RW 143 – Emigrantes

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El velero procedente de la Fortaleza Longsong lentamente ancló en el muelle de la ciudad fronteriza.

Después de que la pasarela fuera bajada, la gente en el barco comenzó a descender por la pasarela mientras cargaba todo tipo de bolsos. Para la mayoría de ellos, era la primera vez que ponían sus pies en esa extraña tierra, por lo que estuvieron algo perdidos por lo que miraban, pero los marineros detrás de ellos les instaron a avanzar más e ignoraron sus sentimientos incómodos.

Cuando la multitud empezó a empujar, él pie de una mujer de mediana edad accidentalmente resbaló. Su cuerpo se desequilibró que casi estuvo cayéndose sobre la pasarela. Sin embargo, otra mujer rápidamente se adelantó y agarro la muñeca de la mujer de mediana edad, deteniendo su caída.

“Gracias… Gracias.” El pecho de la mujer rescatada se inflaba y desinflaba, mostrando su miedo persistente mientras le decía muchas gracias.

Sin embargo, la otra mujer simplemente agitó alegremente su mano, indicando que un agradecimiento no era necesario.

De pie en el muelle y a la espera de los viajeros que estaban llegando, se encontraba Ferlin Eltek. Inmediatamente vio que la mujer que estaba ayudándola con habilidad era Irene, su amada esposa. Vestía un vestido blanco, y su cabello largo se encontraba enrollado encima de su cabeza; siempre se miraba hermosa y refinada.

El caballero no fue capaz de reprimir su emoción. En el momento en que Irene finalmente puso su pie sobre él muelle, inmediatamente comenzó a correr hacia su dirección, empujando a la pobre mujer que todavía se aferraba a ella, sin tener en cuenta los gritos de la gente que estaba en los alrededores. Acercándose tan inesperadamente, Irene se sorprendió, pero en el momento en que reconoció que era Ferlin quien la abrazó, cayó en sus brazos.

“Cuando escuché la noticia de la derrota del Duque, me asusté mucho. Y cuando traté de encontrarte en la Fortaleza Longsong después, no tuve nunca la oportunidad.” Irene inmediatamente comenzó a hablar,” Afortunadamente, estás a salvo ahora.”

“Fui encarcelado en la mazmorra del castillo del Señor, y era imposible que los guardias te dejaran entrar,” explicó Ferlin al soltar a su esposa. “¿Cómo te fue durante el último medio mes? ¿Estás bien?”

“…” Por un momento ella no respondió, pero luego dijo en voz baja, “Dejé el teatro.”

Ferlin comprendió inmediatamente el significado detrás de las palabras de su esposa. Durante el tiempo en él que era todavía el primer caballero en los territorios occidentales, solo el duque se atrevió poner sus manos sobre su cuerpo. Sin embargo, cuando se convirtió en prisionero de Su Alteza Real, los hombres del grupo de teatro de Irene ya no tenían que esconder sus intenciones maliciosas. Sólo esperaban la oportunidad correcta para agredirla. Por lo tanto, si ella optara por seguir trabajando en el teatro, sería lo mismo que enviar una oveja a la guarida de un tigre.

“Eso no importa, tengo un trabajo aquí, y el sueldo tampoco es bajo.” Ferlin trató de consolarla: “Vámonos primero a casa. Allí, podremos hablar en paz.”

“¿Casa?” Irene claramente se sorprendió, “¿No tenemos que vivir por separado?”

Por lo general, los prisioneros que no fueron asesinados durante la pelea y que su libertad no fue comprada fueron utilizados principalmente como coolies. Esos prisioneros serian empaquetados en manojos y tendrían que vivir en tiendas o cuarteles, tendidos en un suelo solamente cubierto de paja. Al mismo tiempo, las familias de esos prisioneros no serían tratados de mejor manera. Las mujeres tendrían que vivir en campamentos especiales, donde dormirían en el suelo también. Durante el tiempo en el que los hombres estuvieran trabajando, las mujeres tendrían que limpiar los hogares de los hombres y lavar su ropa.

Pensando en eso, Ferlin tuvo una cálida sensación dentro de su corazón. En la granja cerca de la Fortaleza Longsong, Irene al menos tenía su propia habitación espaciosa con una cómoda y suave cama. Sin embargo, ella aun si decidió venir a la Ciudad Fronteriza por su propia cuenta. Aunque sabía que tenía que vivir con otras mujeres en una pequeña casa o tienda de campaña y que tenía que hacer trabajos forzados todos los días, no se estremeció.

“Ahora soy un profesor.” con una mano tomó el equipaje de Irene y con la otra sostuvo su mano. Caminaron uno al lado del otro en dirección al distrito de “Nueva Civilización”, “Como profesor, me otorgaron mi propia casa de forma gratuita.”

A decir verdad, cuando escucho por primera vez el tratamiento de un profesor por parte del príncipe, no esperaba que fuera demasiado. Como prisionero, tener su propia habitación podía ser considerado como algo bueno. Incluso si la habitación tenía fugas donde el viento o la lluvia podían pasar, todavía sería una buena zona de estar después de repararlo él mismo. Pensando en eso, el resultado real fue totalmente inesperado para él; nunca pensó que las casas asignadas para los profesores serían tan… regulares.

Al entrar en el nuevo distrito, las calles se hicieron espaciosas, y el suelo se encontraba cubierto de grava gris. Las piedras en el suelo eran lisas y planas e incluso después de caminar sobre ellas durante mucho tiempo, sus pies no dolían. Al principio, Ferlin no entendió la razón de todo esto; esto era claramente un desperdicio de mano de obra y tiempo de los albañiles. No entendió la razón de ello hasta que vio el agua de la lluvia fluyendo a lo largo de las brechas en las piedras hundiéndose en la tierra en un día, con lluvia fuerte. El agua de lluvia fue conducida por las zanjas de drenaje en ambos lados de la carretera. En la Fortaleza Longsong, cada vez que llovía, las calles se llenarían de agua y estarían cubiertas de charcos, por lo que las nuevas calles de Ciudad Fronteriza eran muchas veces mejores.

Irene, que estaba junto a él, mostró una expresión de perplejidad y preguntó: “Aquí todas las casas parecen ser nuevas, ¿Estás seguro de que has seguido el camino correcto?”

“Sí, querida, ya casi llegamos a la nuestra.”

Dos esquinas más tarde, Ferlin Eltek hizo una pausa con Irene delante de una casa de ladrillo de dos pisos “Estamos aquí.”

“¿Dónde?” Ella se dio la vuelta dos veces, sólo para ver que su marido seguía mirando la casa frente a ellos. Sin atreverse a preguntar en voz alta, se cubrió la boca, “¿Es la casa completa, nuestra casa?”

“Por supuesto que no.” Dijo Ferlin riendo. “Este es el edificio de profesores, nuestra casa se encuentra en la mitad del segundo piso, vamos entremos.”

Tomando la llave de su bolsillo abrió la puerta, Ferlin jaló a su esposa de su mano hacia su nuevo hogar. Su casa contenía un vestíbulo central, dos dormitorios y dos habitaciones auxiliares, las cuales estaban disponibles gratuitamente para ellos. Aunque las habitaciones eran pequeñas, era sorprendentemente cómodas. Si era la decoración del vestíbulo central o el diseño de la habitación, todo se sentía bastante refrescante. Y ahora, con Irene al lado de Ferlin, la casa claramente era aún más perfecta.

“Cielo, ¿Estás seguro de que te tomaron como prisionero?” Irene no pudo detenerse mientras corría de una habitación a otra, mirando cuidadosamente todo. Estaba tan emocionada como una niña pequeño, “¿En realidad vamos a vivir aquí?”

“Bueno, por supuesto.” Ferlin respondió felizmente, tomó un poco de pan y queso del estante y los coloco sobre la mesa. “¿No comiste nada a bordo? Primero llena tu estómago, tendré que ir a trabajar más tarde.”

“Bien, ahora eres un profesor,” Irene corrió hacia su marido, “¿Tienes que enseñar a los niños de la nobleza?”

“No, no son los nobles, más bien, tengo que instruir a los ciudadanos de Su Alteza.”

“¿Ciudadanos?” Irene no podía creer lo que había oído, “¿Enseñarles qué?”

Decidiendo que un ejemplo sería mejor que su explicación, tomó un libro de la mesa y se lo dio a su esposa, “Tengo que enseñarles a leer y escribir. Esto me fue dado por Su Alteza, a mi… Material de enseñanza.”

A pesar de que él eligió ser profesor, seguía preocupado de que no pudiera hacer el trabajo. Después de todo, normalmente siempre era un anciano de pelo blanco quien haría como profesor. Sin embargo, el asistente de Su Alteza Real le dijo que solo tenía que enseñar según los materiales de enseñanza. Mirando ese llamado libro de texto, se dio cuenta de que el concepto de aprender a leer y escribir también podía ser refinado a tal grado.

Desde el método de enseñanza hasta el contenido del curso, todo estaba escrito. En la primera página, también estaba escrito una lista de docenas de preguntas frecuentes hechas por profesores principiantes, tales como: “¿Cómo convertirse en un buen profesor? ¿Cómo despertar el interés del estudiante en el aprendizaje? ¿Cómo probar la efectividad de la propia enseñanza?” Las respuestas eran cortas y fáciles de entender, dando al lector la sensación de haber aprendido algo nuevo. Sin darse cuenta él mismo, Ferlin ya había sido atraído por el libro, incluso antes del comienzo de su carrera.

Para Irene claramente fue así también, desde el principio ella vivió del teatro y leyó muchos libros así como guiones también para las obras teatrales. Ferlin lamentó más de una vez que con el rostro e inteligencia de su esposa, si ella hubiera nacido en una familia aristocrática, su nombre habría sido ciertamente conocido como una mujer excepcional.

Después de girar unas cuantas páginas, Irene de repente levantó su cabeza y preguntó: “Anteriormente mencionaste… Que los profesores reciben un sueldo muy bien remunerado.”

“20 royals de plata por mes, y un aumento anual de cinco royals.”

“Aquí no hay teatro, ¿Verdad?”

“No… Aquí.” Dudo Ferlin, al adivinar la idea de su esposa.

Efectivamente, la otra parte cerró el libro y mientras se reía dijo: “Entonces está decidido, también me convertiré en una profesora, cariño, al igual que tú.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente