RW 178 – El Templo Secreto Misterioso

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“Ha Ha Ha…” Heather rió en voz alta, “Nunca se es de esperar que una pieza de ajedrez se mantenga completamente obediente todo el tiempo, pero mientras se mantenga en consistencia con nuestro objetivo final todo estará bien. No importa dónde golpee, siempre y cuando los soldados continúen consumiendo las píldoras. De todos modos, el Reino de Graycastle es el último en nuestra lista, por lo que todavía queda tiempo suficiente para que luchen. Además, Roland Wimbledon no rechazó nuestras píldoras la última vez, ¿verdad? Tal vez cuando Timothy ejerza cierta presión sobre el territorio occidental, estará dispuesto a aceptarlas.”

Dicho esto, el asunto concerniente a la Reina de Clearwarter todavía causó cierto disgusto a al Arzobispo Mayne, después de todo, ella era una pieza que había seleccionado personalmente. En caso de que Timothy, después de conquistar el resto del Reino de Graycastle no luchara una batalla decisiva con García, y en su lugar colocara sus tropas entre ellos para mantener la confrontación, la batalla por el trono no lograría el resultado deseado. Al parecer, es hora de adoptar algunos métodos diferentes.

“Todavía no hay noticias del enviado que enviamos a la frontera occidental, así que nos reuniremos nuevamente después de escuchar de ellas.” Mayne decidió. “Vamos a terminar aquí por hoy. Las dos excelencias actuarán de acuerdo con el plan, todavía hay otros asuntos que tengo que atender en Hermes.”

“Oh, eso es correcto,” dijo Heather de repente se acordó de algo: “¿No era hoy, el día de la conversión? ¿Cuántas personas han decidido participar en la ceremonia de conversión?.”

“Esa es información confidencial.” Con eso dicho Mayne se levantó y salió directamente de la cámara, sin darse vuelta ni siquiera una vez.

Después de caminar sobre una escalera interminable que colgaba en medio del aire que conducía al fondo, el arzobispo cruzó una piedra de molino blanco como un espejo y se dirigió hacia las profundidades del núcleo de la Iglesia.

Diferente de su silencio habitual, el núcleo era bastante animado hoy, un grupo de jueces estaban de pie fuera del templo, a la espera de ser liderados. Para la mayoría de ellos, era su primera vez entrando en ese lugar, por lo que estaban ocupados mirando los alrededores llenos de curiosidad. En el momento en que vieron a Mayne sus manos se dirigieron directamente a su pecho y le dieron un saludo: “¡Excelencia!.”

Ella sonrió y asintió en dirección a ellos. Esos jueces eran los guerreros de élite de la iglesia y estaban completamente consagrados a Dios, sacrificando su vida por la oportunidad de ser parte de la Ceremonia de Conversión del Ejército de Castigo de Dios, sin tener ninguna garantía de éxito. Ese era un punto que tenían que entender claramente antes de que pudieran dar su solicitud, pero, aun así, todavía estuvieron dispuestos a dar su vida por ese gran honor.

Los ojos de los guerreros se encontraban llenos de reverencia mientras le miraban. De esa manera, pasaron el tercer puesto de control y llegaron a la puerta del Templo Secreto Central. Los guardias personales del Papa ya los esperaban. Se inclinaron para saludarlos y abrieron la puerta de metal detrás de ellos.

Mayne siguió a los guardias y entró detrás de ellos, a través de la puerta. Desde ese punto, se encontró dentro del corazón de Hermes, era ahí donde todos los inventos e investigaciones de la Iglesia tenían lugar.

No había antorchas en el área secreta central, debido a eso su visión se oscureció de repente y sólo después de un momento de adaptación miro que un estrecho pasaje se encontraba frente a sus ojos. Los canales del techo y las paredes se encontraban completamente cubiertas de hierro fundido, y en ambos lados de el se encontraban incrustadas piedras fluorescentes. Esas extrañas piedras eran un tipo de Piedra Represalia de Dios, y después de empaparlas en sangre demoníaca de una bestia, comenzaron a emitir una fluorescencia verde.

Al llegar al final del camino apareció una jaula delante de el. Después de entrar en la jaula, los guardias activaron el mecanismo y comenzó a bajar. La cadena encima de sus cabezas emitió un crujido, parecía ser especialmente penetrante en el estrecho camino. Acompañado por esa cacofonía de sonidos, la jaula se deslizo lentamente en un agujero en el suelo, y de repente los ojos de Mayne fueron inundados por una luz.

Un área subterránea extremadamente espaciosa apareció repentinamente delante de sus ojos.

No importa cuántas veces antes miro la escena, siempre estaría sorprendido de nuevo, dando a luz a una sensación de insignificancia en su corazón.

De acuerdo con el sentido común, enterrado profundamente bajo tierra, la cueva tendría que ser sombría, con un tono oscuro. Pero la cueva entera se encontraba iluminada por la luz proveniente de la Piedra Represalia de Dios. La piedra Represalia de Dios se extendía por toda la cueva, levantándose de la tierra y formando varias estalagmitas como flores de cristal. Incluso las estalagmitas más pequeñas eran tan gruesas que era casi imposible que unos diez hombres mayores la rodearan. Mientras que la estalagmita más alta, alcanzó casi el ápice de la cueva, incluso era más alta que la torre de la catedral de Hermes.

Sus colores también eran diferentes, teniendo casi nada en común entre sí, las estalagmitas más densas de la Piedra Represalia de Dios eran de lavanda, mientras que las del borde habían cambiado de un azul oscuro a un verde claro. Las más pequeñas eran incluso blancas, mientras que las estalagmitas aparentemente recién emergidas tenían un cuerpo casi transparente. La Piedra Represalia de Dios, de color lavanda, eran las piedras que brillaban más, especialmente la estalagmita que superaba incluso la torre de la Catedral. Su brillo se acercaba al de la luna llena, haciendo posible ver el final de la cueva sin la ayuda de una antorcha, pero también permitiendo que uno apenas pudiera ver el suelo.

Bajo la influencia de una concentración tan grande de Piedras Represalias de Dios, el interior de las montañas podía ser considerado como un área libre de magia. La piedra Represalia de Dios que fueron vendidas por la iglesia a todos fueron extraídas de este lugar.

El espacio dentro de la cueva era lo suficientemente grande como para acomodar cinco o seis basílicas de Hermes, y exactamente abajo habían construido una réplica exacta de la catedral que estaba sobre el suelo, llamada el Panteón. Pero el templo parecía mucho más viejo que el que estaba en la cima de la montaña. Desde lo alto en el aire, Mayne pudo mirar una puerta de hierro negra en la pared de la montaña detrás del templo. Llegando a la entrada de pie a pie del Hermes conectándola con la Vieja Ciudad Santa. Así que, en cierto sentido, ese antiguo edificio podría ser llamado el verdadero núcleo de la Iglesia, ya que incluso ha existido mucho antes de que se estableciera la Nueva Ciudad Santa.

La jaula tardó un cuarto de hora en llegar al suelo. Cuando Mayne finalmente pudo salir de la jaula, enderezó sus túnicas y siguió al mensajero al templo.

La ceremonia de conversión siempre era llevada en una sala del templo.

Al entrar en la sala, la luz que rodeaba al arzobispo ya no era de color lavanda azul fría, sino una naranja creada por miles de velas encendidas. Encima se encontraba una araña en forma de torre de tres niveles, y con candelabros colocados alrededor de los pasillos. Mirándolos a través de los ojos devotos parecían como innumerables estrellas temblorosas. Gracias a todas esas llamas, el frío se dispersó completamente de la cueva.

El hombre que se encontraba en medio de las dos mesas de conversión era el Sumo Pontífice de la Iglesia, el Papa O’Brien. Vestía una preciosa túnica dorada rojo con piedras preciosas de color dorada en la cabeza, el cual se encontraba en ese momento revisando cuidadosamente el equipo de conversión y terminando la última parte de los preparativos para la ceremonia.

“Su Santidad.” De pie ante O’Brian, Mayne de inmediato se arrodilló en adoración y besó los dedos del Papa.

“Levántate, hijo” respondió lentamente el papa con una voz ronca. “Además de los guardias, nadie más está aquí, no hay necesidad de rituales elaborados.”

Mayne se puso de pie, pero no pudo evitar conmocionarse. En comparación con la última vez, el Sumo Pontífice ahora se veía mucho más viejo, tenía arrugas profundas en toda su cara, y su piel parecía ser una sombra malsana de blanco, floja y aburrida. Por último, un montón de densas y llamativas manchas marrones estaban apareciendo por todo su cuerpo. Al ver al Papa en tal condición, los ojos del Arzobispo se calentaron de inmediato: “Estás… sufriendo.”

“Esto es una huella de tiempo,” murmuró O’Brien, “nadie puede luchar contra el tiempo, mi vida se está agotando, me temo que nunca veré el día en que los humanos puedan derrotar al diablo. Pero, de esa manera, tampoco tengo que enfrentar el dolor de lo desconocido. Sea como sea, tienes que seguir luchando hasta que finalmente derrotes al enemigo o hayas sido derrotado por ellos.”

Si fracasamos de nuevo, finalmente moriremos, Mayne asintió con la cabeza, “Haré mi deber hasta el último minuto.”

“Muy bien”, el anciano sonrió satisfecho. “Has estado muy bien últimamente, has aumentado incluso el Ejército de los Jueces por más de mil soldados. Hoy tenemos sesenta y dos solicitudes para la conversión, esto puede considerarse como el mayor número en los últimos años.”

“¿Me puede decir con cuántos miembros del Ejército de Castigo de Dios se puede derrotar a los diablos?” Preguntó Mayne, y después de vacilar un momento, continuó. “Toda la información que sé sobre los demonios viene del Libro Sagrado. Pero el registro en el libro no es completo, dentro de ellos, no hay ninguna información sobre su origen, cantidad o estilo de combate registrado. Sé que para conocer esos secretos tendré que esperar hasta que me convierta en el próximo Papa, pero….”

“Estás demasiado ansioso, tienes que demostrar más paciencia,” O’Brian le recordó “No pasará mucho tiempo antes de que pueda hacerse cargo del título de Sumo Pontífice, convertirse en el próximo Papa. Encontrará todas las respuestas a sus preguntas en la biblioteca secreta en la parte superior del Panteón. Por ahora, sólo puedo decirte esto, cuanto más haya, mejor será.” Suspiró.

“Además, no espero con impaciencia que presidas la ceremonia de conversión, pero como ya estás aquí, esta sesión de conversión, intentarás llevarla mientras la mirare desde un lado. Para que más adelante, de esa manera también puedes acumular algo de… Keke… Experiencia.”

Mayne rápidamente acaricio la espalda del Sumo Pontífice y cuando su respiración se hizo ligeramente más suave, se inclinó y dijo: “Como Su Santidad ordene.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente