RW 153 – Alquimia (Parte 1)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Kyle Sichi entró en el Taller de Alquimia.

“Jefe Instructor.” Cuando los aprendices lo vieron entrar inmediatamente se inclinaron.

Él agitó su mano “Ustedes pueden continuar.”

Los aprendices se pusieron en cuclillas, ocupándose nuevamente con su trabajo.

La parte más externa del taller era la sala de limpieza y clasificación; era ahí donde todos los materiales reunidos de todo el Reino de Graycastle eran limpiados, clasificados, filtrados y molidos. El diseño de la sala de limpieza y clasificación era muy ingenioso, tenían colocado como suelo piedras y había dos matorrales con agua fluyendo en ellos, también eran paralelos entre sí. El área central era el camino, mientras que los lados exteriores de la habitación se usaban como área de limpieza, y eran accesibles por puentes de madera.

A primera vista, el largo y estrecho baño se encontraba dividido por dos arroyos en tres secciones. La luz entraba en la habitación a través de las ventanas en ambos lados, brillando en el suelo de piedra y arroyos, enviando franjas de luces a través de toda la habitación. La superposición entre la luz y oscuridad se asemejaba a la franja de una serpiente.

Casi 100 aprendices se inclinaban contra las paredes, ocupándose de los materiales que se les fue asignado. Si las impurezas podían ser limpiadas fácilmente y eran más ligeras que el agua, se arrojaron directamente a la corriente. Si fueran más pesadas que el agua, las pondrían en una canasta, para ser sacadas de la habitación de limpieza y luego ser desechadas. El efecto de la limpieza con agua corriente era varias veces más eficaz que la limpieza con un barril de agua estancada.

Los aprendices tenían que estudiar aquí durante tres o cinco años. Sólo cuando su habilidad en la clasificación y limpieza de todo tipo de materiales fuera lo suficientemente bueno y el conocimiento correspondiente fuera verificado por ellos, tendrían la oportunidad de ser seleccionados como discípulos bajo un instructor, y al hacerlo, pasarían así a la siguiente habitación de al lado.

Kyle marchó a través de la habitación de limpieza, entrando en el área central del taller de alquimia, la sala de refinación.

Cuando abrió la puerta, su línea de visión se abrió repentinamente a un amplio panorama, doce gigantescos pilares de madera, de los cuales todos provenían del Bosque Oculto y fueron entregados en barco, se encontraban llenando esa habitación extremadamente espaciosa. Dentro de las paredes de piedra circundantes, existían muchas ventanas, e incluso el techo no se encontraba exento de tal construcción, ya que tenía muchas ventanas conectadas al patio, haciendo la habitación muy luminosa.

En el centro de la sala de refinación, se encontraban organizadas seis grandes mesas de madera. Las mesas se encontraban llenas de todo tipo de utensilios alquímicos: frascos de fondo redondo, vasos, balanzas, morteros, hornos, crisoles… Cada instructor era responsable de la gestión y uso de una mesa, y Kyle, como Instructor Principal de la Ciudad Redwater, naturalmente tenía la mesa más larga y amplia para sí mismo, con la mayoría de los utensilios puestos en ella.

La habitación siempre se encontraba hecha un lio y en desorden, al igual que el proceso de alquimia en general. Mezclando todo tipo de materias primas, para luego calentar, carbonizar, regar o quemar. Los resultados eran siempre cambiantes y simplemente fascinantes.

En el caso de que pudieran ser capaces de encontrar un camino claro a seguir en todos esos cambios y desórdenes, lo harían en un escrito, convirtiéndolo en una de las fórmulas de alquimia extremadamente raras. Siempre y cuando uno fuera capaz de crear una fórmula única, podías llamarse alquimista. Hasta ahora, Kyle ha escrito más de una docena de fórmulas de alquimia, y creía que cada uno de ellos le había sido enviado directamente por Dios y que la alquimia podría estar desarrollándose a un nivel enorme, que incluso sería posible separar el origen, haciendo posible transmutar todo.

“Chávez, ¿Qué tan lejos estás con tu imitación de Pólvora de Nieve?” Preguntó.

Al oír su nombre, un joven de veinte años se acercó y sacudió su cabeza. “Esos miserables alquimistas de la Ciudad del Rey definitivamente todavía añaden otras materias primas en él. Hasta ahora el polvo es demasiado fino ni siquiera puede ser extraído y utilizado para cualquier cosa útil.”

Era el alquimista más joven del taller de Alquimia de Redwater, y ahora quería recrear la receta de alquimia para el polvo de nieve, pero parecía imposible sin una larga acumulación de conocimientos, muchos intentos y un poco de suerte. Muchas personas, durante toda su vida, sólo lograron convertirse en discípulos, e incluso hasta su muerte no pudieron superar el último paso. Chávez, sin embargo, tuvo un notable talento para la alquimia, hace dos años, resumió la receta de la destilación seca del vitriolo verde para recibir un líquido ácido. Ganando así el reconocimiento de cinco alquimistas, poseyendo a partir de entonces su propia mesa larga.

“No te preocupes; lentamente la idea vendrá.” Kyle sonrió y le palmeó el hombro al joven, ofreciéndole un poco de consuelo. Después de ocho años, como Jefe Instructor, Kyle naturalmente comprendía la dificultad de encontrar el camino correcto a través de todo el desorden y el caos. “Sin embargo, terminé haciendo algo bueno ayer por la noche, en el momento que esos arrogantes animales lo examinen perderán todo su color. Ven conmigo.”

Se dirigió a su escritorio, donde tenía dos trabajos que entregar en una caja de almacenamiento de aproximadamente la mitad de altura de una persona y hecho completamente de hierro. Haciendo casi imposible que sea robado y difícil de ser destruido. Sacó la llave y abrió la primera capa de rejilla, en el medio de la rejilla se encontraba colocado un pequeño pedazo de cristal transparente.

“¿Cortaste un trozo de cristal?” Chávez, que estaba a un lado, tomó el cristal con cuidado en su mano para examinarlo, sosteniéndolo frente a la ventana, “¡No, esto es… Cristal Cristalino! ¡Dios, lo hiciste!”

“Sí.” Kyle sonrió orgulloso, “No puedo esperar a ver su expresión cuando esos tipos descubran que su más orgulloso descubrimiento alquímico ha sido imitado con éxito por mí, terminarán mostrando una expresión tan maravillosa.”

Chávez, quien no fue capaz de calmar su exclamación, llamó la atención de todos los demás alquimistas. Todos dejaron su trabajo y se dirigieron a tomar un vistazo por sí mismos.

“¿Este es el producto en el que has trabajado hasta tarde en la noche? Realmente es genial.”

“Es tan hermoso, se ve igual que un cristal.”

“Felicitaciones, esto permitirá que nuestro taller de alquimia quede adentro del corazón del duque, aumentando considerablemente nuestra fama.”

“¿Cómo lo hiciste, puedes decírmelo?”

Kyle asintió con la cabeza: “Todos sabemos que un vaso se crea de la arena del río, pero al final, cuando se quema, el vidrio seguirá contendiendo diferentes colores. Esto se debe a que la arena todavía contiene algunas impurezas. Ahora hay dos posibilidades, en primer lugar, pensar en maneras de eliminar las impurezas, en segundo tratar de obtener la arena más pura desde el principio. Todos probamos ambos métodos, también hice lo mismo. El éxito del proceso alquímico depende en gran medida de las oportunidades y la suerte. Elegí arena blanca y fina de Ciudad Willow y piedra arenisca de Dragon Fallen Ridge…”

Todo el mundo a su alrededor se encontraba escuchando en silencio, nadie dijo una palabra hasta que terminó su explicación, incluso trataron de reprimir su aliento “Así es como se hace, fui muy considerado por mí parte.”

Los cristales eran gemas muy raras y caras, y el cristal incoloro y transparente era incluso aún más raro. Así que sólo el cristal transparente más claro tenía el derecho de ser conocido como Cristal Cristalino. La soberbia del Taller de Alquimia en la Ciudad del Rey se basó sobre todo en su método para producir el Cristal Cristalino. Siempre dominando al Taller de Alquimia de la Ciudad de Redwater. Además, los ingresos anuales en royals de oro dejó que el Duque de Redwater City desarrollara un profundo sentimiento de envidia.

Pero después de hoy, la situación está próxima a cambiar. Si Chávez también pudiera averiguar la composición del polvo de nieve, junto con el método de doble piedra para crear ácido, podremos derrocar por completo la posición dominante del taller de Alquimia de Ciudad del Rey. Para entonces, aquellos que están siempre acostumbrados a mirar a otras personas hacia abajo, me temo que no tendrán otra opción que bajar sus cabezas por la furia. Después de imaginar eso, el estado de ánimo de Kyle Sichi se volvió mejor.

Mientras se preparaba para revisar las materias primas para el segundo lote de cristales, una discípula frenética corrió a su lado. “Jefe Instructor, un mensajero de la Ciudad Fronteriza, de la Frontera occidental quiere verlo, trajo una carta de Roland Wimbledon con él, el Cuarto Príncipe.”

“¿Cuarto príncipe?” Kyle comenzó a fruncir el ceño, parecía que realmente tenían a tal persona en la Familia Real. No sabía casi nada acerca de la nobleza, desde su punto de vista todos eran incultos e ignorantes, siempre luchando por más poder y riqueza. “¿Qué está buscando?”

“No sé, el mensajero dijo que tan pronto como usted lea la carta, naturalmente entenderá el significado de Su Alteza Real”.

“…” El Jefe Instructor expuso una mirada extremadamente impaciente, con toda probabilidad, el contenido de la carta será una oferta de reclutamiento por sólo una pequeña suma, si es así, debo mostrarle que la alquimia no es un truco barato. Sin embargo, puesto que la otra persona es un príncipe, todavía tengo que mantener un estado básico de etiqueta: “¡Llévame a verlo, para que pueda recoger la carta y enviarlo de regreso en su camino!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente