RW 327 – El motivo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“!Señorita Tilly!”

Guiada por Nightingale al castillo del señor, la Quinta Princesa nunca esperó que la primera persona en saludarla fuera Sylvie. Ella corrió alegremente, omitiendo el saludo y en su lugar se inclinó para darle un abrazo, “¿Cómo es que estás aquí, todavía es otoño?”

“No es diferente al invierno ahora”, se rió Tilly, “¿Dónde están las otras?”

“Lotus actualmente está construyendo casas para los refugiados, Evelyn y Candle todavía están en el área industrial, y Honey está ocupa entrenando palomas mensajeras en el jardín trasero.” Sylvie contó con los dedos: “Su Alteza ya ha enviado gente para informarles de su llegada”

“No te preocupes, creo que podrás verlas pronto.” Detrás de Sylvie escucho una voz familiar, pero extraña.

Tilly levantó la cabeza y miro a un hombre de cabello gris con una gran sonrisa en su rostro, su apariencia no era muy diferente de la de sus recuerdos, sin embargo, su sonrisa y su comportamiento eran completamente diferentes a las del pasado.

“Bienvenido a Ciudad Fronteriza, mi querida hermana.”

*****

Los pensamientos de Tilly se encontraban confusos, había demasiadas sospechas que quería mencionar, pero mantuvo una cara seria mientras seguía a Roland Wimbledon a una habitación que parecía un estudio.

“Por favor siéntate”, dijo la otra persona mientras servía un vaso de té negro caliente y lo colocaba frente a ella. “Ha pasado todo un año desde la última vez que nos hemos visto. Sé que tienes muchas cosas de las que me quieres hablar, es lo mismo conmigo… pero no hay necesidad de apresurarnos.” Miró la nieve que caía fuera de la ventana y continuó diciendo: “El invierno es todavía muy largo.”

Agarró la taza y, sin decir ninguna palabra, se sentó en silencio junto a la mesa de caoba, y examino silenciosamente al Cuarto Príncipe.

Incluso solo con sus recuerdos previos, Tilly sintió que no era algo que pudiera decir su tímido y cobarde hermano. Siempre parecía fuerte por fuera, pero en realidad era débil por dentro. Siempre estaba buscando la forma más rápida de escapar, sin querer enfrentarse a un problema de enfrente. El Roland Wimbledon que ella antes conocía era completamente diferente. Estaba tratando de tomar la iniciativa de la conversación, y a pesar de su tono suave y gentil, mostraba completamente el comportamiento de una persona totalmente cómoda en su lugar como líder.

“Nightingale”, Roland inclinó la cabeza.

“Pero Su Alteza…” la voz de la bruja guía se escuchó de algún lugar dentro de la habitación.

“No importa, ella es mi hermanita.”

“Muy bien”, Nightingale guardó silencio por un momento, entonces su cuerpo apareció, antes de que ella abandonara la habitación.

“Ahora las únicas personas aquí somos tú y yo”, se rió un poco mientras se acercaba a la mesa.

Tilly guardó silencio por un momento, “Al final, ¿quién… eres realmente?”

Ella pensó que la otra parte vacilaría o fingiría ser misterioso, pero nunca espero que él le respondiera tan rápido, “Soy tu hermano mayor, Roland Wimbledon, el Cuarto Príncipe de Graycastle.” Luego se rió, “Sé que cambié mucho, pero estoy dispuesto a explicártelo lentamente.”

De repente Tilly recordó lo que había escrito en ese último. “En cuanto a lo que me permitió tomar esa decisión, y lo que me hizo diferente, esos pequeños detalles pueden discutirse lentamente en una oportunidad posterior.” Probablemente fue esa frase la que la llevó a decidir ir a esa remota ciudad.

Ella no pudo evitar abrir su boca, “Estaría feliz de escuchar lo que tienes que decir.”

La historia completa no fue complicada, pero fue muy emocionante. Después de que Roland le contara sus experiencias después de que le dieran Ciudad Fronteriza, Tilly descubrió que su copa había sido vaciada hacía tiempo. Respiró hondo y luego volvió a repasar su historia. En pocas palabras, una bruja llamada Anna movió a Roland, y a través de la bruja salvada, se dio cuenta de los actos malvados de la Iglesia y las mentiras siniestras que le contaban al pueblo. Entonces, con el intento de asesinato de García le llevó a darse cuenta del lado oscuro del poder real, incluso aunque estaba escondió en el rincón del reino, no pudo evadir su maldad, así que finalmente decidió cambiarlo todo.

Aunque eso se escuchaba algo melodramático, y con algunas dificultades, pudo contar como una explicación aceptable. Sin embargo, todavía quedaba la pregunta sobre el extraño conocimiento, ya sea la máquina de vapor o las pistolas y cañones, era imposible que viniera de la percepción y la conciencia de un momento.

“Entonces, ¿estás diciendo que la causa última de todo esto son los recuerdos que aparecieron repentinamente en tu cabeza?”, Preguntó Tilly.

“De hecho”, dijo honestamente Roland, “sé que es difícil de creer, pero es un hecho… después de que afortunadamente evadiera el intento de asesinato de nuestra tercera hermana, fue cuando desperté del coma y me di cuenta de esas cosas. Si decimos que el encuentro con Anna fue el ímpetu, entonces el contenido de los recuerdos fue la fuerza impulsora detrás de mi deseo de cambiar el status quo.”

¿Fue una bruja? Pensó Tilly, la posibilidad de reemplazo o de control son escasas, Sylvie ya ha confirmado que las habilidades de la Unión de Brujas no son desconocidas, todos los días se someten a una práctica especial, ninguno de ellas tiene poderes relacionados con esas dos áreas, ni siquiera remotamente.

La única posibilidad que queda es una posesión, no eliminaba la posibilidad de que tuvieran ese tipo de habilidad, que les permitiera invadir, ocupar el cuerpo y obtener los pensamientos de la otra persona. Pero esta especulación es igualmente incierta, no importa cómo pensara padre sobre Roland, sin duda era uno de los príncipes de Graycastle. Por lo tanto, siempre solía llevar una Piedra Represalia de Dios y era normal para él, ademas siempre había caballeros y guardias personales para protegerlo, lo que hacía imposible que una bruja que no tuviera la Habilidad de ocultarse se acercara a él.

Pero, incluso con tal bruja, ¿cómo puede ella saber tantas cosas que son fuera de lo normal? Cuando era niña, Tilly además de gustarle hurgar en la Biblioteca del Palacio, también había recibido enseñanzas de varios mentores, eruditos y personas multitalentosas, pero incluso ellos nunca habían hablado sobre usar el poder del vapor y el polvo de nieve para remplazar la energía animal y las espadas.

Por lo que parecía que su peculiar conocimiento tenía algo que ver con sus extraños encuentros.

“¿Cómo demostrarás que eres Roland Wimbledon y no solo la parte que apareció con esos recuerdos extra?”

Tilly sabía que esa pregunta era bastante grosera, si él actuara como el antiguo cuarto Príncipe que ella conocía, indudablemente ya habría estallado en furia, habría volteado la mesa y salido de la habitación.

“Debido a que aún recuerdo los asuntos que sucedieron en la corte”, el tono de la otra parte se mantuvo en calma. “Creo que es la memoria única de una persona la que distingue la esencia de una persona. Si una bruja conocida llegara a ser exactamente la misma que tú, con solo sus recuerdos no iguales, ella seguiría siendo esencialmente otra persona. Aunque tengo muchos recuerdos extraños, no recuerdo de dónde vinieron. Sin embargo, tu expresión de llanto que me dejaste cuando te arrojé sobre los vidrios rotos aún está vívidamente incrustada en mi memoria, así que ahí está la prueba.” Hizo una pausa, “Por supuesto… no he tenido tiempo de disculparme contigo, pero aún espero que no sea demasiado tarde.”

Tilly guardó silencio, el Roland frente a sus ojos tenia una vestimenta limpia y una expresión de sinceridad. Como si le dijera que era innecesario dudar, ya que todo era verdad. Obviamente, no importaba desde donde ella lo mirara, el nuevo él era mucho mejor que el príncipe dandy de antes, pero quedaban algunas dudas en su corazón.

“Verdaderamente… difícil de creer.”

“Eso es normal”, dijo Roland como si hubiera visto a través de sus pensamientos. “Hay muchas cosas que son impensables antes de que las experimentes personalmente. Para mí, nunca hubiera esperado que mi hermana menor hubiera despertado como una bruja, ni siquiera que se las haya ocultado a todas las personas dentro del palacio. Sin embargo… Como dije al principio, este invierno todavía es muy largo, tendremos mucho tiempo para entendernos poco a poco.”

“Probablemente sea la mejor solución, por el momento”, Tilly asintió, “Entonces durante los próximos meses… siento molestarte.”

“No te preocupes, te encantará estar aquí.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »