RW 334 – Bala al Caparazón

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Después de subir por una esquina de la muralla de la ciudad, Andrea fue inmediatamente recibida con una escena sorprendente.

Todo lo que miraba era filas de soldados, vestidos como milicianos, parados en la parte superior de la muralla agarrando una extraña arma en forma de palo con sus manos; esas son probablemente las armas de fuego de las que Ashes estaba hablando. Siguiendo el enfoque del grupo de bestias demoníacas, llamas y humo denso salían de él, causando que el sonido de explosiones continuas resonase en sus oídos.

Esa debería ser un tipo de arma similar a la ballesta, pero no puedo ver las flechas disparadas, probablemente es debido a la gran nube de humo y polvo. Las bestias demoníacas que se encontraban atacando desde el frente de la manada se movían al igual como si hubieran sido destrozadas sin piedad por algo. Sus cuerpos se detenían antes de comenzar a caer al suelo en rápida sucesión.

Aun así, los soldados no miraban las secuelas de la batalla. En lugar de eso, continuaron disparando contra el enemigo con una velocidad que era un poco más rápida que la de ella al colocar una flecha en la cuerda del arco.

“¿Es esta el arma aterradora de la que hablaste?” Andrea sintió como sus labios se secaban un poco, volviéndose algo ásperos. “Su índice de disparos es definitivamente rápido, pero la precisión es algo…”

“Antes de que esta gente fuera reclutada en el Primer Ejército, todos eran mineros, granjeros y cazadores.” Ashes interrumpió su discurso. “El tiempo que han pasado usando esta arma es apenas de seis meses.”

Una persona normalmente requería al menos 5 años para convertirse en un guerrero bien entrenado, y se necesitaba aún más tiempo para convertirse  en un arquero. Incluso las ballestas, las cuales requerían la menor cantidad de entrenamiento requerían el entrenamiento de al menos medio año. Incluso con el entrenamiento, solo evitaría situaciones de disturbio en contra de agricultores. En cuanto al combate real? Solo Dios sabía si eran capaces de golpear cualquier cosa. En la mayoría de los casos, solo hacían el entrenamiento para aumentar el prestigio de uno.

Andrea no pudo evitar tragar saliva. Ella estaba muy familiarizada con ese tipo de prácticas, ya que su clan había nutrido su justa cuota de caballeros destacados. Debido a eso, ella naturalmente entendía la importancia de que los soldados estuvieran listos para el combate con aproximadamente 6 meses de entrenamiento. Con un amplio suministro de armas y municiones, Roland podría reunir un enorme ejército en un corto período de tiempo. Además, no había necesidad de preocuparse de que las tropas fueran enviadas durante su primer contacto con el enemigo. Incluso un grupo de caballería de élite tendría dificultades para acercarse en medio de una avalancha de ataques sin interrupción.

Eso no tiene nada que ver con el coraje o la fuerza de voluntad de la milicia, sino más bien con la tremenda fuerza que tenían en sus manos.

“¿Sabes algo más sobre el arma de fuego?” Tilly le preguntó a Sylvie después de observarlas por un momento.

La última asintió con la cabeza. “La he examinado por dentro y por fuera en innumerables ocasiones. Definitivamente es similar a una ballesta, pero la punta de flecha de donde se dispara es diminuta y no tiene un eje ni plumas en la cola. La diferencia radica en que la punta de la flecha no depende de la elasticidad de una cuerda de arco, sino más bien de la fuerza propulsora de un polvo fino y negro cuando explota: puede elevar instantáneamente la velocidad de la punta de la flecha a velocidades extremas… ”

“¿Un polvo negro y fino?” Preguntó Tilly. “¿Que es eso?”

“Es probablemente un subproducto alquímico.” Ella negó con la cabeza. “Tampoco tengo clara su composición específica.”

“Debe ser muy caro”, dijo Andrea. “Las cosas que los alquimistas crean nunca han sido nada baratas.”

Ashes curvó sus labios. “Realmente crees eso… De lo que se ve y por las cantidades de veces que están disparando, no parece que estén usando algo costoso.”

“Espera, algo se acerca.” Sylvie, que estaba en el proceso de evaluar el campo de batalla, se sorprendió un poco. “Dios mío, ¿eso también es una bestia demoníaca? ¡Es casi tan alto como la muralla de la ciudad! Parece similar a una enorme tortuga, y lleva un gran caparazón detrás de su espalda.”

Andrea inmediatamente recuperó sus sentidos. “¿Caparazón? Me temo que esas armas no ayudarán mucho. Mientras esté a 10 pies de ella, ni siquiera las murallas de la ciudad podrían soportar mis flechas mágicas. Ashes, cúbreme.”

“Suspiro, está bien.” Ashes impotentemente se quitó la claymore detrás de su espalda. “Pero conste, es mejor que no manches el buen nombre de Lady Tilly.”

“No hay necesidad de que todas ustedes vayan”, dijo Sylvie, en un intento de detenerlos. “Todavía tienen”

Andrea no escuchó la última mitad de la oración que estaba diciendo la otra persona, cuando escuchó un sonido ensordecedor al igual que un relámpago, explotando justo al lado de sus oídos. Girando la cabeza hacia atrás, vio llamas saliendo de los objetos metálicos en forma de tubo que estaban erigidos alrededor de la muralla de la ciudad que coincidían entre sí. En ese momento, pudo captar débilmente la trayectoria que las puntas de las flechas tomaron al volar: eran como una serie de sombras. Como el sonido de un trueno que no da tiempo para cubrirse los oídos, volaron a la distancia donde el monstruo recién había aparecido.

Después de una seria de respiraciones, las balas levantaron el hielo sobre el suelo en ambos lados de la criatura. Después de que los copos y la nieve perturbada que se encontraba volando alrededor descendieran, la fea y corpulenta bestia demoníaca continuó avanzando a una velocidad fija; Era evidente que ese ataque no había logrado alcanzar el objetivo.

Pero, aun así, fue suficiente para que Andrea se sintiera extremadamente conmocionada… Esa distancia ya había superado demasiado el alcance del arco largo y la ballesta pesada. “Esto es…”

“Su Alteza Real la llama artillería de campo. En pocas palabras, es un arma de fuego de largo alcance.” Sylvie se descubrió las orejas. “Su poder es mucho más fuerte que el arma de fuego, y su alcance es mucho mayor. Eso fue lo que derroto fácilmente a la flota de milicias de Timothy en el punto de bifurcación del río Redwater.”

La suerte de la bestia demoníaca no logró durar mucho tiempo. Durante la segunda ola de bombardeo, dos balas golpearon con precisión su caparazón. Andrea lo vio extremadamente claro; junto con el sonido estruendoso de la colisión, una capa de niebla comenzó a elevarse desde su caparazón rugoso. Dos agujeros se observaron desde un costado que estaba cerca de su cabeza, haciendo que la sangre negra y vísceras salieran a chorros de ella, salpicando todo el suelo.

No mucho después, la batalla terminó. Había cientos de trozos de cadáveres demoníacos colocados frente a la muralla de la ciudad. La sangre caliente y fluida creó una neblina blanca sobre el suelo cubierto de nieve. Mientras los soldados estaban comenzando las reparaciones, ella todavía estaba procesando el incidente, fue incapaz de encontrar una oportunidad para mostrar sus habilidades de principio a fin.

“Parece que mi estimación estaba equivocada.” Tilly sonrió sin poder hacer nada. “No necesita ninguna ayuda de las brujas de combate.”

“La última vez que vine a esta pequeña ciudad, ese tipo de arma no era ampliamente accesible, y solo el Comandante de  los Caballeros podía poseerla. Pero ahora, él realmente ha producido muchas…”Ashes suspiró. “Quizás esta es exactamente la razón por la cual Su Alteza Real se atreve a apoyar públicamente la existencia de las brujas, a pesar de estar bajo la fuerte presión de la Iglesia.”

Andrea no respondió. Si fuera en tiempos normales, definitivamente ridiculizaría a Ashes. Sin embargo, solo se sentía deprimida en su corazón. Ella ni siquiera tenía la fuerza para empezar una discusión.

Cuando regresaron al castillo, Su Alteza Real, Roland aún continuaba preparando un suntuoso almuerzo para las brujas.

Al ver los platos dispuestos ante ella con colores brillantes, Andrea se sintió aún más sofocada en su corazón.

Los nobles de clase alta del Reino Amanecer eran muy particulares acerca de la autenticidad del sabor de su comida. Estaban dispuestos a gastar energía y Royals de oro para comprar ingredientes preciosos y raros, para cocinarlos de la mejor manera. En sus ojos, la comida que estaba salpicada con todo tipo de especias y salsas, como las que se encuentra en Greycastle, era un medio de preparación muy descarado. El condimento solo existía para cubrir los defectos naturales de la comida; la adición de esos condimentos simplemente significaba lo mal que sabía.

Pero desafortunadamente para ella… cada plato de comida en la mesa era extremadamente delicioso.

Al igual que estos regordetes y jugosos hongos a la parrilla, ¿de dónde los encontró exactamente Su Alteza Real? Los jugos que brotaban de la mordida más leve eran prácticamente capaces de llenar toda su boca.

Y luego estaba el plato de sopa de vegetales verdes. Por su aspecto, parecía un cuenco de sopa, muy poco llamativo, pero una vez que tomaba un sorbo, podía sentir un sabor fragante y sabroso. Era casi como un pollo entero, con algunas costillas de cerdo y algas marinas, hervida a fuego lento dentro de una olla.

La comida más singular era el postre después de la comida: el pan helado. Consistía en helado, cuyo aroma lechoso llenaba la habitación, metido entre dos pedazos de pan. Después de darle un mordisco, se perdía en su textura fría y suave, simplemente no podía desprenderse de ello. El hecho de que fuera “invierno” no le impidió comer rebanada tras rebanada.

¡Maldita sea, no soy capaz de refutar a esto!

Mirando a Ashes, quien mostraba una sonrisa provocadora hacia ella, Andrea descubrió que no era capaz de dar una respuesta por primera vez en su vida.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente