RW 16 – Ruta futura

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Las llamas en la chimenea estaban en plena floración, dispersando el frío que penetró a través de las puertas y ventanas. Encima de la enorme chimenea colgaba el cráneo de un ciervo con largos cuernos. En el resplandor del fuego, la sombra de los cuernos se reflejaba en la pared trasera parecían enormes garras y dientes.

Frente a Roland había una larga mesa de madera de color rojo oscuro cargada de pergaminos y libros. La mayoría de los documentos sólo necesitaba su firma para ejecutar la orden. Por lo general, Roland sólo estaría aquí para manejar el trabajo oficial, pero como había remodelado la sala del castillo en una oficina de tres habitaciones, gradualmente paso a ser aficionado de trabajar ahí.

Al fijarse en la parte posterior de la ventana, podía ver la ciudad extendiéndose hasta hacerse pequeña, y en el horizonte se encontraban interminables montañas sin fin. Las montañas eran casi intransitables, separando el Reino de Graycastle y las tierras salvajes en dos. La Vertiente Norte de la Montaña era sólo un paso de la gama de ramificaciones de la cordillera.

Al pie de la ventana podía ver el jardín cercado, que Anna utiliza para entrenar. Con el fin de proporcionar un lugar conveniente para el té de la tarde, la piscina de ladrillos ya estaba transformada en una larga mesa. Si el tiempo era bueno, podía bajar y acostarse debajo del sol, o tal vez incluso estar encima de la mecedora hecha a la medida para dormitar.

Aunque era pequeño, era agradable tener su propio jardín personal. En su vida anterior, si uno quería sentarse en los escalones de piedra de un castillo real, sería casi imposible. Sólo para mirar a su alrededor, tenía que gastar dinero para comprar un boleto. Pero ahora, no sólo tenía su propio castillo, sino también toda una Ciudad.

“Su Alteza, hace no mucho gastamos una cantidad considerable de dinero de su tesorería para reclutar a comerciantes y obreros. Si esto continúa, me temo que nuestro tesoro no durará hasta la primavera del año entrante”. Barov entregó el pergamino con los informes recientes de la situación financiera a Roland.

Originalmente, la ciudad de la fronteriza tenía un cuadro muy simple de ingresos y gastos. Su línea de ingresos provino de la extracción de mineral y el comercio de piedras preciosas. Esta línea de ingresos estaba en manos de la Fortaleza Longsong. La producción de la Mina de la Pendiente Norte fue intercambiada directamente por trigo o pan, sin impuestos, y el intercambio de recursos fue presidido por la Fortaleza. Descrito en términos más simples, la mina de la Vertiente del Norte era un artículo común de la Nobleza de la Fortaleza Longsong. Los Nobles estacionados en la ciudad fronteriza podían ser vistos como los custodios de los accionistas, sus feudos estaban principalmente en el Este de la Fortaleza. Ellos vendrían aquí sólo por un tiempo limitado, y habría diferentes personas cada año.

De hecho, Ciudad Fronteriza tenía menos de 30 años de historia. En comparación con los casi 200 años de Fortaleza Longsong, era simplemente un bebé recién nacido. El Duque Ryan sólo tenía la intención de establecer un puesto avanzado aquí para obtener una alerta temprana en caso de que comenzara una invasión de Bestias Demoniacas. Nunca había esperado que los pioneros que descubrieran una mina rica de recursos minerales en la ladera norte de la montaña se instalaran allí, prácticamente haciendo un pequeño municipio, llamado Ciudad Fronteriza.

Con el fin de prevenir robos y la asignación de un Noble Feudal para ocultar la información, El Duque no acepto la sugerencia de la Nobleza para que mandaran mano de obra para la extracción. En su lugar, empleó a los residentes locales. Incluso los criminales se convirtieron en mineros, y los alimentos fueron suministrados en base a la producción de mineral que cada hogar proporcionaba.

La Fortaleza sólo suministraría algo de comida a los comisionados para darle a los empleados durante todo el año la remuneración era una cantidad fija de dinero, no se basó en la producción minera. De los dos mil habitantes de la Ciudad Fronteriza, más de la mitad de ellos estaban ahí para servir en la zona minera.

Otra línea eran las otras industrias de la ciudad: la herrería, la taberna, la tienda textil, etc. A partir de ellos, por lo general la Ciudad Fronteriza recibiría una modesta cantidad de ingresos durante todo el año, pero era bastante difícil tener dinero sobrante al final de la misma. El Señor Nombrado no gobernó seriamente a la Ciudad Fronteriza, puesto que Roland fue enviado allí de Graycastle. En su lugar, había decidido quedarse en la Fortaleza, sin volver a la Ciudad Fronteriza.

Como resultado, cuando Roland quería contratar a alguien para reparar las paredes, sólo podía pagarlo desde su propio bolsillo. Si fuese el Cuarto Príncipe de antes, ciertamente no lo hubiera hecho. Pero el Roland actual, siempre y cuando ganara una posición firme en esta Ciudad Fronteriza, incluso si tuviera que gastar todos sus bienes, todavía valdría la pena. De todos modos, después de que el comercio del mineral no fuera liquidado ya con la comida, los Ingresos de la Ciudad serían todavía no más que una llovizna.

La única pregunta era si la Fortaleza Longsong estaba dispuesta a renunciar a su monopolio del comercio con Ciudad Fronteriza, esto sería similar a entrar en el foso de un tigre para tomar alimentos, pero los datos de los inventarios proporcionados por Barov indicaron que la eficiencia de la minería era baja y el transporte de mineral era ineficiente e inconveniente. De hecho, el valor anual de la producción de minería de mineral era más de 1000 royals del oro, pero para la Fortaleza entera era solamente una gota del agua en el cubo. Los únicos beneficiados de esto fueron los socios inversores de la aristocracia.

En consideración al desarrollo a largo plazo de Ciudad Fronteriza, esta línea de ingresos debe ser recuperada. La mente de Roland era clara en el hecho de que, incluso si estas personas pudieran recuperar completamente su inversión de los últimos diez años o más, todavía no lo dejarían ir fácilmente. Aunque los mosquitos eran pequeños, seguían siendo carne. Además, se trataba de una plántula que podría ser útil para ganar dinero por medios reprobables. Anteriormente, estaba dispuesto a dar a los inversores ciertas preferencias y compensaciones, tal como la compra a mitad del precio y cosas parecidas. Sin embargo, un barco lleno de mineral a cambio solamente de la mitad de una nave de productos alimenticios, este tipo de asuntos no se permitió volver a ocurrir de nuevo.

Mientras Roland se concentraba en reflexionar sobre la lista de artículos, Barov lo observaba atentamente.

En estos tres meses, o para ser más exactos, en el mes más reciente, al Cuarto Príncipe le habían sucedido algunos cambios inexplicables. Quizás a los forasteros todavía no les quedaba claro, pero él estaba al lado del Príncipe todos los días, por lo que este tipo de cambio podría mantenerlo durante un tiempo corto en la oscuridad.

Durante su tiempo en Graycastle, El Cuarto Príncipe Roland Wimbledon solamente era conocido por su mala reputación. Se insistirá en su propia manera, se comportaría sin escrúpulos, sin ninguna actitud aristocrática… Cosas por el estilo. En pocas palabras, no cometió errores torpes, solo pequeños errores incesantes. Comparado con sus dos hermanos, su posición era muy diferente.

Cuando Su Majestad lo envió a la Ciudad Fronteriza, se llenó su corazón de decepción. Si Su Majestad no le hubiera prometido la posición de oficial de Ministro de Finanzas después de la lucha por el trono, él había pensado de verdad lavarse las manos y abandonar la lucha.

Desde el principio, en sus primeros dos meses en la ciudad fronteriza, el Cuarto Príncipe siempre demostró una conducta muy infantil. Consiguió ofender a la Nobleza local una y otra vez. Afortunadamente, la Ciudad en sí era de una escala muy pequeña, por lo que incluso si todos los cargos administrativos fueran desocupados y tuviera que llenar esas posiciones con una docena de civiles, todavía podrían seguir adelante. Pero de ahora en adelante, se convertiría en algo diferente.
“¿Cuándo había ocurrido el cambio?” Pensó, “probablemente fue… después de salvar a la bruja cuando aparecieron los cambios”.

Barov no dudaba que El Diablo tenía el poder de entrar en un cuerpo, o que El Príncipe podía ser manipulado por una Bruja oculta. Pero esto era extremadamente improbable, si El Diablo y las Brujas tuvieran la capacidad de controlar a alguien, ¿por qué elegirían al Cuarto Príncipe? ¿no sería mejor controlar directamente a Su Majestad o al Papa? Otro punto que disipó sus dudas fue que había presenciado al Príncipe sostener “El Medallón de Retribución de Dios”.

Este fue la carta de triunfo de la Iglesia para manejar a las brujas. El poder de cualquier demonio se derrumbaría delante de “El Medallón de Retribución de Dios”, pero Roland podía sostenerlo directamente. En otras palabras, en el caso de que no fuera El Cuarto Príncipe, cuando ni siquiera Dios tenía poder sobre él, era innecesario temer al Rey Demonio, así que ¿era necesario exponerlo? Preservar la propia vida era lo más importante.

El estilo del Príncipe continuaba a su manera, comportándose sin escrúpulos, sin embargo, el sentimiento que Barov tenía era que ambos estilos no eran iguales. No, pensó Barov, debería ser lo contrario. La mayor diferencia sería el propósito. Sabía lo que Roland planeaba hacer, para lograr el objetivo, tuvo que emplear algunos métodos que eran difíciles de entender para la gente común, como aquella vez en que trató de persuadirlo de salvar a la Bruja. Tal vez la planificación no era muy sabia, pero el ´Príncipe realmente había planeado de antemano, y creía firmemente en los resultados sin ninguna duda.

Esta capacidad fue la que causó que cualquiera se sintiera desconcertado. El título de Rey podría ser posible para cualquiera de los hermanos y hermanas de Roland, pero ciertamente no para El Cuarto Príncipe. Esta cosa estaba muy clara, porque ¿cómo podría desarrollar un lugar tan pequeño como la Ciudad Fronteriza? ¡Ni siquiera los dioses podían hacerlo! Al final,a Roland se le ocurrió un plan loco, el loco plan de establecer una línea defensiva en el exterior de la Ciudad Fronteriza para que puedan desarrollarse mejor que la Ciudad de Golden Harvest. ¿Estaba realmente convencido de que este proyecto tendría éxito? Si no solamente sería un loco, lo cual sería bastante malo. Pero para Roland, que vigorosamente construyó la muralla de la ciudad, ese no parecía ser el caso.

Él realmente planeó defender este lugar, simplemente con la ayuda del producto alquímico “cemento”, para construir un muro, que es para el sentido común, casi imposible. Dentro de la familia de Barov había también un Alquimista, pero nunca había oído hablar de un Taller de Alquimia que refinara tal cosa. La solución para la construcción del muro se basaba en algo que nadie había visto antes, al final, ¿sólo confiaba en sí mismo, o era sólo su comportamiento imprudente?.

“”¿En qué medida se fue el plan de Roland y, al final, cuánto sabía del plan de Roland?”.

Barov se interesó por los días que se aproximaban.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente