RW 216 – Peste demoníaca

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Durante los siguientes dos días, Theo se trasladó sin parar entre la Cámara de Comercio de Margaret y los suburbios de Ciudad del Rey.

Margaret proporcionaría la flota para el transporte de los refugiados, mientras que el primer ejército, seria disfrazado de mercenarios, y llegaría al muelle del canal en el tiempo designado para organizar a las personas y embarcarse.

En cuanto a la difusión de información, Theo no se encontraba preocupado de que Black Hammer manejara tal tarea tan tranquilamente después de ingerir tal cebo como atractivo. Dejar que las ratas callejeras hicieran ese trabajo era mucho más conveniente que dársela a los forasteros. Aunque su rango de actividad estaba limitado al Distrito Norte, los refugiados ciertamente difundirían las noticias entre ellos. Además, no podría manejar a ambos a la vez de todos modos. Antes de esto, Su Alteza Real le había explicado explícitamente que ésta era una tarea que podía hacerse con el tiempo enviando un barco tras otro.

El día de la llegada de los barcos, cerca de 1000 nativos desamparados llegaron al muelle, mucho más de lo que Theo esperó. Si hubiera confiado en el Primer Ejército para promover el viaje, Theo creía que si solo 100 personas llegaban, ya se habría considerado un buen resultado.

De acuerdo con los requisitos de selección de Su Alteza Real, se les permitió a los niños embarcarse primero en las naves, seguido por las familias de los niños y, finalmente, los otros adultos. En cuanto a los ancianos… Theo descubrió que casi no había gente con pelo gris en la multitud. Tal vez no querían arriesgarse a ir a un lugar remoto y desconocido, o podrían haber sido incapaces de escapar de la Región Oriental a Ciudad del Rey desde el principio.

Después de que la primera flota de diez barcos de un solo mástil saliera del muelle con 500 personas a bordo, el resto de los refugiados que se encontraban esperando fueron llevados de regreso al campamento, pero todos ellos llevaron consigo la noticia de que “la flota volvería”.

Pensando que podía tener éxito fácilmente en completar la primera de las tareas de Su Alteza, él no esperó que encontraría un problema severo pronto después de que la flota mercantil llevo lejos el segundo lote de gente.

Una extraña enfermedad había brotado de repente en Ciudad del Rey.

El primer fallecido que descubrieron se encontró al borde de la carretera, su cuerpo estaba cubierto con muchas manchas negras y sus dientes caídos. Su piel también se había quebrado en muchos lugares, y la sangre que fluía de esos lugares había cambiado de color, volviéndose negra como la sangre de las brujas que fueron devoradas por el terror de la mordedura demoníaca. Pero esta vez, la difunta no era una mujer, sino más bien un residente masculino del Distrito Norte.

Poco después, varios cadáveres con los mismos síntomas se descubrieron uno tras otro. Además, algunas de las personas que entraron en contacto con los cadáveres comenzaron a tener el mismo problema, manchas oscuras comenzaron a aparecer en sus cuerpos. Ya fuera con tratamiento a base de hierbas o compresas frías, nada fue capaz de someter a la enfermedad. Incluso cuando se usó el tratamiento de infusión de sangre, su sangre que era generalmente roja se había vuelto negra, como si se hubiera mezclado con una gran cantidad de tinta.

Pronto, el miedo se extendió a través de las masas, aumentando constantemente la cantidad de gente que iba a la Iglesia a orar, pero todo era inútil. Cada día, más y más personas mostraron esas manchas negras apareciendo en ellos, e incluso personas con los mismos síntomas fueron descubiertas en los fugitivos de afuera de la ciudad.

Finalmente, el Sumo Sacerdote de la Iglesia se presentó frente a las masas quienes ofrecían una oración y declaró que todo eso era un complot de las brujas para extender el poder del Diablo, infectando así a otras personas inocentes. Por otra parte, el sacerdote dijo que en la actualidad, cualquier tratamiento era incapaz de resistir el poder del diablo, y las personas que cayeron en la corrosión morirán bajo un dolor extremo. Sin embargo, la Iglesia nunca se quedaría ociosa; ya habían desarrollado el Santo Elixir, que era lo suficientemente poderoso para conducir al Diablo de regreso al infierno.

Esa declaración permitió que las personas infectadas una vez más volvieran a ver una luz de esperanza. Todos los días se sentaban frente a la puerta de la iglesia, esperando la liberación del Santo Elixir.

Aunque Theo tenía fuertes dudas sobre las afirmaciones de la Iglesia, temporalmente suspendió el envío de los refugiados para atender todas las contingencias.

“¿Por qué quieres parar?”, Preguntó Black Hammer, muy desconcertado, “¿por qué no, nos apresuramos a enviar a esa gente a la distancia antes de que se erosionen por el espíritu diablo? ¿Quieres que se queden en la ciudad para convertirse en semillas para las brujas?”.

“Es el deseo de la gente de arriba,” contestó Theo con impaciencia. “Son simples fugitivos. Si el Occidente también se ve infectado por esta fuerza malvada, ¿Cómo será el reino?”.

“Uh.” Black Hammer ligeramente se detuvo “pero lo que ocurra con la región occidental no nos importa a nosotros en absoluto. Sr Theo, ¿Qué te parece esto? Simplemente no hagamos caso de la opinión de la gente por encima y llevemoslos lejos. Piensa en ello, esta es una enfermedad tan demoníaca, un toque y usted estará infectado. Simplemente no puedo quedarme aquí y esperar a que el diablo venga, incluso con el muralla, no creo que pueda separarlos”.

“¿Como, si no hemos oído nada?” Preguntó Theo con frialdad. “¡Igual que yo, tú también solo tienes una cabeza!”.

Después de salir de la taberna, fue a la siguiente tienda marcada con el emblema de la Caravana de Margaret, y reveló su ficha.

“Tengo que ver a tu jefe. Cuanto antes mejor”.

No pasó mucho tiempo hasta que pudo reunirse con la comerciante en una habitación secreta de la tienda.

“La enfermedad definitivamente no tiene nada que ver con las brujas,” comentó Margaret. “Si pudieran liberar tal poder demoníaco, la Piedra Represalia de Dios sería impotente, y ellas ya habrían convertido a Hermes en una zona muerta”.

“Yo también pienso lo mismo, pero esto es todavía un asunto urgente que tiene que ser reportado a Su Alteza Real. Aunque no ha habido síntomas de manchas negras en los dos grupos de personas que se embarcaron a la Ciudad Fronteriza, parece que esta enfermedad no se manifiesta en el acto. En caso de que algunas personas en los barcos se encontraran infectadas por esta fuerza malvada, Ciudad Fronteriza debe prepararse para ello de inmediato.” Theo sacó una carta doblada de un bolsillo, “Necesito su ayuda para enviar el mensaje a Su Alteza tan pronto como sea posible”.

“Naturalmente,” ella asintió. “La transmisión de información entre los comerciantes siempre ha sido la más rápida”.

Después de varios días de navegación, Lucía quería vomitar.

Durante el mes pasado, parecía que había estado siempre huyendo, primero de la región oriental a la Ciudad del Rey, luego de Ciudad del Rey a la región occidental. La razón de la primera era que fue expulsada de su casa, mientras que para esta última era porque finalmente había vuelto a ver un rayo de esperanza.

“Hermana mayor… agua, tengo sed…”.

Bell lanzó un doloroso gemido y alargó la mano, agarrando el brazo de Lucía.

“De acuerdo, iré a buscarte un poco de agua”.

Lucia tomó la bolsa de mano y salió tambaleándose de la cabaña. Acostada en el punto más bajo de la nave, extendió su brazo para empapar la bolsa en el agua del río. El ácido estomacal volvió a burbujear, al final, lo que le hizo imposible contenerla, y con un leve sonido el vómito salió volando. También escupió lo último que quedaba en su estómago, no sólo a través de su boca, sino también a través de sus fosas nasales. Ella reprimió con fuerza el impulso de estallar en lágrimas, cerró los dientes, se frotó la cara con el dorso de la mano, y prosiguió remojando la bolsa en el río. Cuando finalmente la bolsa se llenó de agua, la tomó en sus brazos y regresó a la cabina.

“El agua está aquí, abre tu boca”.

Sin embargo, el rostro de Bell de nuevo pareció ser un poco peor que antes. Sus mejillas no se encontraban cubiertas con su rubor normal y la frente también se encontraba terriblemente caliente. Ella apretó fuertemente los labios, sólo que intermitentemente soltó ruidos y gemidos.

Sin ninguna otra opción de forzarle abrir la boca, Lucía giró la bolsa de agua para que las gotas de agua cayeran directamente en la boca de su hermana.

“Estás muy cerca de ella. Las manchas oscuras ya han llegado a su cuello, no puede aguantar más tiempo.” Un débil hombre de mediana edad que también estaba en la cabina dijo: “Vamos a morir aquí, tienes que pensar en ti misma”.

Poco después de que dejaran Ciudad del Rey, en el barco, algunas personas comenzaron a sufrir de una enfermedad aterradora. Primero, su cuerpo entero se volvió inusualmente caliente, seguido por la aparición de manchas oscuras en su piel. Dentro de tres a cuatro días, la enfermedad comenzaría a empeorar. No sólo los infectados cayeron en coma, sino que las personas que entraron en contacto con ellos también atraparon la enfermedad. Por lo tanto, en el quinto día, la flota preparó un velero específicamente para el transporte de los pacientes. Lucía supuso el motivo oculto, por el cual no simplemente arrojaron a los refugiados enfermos en el río era porque había también algunas personas infectadas de su lado.

Después de que las primeras manchas oscuras fueran descubiertas en el cuerpo de Bell, Lucía no hizo caso de las palabras desalentadoras de otros y decidió que seguiría a su hermana menor a la nave de los enfermos.

Para cuidar a la joven Bell, casi no había dormido durante dos días.

Sin embargo, Lucía seguía sin renunciar. Ella creía que mientras pudieran llegar a la Región Occidental, todo cambiaría para mejor.

Si los rumores eran correctos… La Asociación de Cooperación de Brujas sería su última esperanza.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente