RW 218 – Lucia

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La condición de Bell se estabilizó como cuando abordaron la nave por primera vez, se encontraban una vez más acomodados extrañamente. Aquellos mercenarios armados con las lanzas de madera dividieron a la gente en grupos más pequeños. Aquellos cuya vida estaba en peligro fueron los primeros en ser llevados a la extraña habitación. Después, se llevaron a los niños pequeños, luego llevaron a las familias de los niños y finalmente, fue el turno de los adultos.

Lucia fue colocada junto a Bell en la parte delantera de la fila, todo el proceso de tratamiento se manejó muy rápidamente, ellos vendaron los ojos de su hermana, y dos mercenarios la agarraron por debajo de los brazos y la llevaron a la cabina. No tuvo que esperar mucho tiempo antes de que alguien pusiera una pastilla en su mano. La píldora era muy pequeña y tenía un sabor ligeramente dulce, al mismo tiempo los mercenarios también tomaron la iniciativa de decirle que alimentaron también con la medicina a su hermana para que no tuviera que preocuparse.

Cuando salió de la habitación y pudo quitarse la capucha, se sorprendió gratamente al ver que los colores de Bell estaban mejorando a una velocidad visible. Aunque todavía estaba en coma, su frente ya no se encontraba ardiendo, el rubor de su cara también se había desvanecido y las manchas oscuras desaparecieron sin dejar rastro.

Cuando toda la gente fue liberada de su miedo a la muerte inminente, se sintieron como si hubieran ganado una nueva vida y se emocionaron tanto que ya no pudieron contenerse después de ver el hombre con el pelo gris quien estaba en la distancia. Se arrodillaron y aplaudieron, pagándole los más altos respetos. De la boca de los mercenarios, habían oído que él era el Señor de esta tierra, quien estaba a cargo de la Región Occidental, Su Alteza Real Roland Wimbledon.

Después, siguiendo exactamente lo que se había prometido en los rumores, el Señor no sólo encendió hogueras en el borde del embarcadero, sino que también distribuyó gachas de carne a todo el mundo y les dijo que se les pagaría, así como también recibirían comida y refugio mientras estuvieran dispuestos a trabajar para la ciudad. Mientras todos estaban disfrutando de las fragantes gachas de carne, también estaban hablando de lo afortunados que habían sido al abordar las naves y huido a esta Región Occidental, y luego una vez más elogiaron a Su Alteza por su amabilidad.

Sólo Lucía se sentía un poco ansiosa.

¿Cómo puedo contactar con la Asociación de Cooperación de Brujas? El mensaje secreto sólo decía que un grupo de brujas vivía en la Ciudad Fronteriza. No mencionó cómo sería capaz de encontrarlas. Lo más probable es que esta parte importante se haya perdido durante el proceso de transmisión, apenas logro oír decir que las noticias se habían difundido en las grandes ciudades de la Región Central del Reino.

En el momento en que la gente se había llenado el estómago, y los mercenarios comenzaron a guiarlos a cobertizos de madera cerca del río, de repente una voz de mujer salió de detrás de Lucía.

“¿Estabas buscándonos a nosotras?”.

Estaba tan asustada que, al mismo tiempo que giro la cabeza, también dio dos pasos hacia adelante, lista para escapar, pero cuando la apariencia de la voz del orador apareció en sus ojos, Lucía no pudo evitar quedarse plantada en ese lugar.

¡Qué hermosa mujer! Desde su largo cabello rizado, iluminado por el suave resplandor naranja de las llamas parpadeantes, sus ojos, brillantes como las estrellas, una dulce sonrisa todo era hermoso. Pero la parte más llamativa era su aura, la cual no era inferior a la de ningún noble, como si ella misma fuera una persona importante.

“Mi nombre es Nightingale; soy una bruja, bienvenida a la Ciudad Fronteriza”.

Al tomar conciencia de este sentimiento, Lucía no pudo evitar bajar la cabeza. “Yo… Mi nombre es Lucía Blanco, quiero unirme a ustedes”.

“En ese caso, ven conmigo,” dijo Nightingale con una sonrisa, “te llevaré a casa”.

En ese momento el sol ya se había ocultado detrás de las montañas, sólo dejando una débil luz detrás. Mientras llevaba a Bell dormida, Lucía siguió lentamente detrás de ella.

“¿Cuándo fue tu momento de despertar?” Preguntó de repente Nightingale.

“¿Despertar?” Lucia se puso en marcha.

“Ese es el momento en el que te conviertes en una bruja,” explicó Nightingale. “A partir de ese momento, su cuerpo continuará recolectando magia, y por eso llamamos a esa transformación ‘Despertar’”.

“Creo que… tal vez hace dos años,” recordó Lucia. “¿Es la magia el poder de los demonios?”.

“Eso es sólo excusa de la Iglesia nada más,” sacudió la cabeza, “la magia es una habilidad dada por Dios, no tiene nada que ver con el bien y el mal. La llamada mordedura demoníaca es sólo el dolor experimentado cuando la magia dentro de su cuerpo se vuelve demasiado abundante; esto se puede evitar fácilmente con la práctica”.

“¿No necesito soportar ese dolor?” Los ojos de Lucía se ampliaron.

“Sí, mientras no haya opresión de la Iglesia, las brujas no tenemos que soportar el dolor de la mordedura.” Nightingale explicó, “pero aquí en nuestro hogar, podemos usar nuestra magia libremente.” Luego señaló detrás de ella, “¿es esta compañera adorable su hermana menor? ¿Qué hay de tu otra familia?”.

“Todos murieron, sólo Bell y yo pudimos escapar,” por un momento Lucía guardó silencio, “un grupo de personas atacó a Valencia, quemando, saqueando y matando en todas partes. Con el fin de oponerse, padre… su pecho fue traspasado por varias espadas y madre nos hizo huir rápidamente, al final, ella también, también… ” el dolor que había estado encerrada en su corazón durante tanto tiempo le hizo imposible para continuar su sentencia. Todo el sufrimiento, el hambre, la sed, el miedo y las quejas, en definitiva, toda la injusticia que tenía que soportar a lo largo del camino, repentinamente estallaron libremente.

Para su hermana, ella había apretado los dientes y aguantado, pero ahora, parecía que las líneas de defensa que construyo alrededor de su corazón ya no fueron capaces de bloquear sus altibajos emocionales de sus pensamientos. Convirtiéndose rápidamente en sollozos y gritos muy fuertes. Sabía que no era un buen momento para ello, que durante la primera reunión debía mantener su cortesía, pero las lágrimas eran como una tormenta, no podían detenerse.

Ella me odiará por esto, ¿verdad? Podía sentir cómo sus lágrimas y mocos se mezclaban y su boca empezó a probar lo salado. Sin embargo, para sorpresa de Lucía, un par de brazos de repente se envolvieron alrededor de ella, tomándola en un cálido abrazo, acariciando suavemente la parte posterior de su cabeza. Tomándolo completamente sin ofensa debido a la suciedad y las lágrimas en su rostro. En cambio, ella dijo suavemente: “Llora, llora ahora, está bien dejarlo todo salir”.

Cuando el estallido de Lucía finalmente se calmó, levantó la cabeza, sólo para ver que los hombros de Nightingale se habían empapado con sus lágrimas.

“Lo siento…” Se ruborizo.

“No importa, ¿te sientes mejor ahora?” Nightingale sacó un pañuelo y le ayudó a limpiar su cara, tomo Bell con una mano y la sostuvo a ella con la otra. “Vámonos; todavía hay muchas hermanas esperando para darte la bienvenida”.

Lucía pensó que la residencia de las brujas estaría en alguna parte en un pequeño almacén abandonado o en un sótano, ella nunca esperó que Nightingale la llevara a la zona del castillo, ¿no era el territorio privado del Señor? Aún más sorprendente, los guardias no sólo no la detuvieron, sino que también la saludaron.

¿Podría ser que toda la ciudad esté bajo el control de la Asociación de Cooperación de Brujas?.

Al llegar al tercer piso del castillo, entró en una habitación bastante iluminada, sólo para descubrir sorprendentemente que el hombre sentado en el lado opuesto era el Señor que había recibido recientemente los aplausos de las masas.

“Este es el líder de la Unión de las Brujas, Su Alteza, el Señor Roland Wimbledon. Tomó a las supervivientes de la Asociación de Cooperación de Brujas y también permitió que el mensaje se extendiera a otras ciudades, con la esperanza de atraer a más hermanas sin hogar.” Nightingale presentó al hombre “el hizo de Ciudad Fronteriza el hogar de nosotras las brujas. No es necesario que dudes de este punto, después de todo, las personas que trataron a tu hermana y a todas las demás personas enfermas a bordo de las naves, éramos brujas”.

La cabeza de Lucía se puso en blanco, ella no había previsto, que habría nobles dispuestos a proporcionar un hogar para las brujas, en lugar de verlas como herramientas o esclavas. Cuando su alma finalmente volvió a su cuerpo, comenzó a entrar en pánico y se inclinó de una manera aturdida. Su extraña postura estaba tan fuera de forma, que Nightingale no pudo reprimir su risa, “no te preocupes, a Su Alteza Real no le importa la etiqueta”.

“¿Vienes del Territorio Oriental?” La voz del Señor era tranquila y relajada, no le daba la impresión de un interrogatorio, sino más bien de una charla amistosa.

Lucia tomando una mirada, observo que estaba sentado tranquilamente en su silla, y se encontraba mirándola con una expresión llena de interés.

“Sí…”.

A medida que la conversación se hizo más profunda, y Nightingale complementó con algunas explicaciones, su estado de ánimo se relajó gradualmente. A pesar de que su contraparte era un noble, pero no mostró una actitud agresiva, sino más bien el cuidado de un anciano.

“Así que, cuando tu despertar fue hace dos años, no eras todavía una adulta…” el habló lleno de interés, “entonces, ¿cuál es tu habilidad?”.

“Volver las mercancías de vuelta a su forma original,” dijo Lucia con vacilación, “pero no es eficaz en todas las cosas”.

“¿Su forma original?” Su Alteza Real tocó su barbilla en su pensamiento, entonces empujó una taza hermosa a ella sobre la mesa, “¿Puedes demostrarlo para mí?”.

“Esto lo destruirá”.

“No me importa”.

Lucia asintió, fue a la mesa y puso su mano encima de la taza.

Después un rato, la copa empezó a encogerse y deformarse, formándose en última instancia tres sustancias distintas: la del extremo izquierdo parecía un charco de aceite, oscuro y viscoso. La del medio parecía ser un pequeño racimo de fino polvo negro. Por último, el del extremo derecho parecía ser agua clara, que estaba goteando lentamente desde el borde de la mesa.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente