RW 263 – “Trigo Listo Para La Cosecha” 

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Bajo el abrasador sol ardiente, Sirius Daly, llevaba un sombrero de paja sobre su cabeza mientras caminaba por la orilla del río, examinando cuidadosamente el crecimiento del trigo. 

Justo ahora después de cuatro meses desde que se llevó acabo la siembra, finalmente el trigo se encontraba listo para la cosecha. 

Hasta donde su vista podía observar, un vasto campo de trigo interminable se encontraba rodeándolo como si fuese un océano dorado. Las espigas del trigo se encontraban gruesas y llenas, la cantidad de grano había aumentado más del doble, y era incluso más grande que la de cualquier trigo de primavera que hubiera visto antes. No había ninguna necesidad de esperar hasta el pesaje de la cosecha, Sirius ya sabía que este año iba a ser una cosecha abundante. 

Sin duda, eso era debido a la contribución de las brujas. 

Siempre estuvo junto a su padre en la cosecha de trigo desde hace diez años, por lo que naturalmente sabía cómo era el trigo común. Una planta de trigo tendría de entre una a tres espigas, y cada espiga tendría de 20 a 30 granos de trigo. Ahora realmente creía que la fertilidad de la tierra era capaz de influir en el tamaño del grano de trigo, pero… ¿podía duplicar tan fácilmente el tamaño de la cariópside? Además de que pudiera ser por la obra de una bruja, no se le ocurrió ninguna otra explicación para esa pregunta. 

Parece que hubo muchos cambios, por ejemplo, las nuevas torres de agua que se ciernen sobre Ciudad fronteriza: una vez observó de cerca las enormes monstruosidades y llegó a la conclusión de que sería imposible instalar esos tubos de acero, que eran incluso más grandes que un edificio residencial al depender solo de la fuerza humana; sin embargo, habían sido construidos casi de la noche a la mañana. Hoy en día, las personas que viven en el nuevo distrito rara vez tenían que ocupar un balde para ir buscar agua. Mientras giraran la manija del grifo, el agua fría del pozo saldría fluyendo de la tubería. 

Lo mismo era cierto para la “isla” en el centro del Río Redwater, ya que Su Majestad había llevado a cabo la Ceremonia de Recompensa y Honor, y la Señorita Nana había estado en el escenario,por lo cual el uso de las brujas se hizo cada vez más conocido. Levantar esas islas en medio del río, obviamente era algo que solo las brujas podían hacer. 

Él ya le había preguntado al Primer Ministro del Ayuntamiento, Barov, sobre esa cuestión, pero la respuesta que obtuvo a cambio fue que no necesitaba saberlo, Su Alteza Roland naturalmente se salió con la suya. 

Supongo que debería estar bien … Después de todo, a la familia real siempre le encanta enfrentarse cara a cara con la Iglesia, incluso si envían tropas para reprimir a Su Alteza, primero tendrían que vencer al Primer Ejército, solo entonces estarían calificados para poder hablar con él. De lo contrario, el territorio occidental solo puede pertenecer a Roland Wimbledon. 

Duke Ryan es el último ejemplo de ello. 

“Señor, usted ha venido”, dos siervos en el campo que notaron a Sirius Daly, inmediatamente se acercaron a él y lo saludaron, “Verá, este campo de trigo puede ser cosechado ahora, ee-por lo tanto, quiero preguntarle…” 

“Queremos preguntarle, señor, si las palabras anteriores del Señor siguen siendo válidas”. 

“Así es, ¿siguen siendo válidas…?”, el otro siervo pregunto de nuevo mientras al mismo tiempo se frotaba las manos nerviosamente, “¿Realmente podemos ser promovidos a personas libres?”. 

Como jefe del Ministerio de Agricultura, además de registrar las mejores formas de plantar y tener una estadística sobre la cosecha, Sirius también tenía otra responsabilidad importante: la cual era comunicarse con los siervos para que escucharan a Su Alteza y al Señor. Aunque no le gustaba estar en contacto con los esclavos en el campo que los cuales pasaron toda su vida en el barro, la autodisciplina que tenia de ser un caballero aún le permitía cumplir su tarea. Además, eran políticas del Ayuntamiento. 

“¿Ves esos lemas?” Sirius extendió la mano y señaló hacia la pancarta al costado de las tierras de labranza. 

“Señor, yo … no puedo leer …” le confesó el siervo con una sonrisa avergonzada. 

“El trabajo crea riqueza y el trabajo cambia el destino”, afirmó. ”En otras palabras, siempre que intentes cultivar, tendrás la oportunidad de ser promovido para convertirte en una persona libre. Esta es la promesa de Su Alteza, y se hará realidad”. 

“Entonces es así? ¡Eso es genial!”. 

“Después de convertirte en un hombre libre, podrás vivir en el área del centro de la ciudad, y conseguir tu propia casa de ladrillo, así como también tendrás el derecho a una educación primaria. Después de eso, ya no tendrás que pedirme que lea el significado de ese lema.” Sirius repitió una vez más la propaganda correspondiente. 

“Sí, señor”, el siervo asintió con entusiasmo. ”El clima es tan abrasador, ¿quieres ir a mi cobertizo y tomar una taza de agua fría?”. 

“No puedo, además ahora mismo debes estar muy ocupado”, dijo y se despidió mientras miraba en dirección a los campos. Al comprender su significado, los dos rápidamente dieron sus agradecimientos e hicieron una reverencia por un largo tiempo antes de regresar a sus áreas y dedicarse a su trabajo. Esa era la pregunta más frecuente que había estado escuchando en el último mes. No importaba la frecuencia con la que constataba, siempre se tomaban la molestia de ir a preguntarle de nuevo, temiendo que su alteza decidiera cancelar esa política en un abrir y cerrar de ojos. 

No mucho más adelante en el camino, una vez más fue rodeado por un grupo de personas, “Hola, Señor Sirius, después de secar la cosecha de trigo, ¿realmente solo tendremos que pagar 7/10 partes?”. 

Al escuchar nuevamente la pregunta, Sirius lloró en su corazón. La frecuencia de esa pregunta solo era superada por la de “promoción a una persona libre”. 

“Durante el primer año, es exactamente, así como es, y a partir de ese momento solo se volverá cada vez menos. Si eres promovido y te conviertes en una persona libre, solo tendrás que dar 2/10, ya hemos enfatizado repetidamente este punto”. 

“Como si alguna vez pudiera ser promovido”, dijo un hombre alto mientras se tocaba la parte posterior de la cabeza, “Las 3/10 restantes de trigo, podemos-“. 

“-Pueden ser vendidas a Su Alteza, o usadas para su comida, o simplemente guardarlas como semillas.” Sirius aplaudió, llamando sin rodeos a todos los siervos de alrededor para que se dirigieran hacia él, “Todos escuchen bien, Ciudad fronteriza prohíbe que alguien venda la comida de forma privada. No importa si se vende a ciudadanos locales o empresarios extranjeros, es una violación de la ley de Ciudad Fronteriza. Si lo hace, no solo se le confiscarán sus ingresos, también pueden ser encarcelados”. 

“¿Qué deberíamos hacer si el Señor solo ofrece un precio muy bajo?”, Murmuró el hombre alto. 

“Es natural que haya ese tipo de circunstancias. La adquisición de alimentos por parte de Su Alteza es para estabilizar el precio del mercado, por lo que no importa si tienen poca cosecha o una excelente cosecha, es poco probable que causen un cambio sustancial en el precio. Por lo tanto, no tienen que resguardar el trigo con el temor de no tener suficiente para comer después de venderlo. Tampoco tienen que preocuparse de cosechar demasiado y de no poder venderlo después, o de solo poder venderlo a bajo precio.” Sirius enfatizó nuevamente, “Solo hay un lugar en todo la Ciudad Fronteriza donde puedes vender la comida, ese es el mercado de conveniencia, y ese mercado cae bajo la administración de nuestro Ayuntamiento”. 

“Al final, ¿el precio será …?” 

“Tenga la seguridad de que Su Alteza Real mismo lo anunciará antes de comenzar la adquisición del mismo”. 

Mirando como los siervos se dispersaban en grupos de dos o tres, Sirius se relamió sus labios secos y siguió examinando los cultivos. No sabía cuántos de ellos lograrían retener sus palabras en mente, pero Barov le había dejado en claro que su alteza manejaría de manera estricta a cualquier persona que descubriera que se encontraba contrabandeando comida. 

En ese momento, un joven siervo se separó de la multitud y se giró hacia el: “Señor”, dijo jadeando, “me gustaría hacerle una pregunta”. 

“¿Sí?”. 

“¿Sabes dónde se encuentran la señorita May y la señorita Irene?” Vaciló. ”Recientemente no se han presentado en las obras en la plaza central, así que quería… preguntarle sobre su situación, ya sea que se encuentren enfermas o no”. 

Esa era una pregunta nueva y emocionante, Sirius no pudo evitar alzar las esquinas de su boca. Si no las hubiera visto en el Ayuntamiento pasando por las formalidades de los tramites, no habría podido responder, “Fueron a la Fortaleza Longsong”. 

“Ah”, la otra persona mostró una expresión decepcionada, “¿No me diga que ya no tienen la intención de quedarse en Ciudad fronteriza?”. 

“Simplemente fueron al teatro de la fortaleza para actuar”, se encogió de hombros, “Además, el clima es tan caluroso hoy en día, nadie tendría el corazón para verlas de pie debajo del sol y empapados en sudor, ¿no? Esperen hasta el otoño, volverán y realizarán un nuevo espectáculo en la plaza”. 

“Es … en realidad es así … ¡gracias, señor!”. 

Mirando la espalda del joven que se marchaba, Sirius no pudo evitar pensar en sí mismo, de un caballero a un cautivo, luego de ser un prisionero a un oficial del ayuntamiento, la experiencia de sus últimos meses podría ser descrito como una serie de altibajos. Ya no quería regresar a su hogar en el territorio Wolf, allí no tenía nada además de su destartalada casa y un pedazo de trigo escamoso. La razón por la que se convirtió en un Caballero era para separarse del estilo de vida de su padre como agricultor. 

No todos los Caballeros era tan bien considerados como Morning Light, quien como caballero personal del Duque tenía el mejor territorio y también su propio séquito. Su salario anual ahora era más de lo que había ganado siendo caballero, y todavía quedaba un gran espacio para crecer. Tal vez era hora de traer a sus padres a Ciudad Fronteriza, luego casarse con una chica y comenzar a disfrutar la vida. 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »