RW 1343 – La decisión del Gran Señor

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el siguiente medio mes, el campo de batalla en Wolfheart entró en un extraño estancamiento.

Los demonios que durante mucho tiempo se habían apoderado de las cuatro ciudades deberían haber erigido un nuevo grupo de torres de almacenamiento de niebla roja, con el fin de prepararse para tomar el control completo de Wolfheart e invadir el Reino de Dawn. Pero lo que realmente estaba sucediendo era que eran detenidos constantemente por el ataque de las fuerzas móviles del Primer Ejército. Aparte de la Bahía de Sedimentación, que estaba en la costa, no construyeron torres de almacenamiento de niebla roja en las otras tres ciudades.

Después de sufrir los repetidos ataques de los caballeros aéreos, los nobles (traidores) originalmente responsables del transporte de la niebla roja comenzaron a vacilar, obligando a los demonios a no tener más remedio que asignar parte de sus tropas para supervisar y controlar el funcionamiento normal de la línea de suministro de la niebla roja. Junto con la expansión hacia adelante de sus defensas, la escasez de mano de obra (de los enemigos) era cada vez más evidente.

En cuanto al Primer Ejército, que consideraba que ser capaz de llover artillería era un éxito, no insistieron en lanzar un ataque contra las cuatro ciudades. Los demonios que patrullaban el perímetro exterior de la línea defensiva también fueron sus objetivos para ser cazados. Varios camiones a vapor llegaron rápidamente a las posiciones preestablecidas, descargaron los Cañones Longsong, dispararon dos rondas al lugar donde se reunían los demonios, luego se cargaron de nuevo y se fueron. Este tipo de escaramuzas sucedieron básicamente varias veces al día.

Los demonios no solo se defendieron pasivamente bajo los continuos ataques de los aeroplanos y el Escuadrón de Artillería. Habían organizado una serie de ataques, e incluso cuando su vanguardia atacaba la Montaña Cage. La retaguardia (de demonios) incluso organizó una fuerza mixta de humanos (traidores) y demonios, y aprovechó esta oportunidad para destruir la carretera cerca de la Montaña Cage, usando pólvora en el proceso.

Pero para entonces, la carretera que conectaba el norte y el sur se había completado. El cemento producido por el Reino de Dawn podría transferirse a las líneas del frente en cualquier momento. Las simples carreteras que habían sido destruidas por una explosión a menudo podían repararse por completo la noche siguiente bajo los esfuerzos conjuntos de Lotus y el equipo de ingeniería. A pesar de que las bajas temperaturas, el viento y la nieve alargaron considerablemente el tiempo de solidificación del cemento, al final fue simplemente una cuestión de relación costo-beneficio. Si la capa de superficie de grava estabilizada fuera aplastada, todo lo que tenían que hacer era arreglarla inmediatamente. Después de la finalización del proyecto de construcción de la carretera principal, una gran cantidad de equipos de construcción inactivos se reunieron en el área de la Montaña Cage. Como tal, al Primer Ejército no le faltó personal en este aspecto en absoluto.

A medida que continuaba la lucha del balancín, el asalto de los demonios se hacía cada vez más lento, y la opresión y el poder que tenían todas sus fuerzas al principio habían desaparecido. En este momento, ambos lados de la línea del frente se detuvieron.

“¿Mi señor?”

Hackzord levantó la cabeza, miró a Siacis y estaba a punto de decir algo cuando se detuvo. Lentamente cerró los ojos. “Habla”

Era evidente a partir de la expresión de Siacis que no era una buena noticia. Pero últimamente había habido tantas malas noticias que ya no estaba de humor para expresar su furia o decepción.

“Totolock lideró personalmente el ataque en el cuartel general de los humanos en la Montaña Cage, y murió heroicamente en la línea del frente”, dijo Siacis con la cabeza baja.”… Ha cumplido su deber”.

Había cumplido sus propios compromisos, pero no había completado su misión. Hackzord no mostró mucha reacción a este resultado que había esperado durante mucho tiempo. Ni siquiera quería preguntar los detalles exactos de su muerte: en la guerra contra La Unión, la caída de cada ascendente superior significaba que los retadores eran peligrosos, y reunir información sobre ellos era esencial. Sin embargo, ahora, cuando se pelea con los humanos, un pequeño paso en falso podría causar la muerte por esas extrañas armas de fuego. Podía imaginar completamente lo que le había pasado a su subordinado al final.

El hecho de que Totolock hubiera liderado a las tropas en persona significaba que era la última unidad de combate del Frente Occidental. Murió en la gloria, pero no tenía sentido para toda la raza. Si este subordinado no se hubiera transformado de un Señor del Infierno y fuera tan bueno como vanguardia en la línea del frente y no manipulando piedras mágicas, podría haber sido más útil transformarse en un Demonio ocular de alto rango que ser asesinado por un arma de fuego humana.

Pero el Señor del Cielo no podía pronunciar estas palabras en presencia de otro subordinado.

Además, Totolock no fue el único problema en la situación actual.

No importa lo valiente y sabio que sea un general, no podrían hacer mucho sin suficientes tropas bajo su mando.

Fue él quien ordenó el ataque inmediato.

Y la persona que limitó los números en el frente occidental fue… el rey demonio.

No, no, el rey le había dado suficiente apoyo. El conquistador sangriento y Mask eran los más merecedores del odio. Si el Conquistador sangriento ofreciera más puestos de avanzada, y Mask proporcionara suficientes demonios simbióticos, como él dijo que haría, el resultado habría sido completamente diferente:

Hackzord apretó su mano recién crecida (regenerada) en un puño.

Pero… ¿realmente hubiera sido diferente?

Al momento siguiente, un pensamiento inquietante vino a su mente.

Si volvieran a duplicar sus números, el ejército del Frente Occidental podría ocupar todo el Reino de Wolfheart, pero aún quedaban el reino de Dawn y Graycastle, ¿cuántos soldados más tendría que agregar para que fuera suficiente?

“Todos ellos…” El Señor del Cielo no pudo evitar pronunciar.

“Mi Señor,” Siacis preguntó en confusión. “¿Qué dijo?”

“Nada”. Él negó con la cabeza. De hecho, Ursrook ya les había dado la respuesta.

“Abandonen las ciudades donde hemos explotado todas las minas de Dios, dejen que el Reino mar del cielo tengan la mitad del continente… Dirijan todas nuestras fuerzas al reino de Dawn. Me refiero a todos, incluidas las tropas antiguas y nuevas, hasta que la raza humana sea borrada de la faz de este planeta”.

Esta fue la conclusión que sacó su mejor subordinado.

En aquel entonces, todos los grandes señores habían pensado que era una idea poco realista, pero ahora él podía entender lo que Ursrook había estado pensando.

Después de una larga vacilación, Hackzord tomó una decisión.

Miró profundamente al inmóvil Señor Nightmare (Valkyrie), se levantó y salió del Estanque de la Niebla Roja.

“Mi señor, ¿a dónde va?”

“A la parte superior de la Torre de Nacimiento”, respondió el Señor del Cielo con una voz profunda. “¡Voy a pedirle al Rey que comience una reunión en Santa Sede!”

El mar de niebla que ondeaba debajo de él y la Torre de Nacimiento que estaba cubierta de enormes ojos en el medio aparecieron gradualmente ante sus ojos; al ver esto, sintió una leve sensación de alivio. Las reuniones de la Santa Sede eran generalmente iniciadas por el rey. Acciones como solicitar a uno que no solo se sobrepase en su lugar, también disgustaría a los otros grandes señores. Después de todo, no todos estaban dispuestos a ingresar a este dominio en el Reino de la Mente donde el Rey tenía el control completo.

En el pasado, Hackzord también tenía una resistencia instintiva para ingresar a la Santa Sede Presidencial, pero ahora, no tenía una mejor opción. Solo así podría decirle al rey y a todos los grandes señores lo que pensaba.

Afortunadamente, el rey no rechazó su petición.

Unos quince minutos más tarde, los otros grandes señores aparecieron en asientos sobresalientes uno tras otro.

“Eres tú otra vez … Hackzord”, dijo el Conquistador sangriento. “No sé qué tiene de importante el frente occidental para que el Rey tenga que escuchar. ¿Podría ser que lo que estás a punto de informar es más importante que el que el señor Nightmare se haya perdido en el Reino de la Mente?”

“De hecho, cuando Valkries perdió el conocimiento, solo lo reportaste al Rey”, siguió Mask. “Ahora has solicitado una reunión de la Santa Sede como si tuvieras algo urgente. No me digas que tu Ciudad del Cielo está a punto de ser capturada por esos seres de baja vida, ya que me resultó bastante difícil desviar una gran cantidad de recursos para cultivar a los demonios simbioticos para ti “.

Este maldito bastardo…

Él se está batiendo por las ramas y presionar de nuevo toda la responsabilidad hacia mí. Hackzord le lanzó una mirada fría. De las cinco veces el número de Demonios Simbióticos que habían acordado, solo la mitad se había entregado hasta el momento. Era cierto que la ofensiva del reino mar del cielo se había intensificado, pero también era cierto que no se había alcanzado la cantidad acordada. Si hubiera sido en el pasado, definitivamente no habría perdido esta oportunidad de refutarlo.

Pero en este momento, Hackzord no tenía el menor interés en participar en una batalla de lenguas.

“Suficiente”. La voz del rey sonaba en la mente de todos. “Creo que el Señor del Cielo debe tener sus propias razones para solicitar una reunión con la Santa Sede, no sería demasiado tarde para expresar sus opiniones después de que lo escuchemos”.

“Además …” Todos los demonios en la Torre del Nacimiento miraron a Hackzord. “No fue tu culpa que el Señor Nightmare se perdiera. Recibí tu solicitud de enviar a Silent Disaster para que te apoye en la batalla, así que espero que no sufras ni te quejes en tu informe y pidas más tropas; De lo contrario, estarás perdiendo nuestro tiempo “.

Hackzod sintió una tremenda presión.

Tragó saliva, se mordió los labios y respondió: “Su Majestad, es cierto que quiero hablar de la asistencia en el frente occidental, pero no se trata simplemente de uno o dos soldados o más puestos de avanzada, es que…”

El Señor del Cielo se detuvo y miró a los ojos sin fondo del Rey. “—La Deidad de los dioses”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente