RW 1376 – Presenciando un milagro

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

-Everwinter, Ciudad del rey.

“Mi señor … Lord Marwayne…” Alguien le dio un codazo en el brazo.

Molesto, Marwayne abrió los ojos. Se tomó un tiempo antes de recuperar el enfoque de su visión borrosa, y el rostro del mayordomo familiar apareció ante él.

“¿Por qué eres tú otra vez?” Marwayne gastó una gran cantidad de fuerza para levantarse, accidentalmente derribando las botellas de vino en la mesa corta, una de las cuales cayó al suelo y se rompió con fuerza.

El sonido lo sacudió para despertarlo.

Lo que sintió a continuación fue una resaca dividida.

Marwayne estuvo despierto toda la noche hasta las primeras horas de cuatro a cinco de la mañana haciendo que las damas bebieran con él hasta que quedo inconsciente. Marwayne entrecerró los ojos y miró el suave sofá a un lado. Había todo tipo de bebidas y otros líquidos esparcidos por todo el sofá, mientras que la chimenea que había durado toda la noche produjo un olor desagradable. Las damas de la noche anterior habían desaparecido por mucho tiempo, obviamente carecían de su capacidad para servir.

Demonios, ¿cómo terminé durmiendo aquí anoche?

“Bueno”. Marwayne limpió la baba de su cara y se movió a una posición más cómoda, aliviando su dolor de cabeza. “Entonces, mi distinguido mayordomo, ¿qué malas noticias tienes para mí hoy? ¿Qué caballero huyó o los hombres de Graycastle ya entraron en Everwinter?”

“No me atrevería, mi Señor”. El mayordomo inmediatamente se inclinó más hacia abajo. La iniciativa de atacar a los equipos de Graycastle fue idea suya, y no quería que el objetivo del señor fuera redirigido hacia él. “Los hombres de Graycastle todavía están luchando contra los demonios en el Reino de Wolfheart. No podrán ingresar a Everwinter a corto plazo, por favor, no se preocupe por eso…”

“Je, ¿eso no significa que solo es cuestión de tiempo?” Marwayne lo interrumpió, su aliento de alcohol asaltaba su propia nariz. “No ha habido ningún refuerzo a las fuerzas demoníacas durante todo este tiempo. Incluso ese llamado Señor del Cielo ha desaparecido sin dejar rastro. Cualquiera puede ver claramente que la situación ha cambiado, entonces, ¿de qué me sirve consolarme?”

“No, mi Señor …”

“¡Escucha!” Marwayne gruñó. “Sé lo que quieres decir: ‘espabila, no se rinda.’ Ya lo viste por ti mismo, a pesar de que teníamos las mismas armas, nuestra gente todavía fue completamente derrotada por Graycastle. ¿Qué mas dice eso? ¡Significa que la disparidad no es con los señores, sino con su gente! Se atrevieron a enfrentar las armas de fuego de frente, pero ¿y nosotros? ¡Solo nos atrevimos a cubrir nuestras cabezas y escabullirnos como ratas!”

“¿Cuántas personas quedan en la Ciudad del Rey? Vizconde Narnos? No, su territorio ahora debería ganarse el título de Conde. ¿Duque Remy? La mitad de su familia está en Everwinter, no puede irse aunque quiera. Y las otras familias … De hecho, todavía son consideradas nobles, ¡pero no pueden irse! ¡No pueden!”

En este punto, su tono de repente alcanzó un crescendo.

“¡No pueden irse! ¡No están dispuestos a abandonar sus propiedades que su familia ha acumulado de generación en generación y empezar desde la nada! Mientras haya una manera, ¡no se resignarán a su destino! Pero esto no sucederá con los caballeros que he reclutado. El contrato no tiene cláusulas vinculantes, simplemente pueden tomar sus cosas e irse y volver después de la guerra. ¡Así que lo único que puedo hacer es mantener las puertas cerradas e instarlas a que se queden!”

“No se trata de vivir en el abandono de sí mismo, y mucho menos en escapar, ¿entiendes?” Marwayne tomó una botella de vino y se vertió un poco en la boca. “¡Una vez que honre la promesa, desaparecerán inmediatamente! Nuestros subordinados y nuestra gente no pueden competir contra Graycastle, solo podemos confiar en los demonios. Mientras puedan derrotar a Roland Wimbledon, la gente se asentará una vez más aquí. Cuando llegue ese momento, volveré a tener todo el poder. ¡En ese momento, los caballeros se convertirán en mi mayor ayuda! ”

“Mi Señor … Lo sé, pero necesito informarle, el…”

“¡Cállate, tu no sabes nada!” La voz de Marwayne se convirtió en un ligero vibrato. “Piensas que soy débil, alguien incapaz, un borracho que disfruta del alcohol todos los días. Pero la verdad no es así, mis planes no tienen fallas, ¡la falla está en los demonios que fueron derrotados! Si ni siquiera pueden derrotar a Graycastle, ¿qué puedo hacer yo solo? No importa que los otros se vayan, pero incluso Fueler, alguien a quien consideré un amigo, se ha ido, ¿y qué si me convierto en el Rey de Everwinter? Por qué no beber más vino fino … Después de todo, ya no habrá una oportunidad en el futuro.”

“Así que de ahora en adelante, no necesitas reportarme ninguna mala noticia. Es suficiente que tu sepas de ello. Solo prepara más vino fino para mí esta noche, recuerdo que hay más almacenados en el almacén subterráneo, ¿verdad? Ve fuera ahora.”

Marwayne hundió el rostro en sus manos y se recostó en el suave sofá.

“Mi Señor, lo que quería decir era que su Excelencia el Señor del Cielo está actualmente esperándolo en el salón del castillo. Él tiene un nuevo decreto para usted ”. El mayordomo finalmente encontró la oportunidad de hablar y rápidamente lo dejó salir todo.

“Qu… ¿qué dijiste?” Marwayne se incorporó. “¿El Señor del Cielo está aquí? ¡¿Por qué no me dijiste antes?! Rápido, prepara una cubeta de agua caliente para mí. ¡Me lavaré y iré ahora!

“No hay necesidad”. De repente, una voz baja salió de la puerta. Los dos se sobresaltaron y volvieron la cabeza, solo para ver a una figura alta y de piel azul empujar las puertas para abrirlas y entrar.

Fue Hackzord (Señor del Cielo).

Echó un vistazo al desorden de botellas de alcohol vacías por todas partes y reveló una mirada de desdén no disimulada. “Y yo pensé que estabas siendo retenido por algo importante. Parece que he pensado mal. ¿Por qué, crees que el resultado de esta batalla ya se ha determinado? ”

¡Maldita sea, escuchó todas mis quejas!

Marwayne se arrodilló de inmediato sobre una rodilla e incluso pensó en darse una cachetada. “No, Su Excelencia, yo sólo estaba …”

“En consideración a tu conocimiento y experiencia, puedo perdonarte esta vez. Pero no habrá una segunda vez; de lo contrario, definitivamente te cortaré esa lengua”. Hackzord habló fríamente:“ Nuestros enemigos se desempeñaron más allá de nuestras expectativas en estas etapas iniciales, pero eso fue solo en ese entonces. De hecho, sus buenos días ya llegaran a su fin, no solo para el Reino de Wolfheart, Reino de Dawn o Graycastle. Todos serán devorados por las llamas ahora; Ese ese sera su destino al resistirnos”.

“Su Excelencia Señor del Cielo, ¿puedo preguntar … es eso cierto?” Marwayne se mostró escéptico. Había asumido durante mucho tiempo que Everwinter había perdido, y planeaba pedirle refugio a un Gran Señor Demonio. Pero de sus palabras, el resultado de la batalla no fue tan malo, al menos no hasta el punto de ser irredimible. Antes, los demonios pensaban que Graycastle no durarían ni un solo ataque, por lo que Marwayne no creía del todo en las palabras de Hackzord.

Hackzord se burló. “Tu duda es perdonable, pero cuando seas testigo del poder de mi raza, creo que confiarás en el peso de mis palabras”. Dicho esto, extendió las manos y abrió una extraña ‘puerta’ de luz púrpura. “Sígueme.”

Marwayne tragó saliva, mordió sus labios y entró en el portal.

En el otro lado había otra sala, y para sorpresa de Marwayne, vio muchas caras conocidas. Por ejemplo, Narnos y Remy.

El Señor del Cielo obviamente había reunido a la mayoría de los nobles de Everwinter.

Antes de que surgieran preguntas, el gran Señor demonio abrió otro portal.

Sus intenciones eran claramente evidentes.

Todos se miraron el uno al otro, antes de formar una larga fila frente al portal.

El viaje duró un día entero.

Marwayne no podía recordar en la cantidad de portales que habia ingresado; el paisaje a su alrededor ocasionalmente cambiaba a una cueva o, a veces, una cordillera. Cuanto más avanzaban, más inquietos se sentían. Aunque sabía que solo se necesitaba un pensamiento del demonio para matarlos, el transporte a un lugar desconocido lo hacía sentir aún más miedo.

Cuando llegó la noche, los nobles finalmente llegaron a la ubicación final.

El último portal detrás de ellos desapareció lentamente. ¡Fue entonces cuando Marwayne Parker abrió los ojos bruscamente!

“Esto es…”

¡Un milagro!

Así es, incluso si él usaba todas las palabras que posiblemente podría pensar, fue incapaz de describir con precisión todo lo que veia. Aparte de llamarlo un milagro, ¡no podía pensar en otra cosa!

Los otros nobles no fueron diferentes. Todos ellos tenían la boca abierta, sin palabras. Ninguno de ellos pudo siquiera terminar una oración completa.

“Ahora, todos ustedes lo han presenciado”. Hackzord habló con indiferencia.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente