RW 238 – ¿Cómo podría posiblemente lamentar todo esto?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Una semana después, la expedición del Primer Ejército, junto con las brujas, finalmente regresaron a la Ciudad Fronteriza. Desde la fecha de su partida hasta la de su regreso, la misión casi duro medio mes. Aunque les tomo cinco días más de lo esperado.

La razón principal de la demora fue que el día en que la flota se puso marcha en su camino de regreso a casa, un mensajero de la Fortaleza Longsong por parte del duque Petrov llegó a la Ciudad Fronteriza, informando sobre el brote de una plaga desconocida en la Fortaleza.

Debido a la advertencia previa de Roland, en el momento en que Petrov se dio cuenta de la enfermedad, tomó medidas para aislar a los pacientes lo mejor posible y cerró por completo la ciudad, e inmediatamente envió un mensajero a Ciudad Fronteriza.

Después de recibir el informe del brote sobre la plaga, Roland llamó a Maggie y la envió volando a gran velocidad hacia al oriente a lo largo del río Redwater, para buscar a la flota que se encontraba transportando al Primer Ejército, y darles la orden de que cambiaran su ruta y llevaran el barco a la Fortaleza Longsong. Más tarde, después de la erradicación de la peste demoníaca, una vez más se encaminaron de regreso a casa.

El día de su regreso, Roland dirigió a todos los otros miembros del primer ejército y a sus familias de los miembros de la expedición a los muelles para celebrar su tan ansiado regreso. Acompañados por el sonido de la familiar marcha del ejército, los soldados saludaron con entusiasmo al Príncipe, mientras muchos otros imitaban la ceremonia de los caballeros y se postraron en una rodilla para gritar en voz alta: “Larga vida a Su Alteza”. Después de caminar por el muelle, cayeron en los brazos de sus seres queridos y los abrazaron firmemente, acentuados por el oportuno saludo de Echo. La atmósfera de la escena se hizo tan viva que atrajo la atención de los refugiados y los siervos, los cuales se apresuraron hacia el lugar para unirse a ellos pronto.

De vuelta en el castillo, Iron Axe le dio un informe completo sobre la misión.

“¿Quieres decir que el enemigo que atacó al Primer Ejército tenía una bruja dentro de su grupo?” Después de pensarlo un momento, Roland continuó. “Es improbable que fuera parte de las ratas callejeras.”

“Theo piensa lo mismo; incluso cree que las ratas eran pertenecientes a otra fuerza. Ya que esas escorias casi nunca dejan sus nidos solos y nunca tratarían de operar fuera de él. Las únicas fuerzas en la Ciudad del Rey que pueden controlar a las ratas y también son capaces de poseer una bruja son la Iglesia y el rey Timothy.” Iron Axe dijo: “Incluso aquellos nobles poderosos no son capaces de obligar a la mayor organización de ratas callejeras a moverse con solo la fuerza, y hacer que dejen su nido y se vuelvan vulnerables.”

“Aunque Timothy esté realmente en la Región Oriental, no creo que sea lo suficientemente audaz para enviar a una bruja a pelear sola, creo que la Iglesia es las más sospechosa.” Pensando en los encuentros de Wendy y Ashes con la Iglesia, no le sorprendía a Roland que la Iglesia hubiera entrenado en secreto a un grupo de brujas. “¿Estás seguro de que está muerta?”

“El disparo de Nightingale la golpeó en el pecho, rompiendo su cavidad torácica en pedazos.” Dijo Iron Axe mientras asentía, “La enterramos en el campo de trigo, en el lugar donde encontramos los restos de nuestro vigía.”

Al final de su último día, su equipo de trescientas personas se encontró con gran un ataque de cientos de ratas callejeras. El resultado final fue un muerto y cuatro heridos. La única persona que fue la víctima fue el soldado que murió por las manos de la bruja, los otros cuatro heridos fueron golpeados por tiros de ballesta, de las ratas callejeras que acercaban a ellos. Con sus fusiles de revolver los cuales tenían mayor potencia de fuego, la lucha terminó antes de que llegara a la fase de combate cuerpo a cuerpo. Los soldados heridos fueron inmediatamente vendados de la manera correcta y fueron enviados de vuelta a la Ciudad Fronteriza para ser tratados por la Señorita Nana, debido a la presencia de Lily sus heridas casi no mostraron signos de infección. Mientras las flechas de la ballesta no lograran golpear los órganos vitales y fueran capaces de detener el sangrado lo suficientemente pronto, la posibilidad de que los heridos sobrevivieran era muy buena.

En general, al notar que el Primer Ejército adquirió ese tipo de resultados durante su expedición, Roland se sintió muy satisfecho. Roland sabía muy poco acerca de cómo impedir que el enemigo atacara con éxito a los centinelas. Lo único de lo que era consciente, fue que era necesario montar postes para que siempre pudieran monitorearse mutuamente, pero cómo hacerlo exactamente, era una tarea que Iron Axe tendría que manejar por sí solo.

“Has trabajado duro; mañana celebraré una ceremonia en la plaza central de la ciudad. Anda, ve y notifica a todos los miembros del Primer Ejército.”

Cuando finalmente se retiró, Roland soltó un largo suspiro.

“Bien hecho,” con estas palabras, Roland tomó una bolsa de pescado asado del cajón de su escritorio y lo puso encima de él. “Si no hubiese sido por ti, me temo que habrían estado en gran peligro.”

Después de mencionar sus palabras, la figura de Nightingale apareció a su lado y con una sonrisa aceptó el pescado seco. “Como dije antes, tenía todo bajo control.”

“¿Cómo estuvo la fuerza de la otra bruja?”

“Ella era extremadamente ágil y decidida; creo que debió haberse sometido a un entrenamiento por varios años. Si no fuera porque ella trató de resistirse al mismo tiempo en el que entré en mi niebla, no podría decir con certeza si habría podido evitar ser golpeada por su polvo fino.” Nightingale sólo se encogió de hombros y trató de parecer casual durante su informe de los acontecimientos que pasaron, pero él aun así se dio cuenta de su incomodidad cuando contó acerca de cómo le disparo a la bruja. “Pero cuando miré como observo a Wendy cuando la apuñaló, llegué a un entendimiento, que con la excepción de la muerte no había nada que pudiera detenerla.”

“…” Por un momento Roland guardó silencio. “¿Todavía recuerdas lo que me dijiste en el camino de regreso después de la derrota de la milicia de Timothy?”

Nightingale pensó de nuevo: “¿Esto no es culpa tuya?”

“Eso es todo,” asintió. “Si ella es una bruja, la cual fue criada por la Iglesia desde el principio, siempre te trataría como una traidora, una caída, incluso después de unos años de convivencia, todavía sería muy difícil reformar esa forma de pensar que tiene… al menos con su muerte, pudiste salvar la vida de Wendy.”

Nightingale se echó a reír: “¿Estás tratando de consolarme?”

“Ke…” Roland tosió dos veces, “Esos eran mis verdaderos pensamientos.”

“Me siento aliviada, no me siento triste por el enemigo, aunque ella era una bruja, el camino que ella eligió era totalmente diferente del que deseo ver en el futuro, esto es lo mismo que ya mencioné a bordo durante nuestro viaje de regreso.” Nightingale tomo un trozo de pescado seco y se lo metió en la boca. “Simplemente derribé al enemigo mientras protegía a mis hermanas, sólo cumplía mi deber, y nada más.”

“Es bueno que puedas pensar de esa manera.” Dijo Roland alegremente. Parece que todavía la he subestimado, pensé que se sentiría perdida y confundida después de matar personalmente a otra bruja, nunca esperé que pudiera adaptarse a lo sucedido en poco tiempo. Parece que tanto en mente como creencias, Nightingale está cerca de alcanzar la madurez.

Tragó el pescado, y vaciló un momento antes abrir su boca y preguntarle: “Pero hay una pequeña cosa que quiero preguntarle.”

“¿Qué?”

“¿Qué es lo que usted hizo con Anna, durante estos dos días?” Aunque la voz de Nightingale se hizo más y más baja, sus ojos se encontraron frente a frente con los del Príncipe, “… Sabes de lo que estoy hablando.”

Roland casi golpeó la taza en sus manos, “Keke, preguntando esto tan de repente, ¿qué es lo que piensas…? Durante estos días he estado ocupado tratando de encontrar un lugar para acomodar a los refugiados, no tuve muchas oportunidades de estar a solas con ella.”

Inmediatamente sus ojos comenzaron a encenderse. “Eso no es mentira.”

“Por supuesto que no, yo estaba…”

Antes de que otra palabra pudiera escapar de sus labios de Roland, Nightingale se desvaneció repentinamente en el aire, inmediatamente después pudo sentir un par de suaves labios en su boca, después de un toque fugaz, y de dejar sólo un sabor ligero de pescado salado atrás, le costó tiempo darse cuenta de lo que acababa de suceder.

“Espera.”

Una vez más no pudo terminar lo que quería decir. Dos delgados dedos sellaron su boca antes, aunque no podía verla, sabía que Nightingale todavía se encontraba de pie a su lado.

“Sé lo que quieres decir…” susurró al lado de su oreja, “No quiero cambiar nada, no tengo la intención de interponerme entre usted y Anna, simplemente espero estar siempre a su lado, eso es todo. Perdóname por no atreverme a mostrar mi figura, porque ahora mismo tampoco sé qué clase de expresión tengo que mostrarle cuando lo mire. Su Alteza, ¿yo no le disgusto a usted?”

“…” Roland abrió la boca, pero parecía que decir que no le disgustaba Nightingale. La barrera que le impidió aceptarla no era algo tonto y antipático, sino más bien ético, moldeado por veinte años de experiencia social antes de venir a este mundo, no podía engañarse a sí mismo.

“En ese caso” susurró, “No digas nada. No es su culpa; sólo hice lo que quería después de todo.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente