RW 219 – Hermana mayor, hermana menor

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡Bienvenida a la Unión de las Brujas!” En la sala, un grupo de brujas de diferentes edades y colores levantaron sus copas alegremente.

“Gracias, gracias.” Lucía sintió que sus ojos se llenaban de lágrimas otra vez, ella olfateó e impulsivamente trató de contener sus lágrimas. Levantó su copa y luego bebió un poco de vino, no era tan amargo como recordaba, pero era un poco dulce en su lugar.

Después ver al Señor, y con la ayuda de Nightingale, Lucia fue capaz de bañar a Bell y tomar un baño ella misma. Después se puso un conjunto de ropa limpia. Cuando su hermana se había acostado, Lucia siguió a Nightingale a la sala del castillo. Allí, las brujas habían preparado una fiesta de bienvenida para ella.

Era la primera vez que Lucía miraba a tantas como ellas, y por fin pudo dispersar el último rastro de duda en el fondo de su corazón. En caso de que las brujas hubieran sido encarceladas aquí o forzadas a servir al Señor, nunca podrían revelar semejantes sonrisas alegres y brillantes.

Recordando la frase, que Nightingale le había dicho antes, “este es el hogar de las brujas”, de repente comprendió sus sentimientos. En contraste con aquellas brujas cuyas identidades fueron expuestas, cazadas y asesinadas por la Iglesia, encontrar un lugar seguro para vivir no era fácil. Desde que los bandidos atacaron Valencia un mes de sufrimiento y huida constante la había seguido. Pero ahora, con la cálida bienvenida de la Unión de las Brujas, pudo finalmente dejar que su mente constantemente alarmada se relajara un poco.

Al mismo tiempo, también se dio cuenta de lo mágico que podía ser un banquete con muchas brujas participantes.

Usando llamas negras, la carne cruda de la cabra se asó perfectamente en un flash, mientras que la cuenca que la contenía estaba completamente ilesa.

Una niña con el pelo rubio corto voló en el aire, sosteniendo el jarro para llenar las copas de cada una.

Mientras que una bruja con un look exótico simula una amplia gama de instrumentos musicales, que finalmente convergieron en música hermosa.

Con Nightingale introduciéndolas una tras otra, rápidamente pudo recordar cada uno de sus nombres. De esa manera convirtiéndose en una de ellas, pudo diluir la tristeza en su corazón aún más.

En la Unión de las Brujas había brujas maduras como Scroll y Wendy, y también se encontraban Leaves y Echo, que parecían a hermanas mayores, así como Anna, Soraya y otras cuya edad era similar a la suya. Pero no importa quiénes fueran ninguna de ellas la trataron como una extraña. Por eso, el corazón de Lucía se lleno de gratitud.

Después del banquete, ella y las brujas se desearon una buena noche y regresó a su nuevo hogar. Aunque Bell no era una bruja, el príncipe no ordenó que ella y su hermana se separaran. En su lugar, les dio la última habitación amueblada en el segundo piso del castillo a ambas.

“¿Hermana Mayor?” Al oírla moverse, Bell abrió los ojos.

“¿Te despertaste?” Lucía se sintió inmediatamente encantada en su corazón, corriendo rápidamente hacia la cabecera de la cama. “¿cómo te sientes?”.

Bell parecía que había estado dormida durante mucho tiempo, sin tener ningún rastro de la plaga o el dolor que trajo en su cuerpo. Con los ojos todavía un poco nublados, abrió la boca y murmuró: “Me siento tan hambrienta”.

“Espera…” Lucia sacó rápidamente una bolsa de su bolsillo y la abrió, liberando el olor de pescado a la parrilla. Esa bolsa de rebanadas de pescado le había sido dada anteriormente por Nightingale, “Hay algo de comida para ti”.

Sentada en la cama y viendo cómo Bell comía el pescado, estaba tan satisfecha que empezó a acariciar la cabeza de la pequeña. Este año, su hermana acaba de cumplir diez años, y ahora, sin padres, era la única en la que Bell podía confiar.

Después de comer dos peces se volvió más despierta, y curiosamente miró a su alrededor, y preguntó: “¿Dónde estamos? Recuerdo que el barco no tenía una cama tan grande”.

“Estamos en Ciudad Fronteriza de la Región Occidental, llegamos a nuestro destino”.

“¿Hemos llegado ya? Ella le tocó la mejilla. “Pero ¿no estoy… enferma? ¿estarán de acuerdo en permitir que la gente afectada por la plaga entre en la ciudad?”.

“Tienes razón, eso sería muy improbable,” respondió Lucía. Al ver la expresión en blanco en el rostro de su hermana, se echó a reír: “Pero las brujas del Señor ya te han curado.” Después le dio un resumen de lo que pasó en los muelles, “por eso ahora en adelante debemos quedarnos aquí en el castillo”.

“¿Brujas?” preguntó Bell, inclinando la cabeza. “¿Son iguales a ti, hermana?”.

“Eso es correcto. Además, todo el mundo es muy amable conmigo, especialmente una bruja llamada Nightingale.” Lucia suavemente asomó la cabeza. “También me ayudó a darte un baño”.

“Oh, ¿pero siempre has dicho que los nobles odian a las brujas, ¿por qué el Señor está dispuesto a refugiar a las brujas? “.

Sorprendida por la pregunta, Lucía tosió dos veces. “Esto… ocasionalmente hay también una o dos buenas personas dentro de la nobleza”.

Mientras sacaba la última pieza de pescado seco de la bolsa, Bell preguntó. “¿Eso significa que necesitas trabajar para él? ¿Como esas sirvientas en casa, barriendo el suelo, cocinando y atendiendo al Señor?”.

“¿De qué tonterías estás hablando?” Dijo Lucia, agarrando la cara de su hermana menor. “¡Soy una bruja! ¡Es natural que tenga que ayudar al Señor con mi habilidad! En cuanto a las criadas que tienen que hacer esas cosas, ¿quién te dijo eso?”.

“Mamá…” Susurró con tristeza. “Ella dijo que esa es también la razón por la que nunca permitió que papá reclutara a una hermosa doncella”.

Al oírla mencionar a su familia, el rostro de Lucía se oscureció de repente. En lugar de culpar a Bell por haber planteado la pregunta, tiró de su hermana menor en un abrazo y suspiró suavemente.

No estaba preocupada por la teoría de su hermana, durante la conversación con el Señor, podía ver que además de simples preguntas sobre sus experiencias de vida, lo único que le interesaba era su habilidad, haciendo evidente que le importaba más las habilidades de una bruja y en que estas le pueden servir o no.

Pero, al pensar en su habilidad, Lucía se sentía profundamente preocupada y enferma de corazón.

Nunca había sido ignorante acerca del mundo de las brujas; ella sabía que hace seis meses muchas brujas habían pasado por Valencia, y después las otras habían salido una tras otra de la ciudad. Había oído que iban a los Fiordos, queriendo encontrar un nuevo hogar. Pero Lucía no quería dejar a sus padres y por eso no aceptó a viajar con ellas. Sin embargo, con su contacto repetido con ellas, Lucía al menos se dio cuenta de que las brujas están acostumbradas a dividirse en tipos de combate y no combatientes.

Su capacidad para restaurar un objeto a su estado original podría decirse que es inútil. Por no hablar de usarlo durante una pelea, incluso usarlo en tiempos de paz ya era difícil para ella controlarlo.

Su padre había sido comerciante, operando el taller de fabricación de pergaminos de la familia, así que a menudo el salón se encontraba lleno de pergaminos de paja preparados. Pero el día en que se convirtió en una bruja, ella sin darse cuenta se aprovechó de su habilidad, convirtiendo el pergamino de nuevo en un montón de hierba y polvo fino. Después del evento, aunque sus padres la reprendieron severamente, no la entregaron a la Iglesia. En lugar de eso, le advirtieron repetidamente que se escondiera cuidadosamente y si fuera necesario, incluso llegara a ponerse una Piedra Represalia de Dios, disfrazándose de una devota creyente”.

Al principio, Lucía estaba llena de curiosidad sobre la habilidad, a menudo secretamente se escondida en su dormitorio para restaurar todo tipo de artículos de prueba. Pero rápidamente descubrió que esa habilidad era extremadamente difícil de controlar. Por ejemplo, restaurando el pergamino de paja de nuevo, a veces tenía los mismos trozos de hierba que la primera vez, pero otras veces sólo quedaban gránulos negros. En el caso de que siguiera expulsando su magia sobre un objeto, sólo se haría cada vez menos, y el producto final no era un polvo fino, sino más bien un grano, lo que significó que su capacidad de restauración no podía ser usada para restaurar una gran cantidad de objetos muy dañados. Sólo podía destruir lo que otros habían producido cuidadosamente.

Las otras brujas también habían pensado que su capacidad era inútil. En caso de que quisiera usarla en la batalla, tendría que acercarse demasiado. Además, su capacidad era también ineficaz en un cuerpo vivo, por no hablar de usarlo para luchar contra un caballero entrenado, incluso el agricultor promedio ya sería terriblemente difícil. Y así, considerando convertirse en una bruja de combate estaba fuera de la cuestión para ella, pero también como una bruja de no combate, no podía pensar en ningún uso, era casi como su capacidad estaba en el nivel más bajo.

Llegando a esta conclusión, había estado deprimida durante mucho tiempo.

Pero ahora… de lo que Lucía estaba ahora más preocupada era, si Su Alteza Real también creía que era inútil, ¿la echaría fuera del castillo?.

Con un sentimiento incómodo, apagó las velas, tomó a su hermana, que estaba perfectamente satisfecha de roer los huesos de pescado terminados en sus brazos, lentamente cerró los ojos y luego esperó la llegada de un nuevo día.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente