RW 224 – Lanzamiento del plan de rescate

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Después de enterarse de Su Alteza tenía un método para curar la peste demoníaca, el humor irritable de Theo finalmente se calmó.

Ahora que tenía algo con lo que podía estar ocupado, los días siguientes parecieron ir mucho más rápido.

Además de sus visitas a los viñedos de las afueras del Ciudad del Rey, también planeó la ruta del convoy, teniendo en cuenta la topografía de la zona alrededor del muelle del canal y la puerta de la ciudad siempre en su mente.

Hoy en día, su deseo de entrar en la ciudad se convirtió en una molestia, utilizando como pretexto que los refugiados se encontraban afuera de la Ciudad del Rey, todas las grandes puertas de la ciudad fueron selladas. De esa manera se le prohibió a cualquier forastero entrar en la ciudad, especialmente después de que la Iglesia comenzó a distribuir el Santo Elixir. Después de que los refugiados se dieran cuenta de esto, comenzaron a atacar desesperadamente las puertas de la ciudad todos los días. Esperando que se les permitiera ir a la iglesia para recibir tratamiento. Sin embargo, los guardias colocados en la pared respondieron sin vacilación y se reunieron con pernos de ballesta. El resultado fue que, por ahora, muchos cadáveres yacían frente a las puertas de la ciudad y se pudrían bajo el abrasador sol, extendiendo un olor desagradable.

La única puerta abierta era una puerta lateral limitada para el uso de la nobleza y los comerciantes que traían con ellos comida. Afortunadamente, Theo quien trabajó en la patrulla durante algún tiempo, y era conocido por la mayoría de los guardias como un nativo de Ciudad del Rey, le permitieron pasar por la puerta con un simple saludo.

Precisamente debido a esa cuarentena, tanto la ciudad interior como la exterior perdieron casi todo contacto, de modo que aun cuando siguieron transportando a los refugiados con gran fanfarria, la noticia de que tenían dificultades se extendió al interior de la ciudad. Sin mencionar que la nobleza superior esperaba ansiosa de que alguien se llevara a todos los refugiados de la Región Oriental. Y salvarlos de tener que reprimir más tarde una rebelión.

Theo comprendió por qué su Alteza partió el mismo día en que recibió la carta. Todas esas personas fuera de la ciudad se sentían como si hubieran sido abandonadas por su Rey. Así que, en caso de que la Iglesia enviara a algún sacerdote para sanarlos, ellos se convertirían en sus más fieles creyentes.

Pero si Su Alteza podía llegar antes de que la Iglesia pudiera engatusarlos, esa gente sería empujada a su lado. No había duda de que después de sanarlos y ofrecerles un nuevo lugar para quedarse, se convertirían en seguidores fanáticos de Su Alteza.

En la mañana del cuarto día, la primera flota que regreso de Ciudad Fronteriza llegó a tiempo al muelle del canal. Theo se sorprendió al descubrir que Su Alteza envió hasta 300 soldados del Primer Ejército. Además se encontraban vestidos con su uniforme estándar y armados con fusiles de revólver. Con ese poderoso contingente como salvaguardia, aunque la Iglesia llegara a conocerlos, estimó que aún no podrían impedir que los refugiados se fueran.

“¡Lightning!” Margaret, quien también se encontraba esperando en el muelle, gritó de inmediato cuando vio la figura de la niña, incapaz de contenerse camino hacia delante para abrazarla.

“¿Este… quien es …?” Iron Axe pregunto confundido.

“La propietaria de la Gran Cámara de Comercio, la Sra. Margaret” explicó Theo, “todos los barcos que se necesitan para el transporte serán proporcionados por ella o por un socio de ella, sin ella nunca podríamos poner en marcha el plan de Su Alteza”.

“Así que es de ese modo” tras comprender la situación, Iron Axe le hizo un gesto con la cabeza. “Gracias por su ayuda”.

“Voy a deducir todos mis gastos de la cuota de Su Alteza” Margaret se limito encogerse de hombros. “Pero en cuanto a tu agradecimiento, creo que también deberías darle las gracias a Lightning”.

Lightning giro su cabeza y preguntó confundida, “¿por qué yo?”.

“Keke, no es nada.” Theo tosió dos veces. “¿Que vas a hacer después?”.

“A continuación estableceremos un campamento en el sur del muelle para controlar la zona, y luego por la tarde comenzaremos la misión de rescate.” Iron Axe dijo: “Si los barcos pudieran estar aquí para entonces, eso sería para el mejor”.

***

Cuando Brian llevó a sus hombres a la zona de refugiados, no pudo evitar fruncir el ceño.

Por todas partes podía mirar gente moribunda. Su piel se encontraba abierta en muchos lugares, con sangre negra fluyendo continuamente afuera de ellos, atrayendo de esa manera enjambres de moscas. Sin embargo, esas personas enfermas ni siquiera tenían la fuerza para alejar a los insectos, simplemente dejando que esos insectos voladores anduvieran por todo su cuerpo, bebiendo de su sangre.

Mirando todo eso, no pudo dejar de pensar en los Meses de los Demonios, cuando la gente de la Ciudad Fronteriza se encontraba atrapada en los barrios pobres de la Fortaleza Longsong. Tener que enfrentar la muerte por el hambre y la frialdad, pero siendo totalmente indefenso en contra de ello. Si todo eso fuera realmente hecho por la Iglesia, era un crimen simplemente imperdonable.

“Vamos a llamar al primer grupo,” dijo Brian. “Dependemos de usted, Señorita Echo”.

Si se apresuraban a entrar en la multitud y anunciaban que tenían posesión de una medicina para curar a los enfermos, lo más probable es que causaran un alboroto. Y cuando un gran grupo de refugiados se dirigiera a los muelles de inmediato, su pequeño grupo de decenas de personas simplemente no sería suficiente para suprimirlos. Debido a eso, tenían que asegurarse de que la información se extendiera solamente a un selecto de grupos pequeños al mismo tiempo. Teniendo en cuenta ese problema, Su Alteza decidió enviar especialmente a la Señorita Echo. Con su habilidad, Echo sería capaz de controlar el área dentro de la cual su voz seria escuchada, o también podría mandar su voz al oído de una persona.

Aunque Brian miro cómo abrió la boca para hablar, no pudo ser capaz de oír algún sonido, mientras los fugitivos se giraban y se miraban entre si.

Pronto, un grupo de ellos se acercó, más tropezando que corriendo, “Su señoría, ¿es verdad lo que dijo? Mientras puedas curar la enfermedad, ¡estoy dispuesto a seguirle a la Región Occidental!”.

“Por supuesto que es verdad. ¡Nuestras naves se encuentran en el muelle, así que reúna a su familia y venga conmigo!”.

Otros soldados también caminaron hacia adelante para ayudar a los pacientes que yacían en el suelo y eran incapaces de moverse. Su pequeño grupo se expandió instantáneamente a varios cientos de personas, que caminaron juntos en dirección del muelle. Muchas personas que se dieron cuenta de esa escena, también comenzaron a seguirlos, haciendo todo lo posible para ponerse al día con ellos.

De vuelta en el muelle, los soldados del Primer Ejército ya habían terminado de llenar las bolsas con agua purificada, y las colocaron sobre una larga mesa. En la pasarela para abordar el barco se encontraba Iron Axe con un escuadrón, permitiendo sólo a dos personas pasar sobre la misma, y ​​asegurándose de que todas las personas que querían embarcarse tomaron el agua purificada primero.

“Todo el mundo escuche, estas bolsas de agua están llenas de medicina que tratara a la enfermedad, por lo que mientras ustedes beban de ella, se recuperarán inmediatamente.” Después en una mesa larga, establecieron un escenario a donde colocaron al soldado con la posición más alta, predicando constantemente el manuscrito de Su Alteza, “Lo que la Iglesia ha llamado la ” Peste Demoníaca causada por brujas y que sólo puede ser disipado por su Santo Elixir ” es una declaración sin fundamento, nada más. Ellos sólo quieren ganar más dinero y también hacer que se arrodillen ante ellos, agradeciéndoles por su gracia en salvar su vida. ¡En su lugar el Señor Roland no sólo trajo medicina, sino que también no les cobrara ningún honorario por ello! ¡Sí, ni siquiera tienen que pagar un royal de cobre por ello!”.

Estas palabras inmediatamente le dieron una sensación cálida a la multitud, pero cuando la primera persona bebió el agua purificada, rápidamente sintió cómo su cuerpo cambió. Incapaz de creerlo, jalo su ropa hacia delante y pudo ver cómo las manchas oscuras se desvanecían rápidamente, “¡Esta medicina es sorprendentemente eficaz! ¡Estoy curado, estoy curado!”.

“Yo también, Dios, las heridas ya no sangran!”.

“Dios dices, ¿dónde está? ¡Sólo veo un grupo de mentirosos!”.

“¡Está bien! ¡Este medicamento no tiene nada que ver con la Iglesia!”.

“¡Que viva Su Alteza Roland!”.

A medida que gradualmente más personas fueron sanadas, la multitud como testigo también se volvió cada vez más emocionada. Si el Primer Ejército no hubiese estado allí para manejar la solicitud, las bolsas de agua colocadas sobre la mesa abrían sido tomadas inmediatamente por la inundación de fugitivos.

“Por el momento, Su Alteza está ocupado con el desarrollo de la Región Occidental, para eso, se requiere una gran cantidad de mano de obra para cultivar los campos, la construcción de viviendas, construcción de carreteras … no le cobra nada por la medicina, y tampoco les obligara a ir con nosotros” El soldado responsable de la propaganda continuó gritando tan alto como le fue posible “pero Su Alteza Real promete, que mientras ustedes estén dispuestos a seguirnos a la Región Occidental y trabajen para él , conseguirán alimento, ropa y dinero! ¡No importa cuál sea su especialidad, todos conseguirán un trabajo que se les acomode! ¡Si ustedes están dispuestos a dar el primer paso en una nueva vida, sólo un paso hacia adelante y seguir a los mercenarios a bordo, los llevaremos a su nuevo hogar! ¡Si no está dispuesto a hacerlo, también estaremos aquí y les ayudaremos en los próximos tres días; después de eso nos iremos!. ¡Durante estos tres días, la comida será entregada gratuitamente por la caravana!”.

“¿Realmente hay un nuevo hogar y un trabajo con un salario que nos espera?”, Preguntó alguien en voz alta.

“¡Por supuesto, esa es la condición ofrecida por Su Alteza!” El soldado asintió en respuesta.

“Por favor, déjame ir a bordo; ¡Estoy dispuesto a servir a Su Alteza Real!”.

“¡Yo también!”.

“¡Y yo!”.

“¡Soy un herrero!”.

“…”

Brian se encontró muy satisfecho de ver que dentro de ese grupo de cientos de personas, nadie eligió permanecer en Ciudad del Rey y en su lugar ellos decidieron abordar el barco hacia el occidente. En el momento en el que un barco se encontró lleno, saldría de inmediato y sería sustituido por un barco vacío. Bajo el mando de Margaret, ni siquiera existió la menor pausa entre los dos.

Posteriormente, Brian condujo a más de los refugiados de los campamentos hasta el muelle, siempre confiando en la técnica de transmisión de sonido de Echo para atraer a nuevos grupos de refugiados de la Región Oriental. El número de refugiados bajo su control se encontró entre 300 y 400 personas cada vez. Cuando regresó con un nuevo equipo de pacientes al muelle, de repente pudo ver cómo el Primer Ejército que se encontraba en los campos de trigo en el sur comenzó a moverse. Un equipo de ellos se precipitó a una velocidad máxima en dirección a la orilla norte del canal, mientras tenía sus armas en la mano.

“¿Qué pasó?”, Preguntó Brian en la dirección a los hombres de Iron Axe.

“Escucha, la señorita Lightning dijo que alguien saltó secretamente de la nave y huyo” dijo uno de ellos mientras saludaba. “¿Tal vez había una rata que se escondió entre los refugiados?”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente