea extendió su cabeza y miró hacia las direcciones de las ruinas. Sin embargo, ella no pudo ver nada.

Eso no está bien. Había algo moviéndose en la superficie. El cadáver del monstruo que originalmente yacía en el suelo había perdido la mitad de su cuerpo de repente. Las manchas de sangre que había en el suelo habían sido pisoteadas y se habían roto. Extraños movimientos de gusano se podían ver entre el borde del barro y la nieve. La escena era casi como si uno mirara a través de una copa de vidrio; si no la examinaban cuidadosamente, les sería muy difícil darse cuenta de los cambios.

“Son esas extrañas especies mixtas otra vez.” Nightingale habló de una manera descuidada. “Probablemente hay como un centenar de ellos. Parecen estar tratando de hacerse su camino hacia el agujero… ¿Podría ser que se sintieran atraídos por el gusano grande y quisieran hacer de él una buena comida?” Bostezó. “Aunque, eso ya no tiene nada que ver con nosotras.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente