RW 1356 – “La promesa del creador”

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Oye, Roland”.

“Roland, ¿a qué esperas?”

“Tío, ven, ¡ayuda a salvarla!”

Dos voces sonaron a su vez, llevando a Roland a la realidad. Parpadeó un par de veces, la columna de luz, los copos de nieve, todo había desaparecido sin dejar rastro, y el desordenado puente reapareció ante él.

Zero y Valkries estaban en medio de las ruinas tratando de limpiar algo. Por sus expresiones, el evento imprevisto no había llegado a su fin.

Así es: de depente recordó que la persona que la llamó, la genial artista marcial Fei Yuhan, a la que consideraba diferente en la Asociación de Martialistas, ¿en dónde estaba ella?

¿Podría ser que la ‘ella’ a la que se refería Zero era—?

La expresión de Roland se volvió solemne.

En ese momento, sus pensamientos finalmente volvieron al camino correcto.

Arrojó todo el episodio al fondo de su mente y corrió hacia los dos. La vista ante él le hizo jadear en shock!

Dentro de un pozo poco profundo había una chica mutilada. Aparte de su brazo izquierdo, sus otras extremidades estaban completamente pulverizadas hasta el punto de tener sus huesos y carne mezclados. Su cuerpo estaba cubierto de heridas, su ropa completamente empapada en sangre, y la mitad de su columna vertebral estaba torcida y se había perforado en su piel.

Esta era una vista en la que nadie podía poner sus ojos, incluso en un campo de batalla.

Y por lo que quedaba de su rostro, Roland la reconoció como Fei Yuhan.

Apenas se aferraba a la vida, a duras penas.

“¿Cómo paso esto…”

Roland se arrodilló, completamente perdido. ¿Salvarla? Incluso con vendas, era imposible volver a colocar sus órganos internos en su lugar, mucho menos hablar de detener el sangrado. No había un lugar que fuera perfecto y sin daño en su cuerpo. Sus funciones corporales se habían desintegrado completamente y confiaba completamente en la Fuerza de la Naturaleza para evitar que su conciencia se escurriera.

Pero este poco de poder era como el último trozo de cera de una vela; ella ya se estaba quemando.

De hecho, para poder estar consciente en tal situación se requiere una fuerza de voluntad extremadamente poderosa. Incluso como marcialista, muy pocos fueron capaces de lograr esto.

“La Maestra se volvió así porque ella me protegió …” Zero sollozó.

“Ella está a punto de morir”, señaló Valkries. “Incluso un Gran Señor con tales lesiones solo puede retrasar lo inevitable en el estanque de la niebla roja. Además, el estándar de operaciones médicas aquí ni siquiera es comparable con el Estanque de Niebla Roja. Incluso si ella tenía un montón de poder mágico en ella, no podemos revertir esto. Ella es capaz de perseverar porque es una verdadera guerrera “.

“Finalmente estás… aquí.” Fei Yuhan parecía haberlos oído mientras lentamente abría los ojos. “¿Debería llamarte… Maestro Creador?”

Sus palabras se mezclaron con un toque de humor, y la expresión que dio hizo que pareciera que no estaba en una situación peligrosa.

Roland pareció aturdido por un momento. “Tú…”

“Lo siento… escuché a escondidas tu conversación”. Le guiñó un ojo a Valkries, la única acción que ella era capaz de realizar. “Pero si pudiéra hacerlo todo de nuevo, yo … todavía haría esto. Zero … ¿ella esta bien?”

Las pocas oraciones parecían hacer mella en ella. Tuvieron que contener la respiración y acercarse a ella para escuchar sus palabras.

“Maestra, yo … estoy bien …” Zero gimió.

“Este mundo … todavía está bien, ¿verdad?” Fei Yuhan suspiró. “En cierto modo, puedo considerar que esto cumple con mi responsabilidad de protegerlo”.

“Entonces, eres consciente de que este Mundo es una ilusión, un sueño…” Valkries frunció el ceño.

“Tal vez para ustedes, hay muchos mundos, pero en mi opinión … este es el único. Y es un deber de un artista marcial proteger este mundo ”. Hizo una pausa por un momento. “Permíteme decir esto … Maestro Creador, ya que creaste este mundo, deberías confiar un poco en todos, ¿verdad?”

“¿Confiar … en todos?”

“Sé que sonará … ridículo, pero mientras traigas alguna evidencia, los altos mandos de la Asociación … no son tan obstinados como crees. Es posible que no podamos hacer mucho, pero tampoco somos del todo inútiles … incluso si no podemos vencer a los Oráculos, al menos podemos ayudar a disminuir tu carga. ¿No sería… un poco más fácil salvar este mundo así?”

Reunir la fuerza de las masas.

Una bombilla cayó sobre la cabeza de Roland.

Así es, yo soy el Creador de este mundo.

Pero no soy necesariamente un Dios omnipotente.

No puedo hacer ciertas cosas.

Pero otros pueden.

Si todos trabajamos juntos, quién sabe qué milagro podemos lograr.

“Lo último que quiero decir es … gracias.” La voz de Fei Yuhan ya estaba vacilando. “Gracias por crear este mundo, incluso si es solo un sueño…”

“No, esto ya no es un Mundo de los sueños”. Roland interrumpió: “Es un mundo que existe en el Reino de la Mente y siempre seguirá existiendo”.

“Sabía … que dirías eso”. Fei Yuhan cerró los ojos y reveló una sonrisa satisfecha.

“Además, incluso si soy capaz de presentar alguna evidencia, solo no seré suficiente para convencer al mundo de que soy un dios o un creador. Pero si tengo las palabras del genio marcialista, tal vez el efecto sea diferente “.

Ella movió sus labios. “¿Me estás consolando?”

“No te estoy consolando, estoy afirmando un hecho como Creador”. Roland se puso de pie. “Escucha bien, ¡este no es el momento para que te des por vencida! Desde que mencionaste la confianza, por favor confía en mí. ¡Esto no es una situación irreversible!”

“Porque, soy un Creador …”

Desconectándose del mundo de los sueños, Roland se levantó de repente de un sillón reclinable.

Era mediodía cuando los copos de nieve flotaban suavemente por la ventana. Habiendo hecho guardia dentro de la oficina, Nightingale inmediatamente apareció ante él y le preguntó: “¿Por qué te despiertas tan pronto? ¿Te sientes incómodo en algún lugar?”

Fue la primera vez que ingresó al Mundo de los Sueños dos días después de perder el conocimiento. Por lo general, dormía de la una a las cuatro de la tarde, pero claramente aún no era el momento.

“Relájate, estoy bien”. Roland respondió: “Informa a Scroll y Honey para que vayan al castillo de inmediato, tengo una tarea importante para ellos”.

Nightingale inspeccionó cuidadosamente su temperatura y pulso. Después de confirmar que él estaba bien, ella asintió. “Entiendo.”

Después de verla entrar en la niebla, Roland volvió a su escritorio, sacó un lápiz y un papel y comenzó a escribir.

Necesitaba el poder de ambos mundos trabajando juntos para salvar a Fei Yuhan.

Al abandonar el mundo de los sueños, el tiempo se detendría, lo que sin duda brindó la oportunidad más crucial para salvarla. Entonces, mientras él no entrara en el Mundo de los Sueños, su último aliento nunca terminaría.

El núcleo de salvarla está en la nueva habilidad de Nana, su habilidad mágica para unir propiedades curativas a objetos encantados. Mientras tuvieran suficientes de ellos, podrían suprimir el colapso de su cuerpo.

La siguiente habilidad era el territorio de Scroll: el propio Roland no podía “traer” objetos al Mundo de los Sueños, pero los Archivos de Scrolls tenían la capacidad de hacerlo. Teniendo en cuenta que las habilidades de las brujas se extendieron al Mundo de los Sueños, los objetos mágicos de Nana también deberían funcionar.

Por supuesto, solo estos dos factores no eran suficientes.

En primer lugar, necesitaban transportar los objetos mágicos desde los archivadores hasta el puente en el menor tiempo posible.

Luego, la gasa que tenía magia incrustada en ellos solo podía sacar a Fei Yuhan del peligro, pero sus extremidades rotas requerían de equipo profesional, y eso requería la ayuda de un cirujano profesional.

Solo reuniendo la fuerza de ambos mundos podrían crear un milagro.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente