RW 288 – Maestro y discípulo.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Kyle Sichi paso toda la Ciudad Fronteriza en dirección al río Redwater.

En estos momentos, Ciudad Fronteriza se había convertido en un lugar floreciente; era difícil imaginar que este lugar había comenzado como nada más que un puesto de avanzada para detectar los movimientos de las bestias demoníacas. El suelo debajo de sus pies era negro grisáceo y sólido. Ambos lados de la calle estaban alineados con casas de un solo piso bien ordenadas, diferentes al edificio residencial del otro distrito. Esas casas no eran usadas para vivir; su interior era mucho más espacioso que el de las otras residencias, y era algo similar a un pequeño almacén.

De acuerdo con Su Alteza, esas casas serían usadas como tiendas.

Frente a las casas de un solo piso había una canaleta profunda, que estaba cubierta con pizarras de piedra, era como la línea divisoria de la calle negra. Además de eso, en intervalos de un segmento también habían plantado un gran árbol al borde de la carretera, intercalado entre dos casas, las ramas crecían cerca del centro de la carretera. No solo ofrecía protección contra el sol y la lluvia, sino que también calentaba los corazones de la gente y deleitaba sus ojos.

Kyle no tenía más remedio que decir que, al final, fue la regularidad lo que le dio la mejor impresión.

Independientemente de si se trataba de edificios, caminos, alcantarillas o árboles, todas esas cosas estaban ubicados en el lugar correcto de acuerdo a un plan, cada uno fue cuidadosamente seleccionado por su calidad a un nivel no inferior al de un jardín de flores del Señor. La experiencia de vagar por las calles de Ciudad Fronteriza era equivalente a deambular por el distrito de Duke, en Ciudad Redwater. Aunque los edificios del último se encontraban más conglomerados e incluso eran más grandes, la disposición armoniosa de esas casas ordinarias y mediocres emanaba su propio y único sentido de la belleza. Ese tipo de sentimiento sobrepasaba el de la grandeza individual, mostrando un nivel mayor de grandeza ya que era parte de un todo.

Al igual que las fórmulas químicas que se ajustan a un sistema uniforme, pensó, esta es una belleza producida por orden.

Actualmente, Kyle tenía mucha reputación en Ciudad Fronteriza. Los transeúntes que iban y venían lo saludaban con un movimiento de cabeza y respetuosamente se dirigían a él como Sabio. Sin embargo, en comparación con el título de un Sabio, él todavía prefería el título de Maestro en Química. Era una lástima que Su Alteza hubiera dejado en claro que tenía que entender la “Química Intermedia” antes de poder recibir esa gloria especial.

Alejándose del distrito central, Kyle pudo ver el río Redwater fluyendo a lo largo del borde occidental de Ciudad Fronteriza. El laboratorio que estaba situado en la orilla del río ya había aumentado a cuatro edificios, sin embargo, debido a la falta de mano de obra, los dos últimos se encontraban temporalmente inactivos.

Kyle estaba preparado para llamar inmediatamente a su aprendiz para completar la misión de Su Alteza, pero fue detenido por un soldado que vestía el uniforme del Primer Ejército.

“Su Excelencia Sichi, un velero anclo en el muelle con más de cincuenta… civiles”, dijeron los soldados después de saludarlo: “Debido a que el número de personas es demasiado grande y no son comerciantes, un escuadrón de la guarnición decidió detenerlos en los muelles. Entre ellos hay una persona que dijo que quería verlo, afirmó ser un alquimista de Ciudad Redwater , llamado…”

“¡Chávez!” Kyle grito, al mismo tiempo que agarro los hombros del soldado, “¡Llévame a verlo!”.

Junto con el soldado se dirigió al distrito portuario, allí vio una silueta familiar: Chávez había llegado.

“¡Honorable mentor!” En el momento en que el otro lado vio a Kyle, Chávez inmediatamente agitó su mano para llamar su atención.

“Estos son los alquimistas y los aprendices de alquimia que he invitado”, Kyle se giró hacia el capitán de la guarnición y le explicó la situación: “Has que vengan todas las personas que tienen detenidas, las llevaré al Ayuntamiento para que se registren”.

“Sí, Su estimada persona. Pero por favor permítanme enviar un escuadrón para escoltarlos”.

“No causaran alboroto”.

En realidad, la supuesta escolta era enviada para controlarlos y vigilarlos de cerca, para evitar que alguien se separara del grupo y se infiltrara sigilosamente en el distrito central de la Ciudad Fronteriza. Además también era una regla establecida por Su Alteza el Príncipe. Por lo tanto, Kyle tampoco tenía la intención de interferir con ella.

“Honorable Maestro, al final, ¿qué está pasando? ¿Por qué enviarían a alguien especialmente para cuidar los muelles en un pueblo fronterizo tan alejado como este?” Chávez camino inmediatamente justo el momento en el que fue liberado y comenzó a quejarse, sonando un poco descontento: “Además, son incluso más estrictos que los guardias que protegen las murallas de una ciudad importante. Pidieron mi nombre, apellido y origen. Incluso cuando intenté hacerlos cambiar de idea con Royals de plata, resultó completamente inútil”.

“¿Royals de plata?” Kyle preguntó con interés, “¿Cuántos?”.

“Por supuesto, solo uno”, respondió Chávez, algo perplejo.

“Ja ja ja”, escuchando su respuesta, Kyle se acarició la barba y comenzó a reír, “Es natural que no haya funcionado. Tienes que entender que su salario ya está establecido en quince Royals de plata cada mes”.

“¿Quin-quince?”.

“Sí, en comparación con las patrullas de una ciudad que dependen del chantaje de comerciantes y viajeros para ganarse la vida, el nivel de vida del Primer Ejército es mucho más cómodo. Pero esta es también la razón por la cual la extorsión, el saqueo o la aceptación de sobornos están estrictamente prohibidos. Una vez descubiertos, serán inmediatamente expulsados ​​del ejército, y al mismo tiempo serán enviados a la mazmorra para esperar juicio.” Aunque Kyle no era un ministro oficial del Ayuntamiento, como el sustituto temporal del Ministro de Química todavía había asistido a varias conferencias. Por lo tanto, llegó a tener una comprensión precisa de esas cosas superiores de la política.

“¿No me digas que son realmente capaces de contener sus manos?”, Preguntó Chávez levemente desconfiado.

“Todavía existen algunos que no pueden controlarse a sí mismos, pero todos ellos han sido enviados a la mina para cumplir su sentencia”, Kyle frunció los labios y luego preguntó: “¿No notaste algún aspecto único en Ciudad Fronteriza cuando llegaste?”.

“Uh… hay muchas cosas”, el joven alquimista se rascó la cabeza, “Por ejemplo, a lo largo del canal del río había mucha gente cortando leña y construyendo una carretera. Sin embargo, está tan lejos de Ciudad Fronteriza, así que, al final, ¿a dónde conduce el camino que están construyendo? Además, ¿para qué sirven esas torres de hierro a lo largo de la orilla del río? ¿Almacenan agua potable?” Hizo una pausa, “¡Oh, es cierto! Antes de llegar al muelle… ¡en realidad vi un puente de hierro que todavía se encuentra en construcción! No está hecho de madera o piedra, ¡estoy seguro de que lo están haciendo de hierro!”.

“Además, ¿no parecía el puente mucho más largo que cualquiera que hayas visto en tu vida antes?”, Preguntó el Alquimista en Jefe sonriendo. “Por lo tanto, desde que llegaste aquí no deberías retener tu experiencia de vida en Ciudad Redwater. Este es un tipo de ciudad completamente diferente, por supuesto… En la actualidad, es solo una ciudad, pero ya es lo suficientemente sorprendente. Es lo mismo con la “Química elemental”, antes de que lo hayas visto, nunca serias capaz de creer que algo así sería “posible”.

No sabía por qué, pero cuando le dijo esas palabras a su aprendiz, sintió una sensación indescriptible de alegría y despreocupación en su corazón. Sin saberlo, el mismo ya se consideraba como un ciudadano de Ciudad Fronteriza, lo que significaba que solo estaba disfrutando de mostrar su nuevo hogar a un visitante.

***

Después de completar el registro, los funcionarios del Ayuntamiento arreglaron las residencias para los aprendices, mientras que Kyle Sichi inmediatamente se llevó a Chávez y regresó a su casa.

“Aunque sabía que aceptarías mi invitación, no esperaba que vinieras tan pronto”.

“Yo…” Chávez parecía algo avergonzado cuando se inclinó y confesó, “Debería haber estado de acuerdo desde el principio”.

Escuchando decirle eso, causo que el Jefe Alquimista sonriera. A pesar de que estaba absorto en la alquimia, eso no significaba que no entendiera ni una palabra sobre los asuntos de la vida. La razón por la cual Chávez no optó por partir desde el principio fue, debido a su descubrimiento del método de los dos ácidos, él había esperado que el Señor de Ciudad Redwater le diera el puesto de Alquimista en Jefe. Solo después de que Capola, quien ya tenía prejuicios contra él, se convirtiera en el nuevo Jefe Alquimista, decidió abandonar Ciudad Redwater.

Pero a Kyle realmente no le importaban esos asuntos tan pequeños, anhelar la posición de Alquimista en Jefe del taller siempre había sido el objetivo final perseguido por los alquimistas.

“No valores tu trabajo anterior, la alquimia no tiene sentido aquí. Todos sus logros pasados ​​en el campo de la alquimia ni siquiera son dignos de mención. En este lugar solo una cosa vale la pena seguir es la: “química “.

Chávez respiró hondo y dijo: “Entiendo”.

“Aunque puede que te den tu propia casa, pero duerme aquí esta noche… ya que no hemos hablado durante mucho tiempo”.

Antes, cuando le había enseñado a Chávez sus habilidades de alquimia, y hablaba con él durante toda la noche, si se sentían adormilados, terminaban acostado en la misma cama apretados.

La otra parte aparentemente entendió su significado y de inmediato respondió en tono excitado, “¡sí, mentor!”.

Después de cenar, los dos fueron al estudio, donde Kyle Sichi le entregó a Chávez la “Química Elemental”.

“¿Es este el libro antiguo alabado?”.

Chávez abrió solemnemente la primera página y comenzó a leer con seriedad. Kyle se quedó a un lado, él estaba allí en caso de que Chávez encontrara algunos puntos que no pudiera entender. Al mirar esa escena, parecía como si hubieran retrocedido algunos años, la otra parte estaba siendo enseñada por él una vez más.

Ahora con la adición de Chávez y los cincuenta nuevos aprendices, finalmente tengo personas más que suficientes para probar la producción a gran escala de ácido sulfúrico, mientras que, al mismo tiempo, los otros dos laboratorios también podrán comenzar su trabajo. Pero la parte más importante de esto es que he cumplido la tarea de Su Alteza, y ahora depende de él cumplir su promesa y darme el libro sobre “Química Intermedia”, pensó orgullosamente Kyle.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente