RW 239 – Bocadillos de medianoche

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Después de cenar, Anna llevó un gran lote de hongos de pico de ave a la cocina.

Por petición suya, Maggie recogió esos hongos inmensamente blancos en el bosque oculto, los cuales eran diferentes de las setas comunes, las setas de pico de ave comúnmente crecen encima de enormes árboles, y sobreviven absorbiendo los nutrientes de los árboles, pero también era el alimento favorito de algunas especies de aves. A pesar de que tenían un sabor muy delicioso, y la parte superior de ellos era carnosa y delicada como una carne de primera, con su relativamente alto lugar para crecer, era difícil tomarlos sólo estando en el suelo, por lo que no mucha gente se encontraba dispuesta a trepar los árboles para recoger esos hongos.

Su madre siempre recogía algunos para su cumpleaños, a veces recogía más, a veces menos, pero siempre los suficientes para hacer dos platos de hongos para celebrar su cumpleaños. En comparación con el pan siempre mohoso y grueso y gachas de avena sin sabor, su sabor único era difícil de olvidar. Aunque hoy en día ya no tiene que preocuparse por no tener suficiente comida para llenar su vientre. Aunque la comida era siempre variada y abundante, todavía quería hacer personalmente esa deliciosa comida que sólo se podía degustar en esta pequeña ciudad en el Occidente y compartirlo con Roland Wimbledon quien recientemente se encontraba tan ocupado.

Las llamas en la estufa ya habían sido extinguidas, pero para Anna, eso no planteó ningún problema. Tomó un poco de leña de un lado y la arrojó a la estufa, y convoco su llama negra, unos instantes más tarde un fuego vigoroso ardió dentro de la estufa.

En ese momento, Nightingale de repente apareció de la pared, “Hey, ¿qué estás haciendo?”

“Quiero hacer algo de comer para Su Alteza, estos días se ha quedado siempre despierto hasta tarde por estar trabajando. ¿Qué hay de ti?”

“Ahaha,” Nightingale comenzó a reír de vergüenza, y se tocó la parte posterior de su cabeza con su mano. “Sólo vine a buscar un aperitivo para comer… estoy un poco hambrienta.” Después de hacer una pausa por un momento, curiosamente pregunto, “¿Qué estas planeando cocinar?”

“Bueno… hongos cocidos al horno con miel y estofado de hongos,” Anna abrió el paquete, revelando los hongos de pico de ave que yacían en el interior. “Son la especialidad regional de la Ciudad Fronteriza, ¿quieres probarlos un poco?”

Nightingale asintió y rápidamente preguntó: “¿Puedes enseñarme cómo hacer eso?… También deseo aprender a cocinarlas.”

“Sí.” Respondió Anna riendo, “es muy fácil.”

Después de cortar los hongos, dividió la misma cantidad entre Nightingale y ella. “En primer lugar, tienen que untarles una capa de mantequilla en ambos lados, luego los asaras con cuidado en el fuego hasta que estén doradas en ambos lados. Tienes que tener cuidado de no asarlos por mucho tiempo, o de lo contrario los quemaras y se volverán negros.”

“Muy bien,” dijo Nightingale, tomó un puño de hongos de pico de ave y realizo los mismos movimientos de Anna, untando la mantequilla en ambos lados del hongo. “¿Su Alteza se ha encontrado últimamente trabajando hasta altas horas de la noche?”

“Eso es correcto, ha estado trabajando para encontrar un lugar donde los refugiados puedan asentarse, así como también ha estado dibujando planos para nuevas máquinas, ha pasado casi todos los días, despierto hasta más de la medianoche antes de irse a la cama. Hubo varias veces cuando pasé por su oficina, que todavía fui capaz de ver la luz de las velas encendidas debajo de la puerta.” Anna asintió una vez y luego preguntó, “Té has ido por más de medio mes, así que has echado de menos a Su Alteza, ¿verdad?”

Al oír esa inesperada pregunta, la mano de Nightingale tembló ligeramente, y dejo caer el hongo en la mantequilla, “Uh… en realidad no me encontraba tan mal…”

“No solo es usted; también sucedió lo mismo con Lightning, Lily, Echo y Wendy. Todas extrañaron a Su Alteza Real; mencionaron también que ni siquiera hubo un lugar donde pudieran bañarse, y que todas estuvieron ansiosas por regresar antes.” Anna presintió que la expresión de Nightingale se hizo algo extraña: “Hey, ¿qué pasó?”

“Nada,” dijo Nightingale nerviosamente, al mismo momento en el que también meneó la cabeza, y tomó otro hongo antes de decir con una sonrisa avergonzada, “En realidad era así, de hecho … también anhelaba volver.”

“¡¿Así que es eso?!” Anna utilizó sus dedos para pellizcar directamente los hongos recubiertos de mantequilla y después los arrojó al fuego de la estufa. “Si fuese yo quien tuviera que dejar a Su Alteza durante medio mes, no, tal vez incluso unos cuantos días, sería más que suficiente para que no pudiera esperar a verlo nuevamente.”

En el momento en el que ella conoció a Roland Wimbledon dentro de la mazmorra, fue sin duda el momento más increíble de su vida, y hasta el día de hoy, cuando ella recordaba todavía ese momento, su corazón se llenaba de calidez y gratitud. Si no fuera por Su Alteza, incluso si pudiera haber sobrevivido de alguna manera, tendría sólo una vida llena de ignorancia y confusión, al igual que esos apáticos ciudadanos.

Su Alteza fue sin duda quien le enseñó lo hermoso que era el mundo. No importaba si se trataba de la pasta de soja cubierta de filetes de pimienta, o los “Fundamentos Teóricos de Ciencias Naturales”, en el momento en que entró en su vida, ella absorbió conocimiento de todo tipo de cosas nuevas, lo que le permitió finalmente sentir que ya no era la misma que esas otras personas, sino más bien una bruja única e incomparable.

Ella esperaba que sus otras hermanas también sintieran lo mismo, siempre y cuando estuvieran en contacto con Su Alteza durante un tiempo suficiente, les sería imposible no quedar atrapadas en sus extrañas, pero ingeniosas ideas y su encanto único, eso era lo que Anna creía sin duda alguna.

“Oh, ¿he horneado esto durante demasiado tiempo?” Nightingale levantó su tenedor de hierro y mostró como un lado del su hongo que se encontraba cocinando estaba quemado.

“Un poquito…” Anna no pudo reprimir su risa, “Los hongos pico de ave son muy tiernos, así que no es necesario asarlos durante un tiempo largo, sólo inténtalo un poco más y aprenderás como hacerlo. Por ahora, prepararé las cosas para el estofado.”

Nightingale en su lugar roció el hongo ligeramente quemado con miel y sal y lo puso en su boca, “Bueno, todavía esta delicioso.” Observando cómo Anna mezclaba hábilmente todo tipo de hierbas e ingredientes juntos, preguntó con curiosidad: “¿Has hecho esto a menudo antes?”

“Ah, te refieres a lo de marinar la comida, y moler harina, anteriormente fui con nobles y solicite un trabajo de temporada, también ayudé a lavar y afeitar a las ovejas del vecino,” dijo Anna, “La mayor parte del tiempo me encontré haciendo ese tipo de trabajos extraños, la única excepción era cuando me encontraba asistiendo a la Escuela del Maestro Karl.” Después de detenerse por un momento, continuó, “Pero cuando mi madre murió, mi padre ya no me permitió ir a la escuela, ni siquiera me permitió salir de la casa.”

“Lo siento…”

“Todo eso ya no importa, eso ya es cosa del pasado,” los ojos de Anna brillaron con su peculiar azul cielo como laguna a la luz de la luna. “Comparado con la mayoría de las otras brujas, creo que puedo considerar que soy demasiado afortunada, ¿no?”

Sobre la llama los trozos delgados de hongos recubiertos de mantequilla se encresparon ligeramente, emitiendo un sonido crepitante. Después de rociar unos granos de sal en la parte superior de los hongos y asarlos hasta quedar dorados en ambos lados, un olor fresco y fragante pronto comenzó a entrar en sus fosas nasales. La mezcla del sabor lechoso de la mantequilla caliente y el sabor único de los hongos de pico de ave les hizo salivar. Y con su capa final de miel, los hongos asados ​​finalmente se encontraron listos. Tanto como los hongos de pico de ave, así como de la miel, ambas podían recolectarse en el Bosque Oculto, pero incluso para los hogareños, el lograr encontrar una colmena en un árbol, u hongos de pico de ave en su parte superior, podía ser considerado como un día muy afortunado.

Cuando la olla con el estofado liberó un vapor blanco, las dos completaron su asado y condimentos de hongos.

“Esto fue todo un éxito, o al menos se ve bien,” dijo Nightingale, metiendo otra pieza en su boca. “Creo que también tengo un buen don para cocinar… ¡Pff! Parece que esta pieza se encontraba un poco salada.”

“El tiempo también es el indicado,” dijo Anna después de mirar cómo estaba oscuro por la ventana. “Supongo que ahora deberíamos ir a entregarle esto a Su Alteza.”

“¿Podrías darle mi parte, por favor?” Preguntó Nightingale, aplaudiendo con las manos.

“¿No quieres venir conmigo?”

“No puedo,” se rió. “No sé qué clase de expresión tenga que mostrar cuando lo vea en estos momentos.”

Anna se sobresaltó por la respuesta inesperada, pero antes de que ella pudiera abrir la boca para preguntar sobre el significado de esa frase, Nightingale ya había desaparecido en el aire.

¿Es importante el tipo de expresión que tenga que mostrar? Independientemente de si muestro una sonrisa, estoy desanimada o tengo una cara inexpresiva son todas buenas, ah. Incluso cuando salí de la mazmorra, perdí la fe en todo, y tenía toda mi esperanza hecha polvo, pero Su Alteza nunca se cansó de mi expresión, así que ¿Por qué ella quiere evitarlo?

Incluso después de pensarlo durante un tiempo, todavía le resulto imposible comprenderlo. Así que, al final, sólo sacudió la cabeza, tomo la bandeja con los platos de hongos y el estofado por sí misma y se dirigió a la oficina.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente